Sobre derechos civiles y laborales en relación a la prostitución

Sobre Derechos Civiles y Laborales en Relación a la Prostitución Aproximaciones de personas comunes a un debate teórico Autoras: Georgina Lira – Psicóloga Social Griselda Fernandez 2 Resumen introducto PACE 1 or36 to View nut*ge A raíz de la presentación de proyectos de ley que, pensando en la protección de las personas prostituidas, buscan el reconocimiento de la prostitución solicitando que se la reconozca “un trabajo como cualquier otro”, y de la postura asumida recientemente por Amnesty en relación a la liberación de la industria del sexo, equiparándola con cualquier otra, dos amigas empezamos a lantearnos preguntas.

Preguntas que, en cualquier otra industria o trabajo, suelen resolverse apelando a las normativas generales y particulares de cada actividad. Pero las respuestas no cerraban. Por más vueltas que le dábamos, en lo poco que sabíamos de las reglas del trabaio. las resouestas resultaban siemore en una innecesarias, tenían una base firmemente justificada, y que todas esas cosas tienen como objetivo proteger tanto a quien trabaja, como al resto de las personas. Tanto a quienes se relacionan con su trabajo como quienes no. Armamos entonces un listado con las preguntas.

Descubrimos que las leyes de trabajo no son ajenas a las leyes de comercio y a

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
los derechos de las personas, y que las actividades independientes no se regulan sin tener en cuenta las mismas reglas que se usan de base para, por ejemplo, habilitar un comercio o una oficina. Descubrimos que tenemos derecho a conocer mucha Informaclón que no es accesible (salvo que se sepa cómo buscarla) y que afecta actividades tan diferentes entre si como la arquitectura, la medicina, la limpieza y el comercio. Que las actividades, cuando no se ajustan a ciertas reglas m[nimas, dejan de ser trabajo para llamarse explotación o esclavitud.

Y también descubrimos que la prostitución y la industria del sexo no pueden adecuarse a muchas de ellas. NI squiera en forma autónoma. Aunque se desee hacerlo. por ejemplo, todas las leyes que hablan de comercio o contratación de servicios están sujetas a reglas que deben cumplir ambas partes. Todos los convenios y las leyes que hablan de trabajo, remiten a empleadx y empleadorx, prestadorxy consumidorx, comerciante y cliente, y establecen categorías. Incluso las más generales cuando hablan de los semcios del Estado, hablan del Estado y de lxs ciudadanxs.

Ninguno de los proyectos habla sino de las ersonas prostituidas, de las organizaciones formadas por ellxs y del Estado. Los clientes parecieran no tener partici 2 OF Otro eiemplo formadas por ellxs y del Estado. Los clientes parecieran no tener participación. Otro ejemplo, lo encontramos en las normas de seguridad e higiene. Nos facilitaron un listado en el que se define el riesgo de contagio de diferentes enfermedades. Ese listado indica qué medidas de seguridad hay que tomar en función del riesgo de contagio. Este listado se usa para saber cuándo usar guantes, cuándo usar barbijo y cómo tiene que ser un consultorio.

Para eso se piensa en el rado de exposición en el trabajo, o sea, si voy a estar sentada al lado de alguien o si me van a operar. Como el listado era inentendlble, consultamos con médicxs. Y para nuestra sorpresa, la respuesta fue que “aún usando preservativo, una persona prostituida puede agarrarse cualquiera de las cosas de la lista que sean de nivel 2 0 3, porque la gran mayor[a se transmite por contacto con saliva, sangre, piel o por aerosoles, que son gotitas microscópicas de agua que están en la respiración. Y no hablamos de un contacto simple, sino de largos períodos reiterados de exposición.

Piensen que no es lo mismo tener relaciones tres o cuatro veces por semana que varias veces al día, con diferentes personas durante años. También hay muchas asintomáticas, que ni te enterás que las tenés hasta que ya es tarde o están avanzadas. Y tengan en cuenta que las mujeres sufren más leslones que los hombres cuando tienen sexo, así que se contagian más fácil”. Nos hablaron de “microlesiones”, que son lastimaduras muy chiquitas que no se ven o de irritación, que también permite la entrada de esta es. Nos quedamos mudas. Al contrario de lo de estas enfermedades. Nos quedamos mudas.

Al contrario de lo ue siempre nos dijeron, ellas son las que están más en riesgo, no los clientes. Así decldimos profundizar en algunas cosas que sabíamos que existían, pero no teníamos demasiado en claro, y empezamos a hablar con abogadxs también para que nos aclaren algunas cosas respecto de las leyes, pero sin decir que hablábamos de prostitución. Lo que resultó fue el principio de un trabajo que nos llenó de más preguntas, pero diferentes. ¿Por qué no tiene el mismo derecho a la salud una persona prostituida que unx médlcx o lxs empleadxs de limpieza de un hospital? ?Puede reconocerse como trabajo genuino o digno una ctividad que pone en riesgo a quien la ejerce para el goce de quienes contratan sus servicios? Les invitamos a leer el trabajo. 4 Desarrollo El objetivo de este trabajo es indagar en las normativas vigentes y de aplicación más generalizada en el ámbito laboral a fin de evaluar lo más objetivamente posible posibilidad de la adecuación de la prostitución a la normativa vigente en el este ámbito; así como suponer el impacto que tendría esta adecuación en otros sectores.

