Sexualidad humana

Sexualidad humana gy drado ACKa6pR 02, 2010 | 8 pagcs Liceo de Chacarita Ensayo: “La Sexualidad Humana” profesor: Alfonso Ramírez Piña Estudiantes: Julio Alejandro Gómez Martínez. Jeffrey Álvarez Morera sección: 10-3 20 Periodo 2010. Como respuesta a la la vida de todas las p Es necesario dar resp se plantean los jóven que preocupa a los a org on _ stas e va impregnando pa el ámbito sexual. que día con día a cuestionante r respuesta, o que la misma se limite solamente a los aspectos físicos, porque es importante recordar que el ser humano, es un ser integral, pero ue está formado de muchas partes, y muchas veces partes complejas, que cada una de esas partes, no es un ser aislado, sno que toda esta complejidad, forma al ser humano, y que si esta diversidad está bien ensamblada en la persona, se logra un ser completo, trascendente, único, y que alcanza la plenitud, la perfección.

La sexualidad es un tema importante para los cristianos de hoy en día. Ya no puede ser considerado como algo sobre lo cual no hablamos y con lo cual solamente lidiamos en privado. , ya que el hecho de ser un mito, pasó de moda

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
hace mucho tiempo. Debemos asumir los resultados del comportamiento sexual que emos en nuestra sociedad. a Biblia sobre el sexo, veremos que el propósito de Dios era que fuera uno de los más bellos y espléndidos regalos. Su propósito no es solamente la reproducción sexual. Dios diseñó el sexo para desarrollar una relación matrimonial efectiva basada en el deleite y placer mutuo del mismo. Dios diseñó el sexo para el placer, como una expresión de amor para el disfrute tanto del hombre como de la mujer.

El sexo no debe ser un deber doloroso, pero el placer sexual tampoco es su único propósito, relegar al acto sexual coital la relación entre el hombre y la mujer es dejar de ado que somos seres integrales, que estamos formados por varias partes, la física (que incluye entre muchas otras funciones la sexual) la intelectual y la espiritual, y que llevando a plenitud el ser integral, y unidos dos personas (hombre y mujer) integrales en un acto sexual, es decir, en la comunión de los esposos, en el tiempo determinado por Dios, nace la comunidad de la familia (los hijos).

No hay mejor comparación con la Santísima Trinidad que esta visión de familia que nace del amor conyugal El ideal de Dios para el sexo es que nos abstengamos antes del matrimonio y seamos fieles a nuestra pareja dentro del atrimonio. Estos límites son para nuestra propia protección. El sexo debe ser una fuente de placer y satisfacción que ayude a unir a las parejas, pero a menudo las experiencias anteriores pueden resultar dañinas. El sexo está diseñado para las relaciones que son permanentes, leales y anteriores pueden resultar dañinas.

El sexo está diseñado para las relaciones que son permanentes, leales y donde se respeta a ambos compañeros. Dios ha establecido un lugar seguro donde podemos descubrir, desarrollar y disfrutar nuestra sexualidad a plenitud. Esto es dentro de la relación llamada matrimonio en la que el dar y el ertenecer es mutuo. Debemos entender que el matrimonio no es solamente la ceremonia civil o religiosa. Eso es simplemente el testimonio público de un matrimonio. El matrimonio es una relación de toda la vida, honesta, de amor y exclusiva entre un hombre y una mujer.

El esposo y la esposa deben mantener esta relación al continuar escogiendo ser fieles y amarse el uno al otro por el resto de sus vidas. Muchos planificadores de salud y sicólogos están de acuerdo en que el comportamiento y las actitudes sexuales que han sido cada vez más aceptadas por nuestra sociedad en las ?ltimas décadas han tenido muchas consecuencias negativas. Existe una falta de conciencia sobre la salud sexual y es común que las personas tengan muchas parejas sexuales.

Estas cosas contribuyen a la pandemia del SIDA y al aumento de otras infecciones de transmisión sexual. Otras consecuencias son los embarazos de adolescentes, los abortos, los nlños abandonados y las madres solteras. Las actitudes perjudiciales hacia la sexualidad, como la idea de que ser hombre significa ser sexualmente agresivo, pueden contribuir a la violencia sexual, al abuso infantil 31_1f8 sexualmente agresivo, pueden contribuir a la violencia sexual, l abuso infantil y a la violación.

De todo esto queda claro que el comportamiento de las personas no va acorde con las intenciones de Dios para el sexo y las relaciones. Pienso que los cristianos deben redescubrir el plan de Dios para la sexualidad. Debemos examinar nuestras creencias, nuestros estilos de vida y revisar el comportamiento que modelamos. Tenemos la responsabilidad de llevar a cabo las alternativas radicales que ofrecen las actitudes saludables hacia el sexo. No vivimos en un mundo ideal. Existen muchos factores que presionan a los jóvenes de nuestra sociedad y los impacientan or tener sexo.

Algunos factores a tomar en consideracion son las creencias culturales, los valores y las costumbres, las experiencias de la niñez, el entorno social y el poderoso impulso sexual que es parte de nuestra naturaleza física. Con una mejor nutrición y salud física, los jóvenes a menudo llegan más temprano a la pubertad, a veces a los nueve o diez años. Sin embargo, en muchos países no es probable que se casen antes de los veinte años. Los jovenes están constantemente bajo presión por parte de los medios masivos de comunicación como la televisión, las revistas y la Internet.

