Tragicomedia musical de la revolución mexicana

TRAGICOMEDIA MUSICAL “LA REVOLUCION Y ALGO NADA QUE VER…! Personajes: Gral. Francisco Villa, Gral. Emiliano Zapata, Gral. Pascual Orozco, Gral. Felix Diaz, Bernardo Reyes, Manuel Mondragon, soldados maderitas, soldados maderistas porfiristas, La Chona, Gelipe, mujeres revolucionarias. Jrlcjnvl nv. i jmtrfpvj Escena 1 Batalla entre maderistas y porfiristas La obra inicia en un campo de batalla. De tras de las rocas y los arboles estan escondidos los Porfiristas y los Maderitas. De repente se escucha la voz de mando del Gral. Porfirista Felix Diaz. Gral. Felix Diaz: – ? Soldados porfiristas! Acabemos con esos pinches Maderistas! Bernardo Reyes: – ? Ya, escucharon mondrigos! A partirles la madre a los hijos de Madero! (Levanta el arma al cielo y grita la orden a los soldados). Gral. Francisco Villa: – ? Preparen su armas soldados Maderitas, derrotemos de una vez por todas a esos hijos del maiz? ?Fuegoooooooooooo! Se inicia la lucha con las carabinas y se escuchan gritos de dolor. La lucha continua y ahora combaten con punos palos y machetes en el campo de batalla. Soldados maderistas: Expresan su coraje diciendo palabras como: – ? Que muran los malditos porfiristas y que viva Mexico! Muera Porfirio Diaz! ?Viva Madero! Gral. Pascual Orozco:

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
– ? Bernardo Reyes, hijo de la tostada, te voy a partir tu mandarina en gajos! (toma su machete y con una furia indescriptible mata a Bernardo reyes). Soldados porfiristas: Expresan su coraje diciendo palabras como: – ? Viva el General Porfirio Diaz! ?Muera Francisco I. Madero! ?Mueran los mugrosos Zapatistas! Mueran los Villistas! Mueran los Carrancistas! Gral. Emiliano Zapata: – Luchemos por nuestras tierras, por nuestros hijos, por nuestras mujeres y por nuestra patria. La lucha esta por terminar, los soldados de ambos bandos ponen resistencia.

Cae al suelo el ultimo soldado porfirista y los maderistas resultan ganadores de la lucha armada. Todos festejan diciendo: Soldados maderistas: – Hemos ganado la Revolucion Mexicana. Derrocamos al dictador Porfirio Diaz (Levantan las ramas en son de triunfo). Escena 2 La lucha ha terminado, triunfan los Maderitas. Algunas mujeres van llorando a levantar a sus muertos y otras van a encontrarse con sus esposos victoriosos y a levantar a los heridos. Entra en escena la Chona desesperada buscando a su esposo Gelipe. La Chona: – ? Juaaaaan, Juancho, Juan Gelipe de mi alma don’ tas! Ve tirado en el suelo a su esposo muerto- ? Nooooooooo! ?Ya colgaste los tenis amor mio! (Llora y abraza el cuerpo de su marido). En el momento se escucha la cancion de “la Chona” y de pronto el soldado muerto revive y se pone a bailar con la Chona y todos los soldados bailan con las adelitas. Cuando paran la musica, todo vuelve a la normalidad, los soldados muertos vuelven a caer y las adelitas lloran a sus muertos. La Chona: (toma el arma de Juan y se abalanza contra un soldado porfirista mal herido y lo empieza a golpear) – Maldito Mondragon me quitastes lo que mas queria desgraciado (gritando y llorando).

Y cuando esta a punto de cortarle la cabeza el soldado toma su arma y dispara y dice: Manuel Mondragon: ya callate desgraciada, no me dejas ir al mas alla. La chona cae herida sobre el y logra clavarle el cuchillo en el corazon a Mondragon, y ambos mueren. Todos se forman en fila y avanzan al otro escenario cantando “Carabina 30, 30”. La chona y Mondragon se forman hasta el final. Escena 3 Parodia del corrido de Rosita Alvirez Personajes: Rosita Alvirez, Hipolito, dona Carmen, la Adelita, la Valentina, la Marieta, la Rielera y la Cucaracha, Pascual Orozco, Francisco Villa, Emiliano Zapata, Rogaciano

Dona Carmen: – ? Rosita, Rosita! ?Don’ tas chamaca atolondrada? ?Rositaaaaaaa! (En el fogon, haciendo tortillas a mano). Rosita Alvirez: – Ya voy mama, no grites. Estaba dandole maiz a las gallinas. Tal parece que soy tu chacha. Dona Carmen: – No me rezongues muchachita, ahora por grosera no vas ir al baile del pueblo. Te quedaras aqui haciendo la comida y todo el quehacer de la casa. Rosita Alvirez: – Pero ama ya quede con la Adelita, la Valentina, la Marieta, la Rielera y la Cucaracha de vernos en el baile.

