SIMON RODRIGUEZ

SIMON RODRIGUEZ gy RAISMAR96 1 17, 2015 E pagcs SIMÓN RODRíGUEZ Nació en Caracas, el 28 de octubre de 1769. su nombre completo era Simón Narciso de Jesús Carreño Rodríguez . Fue bautizado el 14 de noviembre de 1769 como un niño expósito (dicho de un niño, abandonado o cedido para su adopción a un orfanato), fue criado casa del Sacerdote Alejandro Carreño, tomando su apellido y es conocido como Simón Carreño Rodríguez. A Simon Rodríguez le encantaba estudiar y estar en contacto con los libros que le permitían nuevo conocimiento.

Era un niño muy preguntón y como no siem re los maestros odian responder sus reguntas, Simón se alcance. En junio del 1793 se MAESTRO SIMON R s que tuviera a su or6 to View nut*ge los ntos Ronco. Simón Rodriguez fue admitido como ayudante del educador Guillermo Pelgrón, quien era maestro principal de primeras letras. su tendencia era enseñar y su pobreza le exigía trabajar. Pelgrón solicita al Cabildo que se le dé la dirección de la Escuela Municipal.

El Cabildo le otorga el título de maestro a la edad de 20 años. Su primera aula de clases tiene 114 alumnos, siendo la mayoría pertenecientes a las familias más pudientes de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
la ciudad. Cuando lo nombraron Maestro. Tan buena fama adquirió el Maestro también heredero de una gran fortuna, haciendas, esclavos y una mina, y por eso necesitaba orientación y aprender algo de letras y de números. Así fue como Simón el Maestro conoció a Simón Bolívar el niño.

En 1794 presentó un escrito critico “Reflexiones sobre los defectos que vician la escuela de primeras letras en Caracas y medios de lograr su reforma por un nuevo establecimiento”. Las ideas vertidas en este ensayo parten de la necesidad de formalizar la educación pública por medio de la creación de nuevas escuelas y la formaclón de buenos profesores; de esta forma, argumentaba, se promovería la ncorporación de más alumnos (incluyendo a los niños pardos y negro s) y la disminución progresiva de la enseñanza particular; se requería además buenos salarios.

En 1797 se vincula al proyecto de emancipación inspirado por el pedagogo mallorquín Juan Bautista Picornell, en asociación con venezolanos Manuel Gual José María España. Luego del descubrimiento y fracaso de esta primera tentativa revolucionaria, Rodríguez es expulsado de Venezuela, donde no regresó jamás. EXILIO En 1797 luego de su salida del país, se traslada a Kingston Oamaica) donde residirá por algún tiempo y en el que cambiará su nombre por el de Samuel Robinson. Posterio a Estados Unidos donde vive hasta mismo los moldes de imprenta de sus obras.

Tres años después viajó a Bayona, en Francia, donde se registró bajo el nombre de Samuel Robinson ” El 15 de agosto de 1805, Robinson y Bolívar ascienden en paseo a una de las siete colinas de Roma, al Monte Sacro, hablan, examinan la situación de la América esclavizada; ven en lo profundo la fuerza que se requer(a para tal acción, y Bolívar con lagrimas en sus ojos se volteó hacía su maestro y dijo, “Juro delante de usted por el Dios de mis padres; juro por mi honor que y juro por la patria que no daré descanso a mi razo ni reposo a mi alma, hasta que no haya roto la cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español” Entre los años de 1806y 1823, se hospeda en Italia, Alemania, Rusia, Prusia y Holanda. En París conoció a Fray Servando Teresa de Mier, un sacerdote revolucionario de origen mexicano, y lo convenció para que juntos abrieran una escuela de lengua española. También estudió física y qumica, y se convirtió en el expositor de orden de las investigaciones del laboratorio para el cual trabajaba.

Participó en juntas secretas de carácter socialista, estudió literatura y lenguas y regentó una escuela de primeras letras en ueblecito de Rusia. Inventó un novedoso sistema de enseñanza con varios tópicos, de los cuales uno estaba desti manejo de la escritura: 31_1f6 colocaba a sus alumnos co en triángulo y los dedos libertad el índice, el medio y el pulgar. Y los ejercitaba en seguir sobre el papel, situado oblicuamente, los contornos de una plancha de metal donde se había trazado un óvalo. De esta figura formaba todas las letras. Ya para el año de 1804 se encuentra con el Libertador Simón BollVar y juntos realizan un largo viaje por Europa.

Simón Rodríguez fue testigo de la coronación de Napoleón Bonaparte en Milán, como Rey de Italia y de Roma. RETORNO A AMERICA Animado por las noticias que le llegaban de América, Simón Rodríguez emprendió viaje de regreso a América en 1823. Usando nuevamente el nombre de Simón Rodríguez, en el año de 1824 en Colombia establece la primera escuela taller. En su largo exilio había madurado cada vez más sus ideas en torno a la educación y la política, nutriéndose, fundamentalmente, del pensamiento de Montesquieu. Es cierto que Rodríguez acogió las ideas de la Ilustración, pero las utilizó como referencia para la construcción de un proyecto muy original.

Atendiendo el llamado de Simón Bolívar desde el Perú es nombrado “Director de la educación Pública, Ciencias, Artes Físicas y Matemáticas” y “Director de Minas, Agr’cultura y Vías Publicas” de Bolivia. A mediados de abril de 1825 inició, junto con Bolívar, un recorrido por Perú y Bolivia. En Arequipa organizó una casa de estudios; después subió al Cuzco, donde fundó un colegio para varones, otro para niñas, un hospicio y una casa de refugio para desvalidos en el departam hizo otro tanto. para los desvalidos en el departamento de Puno hizo otro tanto. En septiembre, ya acompañados del general Antonio José de Sucre, presidente de Bolivia, entraron ambos en La paz, antes de dirigirse a Oruro y a Potosí.

En el año 1826, establece una segunda escuela taller en Bolivia, pero el Mariscal Antonio José de Sucre, quien era presidente de Bolivia, no tenía buenas relaciones con él, por lo que Simón Rodríguez renuncio el mismo año, dedicándose el resto de su vida como educador y escritor, viviendo entre Perú, Chile y Ecuador. SUS ÚLTIMOS ANOS En 1834 publicó Luces y virtudes sociales, obra acabada de su gran proyecto de instrucción. Desgraciadamente, su suerte se vio teñida una vez ás por la fatalidad: el terremoto de Concepción de 1835 acabó con todo, incluyendo la estancia de Simón Rodríguez en esa ciudad, “en América no sirvo para nada”, exclamaría. Se marchó a Santiago de Chile y protagonizó un maravilloso encuentro con Andrés Bello, del cual brotaría parte impulso de la universidad fundada por el insigne humanista. En 1842 se encuentra en Lima, donde reedita su obra “Sociedades americanas” publicada en 1828.

Un año después emprende un viaje con destino a Ecuador, ocurriendo a su paso por el puerto de Paita (Perú) una entrevista entre él y Manuela Sáenz, ésta anciana y próxima a orir. A Ecuador llega a fines del m itando Guayaquil, Quito y clases en el colegio San Vicente. En los años finales de su vida Rodríguez va a Guayaquil, donde se perderá buena parte de su obra en un incendio ocurrido dicha ciudad. En 1853 emprende de nuevo viaje al Perú, lo acompañan su hijo José y Camilo Gómez, compañero de éste; será Gómez quien lo asistirá en el momento de su muerte ocurrida en el pueblecito de Amotape en Perú el 28 de febrero de 1854.

Y desde allí, al siglo justo de su fallecimiento, fueron devueltos a su Caracas natal, donde reposan Panteón Nacional desde el 28 de febrero de 1954. SIMÓN RODRÍGUEZ • Con su pluma, sus ideas, conocimientos, filosofía y pedagogía, Simón Rodríguez se encargó junto a Andrés Bello de educar e inspirar al futuro Libertador de América. La Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, que nació con el Núcleo de Caricuao en octubre de 1971. • La Misión Robinson que fue creada en honor al maestro Rodríguez, durante el mandato del presidente Hugo Chávez con el fin de erradicar el analfabetismo en el país. • En Cali , Valle del Cauca – Colombia se fundó la Institución Educativa Técnica de Comercio Simó n honor a Simón Rodríguez.