Los medios de comunicación estén llenos de imágenes sexuales y desinformación. Si añadimos a esto la curiosidad natural de los jóvenes, su deseo de experimentar y la tendencia normal a desestimar los riesgos, podemos ver por q jóvenes, su deseo de experimentar y la tendencia normal a desestimar los riesgos, podemos ver por qué la experiencia sexual a menudo comienza a más temprana edad. para los jóvenes la presión de su entorno puede ser muy fuerte. Los adolescentes a menudo luchan por una identidad. Los jóvenes buscan la aceptación y aprobación dentro de su grupo de compañeros.

Necesitan una buena autoestima para poder esafiar la presión de su entorno y tomar sus propias decisiones. Los modelos de conducta también son muy importantes. Un factor clave en el desarrollo es tener una buena relación con los padres, pues solemos reproducir las situaciones por las que pasamos en nuestro propio hogar. Las investigaciones muestran que los niños que crecieron siendo testigos de relaciones violentas a menudo son menos capaces de formar relaciones estables y saludables más adelante en sus vidas.

Los maestros, otros familiares y los amigos mayores también pueden ser una fuerte influencia, así como figuras famosas en a cultura juvenil, como los músicosy actores. Con demasiada frecuencia, esta influencia puede ser negativa, y no positiva. Si la iglesia permanece callada, ¿entonces, cómo podemos ayudar a los jovenes a hacer buenas elecciones? Sin embargo, a veces, las personas tienen poca elección. Las desigualdades de género significan que las mujeres a menudo tienen poco control sobre las decisiones sexuales.

La pobreza puede significar que las personas no tengan medios para sobrevi sexuales. La pobreza puede significar que las personas no tengan medios para sobrevivir excepto por medio del trabajo sexual. Se deben proveer información correcta sobre temas sexuales y buenos modelos de conducta para los jóvenes. Debemos ayudarles a desarrollar una buena autoestima y actitudes saludables hacia el sexo, de manera que ellos puedan tomar buenas decisiones y eviten el comportamiento riesgoso. No podemos hacer esto si nos da pena hablar sobre estos temas.

Debemos empezar reconociendo que la sexualidad es una parte integral e importante de ser humanos, y debe ser valorada y respetada, no ignorada o negada. Debemos entender el verdadero propósito del sexo y deshacernos de cualquier mito o idea errónea. Uno de los primeros descubrimientos de Freud fue la sexualidad infantil. Hasta entonces, se aceptó, sin la menor duda, que los niños vivían una vida más o menos angelical, ajenos a toda idea, sentimiento y afecto que tengan que ver con lo sexual.

Se les negó cualquier tipo de fantasía y, sobre todo de placer sexual. Freud dijo lo contrario: existe una sexualidad infantil con sus propias regulaciones y características. Y este descubrimiento que escandalizó al mundo occidental produjo los cambios radicales en la concepción misma de la sexualidad humana. Y el gran cambio consistió en entender la sexualidad no como n hecho dado, de manera definitiva tan sólo por las marcas del cuerpo. Es decir, corporales de varón o mujer con las que nace todo niño nos sólo por las marcas del cuerpo.

Es decir, corporales de varón o mujer con las que nace todo niho no son suficientes. Sobre estas marcas físicas se inicia un largo proceso destinado a conformar la virilidad y la feminidad. No basta pues, poseer un cuerpo de varón o de mujer, puesto que, cuando nace, el niño no sabe de mismo si es varón o mujer. Hacen faltan muchos, muchísimos otros elementos que, a lo largo de la vida y hasta la muerte, van construyendo la sexualidad. En estricto rigor, este proceso se inicia antes del nacimiento.

Piénsese que ningun padre y ninguna madre permanecen indiferentes frente a su propio deseo: no quieren solamente un hijo, sino también o una niña o un niño. Este deseo tiene un inmenso valor puesto que asi se aslgna ya al hijo un rol de acuerdo a su género y se le espera en un espacio construido o para un niño o para una niña. Estos deseos pueden llegar a ser tan intensos que, si la realidad los contradice, el destino sexual del hijo puede verse seriamente comprometido. El ser humano es un ser de compañía, primero porque no puede vivir solo.

Segundo, porque para ser en el mundo requiere necesariamente la presencia y la acción del otro. Cada uno de nosotros es el producto de un sinnúmero de identificaciones que se han ido operando a lo largo de la vida: los padres, los hermanos, los amigos, los profesores, los personajes reales y también los imaginarios que ofrecen los medios de comunicación, en especial la televisión. Los padr los imaginarios que ofrecen los medios de comunicación, en especial la televisión. Los padres, sobre todo la madre, son los primeros agentes en este aprendizaje.

Si un niño se criase solo, no podría construr su exualidad, porque carecería de modelos. Somos, pues, el efecto de un complejo y difícil modelaje que no termina. Vivir, permanecer como varones o mujeres, poseer deseos, aspiraciones, fantasías, anhelos y utopías implica ser movidos por modelos conscientes e inconscientes que actúan en nosotros, incluso en contra de nuestra voluntad. No es fácil ser varón o mujer. Pero es la única tarea que nos compete a tiempo completo y en la cual tenemos la posibilidad de encontrarnos con nuestras auténticas realizaciones.

En este complejo campo de acción estamos llamados todos los ue nos denominamos cristianos a sentar las bases para una sexualidad tanto personal como la del prójimo sobre bases con principios evangélicos, ya que nos llamó a unirnos hombre y mujer, en matrimonio, para asf ser una sola carne, a imagen de Jesús, quien dijo, que sean uno solo como tú en mí Padre y yo en Ti; porque si no tenemos una concepción clara y firme sobre nuestra propia sexualidad, no podremos orientar a otros que buscan su propio norte en su vida personal.

Sabemos que es un gran reto, pero que asumiéndolo con la ayuda de Dios, podremos ser un faro que guie a otros a buen puerto. 81_1f8