Tu sabes que en este pueblucho no hay nada para divertirse, y ahora que se hara una fiesta por que ganamos la Revolucion Mexicana tu no me vas a dejas ir. Dona Carmen: – Ni una palabra mas Rosa, ya he dicho que no vas, ademas presiento que habra una tragedia en ese lugar. Rosita Alvirez: – Tu sabes ama que a mi me gustan los bailes, ? por que me haces esto? Esta bien, no ire, pero tampoco hare las cosas que me pediste mama! Rosita Alvirez sale llorando de su casa y en el camino se encuentra a Adelita y la Rielera. Adelita: – Hola Rosita, que vestido te vas a poner pa’ ir al baile? Sabes lo que andan diciendo en todo el pueblo? Rosita: – ? No voy a ir a ningun baile Adelita! Mi madre no me dio permiso. La Rielera: – Pero no puedo creer que te vayas a perder este bailongo, no te creo Rosa. Pero por si te animas a escaparte de las garras de dona Carmen ahi te vamos a esperar todas las muchachas. Rosita: – Y que es lo que anda diciendo la chusma de mi, ? cual es el chime que tanto les emociona? Adelita: – Es que dicen las malas lenguas que el Hipolito te trai ganas; La rielera: Que asegun el va bailar contigo toda la noche y al terminar el baile te va robar pa’ llevarte a su rancho y seas su mujer.

Rosita: – Que pelado, pues se va acordar de Rosita Alvirez toda su vida porque yo no quiero saber nada de el, y nomas pa’ que se de un quemon voy a ir al baile pa’ que se le quite lo hablador. Pasen por mi a las 10 de la noche, pa’ irnos juntas, no me vaigan a quedar mal. Adelita: – No te preocupes, yo vengo por ti. Pero ponte muy guapa, porque esta noche estaran en el baile los maderistas. La Rielera: – Cuidate mucho Rosita y animate amiguita porque tambien va ir la Marieta y nos puede comer el mandado, ? heeeee! Rosita, Adelita y la Rielera se rien ironicamente del comentario acerca de la Marieta.

Escena 4 En el pueblo la fiesta estaba muy alegre, se escuchaba musica y los cuetes. Algunas muchachas platican con sus novios mientras que otras parejas bailan musica popular. En la mesa del centro se encuentran varios maderistas festejando. Entre ellos esta Hipolito. Gral. Francisco Villa: – ? Hipolito? Con que esta misma noche te robas a la Rosita? No te conformas con nada, te quieres llevar a la muchacha mas hermosa del pueblo. Hipolito: – No hables de mas Panchito, que te puedo romper el hocico. Eso que dice la gente del pueblo es puro arguende para desacreditarme ante Rosita.

A mi me gusta la Rosita, pero si ella no quiere andar conmigo entonces va ser a mi modo. Gral. Francisco Villa: ? No te enojes amigo, yo no mas preguntaba! Gral. Emiliano Zapata: – Ya ta’ gueno de tanta charla, mejor vamos a seguir chupando tequila. ?Salud compadres! Todos los de la mesa responden salud y continuan bebiendo y platicando sobre la lucha armada. Escena 5 Adelita y la Rielera pasan por Rosita a su casa. Adelita: – Buenas noches dona Carmen, ? se encuentra por ahi Rosita? La Rielera: ? y usted dona no va al baile? Dona Carmen: – No muchachas, a mi no me gustan andar en fiestas.

Y Rosita tampoco va, ella esta castigada. Rosita: – ? No sera como tu dices mama, yo si voy al baile! (sale de su cuarto muy decidida a ir al baile). Dona Carmen: No Rosita, esta noche no sales (agarra a Rosita del brazo y la jala hacia ella). Rosita: – Mama yo no tengo la culpa de que a mi me gusten los bailes, sueltame que ya se me hace tarde y alguien me espera pa’ bailar con el toda la noche (lo dice ironicamente y se rie). Dona Carmen: – Te he dicho que no vas a ninguna parte Rosa Alvirez (le da una bofetada). Rosita cae al suelo agarrandose la cara, Adelita le ayuda a levantarse y salen juntas para el baile.