Partimos de la hipótesis que la a aprobación de los proyectos de reglamentación / legalización presentados no haría ás que consolidar y legitimar la violación de los derechos más elementales de lxs trabajadorxs en general, de acuerdo con este primer análisis, y que, por arse las excepciones 4 necesarias para que estos situación de prostitución o viven del trabajo sexuall pasarían a ser ciudadanxs de segunda clase (algo que nuestra constitución prohíbe explícitamente) cuyos derechos se verían condiclonados y amoldados a la economía de mercado, y adecuados a las reglas de negociacion de defensa del consumidor.

Obedeciendo a la premisa de la Declaración Universal de los Derechos Humanos2 de que los erechos allí enumerados son para todas las personas, no se tendrán en cuenta las jerarquías establecidas socialmente entre profesiones, y partimos de la premisa de igualdad ante la ley. or ésto, consideramos que son válidas las normativas que atañen a las profesiones, tomando de ellas las formas en que se traducen los derechos de lxs trabajadorxs, más allá de diferencias que parten de las especificidades propias de las actividades entre médicxs, abogadxs, secretarixs, oficinistas, empleadxs domésticxs, funcionarixs y obrerxs de todas las industrias.

Existen, más allá de las especficldades de cada sector laboral, ormativas generales, cuyo parámetro son las emitidas por entidades de carácter internacional y que se adaptan a las necesidades de cada actividad, e incluso a actividades comerciales relacionadas con las diferentes industrias. De este modo, es obligatorio el uso de guantes en la preparación y manipulación comercial de alimentos, tanto como en las diferentes profesiones que se vinculan al área salud.

Al mismo tiempo, es la misma normativa la que rige el acoso sexual en el ámbito laboral de un consultorio ginecológico que en un supermercado y son los estándares de seguridad I s 6 el material en que se conf os estándares de seguridad los que definen el material en que se confecciona la ropa de trabajo para albañiles, médicxs y bomberxs.

Sin embargo, la industria del sexo, por la naturaleza de sus actividades, se ve imposibilitada de cumplir con una serie de normas que rigen la vida laboral de las personas que participan en cualquier otra industria, y que de no cumplirse, pueden derivar inclusive en el cierre de empresas, multas e indemnizaciones de diferentes valores e inclusive prisión para quienes incurran en su incumplimiento.

Nuestra hipótesis es que más allá de su extendlda existencia, la prostitución no puede ser onsiderada un trabajo como cualquier otro, sino la explotación de personas en situación de vulnerabilidad por diferentes razones (de necesidad o inclusive culturales o religiosas), y que para que se la reconociera “un trabajo como cualquier otro”, sus características inherentes harían imposible el cumplimiento de normativas básicas que, en otros sectores, pretenden ser garantes de “en situación de prostitución o viven del trabajo sexual”: depende de la concepción ideológica de la prostitución la palabra adecuada para referirse a la prostitución. Para los fines de este artículo, se considera propiado el uso de “persona prostituida”, que hace referencia a toda persona que preste lo que ciertos grupos denominan “servicios sexuales”, más allá de su edad o de la razón por la que lo hicieren, y sin realizar una separación entre acción voluntaria o involuntaria.

Simplemente, nos remitire onar acerca de 36 las normativas laborales, e s derechos civiles, la las normativas laborales, en relación a los derechos civiles, la constitución y las normativas vigentes a las que deberá adecuarse la industria del sexo Declaración Universal de Derechos Humanos. Texto completo en: http://www. hchr. org/Documents/Publications/ABCAnnexessp . pdf los derechos de las personas en el ámbito laboral en que desarrollen sus relaciones interpersonales y actividades. Sabemos por varios estudios realizados en diferentes países3 que la mayor parte de quienes componen el colectivo de personas prostituidas son mujeres, niñas, niños, personas trans y adolescentes, en general provenientes de los estratos socioeconómicos más bajos y migrantes, aunque en menor proporción encontramos hombres, y mujeres de estratos socioeconómicos más elevados.

