Teorías cognitivas contemporáneas sobre la discalculia del desarrollo

REVISION Teorias cognitivas contemporaneas sobre la discalculia del desarrollo D. Castro-Canizares a,b, N. Estevez-Perez a, V. Reigosa-Crespo a TEORIAS COGNITIVAS CONTEMPORANEAS SOBRE LA DISCALCULIA DEL DESARROLLO Resumen. Objetivo. Analizar las teorias contemporaneas que describen los mecanismos cognitivos que subyacen a la discalculia del desarrollo. Desarrollo. Se presentan las cuatro hipotesis mas estudiadas en la actualidad acerca de los deficit cognitivos vinculados a la discalculia del desarrollo, asi como las evidencias experimentales que las apoyan o contradicen.

La primera hipotesis plantea que la discalculia del desarrollo es secundaria a deficit en procesos cognitivos de dominio general. La segunda hipotesis propone que es el resultado de un fallo en el desarrollo de sistemas cerebrales especializados en el procesamiento de la numerosidad. La tercera plantea que el trastorno se debe a un deficit en el acceso a la representacion de las cantidades a traves de los simbolos numericos.

La ultima hipotesis postula que la discalculia del desarrollo aparece como consecuencia del deterioro de un sistema central de procesamiento de magnitudes dedicado a procesar tanto las cantidades discretas como las continuas. Ninguna de estas hipotesis dispone aun de suficientes evidencias experimentales que la respalden por encima de las otras. Las interrogantes planteadas por ellas necesitan redimensionarse y

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
responderse a traves de nuevos disenos experimentales. Conclusiones. En los ultimos anos ha crecido considerablemente el conocimiento acerca de las alteraciones cognitivas implicadas en la iscalculia del desarrollo, pero este aun es insuficiente. Se necesitan nuevas investigaciones para lograr la definicion de un modelo cognitivo coherente del desarrollo del procesamiento numerico y sus alteraciones. Esto favorecera la precision del diagnostico de la discalculia del desarrollo, asi como la efectividad de las estrategias para su intervencion. [REV NEUROL 2009; 49: 143-8] Palabras clave. Discalculia del desarrollo. Magnitud. Modulo numerico. Numerosidad. Rendimiento aritmetico. Surco intraparietal. Tiempo de reaccion.

INTRODUCCION En la mayoria de los estudios recientes sobre dificultades en el procesamiento de las cantidades se han descrito, como caracteristicas fenotipicas distintivas de la discalculia del desarrollo, las dificultades en la representacion y recuperacion de hechos numericos (adiciones simples, tablas de multiplicacion) desde la memoria semantica [1-3], el uso de procedimientos aritmeticos inmaduros acompanados de una alta frecuencia de errores [1,4], y las dificultades para comprender los conceptos aritmeticos y los simbolos numericos [5].

En estas investigaciones, se sugiere la existencia de un sustrato neural de las capacidades numericas [6]. Se ha comunicado que el segmento horizontal del surco intraparietal es la estructura anatomica clave involucrada en la realizacion de todo tipo de tareas de naturaleza numerica. Este nucleo central del procesamiento numerico parece estar complementado por otros dos circuitos [6]: – Giro angular izquierdo: en conexion con otras areas perisilvianas, es el encargado de la manipulacion verbal de los numeros. – Sistema bilateral arietal posterior-superior: permite la orientacion atencional (espacial y no espacial) con respecto al sistema de representacion mental de las cantidades. Varios estudios en sindromes geneticos han descrito alteraciones en las areas anteriormente mencionadas [7-12]. Por otra parte, evidencias provenientes de estudios de analisis genetico univariado y multivariado sugieren que dos tercios de la varianza en la capacidad aritmetica pueden explicarse por genes compartidos con la capacidad cognitiva general y la lectura [13-15].

Aunque este solapamiento genetico pone en tela de juicio la especificidad del procesamiento numerico, existen evidencias de que un tercio de la varianza se explica por genes especificos para las matematicas [13,16,17]. Como se ha descrito, los factores biologicos (tanto geneticos como anatomofuncionales del sistema nervioso) desempenan un papel fundamental en el rendimiento matematico [7-12] y pueden ser parcialmente responsables de las recurrentes asociaciones de la discalculia del desarrollo con otros deficit [18].

Sin embargo, no existe consenso con respecto a los mecanismos cognitivos implicados en el proceso de adquisicion y desarrollo de las capacidades numericas [5] y sus alteraciones [19-21]. Este articulo tiene como objetivo analizar las teorias contemporaneas que describen los mecanismos cognitivos que subyacen a la discalculia del desarrollo. Los resultados de las diferentes posturas teoricas se contrastan con las evidencias existentes y se senalan aquellos elementos que constituyen retos teoricos y metodologicos en el tema.

MECANISMOS COGNITIVOS QUE SUBYACEN A LA DISCALCULIA DEL DESARROLLO Al revisar la bibliografia cientifica existente sobre los posibles mecanismos cognitivos que subyacen a la discalculia del desarrollo, se distinguen las siguientes teorias: – Hipotesis del deficit en los procesos mentales de proposito general [19,22-24]: se ha propuesto que la discalculia del Aceptado tras revision externa: 27. 01. 09. Departamento de Neurocognicion Escolar.