En el camino se encuentran con algunos hombres del pueblo que estan platicando en el parque, quienes les dicen piropos agradables. Rogaciano: ? Fuuuiifiuuu! Que bonito esta el cielo hoy, que muchas estrellas veo pasar. Pancracio: ? A donde van preciosas, las acompanamos? La Adelito: ? Atrevido! La Rielera: Acompana a tu abuela mendigo guarachudo, de estas pulgas no brincan en tu petate patan Todas se rien y se apresuran para llegar al baile. Rogaciano y Pancracio continuan conversando. Escena 6 Llegan al baile, se sientan en la mesa que esta a unos metros de la mesa de Hipolito y saludan a su amigas.

Adelita: – ? Que tal muchachas, se estan divirtiendo? La Cucaracha: – La fiesta esta muy alegre y nosotras tambien (se rie estando borracha). Y este pulque esta resabroso, como a mi me gusta. La Marieta: – Estamos esperando a que un caballero nos saque a bailar, pero los hijos de su pelona no se animan todavia, y yo que ya quiero quemar mis guaraches en la pista. La Valentina: – ? Que te pasa Rosita, te veo preocupada, no me digas que es cierto que te vas con el Hipolito? Rosita: – No, para nada, no se preocupen muchachas estoy bien. Mejor vamos a cantar con los muchachos “Alla en el Rancho Grande”.

Inician el canto los hombres. Termina la cancion y continuan la charla muy amena. Mientras que en la mesa de Hipolito el ambiente era otro. Pascual Orozco: ? Ya viste quien esta ahi Hipolito? Es la Rosita (senala la mesa donde esta sentada Rosita). Hipolito: La he visto desde que llego, ahora mismo voy a bailar con ella, y ustedes deberian hacer lo mismo con sus amigas. No se han dado cuanta como les coquetea la Marieta. La Marieta se suelta el pelo y se levanta para coquetear con los hombres. Camina hacia Pascual Orozco y lo saca abailar. La Marieta: ?

Que paso Pascualito, que te parece si nos echamos un son polveado? Pascual Orozco: – ? Orale pues Marietita, para luego es tarde…! Sus amigas le cantan la cancion de la Marieta para que bailen. Al terminar todos se levantan de su lugar y van a sacar a bailar a las amigas de Rosita y a otras muchachas del pueblo; unas aceptan bailar con ellos, pero Rosita y Adelita se quedan en la mesa, esperando la invitacion de Hipolito. Mientras que todos bailan Hipolito se acerca a la mesa. Hipolito: – Buenas noches Rosita Alvirez; permitame decirle que hoy se ve usted mas hermosa. Rosita: – ? Gracias, es usted muy amable Hipolito!

Hipolito: – Me concederia bailar con usted esta noche (extiende su mano para invitarla). Rosita: – No, ni esta noche ni nunca senor. Hipolito: – Rosita no me desaires, la gente lo va notar. Rosita: – Pues digan lo que digan, contigo no he de bailar. Hipolito: – Que vas a bailar conmigo porque yo lo digo, tu no me vas a despreciar y menos aqui. Rosita: – Ya te dije que no, y no insistas, esta noche bailare con todos menos contigo. Es mas horita mismo voy a bailar con mi primo Anastasio. Rosita se levanto de la mesa para ir a bailar con Anastasio, pero Hipolito la detuvo apretandola del brazo.

Rosita le dio una cachetada y se fue. Avanzo unos pasos. Hipolito: – Rosa, si no eres para mi no seras de nadie (le grita). Rosita voltea para responderle, pero Hipolito le dispara. Rosita cae al suelo muerta y todo el pueblo deja de bailar. Irene va a ayudar a Rosa. Se llevan a Hipolito a la carcel. Llega dona Carmen por el cuerpo de su hija y dice: Dona Carmen: – ? Rosa, hijaaaaa! , ? ya vez lo que te paso por andar de pispireta (se queda llorando). Hacen la formacion para cantar y bailar los corridos: La Valentina, La Rielera y finalizan con La Cucaracha, la cual se muere y la llevan cargando.