También podemos aseverar en función de diferentes nálisis de la industria del sexo, que un número importante de personas prostituidas ha ingresado en ella a temprana edad (antes de los 18 años), que su expectativa de vida es de aproximadamente 40 años (variando en pocos años más o menos de acuerdo al país y región que se analice) y que conforman un grupo de altísimo riesgo de salud (no sólo en relación a las ITS, sino a otras patologías de diversa índole), asi como que tienen más posibilidades de ser víctimas de diferentes delitos que otros grupos. En cuanto a la Seguridad e Higiene laboral tiene por objeto la aplicación de medidas y el esarrollo de las actividad para la prevención de 1 55 de la OIT sobre seguridad y salud de los trabajadores y medio ambiente del trabajo. Para su cumplimiento se han establecido normas denominadas de seguridad y de bioseguridad que si bien pueden variar dependiendo del espacio, industria y actividad a la que se apliquen, tienen como base las normas ISO (internacional) e IRAM4 (nacional), citadas en los documentos respectivos de ARTS. rotocolos de seguridad industrial, bioseguridad y seguridad laboral, y que están plasmados en la legislación respectiva vigente. Estas normas están basadas en la xperiencia, la información y conocimiento disponibles, y que han Sldo publicadas por organizaciones de salud y laborales, tanto nacionales como internacionales, basadas en informacion estadística recopilada a lo largo de la historia. Están también incorporadas a la costumbre, y su incumplimiento se toma frecuentemente como señal de alerta para la propia seguridad. Es interesante notar que estas normas están no sólo orientadas a preservar la salud de quien debe respetarlas sino la de otras personas involucradas en la actividad y la de la comunidad en general.

Así, por ejemplo, en caso de uso de piscinas públicas o erteneciente a clubes o consorcios, es necesario para el ingreso al predio cumplir con determinados estándares de salud y pautas de uso tendientes a cumplir con estas normas, tanto como al mantenimiento de determinados estándares de calidad, la preservación de las instalaciones y la salud de quienes a ellas acuden. Dicho control orientado al cumplimiento de las normas de uso ha llevado, por ejemplo, a incorporar al agua de las piscinas líquidos específicos que ayudan a 33 llevado, por ejemplo, a incorporar al agua de las piscinas líquidos específicos que ayudan a identificar a quienes orinan en ellas.

No sólo para evitar el olor a orina, sno por el riesgo sanitario que implica, dado que la orina es uno de los medios por los que se transmiten enfermedades, sobre todo si entra en contacto con una porción lesionada de piel. En cuanto a las medidas de control de salud, es habitual que se solicite una “revisación médica” que, dependiendo de la institución, puede incluir estudios invasivos como el PAP, un simple certificado médico de buena salud general, certificado de aptitud física para actividades deportivas, o simplemente limitarse a una inspección para verificar ausencia de hongos, parásitos (piojos, por Tomamos como referencia el informe de personas prostituidas atendidas por Médicos en el Mundo, según su informe 2014: http://www. medicosdelmundo. es/memorias/2014/01. php? d_pag= 13 La Norma IRAM 80059 de “Clasificación de microorganismos infectantes por grupo de riesgo para humanos y animales, y su relación con los niveles de bioseguridad según la actividad desarrollada” listan y clasifican potenciales agentes perjudiciales para las personas prostituidas. Consideramos que la prostitución es una actividad de alto riesgo dado que implica un contacto cercano y directo con fluidos y secreciones corporales, ucosas, aerosoles, salpicaduras, etc. Texto completo: http://www. codeinep. org/l %20Bioseguridad. pdf del uso común de la piscina y el espacio que la rodea. No sucede lo mismo en balnearios naturales (lagos, mares, playas, lagunas, etc).

Estos sitios suelen (o deberían) ser señalizados ante la presencia de potenciales agentes infecciosos o parásitos. por ejemplo, desagües cloacales, descargas de líquidos industriales e incluso, hay advertencias acerca de la existencia de determinados organismos parasitarios o seres vivos que puedan ocasionar daño a la salud o lesiones, como los iojos de pato, medusas, marea roja, etc. ¿Cuál sería su reaccion si observara que su dentista no usa ni barbijo, ni guantes, ni esteriliza los instrumentos con que va a revisar su boca? ¿O si de pronto lxs ginecólogxs dejaran de utilizar guantes, material descartable y utilizaran un mismo instrumento para tomar muestras de papanicolau de todas las pacientes sin esterilización previa?

A los fines de este artículo, tras haber leído diferentes normativas relacionadas con diferentes espacios y actividades, consideramos que la que más se ajusta a las prácticas de la industria del sexo on aquellas que remiten a la medicina y a los laboratorios bioquímicos, así como a veterinarias, dado que son las únicas que contemplan procedimientos invasivos, salpicaduras, aerosoles, contacto con fluidos y secreciones corporales, mucosas, semen, flujo vaginal, saliva, sudor, etc. ; algo habitual e inherente a la actividad relacionada con los “servicios sexuales”. Pese a nuestra escasa formacion en medicina, no hemos encontrado otro parámetro en otras industrias que contemple el manejo de orina, material fecal, mucosas, sangre, sudor y residuos patológicos (por ejemplo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *