Venezuela_ del neoliberalismo al socialismo del siglo XXI

Política y Cultura ISSN: 0188-7742 [email protected] com Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco México Rodríguez Rojas, Pedro Venezuela: del neoliberalismo al socialismo del siglo XX Política y Cultura, núm. 34, 2010, pp. 187-211 Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco Distrito Federal, México Disponible en: http:// 2671 5367009 Cómo citar el artículo Número completo 0 p Más información del artículo Página de la revista en redalyc. rg Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Venezuela: del neoliberalismo al socialismo del siglo XXI Pedro Rodríguez Rojas* Resumen lugar a duda ha sido un proyecto contra el neoliberalismo. por ello el objetivo de este trabajo es revisar el proceso venezolano hacia el socialismo. Palabras clave: neoliberalismo, socialismo, capitalismo, proceso, Venezuela.

Abstract n this paper, we address What was the Venezuela and the economic, political and social up to build the proposed adverse XXI centuo,’ socialism. To do this we briefly etrospective of What have been the Venezuelan society since the seventies of last century, the rise rents up to the crisis ofthe 805 and insertion of the neoliberal agenda. The implementation of neoliberal model

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
in Venezuela, as in much of Latin America was not an easy process; hovvever conflicts and contradictions produced strong.

Also the period that began in 1999 with the arrival of Hugo Chavez power is fraught with difficulties and obstacles, but doubt has been a project against neoliberals. * Profesor titular de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, Núcleo Barquisimeto, Venezuela. Coordinador de la línea de investigación en «Filosofía y sociopolítica de la educación». Correo electrónico: [email protected] com. 88 Pedro Rodríguez Rojas 2 0 Therefore, the ultimate go review as has been the nuestro pais han producido la magnitud de los ingresos petroleros, así como de las diferencias que nos separan del resto de los pa[ses de América Latina. Mientras en los demás países se hace insostenible la crisis de agotamiento del modelo de sustitución de importaciones, periodo de decrecimiento y sucesivo estancamiento, en Venezuela, por el contrario, se vivió en medio del desenfreno que roduce el alza en los precios del petróleo, que paradójicamente agudizan la crisis de los países vecinos.

En 1974 los precios del barril pasan de cuatro a doce dólares y en 1979 llegan a 30 dólares en promedio. Resumiendo, diremos que en la década de 1970 se profundizan los males que ya acarreaban desde sus inicios el modelo rentista y se convierte en la principal fuente de las causas de la crisis generalizada que viviríamos desde 1983. Así, tenemos que los dos principales problemas de comienzos de la década de 1980, como lo son la caída de los ingresos petroleros y la deuda externa, ienen sus orígenes en la década anterior.

En general, en el periodo 1973-1983, mientras que el ingreso petrolero creció 350%, los gastos lo hicieron 540% y el Incremento de la deuda externa a corto plazo aumentó 2000%, llegando al cierre del periodo a unos 29 millones de dólares, divididos en partes iguales entre los gobiernos de Carlos André y Luis Antonio Herrera 3 40 campins (LHC) por el empresariado privado y que se produjo fundamentalmente en el último periodo. Pedro Rodríguez Rojas, Venezuela: economía y petróleo, 1973-1997, Venezuela, Opel, 1998, p. 12. Política y Cultura, otoño 2010, núm. 1, pp. 187-211 Venezuela: del neoliberalismo al socialismo del siglo XXI 189 En el periodo de 1983-1988 se producen medidas económicas que en ningun momento pretendían hacer un cambio estructural en el modelo económico rentista, a pesar de reconocerse su agotamiento, sólo se aplicaron medidas a corto plazo y de carácter coyuntural.

La década de 1 980 en Venezuela se inserta, igual que el resto de la América Latina, en lo que se ha hecho llamar «década perdida». En general, tenemos una caída pronunciada del producto nacional bruto (PNB), de -5. 6 en 1983 y -7. 1 en 1989. Estos años son de profundos esequilibrios y de una gran resistencia a aceptar la crisis del rentismo y populismo. Debemos afirmar que este periodo histórico marca el comienzo de una transformación del pensa ra política del venezolano. 40 Un país más terribles de corrupción, mientras que la pobreza se agudiza y la masificación de la educación y del servicio de salud evidencian su poca calidad. El pais parecía no tener salida y los sectores empresariales y el poder político no daban respuestas, por el contrario se produjo fuerte resistencia a las luchas por reivindicaciones sociales y el gobierno de Jaime Lusinchi hizo gala del más ngañoso populismo.

La sociedad civil que había tenido su mayor auge en 1936, a la muerte de Juan Vicente Gómez fue controlada por el poder del Estado y los partidos políticos gracias a la administración y distribución de la renta petrolera. El apoyo popular al bipartidismo de Acción democrática y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) -que caracterizaron el periodo 1958-1989- se manifiesta con el bajo indice de abstención en las elecciones, máximo símbolo de la democracia representativa venezolana.

En 1993 se rompe el apoyo al bipartidismo al ser electo Rafael Caldera, con el apoyo de un partido político nuevo, «Convergencia», formado por movimientos diversos, muchos ligados a la izquierda moderada venezolana; sin embargo, en estas elecciones más de la mitad de los venezolanos se abstuvieron de votar, y el presidente ganó con un porcentaje del de las personas con derecho a voto. C Municipales 27 12 40 18 20 54 51 49 Fuente: Consejo Supremo Electoral, República de Venezuela, 1995, p. 64.

