Toma de las Flecheras

Toma de las Flecheras gy Picosentrctenimi (‘copan* 1C, 2016 8 pagos La Toma de las Flecheras fue una acción ocurrida el 6 de febrero de 1818 cerca de la ciudad de San Fernando de Apure, durante la campaña del Centro. El Ejército Libertador se hallaba en la orllla sur del río Apure con 4000 hombres, esperando la llegada de la escuadrilla que navegaba por el Orinoco para cruzar el rio y atacar a Morillo en Calabozo. Del otro lado del rio y defendiendo el paso de Diamante (de 700 metros de ancho), se encontraba una guarnición española de 650 hombres ly varias flecheras artilladas.

Páez propuso y recibió la autorización de Bolívar para capturar las flecheras enemigas y así acelerar el cruce del rio. Páez seleccionó a cincuenta de sus mejores lanceros llaneros de su Guardia de Honor, y los organizó en dos columnas que puso a las órdenes de los tenientes coroneles José de la Cruz Paredes y Francisco Aramendi, quienes se lanzaron al rio en sus caballos y cruzaron nadando ante la vista confundida de los españoles.

Tras un corto combate las naves fueron tomadas sin ninguna baja y los patriotas cruzaron con ellas el río; el resto del cruce fue

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
efectuado in la oposición de la guarnición española, que se retiró. Ha sido una de las pocas veces en la historia en que embarcaciones han sido tomadas porcaballería. Guerra de Independencia de Venezuela Fecha 6 de febrero de 1818 Lugar Paso del Diamante del rio Apure, en las afueras de San Fernando de Apure,Venezuela Resultado venezolana Beligerantes Tercera República de Venezuela Imperio español Comandantes José Antonio Páez Tnte.

Juan Durán Fuerzas en combate 50 jinetes 650 hombres Varios arqueros [editar datos en Wikidatal [Contraer] Campaña del Centro (1817-1818) La Hogaza • Flecheras • Calabozo • La Unosa •EI Sombrero La Puerta • Ortiz • Cojedes -Laguna de los Patos «El Cóndor y el Poeta» La literatura fue una de las grandes pasiones de Andrés Bello, lo que se demuestra en el abanico de posibilidades con que el venezolano trabaja el tema: traducciones, crítica literaria, poemas, etc.

Desde joven estuvo interesado en el progreso de las naciones americanas y tempranamente manifestó su convicción de que el mejor legado de la dominación hispana para las nuevas repúblicas fue la lengua española, entendida como vinculo unificador entre las nuevas naciones. El proyecto histórico V soci Bello era la unidad la barbarie americana. El periodo de mayor producción literaria lo desarrolló en su estadía en Londres donde destaca su poema titulado «América», el que nunca llegó a completarse y publicarse.

De él sólo existen los borradores que se encuentran publicados en «Las Obras Completas» Andrés Bello llegó a Chile en 1 829 -a los 48 años-, y acá continuó con su labor poética creativa, marcada principalmente por su sentimiento americanista y por una fuerte identificación con nuestro país, al que le dedicó poemas con elevado sentimiento atrio. En esta época de su vida, don Andrés se centrará en la creación de poemas costumbristas, que describen escenas culturalmente típicas.

Uno de los aspectos destacables de esta elaboración poética es el acentuado ánimo libertario y la constante búsqueda de símbolos de identidad nacional. Dentro de esta línea hay poemas como «La cometa», que tiene dos versiones, una de 1833 y otra de 1846. También se destacó por la elaboración de poemas fábulas, con una moraleja de proyeccion social, como «Las ovejas», «El hombre, el caballo y el toro», ambos de 1861, y «La ardilla, el ogo y el zorro» de 1858. Estos poemas se vinculan a las fábulas clásicas de la cultura greco-latina.

En esta línea en 1849 aparece «El cóndor y el Poeta», escrito en respuesta al poema de Bartolomé Mitre titulado «Al cóndor de Chile», sobre el cual nos detendremos ahora. Este poema responde al estímulo lanzado por Mitre a alcanzar un segundo aire en la consolidación de las independencias. En su poema, Bello desarrolla un diálogo entre el poeta y el cónd 31_1f8 consolidación de las independencias. En su poema, Bello desarrolla un diálogo entre el poeta y el cóndor, al que insta a xtender sus alas y volar hacia el cielo en busca de la centella de fuego y luz que debe iluminar nuevamente el camino hacia el futuro.

Es por esto que el poema comienza así: «Escucha, amigo Cóndor, mi exorcismo;/ obedece a la voz del mago Mitre,/ que ha convertido en trípode el pupitre;/ apréstate a una espléndida misión». Esta misión no es otra que recuperar la llama que se está apagando de la cual solo queda un tenue brillo, es por eso que le ordena: «Debes seguir del sol la luminosa huella/ sorpréndele, róbale una centella, metértela en los ojos y escapa».

El Cóndor le regunta preocupado al poeta para qué quiere esta centella, a lo que le responde: «Quiero a Chile con ellas Incendlar’, incendlar en patriotismo, en ganas de llevar a la nación hacia mejores rutas que nos encaminen hacia el progreso. En este poema quedan de manifiesto los valores republicanos de Andrés Bello, demostrando su interés por conservar el fuego de la lucha que nos llevó a la Independencia, para consolidar la república sobre pilares firmes de unidad y amor a la patria.

Sólo eso nos empujará hacia el progreso político y cultural. La construccion del Estado fue una tarea dlfícil y no es hora e abandonarla, es necesario luchar para que se mantenga y se encamine hacia mejores perspectivas para que nunca más caigamos en las manos de extranjeros invasores. Andrés Bello tenia la convicción de que el camino recién estaba comenzando, la independencia era el tenía la convicción de que el camino recién estaba comenzando, la independencia era el primer paso, pero había que consolidarla y para eso aún quedaba mucho trecho.

Estos valores son los que Andrés Bello intentó plasmar en la mayoría de sus obras, en las cuales queda de manifiesto su intención de siempre avanzar un paso más allá, su horizonte iempre estaba lejos y era un trabajador inalcanzable en la lucha por acortar esas distancias. Tenía la convicción de que el progreso sólo se alcanzarla con unidad, y que el alcance de esas metas pasaba en gran medida por mejorar la educación y la cultura de los pueblos. El manuscrito original de este poema no permite una lectura rápida debido a la complejidad de la letra y al estado de conservación del documento.

Con el objeto de que todos puedan leer el poema les adjuntamos la transcripción. EL CÓNDOR Y POETA Diálogo POETA -Escucha, amigo Cóndor, mi exorcismo; obedece a la voz del mago Mitre, ue ha convertido en trípode el pupitre; apréstate a una espléndida misión. CONDOR -iPoeta audaz, que de mi aéreo nido en el silencio lóbrego derramas cántico misterioso! ¿a qué me llamas? Yo sostengo de Chile el paladión. -No importa; es caso urgente, es una empresa digna de ti, de tu encumbr y de tus uñas; subirás al ci CÓNDOR Pero el camino del Olimpo ignoro. Mientes; tú hurtaste al cielo, ave altanera, en pro de nuestros padres, la primera chispa de libertad que en Chile ardió. -iFalaz leyenda! iApócrifa patraña! Robaba entonces yo por valle y cumbre, según mi antigua natural costumbre; onarca de los buitres era yo. Años después, llamáronme, y conmigo vino esa pobre, tímida alimaña, de los andinos valles ermitaña; y, el paladión nos dieron a guardar. Mal concertada yunta, que, algún d[a, recordando los hábitos de marras, estuve a punto de esgrimir las garras, y atroz huemulicidio ejecutar. Oh mente de los hombres adivina! iOh inspiración profética! No sabes, alado monstruo, espanto de las aves, el oculto misterio de esa unión. ilunto a la mansa paz, atroz instinto de pillaje y de sangre! ilncauto el uno, audaz el otro en tentador ayuno, y de la Patria en medio el paladión! Tremendo porvenir, yo te adivino, pero no tiemblo. E-s fuerza de la ilustrada Europa al ru lobreguez. Renovarlo es preciso. -¿Cómo? -Debes seguir del sol la luminosa huella, sorprenderle, robarle una centella, metértela en los ojos, y escapar. Muy bien; me guardo el fuego en las pupilas, cual si fueran volcánicas cavernas. ¿Y qué haré luego de mis dos linternas? -Quiero a Chile con ellas incendiar. -¿Incendiarlo? ¿Estás loco? ¿De eso tratas? -Incendiarlo pretendo en patriotismo; abrasarlo, molondro, no es lo mismo; quiero hacer una inmensa fundición. Quiero llamas que cundan pavorosas, escomunales llamas, llamas grandes, que derritan la nieve de los Andes y la de tanto helado corazón. ¿Abrasar? il_inda flema! ¿Es tiempo ahora de contentarse con mezquinas brasas que den pálida luz, chispas como para el abrigo de un amenazando silba, peor que peor. Que no desplega entonces el velamen, antes amaina el cauto marinero, y aguanta a palo seco el choque fiero, si salvar piensa al mísero bajel Así lo vi mil veces, revolando entre las nubes negras, cuando hinchaba la Mar del Sur sus ondas, y bregaba contra la tempestad el timonel. -No lo entiendes: la nave del Estado s la que yo pintaba; y la maniobra a que apelamos hoy, cuando zozobra, no es amainar, estúpido ladrón. ¿Pues qué ha de hacer entonces el piloto? -Según doctrina de moderna escuela, debe correr fortuna a toda vela, sin bitácora, sonda, ni timón Si tú leyeras, avechucho idiota, gacetas nacionales y extranjeras, la ignorancia en que vives conocieras; todo ha cambiado entre los hombres ya. Altos descubrimientos reservados tuvo el destino al siglo diecinueve; hoy en cualquiera charco un niño bebe más que en un hondo rio su papá. iOh siglo de los siglos! iCual machacas es tu almirez decrépitas id 81_1f8