Simón Bolívar en su faceta de escritor

Simón Bolívar en su faceta de escritor gy hdn1557 OcopaTIR 10, 2016 | 22 pagos Simón bolívar como escritor Ensayo 8 Marisol Rey castillo* Retrato anónimo de El Libertador en su escritorio (1829) Resumen Muchos estudios se sobre El Libertador, e héroe, pero poco se PACE 1 to View nut*ge he olivar, el hombre, y o una de las facetas más prolíficas de su vida: su escritura. Entiéndase esta escritura no sólo como el producto de su acción libertadora, sino también como obra estética de carácter literario.

En sus proclamas y sus cartas personales se hallan impresos no sólo su pensamiento, luchas, sentimientos y eseos, sino también un estilo nuevo y fresco con respecto a la literatura de su época, lo cual significa que Bolívar fue un verdadero revolucionario en más de un campo. Palabras clave Simón Bolívar, El Libertador, héroe, hombre, pensamiento, sentimiento, escritura, proclamas, literature of his period, and this means that Bolívar was a real revolutionary in more than one sense.

Keywo r ds Simón Bolívar, El Libertador, hero, man, thought, feelin% writing proclamation, letters, critic, neoclassicism, poetical, Style, independency, revolution. Recibido: 23 de marzo del 2010 – Aprobado: 15 de junio del 2010 Licenciada en Español—lnglés, Universidad Pedagógica

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
Nacional (2002), magister en Lingüística Española, Instituto Caro y Cuervo (2005). Docente tiempo completo, Licenciatura en E. B. E.

Lengua Castellana e Inglés, Facultad de Educación, Universidad Antonio Nariño. [email protected] edu. co [email protected] com Universidad Antonio Nariño • Facultad de Ciencias de la Educación Revista PAPELES En las palabras que nos ha dejado escritas está el Bolívar vivo que tenemos Se exalta, se desespera, ordena, impetra, desnuda sus sentimientos Su lengua fue uno de sus mayores dones. Uslar Pietri (1 ggo: 138). Simón Bolívar ha logrado inmortalizarse gracias a sus hazañas y su vida misma.

De este personaje se han tenido muchas opiniones: por un lado están sus fervientes seguidores, quienes lo idolatran y veneran -casi como si de un santo se tratara- por ser el héroe que otorgó la independencia a la Nueva Granda y la Nueva Castilla; por otro lado están sus detractores, quienes aseguran que ha sido mitificado innecesaria sólo fue un ser humano con much erosos Sean cuales sean las opiniones, El Libertador ha sido conocido y reconocido por dos facetas: el éroe y el hombre.

Sin embargo, muy poco se ha dicho de Simón Bolívar el escritor: ese hombre que en medio de sus largos viajes e inagotables campañas encontraba tiempo para tomar un papel y una pluma y plasmar su pensamiento, o para escribir una caña a sus familiares y amigos. Un acto lingüístico y literario en el que también fue revolucionario y estuvo a la vanguardia de la época en la que se encontraba.

Desde aquí se abordará esta faceta poco conocida pero igual de importante a las que se han estudiado durante cas’ doscientos años por biógrafos e historiadores. En esta exploracion sobre Simón BollVar como escritor, se hace necesario partir desde lo que conocemos de este personaje para después adentrarnos en la época literaria en la que vivió, la crítica sobre su producción y finalmente las características propias de su prosa y su poesía.

Caraqueño de nacimiento, pero americano de corazón, Simón Bolívar, apodado El Libertador por el Cabildo de Mérida en 1813, vivió y fue el protagonista principal de la historia de Sudamérica en una época turbulenta, caracterizada por la confusión, la intriga política, la división ideológica la indecisión entre ser fiel a un régimen colonial que habra imperado por más de trescientos años, y obtener la independencia absoluta que les daría el poder para liderar el destlno de sus pueblos.

La caótica situación española de finales del siglo XVIII había hecho que los latinoamericanos tomaran d situación española de finales del siglo tomaran decisiones sobre su rumbo a través de las juntas de gobierno en las dlferentes poblaciones de los nuevos reinos. El joven Simón Bolívar comenzó de esta manera la causa independentista en Caracas, que después, por diversas circunstancias, extendió a tros territorios y que, finalmente, tras varios años e incontables adversidades desemboca en la libertad de lo que hoy son cinco naciones.

Asi pasa El Libertador a los anaqueles de la historia como un héroe revolucionarlo, un personaje profundamente comprometido con la libertad y la independencia latinoamericanas. También está la figura de Simón Bolívar, el ser humano, el «hombre de las dificultades» (Bolívar, 1944: VIO, 259) como él mismo se definió en una carta escrita al General Santander en 1825. Cuarto hijo -entre cinco- de una familia acomodada e influyente de Caracas, quedó huérfano los nueve años y fue criado bajo la tutela de su tio materno y de dos figuras notables de la época, Simón Rodríguez y Andrés Bello.

Con tan sólo dieciséis años tomó las riendas de su propia vida y desde entonces libró batallas personales con el mismo ardor con que libró las independentistas. Tuvo fama de ser terco, voluntarioso, impulsivo, impaciente y temperamental. Nunca se conformaba con lo que la vida le ofrec(a, siempre quiso más y por ello iba a la vanguardia tanto en pensamiento como en conducta, siendo tan revolucionario en su vida privada como en la pública.

Como amigo era leal, incondiciona siendo tan revolucionarlo en su vida privada como en la pública. Como amigo era leal, incondicional e indulgente, como amante era temerario y entusiasta, si bien nunca fiel. Después de enviudar, juró no volver a casarse, sin embargo eso no le impidió tener varios romances, muchos de ellos con mujeres casadas como Fanny Du Villars, Teresa Laisnay, y Manuela Sáenz, entre otras, o con mujeres prohibidas, como Isabel Soublette, hermana de uno de los generales del ejército realista.

No obstante, su verdadero amor no fue otorgado a ninguna de ellas, sino a a independencia, la tan añorada emancipación papeles • Volumen 2 No. 3 • Enero -Junio de 2010 10 Fragmento de una carta de Simón Bolívar a Manuela Sáenz (1825) a la que buscó desde joven, a la que encontró en su adultez y a la que casi ve morir al final de sus días. En el desenlace de su vida, Bolivar siente que su labor no sirvió para nada; es traicionado por quienes decían ser sus amigos y muere desterrado de su tierra natal.

A pesar de los prolíficos estudios sobre su vida y obra, muy poco se ha dicho sobre su faceta como escritor. Con ciento ochen clamas, eintiún mensajes, catorce , dieciocho función como Libertador y como ser humano, y quizás eso ha hecho que este acto escritor pase tan desapercibido o cotidlano como el mismo acto de empuñar la espada para ir a la batalla o de dar besos en las mejillas de sus hermanas cuando llega a San Mateo.

Sin embargo, es conveniente estudiar su escritura no sólo como producto de su labor heroica ni de su esencia humana, sino también como una revolucionaria obra de arte expresada con el fin de ser más que unas pocas palabras que plasman su pensamiento o que influyen en sus oyentes, como acto lingüistico ue significa más que unos tantos sustantivos y unos cuantos verbos; significa una revolución dentro de la época literaria que lo enmarca.

Fragmento de una carta de Simón Bolívar a María Teresa Rodríguez del Toro, su novia en aquella época (1801 a quien llamaba «Amable hechizo del alma mía» El momento literario en el que se ublca cronológicamente a Bolívar es el neoclasicismo. Este movimiento cultural, artístico y literario que se desarrolló desde mediados del siglo XVIII hasta las primeras décadas del s» después 6 fue sustituido por el Roma e como da preferencia a la razón frente a os sentimientos, impone reglas a las que se deben La del mariscal Sucre. justar las obras literarias, rechaza lo imaginativo y lo fantástico, ya que no se escribía para entretener, sino para educar; tiene un marcado carácter crítico, didáctico y moralizador. En cuanto a la poesía, se caracterizó por su lírica de contenido ligero, con temas sobre amor, mitología, asuntos bíblicos, civiles y progresistas. Asimismo, por la reaparición de la fábula, el epigrama y otras composiciones moralizantes, y por la adecuación al escrito del ambiente y de personajes locales, incluyendo la flora y la fauna.

Hacia el final del movimiento —antes del surgimiento del Romanticismo- se tiende hacia la poes[a patriota, en forma de odas e himnos heroicos sobre las guerras independentistas. Con respecto a la prosa, ésta se caracterizó por el surgimiento del periodismo político, social y económico, como medio de difusión de la nueva ideología y revolución. Se dio el nacimiento de la verdadera novela realista hispanoamericana, en México, con José Joaquín izardi. Aunque dicho movimiento completo personales e íntimas que estaban relacionadas con su propia vida, con su propia esencia.

En este campo, al igual que en el campo de batalla, Bolívar fue un revolucionario; en lo literario así como en su vida privada, fue un rebelde que no se guiaba por parámetros preestablecidos ni por cánones dados. También lo dice Gil (Gil, citado por Cardozo, 1994: 16): «escribe sus discursos, proclamas y cartas en un lenguaje muy personal.. siempre matizado con giros elegantes y armoniosos; y hasta en ocasiones… revela inclinación al aticismo, al gusto estético acendrado, aún tratándose de actos pollticos».

Fue un vanguardista. Más que ser influido por una prosa heroica, fue él quien la influyó con us actos y su prosa. Fueron sus escritos los que animaron, a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, el tema revolucionario y el nuevo estilo naciente en las obras literarias. Fueron sus actos los Retrato anonimo Bolívar inspiradores de los cantos y alabanzas patrióticas. Así fue Simón Bolívar: «creador de un estilo nuevo de escribir que rompe con la prosa neoclásica de su época» (Arroyo, 1978: 170).

La obra escrita de El Libertador es muy extensa. Con un total de doscientos cuarenta y dos escrltos políticos, proclamas y discursos, y más de diez mil cartas enviadas a más de quinientas personas, Simón Bolívar dejó material suficiente como para llenar varios tomos2, ue lo que escribieron todos los otros tos. Su Su profusión en la escritura parece ir a la par con su grandeza como héroe y su versatilidad como ser humano. Quizás los escritos más leídos y conocidos de Bolívar son sus proclamas y discursos.

Todos ellos, difundidos actualmente por diversos medios y traducidos a múltiples idiomas, han sido fieles testigos del pensamiento e ideales de El Libertador. En sus mensajes políticos es palpable el ansia 2 La sola compilación que hace Vicente Lecuna de 2. 939 cartas abarca trece tomos. Papeles • Volumen 2 No. 3 • Enero -Junio de 2010 12 de emancipación, las ganas de libertad y la avidez por lograr una América unida que pueda decidir su destino lejos de la dominación de cualquier otro pueblo.

Todo su pensamiento está impreso en estos textos. Lo que fue y lo que esperaba ser como protagonista de la historia sudamericana está plasmado all[. Sus cartas también son parte importante de su obra. por un lado, están las epístolas de corte político, aquellas que le escribía a sus compañeros de campaña y a sus aliados en la batalla, y que no distaban en tema y forma a las proclamas y iscursos. Por otro lado, e personales, las que nos revelan parte de su vida V cualquier persona pondría en aquellas que envia a sus seres queridos.

Dentro de su obra, existen tres escrltos de excepción. El primero de ellos es Mi delirio sobre el Chimborazo, un poema en prosa en el que el autor de una carta al General de División Manuel Cedeño (1818) narra su extraño encuentro con el Tiempo y el encargo que éste le hace. El segundo texto es la crítica literaria a José Joaquín de Olmedo, poeta ecuatoriano y amigo de Bolívar. Dicha critica va en una de sus cartas a éste y versa sobre un himno ue el poeta escribe alabando las hazañas del héroe.

Y el tercero, la biografía que escribe sobre el General Sucre cuando éste es asesinado. Con tan vasta obra, queda más que confirmada la versatilidad y gran interés que Bolívar profesaba por el acto de escribir. No es de extrañar que con tantos escritos, fuera innovador del estilo de su epoca. Parece un tanto atípico que a pesar del raudal de la obra de Bolívar, han sido pocos los estudios sobre ésta. La mayoría de ellos no pasan de comentarios exaltadores sin un profundo análisis d obras, como los que hace amuno,