Centro de Neurociencias de Cuba. b Departamento de Docencia. Centro Nacional de Investigaciones Cientificas de Cuba. Ciudad de La Habana, Cuba. Correspondencia: Dra. Danilka Castro Canizares. Centro de Neurociencias de Cuba. Avda. 25, esq. 158. Reparto Cubanacan, Playa. Ciudad de La Habana, Cuba. E-mail: [email protected] edu. cu © 2009, REVISTA DE NEUROLOGIA a REV NEUROL 2009; 49 (3): 143-148 143 D. CASTRO-CANIZARES, ET AL esarrollo es secundaria a deficit en procesos de dominio general, como la memoria de trabajo, el razonamiento verbal y las habilidades visuoespaciales. – Hipotesis del deficit en la representacion numerica: se asume que la discalculia del desarrollo es el resultado de un fallo en el desarrollo de sistemas especializados del cerebro que subyacen al procesamiento de la numerosidad. Siguiendo esta hipotesis, se han desarrollado dos propuestas: hipotesis del modulo numerico defectuoso [1,5] e hipotesis del deficit en el sentido numerico [25,26]. Hipotesis del deficit en el acceso [27]: se postula que los ninos con discalculia del desarrollo no tienen un deficit en el procesamiento de la numerosidad en si misma, sino un deficit en el acceso a la representacion de las cantidades a traves de los simbolos numericos. – Teoria de la magnitud (ATOM): las dificultades en las matematicas aparecen como producto del deficit en un sistema central de procesamiento de magnitudes dedicado al procesamiento tanto de cantidades discretas (numericas) como de cantidades continuas (luminosidad, densidad, intensidad, etc. [28,29]. Hipotesis de los procesos mentales de proposito general En las dos ultimas decadas, varios investigadores han sugerido que la discalculia del desarrollo es secundaria a deficit en procesos de proposito general como la memoria de trabajo, el razonamiento verbal y el procesamiento visuoespacial. Numerosos estudios han explorado las relaciones entre la discalculia del desarrollo y las dificultades en la memoria de trabajo. Las evidencias obtenidas son contradictorias y sugieren que estos dos tipos de deficit no estan solidamente asociados.

Algunos autores han comunicado datos consistentes con los deficit en la memoria de trabajo en los ninos con discalculia del desarrollo: menor rendimiento en el span de digitos regresivo que evalua el lazo fonologico [30-32], en el span visuoespacial que evalua los esquemas visuoespaciales [32] o en el span de digitos progresivo que analiza el ejecutivo central de la memoria de trabajo [30,33]. Por el contrario, otros investigadores no han encontrado diferencias en ninguna de las mediciones de span [2,34], o solo una reduccion en el span de digitos regresivo cuando la discalculia del desarrollo esta asociada a deficit en la lectura [19,35].

Contrastando los resultados existentes, podemos decir que, aunque pueden coocurrir las diversas dificultades de memoria de trabajo con la discalculia del desarrollo, no existen evidencias convincentes entre estos estudios que impliquen a cualquier forma de memoria de trabajo como una caracteristica distintiva de esta patologia [36]. Las dificultades en la lectura tambien estan frecuentemente asociadas a la discalculia del desarrollo.

En la bibliografia se ha descrito que la presencia o ausencia de trastornos de la lectura en la discalculia se asocia a patrones de ejecucion caracteristicos que sugieren diferentes disfunciones hemisfericas [37,38]. Los ninos que solo tienen discalculia del desarrollo experimentan profundas dificultades matematicas, un amplio rango de errores aritmeticos y manifiestan problemas en numerosas tareas no verbales, que incluyen organizacion visuoperceptual, funcionamiento psicomotor, habilidades perceptivotactiles y razonamiento no verbal (vinculado probablemente a una disfuncion del hemisferio derecho) [37,38].

Por el contrario, quienes presentan discalculia del desarrollo y dislexia del desarrollo exhiben fundamentalmente deficiencias verbales (vinculadas presu- miblemente con una disfuncion del hemisferio izquierdo) [37, 38] y leves dificultades en aritmetica. Estas ultimas se atribuyen esencialmente a sus deficiencias en el razonamiento verbal, pues se ha demostrado que el procesamiento fonologico (por ejemplo, memoria fonologica, conciencia fonologica) contribuye significativamente al desarrollo de las habilidades de computo entre los 7 y los 11 anos de edad, y explica una gran parte (si no todas) de las asociaciones entre la discalculia del esarrollo y la dislexia del desarrollo [24,39]. Algunos autores sugieren, ademas, que los deficit en la memoria semantica pueden subyacer a las dificultades experimentadas por los ninos con discalculia del desarrollo en el aprendizaje de los hechos numericos, y tambien a las dificultades de lectura que frecuentemente se encuentran en la discalculia del desarrollo [22,19]. Sin embargo, si esta teoria es correcta, debemos esperar que todos los ninos dislexicos tengan problemas con la adquisicion de los hechos numericos y viceversa.

Un problema con esta hipotesis surge de la evidencia existente de estudios neuropsicologicos que indican que el conocimiento del numero es disociable de la memoria semantica verbal [40], y que los sistemas de memoria semantica para la informacion numerica y no numerica se localizan en areas diferentes del cerebro [41]. Esta disociacion funcional y anatomica entre ambos sistemas de memoria semantica hace improbable que el mismo deficit semantico pueda explicar tanto las dificultades matematicas como las de lectura.