Hasta 1989, la pasividad fue una de las características fundamentales de la sociedad venezolana en el siglo XX. La crisis de la década de 1980 produjo los rimeros efectos de movilización y de despertar de la sociedad civil, solicitando reformas profundas al Estado. Sin embargo, a pesar de los intentos de la «Comisión para la reforma del Estado» (Copre) desde 1 986, las propuestas de reformas educativas y sociales, realizadas por los intelectuales reconocidos como «los notables», poco o nada ocurrió.

Por el contrario, en 1989, luego de manejar un discurso populista y recordando las bonanzas de su primer gobierno, Carlos Andrés Pérez es elegido nuevamente presidente y a los 15 días de asumir el cargo -el cual fue celebr reinado— se anuncia un 40 paquete de salariales, subsidios, crecimientos del gasto social, créditos agrícolas, nacionalismo económico, entre otros. Igualmente se había ofrecido en la campaña su imagen de líder tercermundista y hombre dispuesto a enfrentarse a los desmanes que a nuestros parses había causado la deuda externa y las respectivas imposiciones de los organismos financieros internacionales.

Apenas logrado el triunfo y recién tomado el cargo el 2 de febrero de 1989 comenzó a implementarse un plan económico radicalmente opuesto a lo que realmente se esperaba, más parecido al de su opositor, Eduardo Fernández quien acusó a CAP de plagio. Los acuerdos con la banca internacional (2 de febrero) y el anuncio de la aplicación del programa popularmente conocido como «paquete económico», vinieron inmediatamente (16 de febrero), pero igual de rápido fue el rechazo popular que en rebelión tomo las calles durante el 27 y 28 de febrero, sin que las fuerzas armadas del estado pudieran controlarlos.

Sólo la represión y la matanza indiscriminada lograron poner fin a este suceso único en la historia conte país. A decir de Aníbal 7 40 Romero: menos las mismas que, desde principios e la década de 1980, se venían produciendo en México y Chile y que a finales de la misma década se generaliza por todo el subcontinente: privatización, reconversión industrial, disminución del gasto público, eliminación de los aranceles de aduanas, liberación de los precios y de las regulaciones cambiarias, son algunas de las principales medidas a tomar para equilibrar la economía y hacerla más productiva y competitiva. l costo político-social A pesar de reconocer que la pobreza es un fenómeno estructural en los países subdesarrollados, no podemos negar que la magnitud de los ngresos petroleros y su distribución por el Estado permitió la sustentación de un modelo rentista y populista, que si bien favorec(a desigualmente los sectores sociales logró un grado importante de consenso y legitimidad en la sociedad. Hasta 1989 la ausencia y fracaso de movimientos subversivos y el apoyo al sistema electoral 2 Aníbal Romero, Decadencia y crisis de la democracia. ?A dónde va la democracia venezolana? , Caracas, Panapo, 1994, p. 32. política y cultura, ot0ñ0 2010, núm. 34, pp. 187-211 192 8 C Pedro Rodríguez Rolas renta petrolera le había otorgado y comenzó a desempeñar un papel ás de represor que de conciliador. Al consolidarse las tendencias neoliberales en el plano económico, el Estado y los partidos deben disminuir en forma significativa su presencia. Antes esta situación, una «clase politica» se niega a perder poder, cerrando cualquier espacio de participación.

Los intentos fallidos de la Copre por reformar el Estado, la descentralización, fueron demostración de la intolerancia politica de las agrupaciones tradicionales. Igualmente ante la expansión neoliberal el aparato político tiende a desideologizarse y convertirse en instituciones pragmáticas, preocupadas sólo por el buen uncionamiento del los mecanismos del mercado y garantizar el «orden social». Así, en los últimos años vimos la constitución de un grupo de tecnócratas ocupando puestos clave en organismos públicos. l neoliberalismo en venezuela nace con piernas cortas El discurso neoliberal fue acogido en Venezuela por pocas instituciones. Tanto Carlos Andrés Pérez como Rafael Caldera llegaron a sus segundos periodos de gobierno no sólo con un discurso moderado sino claramente antineoliberal, en contra del Fondo Monetario Internacional y de los vejámenes de la deuda externa, y a favor de mant l estado Venezolano.

Sin embargo, sucesos de febrero de 1989, se producen dos alzamientos militares en 1992 que con poco apoyo popular ponían de manifiesto la debilidad del sistema, sobre todo de unas fuerzas armadas que durante cuatro décadas habían demostrado su lealtad y subordinación al ejecutivo nacional, sobre todo en la década de 1960, cuando se produce la insurgencia guerrillera en Venezuela.

Ante esta crisis política, Caldera recibe también una crisis económica que estalla en el sector financiero al iniciarse su gobierno, lo que condicionó la aplicación de las medidas neoliberales hasta 996, cuando – aparentemente dominada la presión popular y la estructura militar- se inicia un nuevo periodo de este gobierno marcadamente neoliberal.

En Venezuela, hay que decirlo claramente, el neoliberalismo nunca ganó elección alguna, quienes propusieron abiertamente o por sutileza políticas 193 gubernamentales de libre mercado han sido históricamente rechazados por la población venezolana. Los intentos de la burguesía nacional por llevar al gobierno a hombres de pensamiento liberal como Uslar Pietri, Pedro Tinoco, Diego Arrias, entre otros, aplicaron el Los gobiernos que 0 DF