En la bibliografia se ha descrito tambien que la discalculia del desarrollo se debe esencialmente a un deficit en la representacion del espacio [37]. En el desarrollo normal, las habilidades visuoespaciales (por ejemplo, el esquema visuoespacial de la memoria de trabajo y la rotacion mental) correlacionan fuertemente con habilidades matematicas de alto nivel (por ejemplo, aritmetica mental, algebra y trigonometria) [42]; por tanto, cualquier desviacion en las primeras podria llevar a la aparicion de dificultades en los procedimientos aritmeticos. Varias videncias conductuales apuntan a que las magnitudes numericas se representan en forma de una linea mental numerica [6,43,44]. Resulta entonces posible que el deficit en la representacion espacial pueda afectar al sentido de la magnitud numerica [45]. Sin embargo, no existen evidencias convincentes que muestren que los deficit en el procesamiento visuoespacial, por si solos, provoquen la discalculia del desarrollo. Si se toman en consideracion los aportes brindados por los estudios anteriores, la memoria de trabajo, el procesamiento visuoespacial y fonologico estan relacionados y contribuyen al desarrollo matematico.

Sin embargo, se ha demostrado que, si bien el deterioro de estos procesos afecta el procesamiento numerico, las relaciones entre estas habilidades de proposito general y el rendimiento matematico necesitan una futura clarificacion [5]. Hipotesis del deficit en la representacion numerica Con un enfoque diferente al de la hipotesis anterior, donde la discalculia del desarrollo aparece como consecuencia de deficit en procesos cognitivos de proposito general, otros investigadores proponen que este trastorno se debe a una representacion defectuosa de las cantidades.

Se han propuesto dos variantes de esta hipotesis. Hipotesis del modulo numerico defectuoso Esta hipotesis postula que la discalculia del desarrollo es el resultado de trastornos en la representacion de la numerosidad 144 REV NEUROL 2009; 49 (3): 143-148 DISCALCULIA DEL DESARROLLO (cantidades discretas) que pueden afectar a la comprension del significado de los numeros, asi como a otras tareas aritmeticas, tanto simbolicas (comparacion, adicion y sustraccion de digitos) como no simbolicas (comparacion y adicion aproximada de conjuntos) [1,2,5,46].

Esta hipotesis tambien la sostienen otros autores en el campo de la educacion especial [24,47]. En esta propuesta se considera innata la capacidad de representar y manipular numerosidades [48-50], y se asume que el desarrollo de las capacidades numericas es el resultado de la interaccion entre el modulo numerico (disenado para detectar la numerosidad) y la estimulacion cultural disponible en torno a este dominio del conocimiento.

Siguiendo esta hipotesis, los deficit en el procesamiento de las cantidades aparecen cuando el modulo numerico basico [1] no logra desarrollarse adecuadamente. El concepto de numerosidad es el centro de esta teoria y se refiere a la propiedad de las expresiones numericas de denotar la cantidad de elementos en un conjunto [47]. Los ninos con discalculia del desarrollo, entonces, exhibiran dificultades en tareas aritmeticas basicas, relacionadas con una pobre comprension de los conceptos numericos basicos, en especial, del concepto de numerosidad [5].

Esta hipotesis ha recibido apoyo proveniente de estudios donde los ninos con discalculia del desarrollo presentan un deficit selectivo y de dominio especifico para las matematicas en tareas de estimacion de numerosidades (conjuntos presentados visualmente) y de comparacion de digitos [4]. Resultados similares se muestran en un estudio comparativo entre ninos normales y discalculicos de entre 6 y 7 anos de edad, donde se encontraron pequenas, pero sistematicas, diferencias de grupo en tareas de comparacion de magnitudes [19].

De manera general, y de acuerdo con las evidencias anteriores, esta hipotesis declara que la discalculia del desarrollo aparece cuando la habilidad basica para procesar las numerosidades no se desarrolla normalmente, lo que resulta en una dificultad para la comprension del concepto de numero y, consecuentemente, en el aprendizaje de las matematicas. Sin embargo, estos resultados han recibido criticas y se han contrastado con otras evidencias experimentales, donde se ha mostrado que los ninos pequenos responden a las cantidades continuas y no realmente a la numerosidad [51,52], o a cantidades aproximadas y no a las exactas [50].

En consecuencia, se ha propuesto la segunda variante de la hipotesis del deficit en la representacion numerica. Hipotesis del deficit en el sentido numerico En esta hipotesis se postula que la discalculia del desarrollo surge producto de un deficit en el ‘sentido del numero’. El sentido del numero es la capacidad de representar cantidades continuas (representacion analogica y aproximada de la cantidad) y de relacionarlas con la lista de las palabras que designan los numeros enteros, lo que permite el desarrollo de representaciones para las numerosidades discretas mayores que cuatro.

En contraste con la hipotesis del modulo numerico defectuoso (en la que el desarrollo de las capacidades cognitivas y del lenguaje es independiente), en la hipotesis del deficit en el sentido numerico, la presencia de danos linguisticos afectara a la comprension del numero [25,26]. Esta hipotesis ha generado determinadas predicciones [53]: – Las lesiones del sustrato neural relacionado con el procesamiento de las numerosidades interfieren con el desarrollo del aprendizaje de las matematicas. Los ninos, antes de la adquisicion del lenguaje, exhiben un ‘sentido numerico’ similar al de los animales. – Los adultos, incluso cuando realizan tareas simbolicas con numeros arabigos, deben mostrar evidencias de procesamiento analogico de las cantidades. Las primeras dos predicciones son tambien validas para la hipotesis del modulo numerico defectuoso y se han confirmado [9, 10,50,54,55]. La tercera de ellas permite distinguir entre ambas teorias, al aludir a las representaciones que subyacen al procesamiento.

Una de las evidencias conductuales que ha permitido establecer esta distincion es el efecto de distancia numerica (la velocidad con que se comparan dos numeros o conjuntos de objetos depende de la diferencia entre sus numerosidades) [56]. Se ha notificado que tanto animales como humanos muestran el efecto de distancia numerica en una amplia variedad de tareas simbolicas y no simbolicas [57-60], incluso cuando esto afecta a la ejecucion de las tareas; por ejemplo, los sujetos son mas lentos al comparar los numeros 59 y 65 con respecto a los numeros 51 y 65.

Si se hiciera un procesamiento simbolico de la tarea, bastaria con comparar el digito de la extrema izquierda de cada numero para darse cuenta de que ambos numeros son menores que 65; sin embargo, aparece el efecto de distancia numerica, como se sugiere en la hipotesis de la existencia de una representacion analogica que se activa ante tareas simbolicas [61,62]. A partir de las discusiones previas, la representacion de los numeros puede dividirse en dos categorias: no simbolicas y simbolicas.

Estas claramente provienen de diferentes fuentes; los ninos nacen con una representacion no simbolica aproximada de la numerosidad (similar a la que esta presente en los animales) y durante el desarrollo adquieren la representacion simbolica exacta [36]. Siguiendo esta logica, ademas del trastorno en la representacion simbolica, un deficit en la conexion entre la representacion no simbolica y la simbolica puede ser tambien responsable de la aparicion de la discalculia del desarrollo.

Hipotesis del deficit en el acceso Partiendo de un analisis de los elementos teoricos anteriores, Rousselle y Noel [27] proponen que probablemente los ninos con discalculia del desarrollo no tienen dificultades en el procesamiento de la numerosidad per se, sino un deficit en el acceso a la representacion de las cantidades a traves de los simbolos numericos. Esta alternativa se ha denominado ‘hipotesis del deficit en el acceso’ [27].

Los autores senalan que todas las investigaciones que sustentan la hipotesis del modulo numerico defectuoso han empleado tareas que requieren acceso a la informacion semantica proveniente de los simbolos (lectura y escritura de numerales, comparacion de numeros arabigos, repeticion de secuencias de numeros y conteo de puntos), pero ningun estudio ha investigado el procesamiento de la numerosidad cuando no es necesario acceder a su representacion simbolica (tareas de comparacion de conjuntos) [27].

Ellos evaluaron la comparacion de magnitudes tanto en formato simbolico (digitos) como no simbolico (conjuntos con diferentes controles perceptuales: densidad y superficie) en una muestra de ninos con bajo rendimiento aritmetico (asociado en la mayoria de los casos a la dislexia del desarrollo) y un grupo control de ninos con rendimiento aritmetico normal. Los resultados obtenidos mostraron que los ninos con bajo rendimiento matematico difieren significativamente de los controles en el procesamiento de la numerosidad en las comparaciones simbolicas (son mas lentos y cometen mas errores).

Sin embargo, el rendimiento de ambos grupos es similar cuando las REV NEUROL 2009; 49 (3): 143-148 145 D. CASTRO-CANIZARES, ET AL tareas evaluan el procesamiento no simbolico. Los autores concluyen que el trastorno en el aprendizaje de las matematicas no se debe a una dificultad en la comprension de la numerosidad, sino a un deficit en el acceso a la informacion numerica proveniente de los simbolos [27].

Estos datos, aunque interesantes, no son concluyentes. Seria interesante considerar estudios complementarios donde la seleccion de los ninos con discalculia del desarrollo se realizara a traves de tareas de procesamiento numerico basico con control del tiempo de ejecucion [2,46,52] y no solo aplicando pruebas de rendimiento academico, como es habitual en este tipo de estudios.

De esta forma, podran seleccionarse grupos mas homogeneos de ninos con dificultades especificas en el procesamiento numerico y confirmar si las dificultades descritas en el estudio de Rousselle y Noel se deben a que los discalculicos realmente presentan un deficit en el acceso a la informacion numerica proveniente de los simbolos o si, por el contrario, los resultados obtenidos son secundarios a otras dificultades de dominio cognitivo mas general (como las del lenguaje y la memoria fonologica). Asimismo, deberian controlarse mas variables perceptuales en la evaluacion de las tareas no simbolicas.

Estudios en ninos pequenos muestran que los conjuntos pudieran ser comparados sobre la base de pistas perceptuales no numericas que naturalmente covarian con la numerosidad, como el area [52], y que no fueron consideradas en este trabajo. Teoria de la magnitud (ATOM) En el ano 2003, Walsh [28] senalo que existen similitudes entre el procesamiento de las variables tiempo, espacio y numero, que sugieren que estos tres dominios forman parte de un sistema generalizado de procesamiento de la magnitud.

En este sentido, propuso la teoria de la magnitud (ATOM), en la cual postula que las dificultades en el aprendizaje de las matematicas aparecen como resultado del deficit en un sistema central de procesamiento, tanto de cantidades discretas (numericas) como continuas (intensidad, brillo…). La teoria de la magnitud esta basada en la hipotesis de que la funcion principal de la corteza parietal (o al menos la funcion de conexion, una de sus multiples funciones) es la codificacion de informacion sobre las magnitudes que utilizamos en la planificacion y ejecucion de la accion.

Las transformaciones que frecuentemente se realizan en la corteza parietal para analizar ‘donde’ en el espacio, realmente responden a ‘cuan lejos, cuan rapido, cuan largo y que cantidad’ con respecto a la accion que se realiza. Varias evidencias conductuales sustentan la teoria de un sistema comun de procesamiento de la magnitud. Se ha notificado que el efecto de distancia ocurre aun cuando se comparan conjuntos de puntos, palabras o tareas mixtas de palabras y numeros [29,39,63].

Para el efecto SNARC (spatial numeric association of response codes effect), que se refiere a la asociacion de codigos numericos de respuesta con la representacion izquierdaderecha de la linea mental numerica, tambien se ha descrito que, tanto la informacion numerica (digitos) [44,64-66] como la informacion no numerica (letras del alfabeto, meses del ano, intensidad de los tonos) se codifican espacialmente [67-69].

De igual forma, la teoria de la magnitud tiene a favor evidencias neuropsicologicas y de imagenes cerebrales. En muchos estudios que investigan aspectos del procesamiento temporal, espacial y numerico se activa la corteza parietal [29,70- 72]. Los estimulos espaciales y temporales activan la corteza parietal inferior derecha, mientras que las tareas numericas pueden activar ambos lobulos parietales: la activacion parietal derecha se asocia frecuentemente con la comparacion o la estimacion [73,74].

Ademas de la superposicion de regiones cerebrales asociadas con el procesamiento del espacio, el tiempo y el numero citadas en estos estudios, otros autores han utilizado estimulacion magnetica transcraneal y han mostrado que la estimulacion de la corteza parietal en los humanos puede causar deficit en tareas espaciales [29,75,76], en la comparacion de numeros [29,77] y en la discriminacion del tiempo [28,29]. Siguiendo la hipotesis propuesta por Walsh, los ninos con dificultades en el procesamiento numerico tendrian dificultades en todas las tareas numericas, tanto simbolicas como no simbolicas.

Adicionalmente, estos ninos exhibirian una ejecucion ineficiente en tareas que demanden procesamiento temporal y/o espacial. Sin embargo, evidencias tambien provenientes de estudios de neuroimagenes sugieren la coexistencia tanto de un sistema central como de sistemas especificos para el procesamiento de las magnitudes [29]. En este caso, las demandas de la tarea en cuestion determinarian el empleo de uno u otro sistema de procesamiento [29], y el perfil cognitivo de los sujetos con discalculia del desarrollo estaria determinado por el patron de dano de los sistemas de procesamiento de las cantidades.

RETOS METODOLOGICOS EN EL ESTUDIO DE LA DISCALCULIA DEL DESARROLLO Del analisis de las diferentes hipotesis descritas anteriormente, podemos resumir que no existe suficiente claridad respecto a los mecanismos cognitivos implicados en el procesamiento numerico y la naturaleza de sus alteraciones. Esto ha generado una falta de acuerdo en la definicion misma del concepto de discalculia del desarrollo. En consecuencia, no hay homogeneidad entre los diferentes estudios en cuanto a los criterios de seleccion de los sujetos.

Tradicionalmente, para el diagnostico de la discalculia del desarrollo, se han utilizado pruebas de rendimiento aritmetico que no controlan el tiempo de ejecucion. Este tipo de pruebas conduce a la seleccion de grupos muy heterogeneos de ninos que tienen dificultades para aprender matematicas por multiples causas (mal manejo pedagogico, falta de motivacion, asistencia irregular a clases, etc. ) [5]. Por otra parte, existen evidencias de que los ninos discalculicos pueden pasar inadvertidos si cuentan con un tiempo ilimitado para resolver las tareas aritmeticas [5,78].

Bajo estas condiciones, no es posible diferenciar al nino que resuelve la tarea de forma eficiente de aquel que llega al resultado correcto empleando un tiempo mucho mayor y utilizando estrategias inadecuadas. En consecuencia, varios autores plantean que las pruebas para evaluar la discalculia del desarrollo deben controlar la velocidad de ejecucion (tiempo de reaccion), asi como la precision de las respuestas [2,46,52]. Finalmente, podemos plantear que el estado del arte de las investigaciones cognitivas acerca de la discalculia del desarrollo redimensiona interrogantes tales como: ? ue relacion existe entre el sistema de procesamiento de cantidades discretas y el de cantidades continuas? ?Como puede transferirse la informacion de un sistema de procesamiento a otro? ?Como influyen las caracteristicas perceptuales de los estimulos en el procesamiento de las cantidades? ?El deficit en un sistema especifico de procesamiento afecta el procesamiento general de las magni- 146 REV NEUROL 2009; 49 (3): 143-148 DISCALCULIA DEL DESARROLLO tudes? ?Que sistema de procesamiento numerico esta afectado en los ninos con discalculia del desarrollo? Es posible distinguir subtipos de discalculia del desarrollo basados en deficit selectivos en los diferentes sistemas de procesamiento numerico? CONCLUSIONES Actualmente se destacan cuatro hipotesis referidas a los deficit cognitivos presentes en la discalculia del desarrollo, los cuales estan relacionados con los procesos mentales de proposito general, los sistemas especializados del cerebro que subyacen al procesamiento de la numerosidad, el sistema central de procesamiento de magnitudes y el acceso a la representacion de las cantidades a traves de los simbolos numericos.

Ninguna de estas hipotesis dispone de suficientes evidencias experimentales que la respalden por encima de las otras. Futuras investigaciones deberan orientarse al diseno de nuevos experimentos que permitan establecer un modelo cognitivo mas coherente del desarrollo del procesamiento numerico y sus alteraciones. Esto, indiscutiblemente, tendra un notable impacto sobre la precision del diagnostico de la discalculia del desarrollo, asi como en la efectividad de las estrategias de su intervencion. BIBLIOGRAFIA 1. Butterworth B. The mathematical brain. London: Macmillan; 1999. 2.

Lander K, Bevan A, Butterworth B. Developmental dyscalculia and basic numerical capacities: a study of 8-9-year-old students. Cognition 2004; 93: 99-125. 3. Geary DC. Mathematical disabilities: cognitive, neuropsychological and genetic components. Psychol Bull 1993; 114: 345-62. 4. Ostad SE. Developmental progression of subtraction studies: a comparison of mathematically normal and mathematically disabled children. Eur J Spec Needs Educ 1999; 14: 21-36. 5. Butterworth B. The development of arithmetical abilities. J Child Psychol Psychiatry 2005; 46: 3-18. 6. Dehaene S, Piazza M, Pinel P, Cohen L.

Three parietal circuits for number processing. Cogn Neuropsychol 2003; 20: 487-506. 7. Rivera SM, Menon V, White CD, Glaser B, Reiss AL. Functional brain activation during arithmetic processing in with unilateral cerebral lesions. Cortex 2002; 22: 611-20. 8. Eliez S, Schmitt JE, White CD, Reiss AL. Children and adolescents with velocardiofacial syndrome: a volumetric MRI study. Am J Psychiatry 2000; 157: 409-15. 9. Isaacs EB, Edmonds CJ, Lucas A, Gadian DG. Calculation difficulties in children of very low birthweight. Brain 2001; 124: 1701-7. 10. Molko N, Cachia A, Riviere D, Mangin JF, Bruandet M, Le Bihan D, et al.

Functional and structural alterations of the intraparietal sulcus in a developmental dyscalculia of genetic origin. Neuron 2003; 40: 847-58. 11. Bruandet M, Molko N, Cohen L, Dehaene S. A cognitive characterization of dyscalculia in Turner syndrome. Neuropsychologia 2004; 42: 288-98. 12. Barnea-Goraly N, Eliez S, Menon V, Bammer R, Reiss AL. Arithmetic ability and parietal alterations: a diffusion tensor imaging study in velocardiofacial syndrome. Cogn Brain Res 2005; 25: 735-40. 13. Kovas Y, Harlaar N, Petrill SA, Plomin R. ‘Generalist genes’ and mathematics in 7-years-old twins. Intelligence 2005; 33: 473-89. 4. Knopik VS, Alarcon M, DeFries JC. Comorbidity of mathematics and reading deficits: evidence for a genetic etiology. Behav Genet 1997; 27: 447-53. 15. Light JG, DeFries JC, Olson RK. Multivariate behavioral genetic analysis of achievement and cognitive measures in reading-disabled and control twin pairs. Hum Biol 1998; 70: 215-37. 16. Alarcon M, Defries JC, Gillis-Light J, Pennington BF. A twin study of mathematics disability. J Learn Disabil 1997; 30: 617-23. 17. Shalev RS, Gross-Tsur V. Developmental dyscalculia. Review article. J Pediatr Neurol 2001; 24: 337-42. 18. Light JG, DeFries JC.

Comorbidity of reading and mathematics disabilities: genetic and environmental etiologies. J Learn Disabil 1995; 28: 96-106. 19. Geary DC, Hamson CO, Hoard MK. Numerical and arithmetical cognition: a longitudinal study of process and concept deficits in children with learning disability. J Exp Child Psychol 2000; 77: 236-63. 20. Von Aster M. Developmental cognitive neuropsychology of number processing and calculation: varieties of developmental dyscalculia. Eur Child Adolesc Psychiatry 2000; 9: 41-57. 21. Reeve RA, Reynolds F. The nature of young children’s mathematical (dis)abilities.

The International Society for Behavioural Development. Ghent, Belgium: 2004. 22. Geary DC, Hoard MK. Numerical and arithmetical deficits in learningdisabled children: relation to dyscalculia and dyslexia. Aphasiology 2001; 15: 635-47. 23. Wilson KM, Swanson HL. Are mathematics disabilities due to a domain-general or a domain-specific working memory deficit? J Learn Disabil 2001; 34: 237-48. 24. Robinson CS, Menchetti BM, Torgesen JK. Toward a two-factor theory of one type of mathematics disabilities. Learn Disabil Res Pract 2002; 17: 81-9. 25. Dehaene S. The number sense. New York: Oxford University Press; 1997. 26.

Dehaene S. Precis of the number sense. Mind Lang 2001; 16: 16-36. 27. Rousselle L, Noel M. Basic numerical skills in children with mathematics learning disabilities: a comparison of symbolic vs. non-symbolic number magnitude processing. Cognition 2007; 102: 361-95. 28. Walsh V. A theory of magnitude: common cortical metrics of time, space and quantity. Trends Cogn Sci 2003; 7: 483-8. 29. Cohen-Kados R, Lammertyn J, Izard V. Are numbers special? An overview of chronometric, neuroimaging, developmental and comparative studies of magnitude representation. Prog Neurobiol 2008; 84: 132-47. 30. Geary DC, Brown SC, Samaranayake VA.

Cognitive addition: a short longitudinal study of strategy choice and speed-of-processing differences in normal and mathematically disabled children. Dev Psychol 1991; 27: 787-97. 31. Koontz KL, Berch DB. Identifying simple numerical stimuli: processing inefficiencies exhibited by arithmetic learning disabled children. Math Cognition 1996; 2: 1-23. 32. McLean JF, Hitch GJ. Working memory impairments in children with specific arithmetical difficulties. J Exp Child Psychol 1999; 74: 240-60. 33. Passolunghi MC, Siegel LS. Working memory and access to numerical information in children with disability in mathematics.

J Exp Child Psychol 2004; 88: 348. 34. Temple CM, Sherwood S. Representation and retrieval of arithmetical facts: developmental difficulties. Q J Exp Psychol A 2002; 55: 733-52. 35. Geary DC, Hoard MK, Hamson CO. Numerical and arithmetical cognition: patterns of functions and deficits in children at risk of mathematical disability. J Exp Child Psychol 1999; 74: 213-39. 36. Wilson A, Dehaene S. Number sense and developmental dyscalculia. In Coch D, Dawson G, Fischer K, eds. Human behaviour, learning, and the developing brain: atypical development. New York: Guilford Press; 2007. p. 212-38. 37.

Rourke BP. Arithmetic disabilities, specific and otherwise: a neuropsychological perspective. J Learn Disabil 1993; 26: 214-26. 38. Rourke BP, Conway JA. Disabilities of arithmetic and mathematical reasoning: perspectives from neurology and neuropsychology. J Learn Disabil 1997; 30: 34-46. 39. Hecht SA, Torgesen JK, Wagner RK, Rashotte CA. The relations between phonological processing abilities and emerging individual differences in mathematical computation skills: a longitudinal study from second to fifth grades. J Exp Child Psychol 2001; 79: 192-227. 40. Cappelletti M, Butterworth B, Kopelman MD.

Spared numerical abilities in a case of semantic dementia. Neuropsychologia 2001; 39: 1224-39. 41. Thioux M, Seron X, Pesenti M. Functional neuroanatomy of the semantic system: the case for numerals. Brain Lang 1999; 69: 488-90. 42. Reuhkala M. Mathematical skills in ninth-graders: relationship with visuo-spatial abilities and working memory. Educ Psychol 2001; 21: 387-99. 43. Fias W, Lammertyn J, Reynvoet B, Dupont P, Orban GA. Parietal representation of symbolic and nonsymbolic magnitude. J Cogn Neurosci 2003; 15: 47-56. 44. Rohlfs-Dominguez P. Estado actual de la actividad cientifica del grupo de Aquisgran sobre el procesamiento numerico.

Rev Neurol 2008; 46: 299-304. 45. Zorzi M, Priftis K, Umilta C. Brain damage: neglect disrupts the mental number line. Nature 2002; 417: 138-9. 46. Butterworth B, Reigosa V. Information processing deficits in dyscalculia. In Berch D, Mazzocco M, eds. Why is math so hard for some children? The nature and origins of mathematical learning difficulties and disabilities. Baltimore: Paul H. Brookes; 2007. p. 65-81. REV NEUROL 2009; 49 (3): 143-148 147 D. CASTRO-CANIZARES, ET AL 47. Gersten R, Chard D. Number sense: rethinking arithmetic instruction for students with mathematical disabilities.

J Spec Educ 1999; 33: 18-28. 48. Starkey P, Cooper RG Jr. Perception of numbers by human infants. Science 1980; 210: 1033-5. 49. Wynn K, Bloom P, Chiang WC. Enumeration of collective entities by 5month-old infants. Cognition 2002; 83: B55-62. 50. Xu F, Spelke ES. Large number discrimination in 6-month-old infants. Cognition 2000; 74: B1-11. 51. Feigenson L, Carey S, Spelke E. Infants’ discrimination of number vs. continuous extent. Cognit Psychol 2002; 44: 33-66. 52. Mix KS, Huttenlocher J, Levine SC. Multiple cues for quantification in infancy: is number one of them? Psychol Bull 2002; 128: 278-94. 53.

Dehaene S, Duhamel JR, Hauser M, Rizzolatti G. From monkey brain to human brain. Cambridge: MIT Press; 2004. 54. Brannon EM. The development of ordinal numerical knowledge in infancy. Cognition 2002; 83: 223-40. 55. Levy LM, Reis IL, Grafman J. Metabolic abnormalities detected by HMRS in dyscalculia and dysgraphia. Neurology 1999; 53: 639-41. 56. Moyer RS, Landauer TK. Time required for judgments of numerical inequality. Nature 1967; 215: 1519-20. 57. Barth H, Kanwisher N, Spelke E. The construction of large number representations in adults. Cognition 2003; 86: 201-21. 58. Cordes S, Gelman R, Gallistel CR, Whalen J.

Variability signatures distinguish verbal from nonverbal counting for both large and small numbers. Psychol Bull Rev 2001; 8: 698-707. 59. Pinel P, Dehaene S, Riviere D, LeBihan D. Modulation of parietal activation by semantic distance in a number comparison task. Neuroimage 2001; 14: 1013-26. 60. Whalen J, Gallistel CR, Gelman R. Non-verbal counting in humans: the psychophysics of number representation. Psychol Sci 1999; 10: 130-7. 61. Dehaene S, Akhavein R. Attention automaticity and levels of representation in number processing. J Exp Psychol Learn 1995; 21: 314-26. 62. Dehaene S, Dupoux E, Mehler J.

Is numerical comparison digital: analogical and symbolic effects in two-digit number comparison? J Exp Psychol Human 1990; 16: 626-41. 63. Brannon EM, Roitman JD. Nonverbal representations of time and number in animals and human infants. In Meck WH, ed. Functional and neural mechanisms of interval timing. Boca Raton: CRC Press; 2003. p. 143-82. 64. Dehaene S, Dehaene-Lambertz G, Cohen L. Abstract representations of numbers in the animal and human brain. Trends Neurosci 1998; 21: 355-61. 65. Dehaene S, Bossini S, Giraux P. The mental representation of parity and number magnitude. J Exp Psychol Gen 1993; 122: 371-96. 6. Fias W, Brysbaert M, Geypens F, D’Ydewalle G. The importance of magnitude information in numerical processing: evidence from the SNARC effect. Math Cognition 1996; 2: 95-110. 67. Gevers W, Reynvoet B, Fias W. The mental representation of ordinal sequences is spatially organized: evidence from days of the week. Cortex 2004; 40: 171-2. 68. Gevers W, Reynvoet B, Fias W. The mental representation of ordinal sequences is spatially organized. Cognition 2003; 87: B87-95. 69. Rusconi E, Kwan B, Giordano BL, Umilta C, Butterworth B. Spatial representation of pitch height: the SMARC effect. Cognition 2006; 99: 113-29. 70.

Fias W, Lauwereyns J, Lammertyn J. Irrelevant digits affect featurebased attention depending on the overlap of neural circuits. Cogn Brain Res 2001; 12: 415-23. 71. Rao SM, Mayer AR, Harrington DL. The evolution of brain activation during temporal processing. Nat Neurosci 2001; 4: 317-23. 72. Simon O, Mangin, JF, Cohen L, Le Bihan D, Dehaene S. Topographical layout of hand, eye, calculation and language-related areas in the human parietal lobe. Neuron 2002; 33: 475-87. 73. Chochon F, Cohen L, Van de Moortele PF, Dehaene S. Differential contributions of the left and right inferior parietal lobules to number processing.

J Cogn Neurosci 1999; 11: 617-30. 74. Seymour SE, Reuter-Lorenz PA, Gazzaniga MS. The disconnection syndrome: basic findings reaffirmed. Brain 1994; 117: 105-15. 75. Cohen L, Dehaene S. Cerebral networks for number processing: evidence from a case of posterior callosal lesion. Neurocase 1996; 2: 155-74. 76. Bjoertomt O, Cowey A, Walsh V. Spatial neglect in near and far space investigated by repetitive transcranial magnetic stimulation. Brain 2002; 125: 2012-22. 77. Rushworth MF, Ellison A, Walsh V. Complementary localization and lateralization of orienting and motor attention. Nat Neurosci 2001; 4: 656-61. 78. Jordan N, Montani T.

Cognitive arithmetic and problem solving: a comparison of children with specific and general mathematics difficulties. J Learn Disabil 1997; 30: 624-34. CONTEMPORARY COGNITIVE THEORIES ABOUT DEVELOPMENTAL DYSCALCULIA Summary. Aim. To analyze the current theories describing the cognitive mechanisms underlying developmental dyscalculia. Development. The four most researched hypotheses concerning the cognitive deficits related to developmental dyscalculia, as well as experimental evidences supporting or refusing them are presented. The first hypothesis states that developmental dyscalculia is consequence of domain general cognitive deficits.

The second hypothesis suggests that it is due to a failure in the development of specialized brain systems dedicated to numerosity processing. The third hypothesis asserts the disorder is caused by a deficit in accessing quantity representation through numerical symbols. The last hypothesis states developmental dyscalculia appears as a consequence of impairments in a generalized magnitude system dedicated to the processing of continuous and discrete magnitudes. None of the hypotheses has been proven more plausible than the rest. Relevant issues rose by them need to be revisited and answered in the light of new experimental designs.

Conclusions. In the last years the understanding of cognitive disorders involved in developmental dyscalculia has remarkably increased, but it is nonetheless insufficient. Additional research is required in order to achieve a comprehensive cognitive model of numerical processing development and its disorders. This will improve the diagnostic precision and the effectiveness of developmental dyscalculia intervention strategies. [REV NEUROL 2009; 49: 143-8] Key words. Arithmetical achievement. Developmental dyscalculia. Intraparietal sulcus. Magnitude. Number module. Numerosity. Reaction time. 148 REV NEUROL 2009; 49 (3): 143-148