REGLAMENTO

14. 1 1 . 2009 Diario Oficial de la Unión Europea ES L 300/1 (Actos adoptados en aplicación de los Tratados CE/Euratom cuya publicación es obligatoria) REGLAMENTOS 08 p EUROPEO Y DEL CON REGLAMENTO (CE) N de 21 de octubre de 2009 ENTO por el que se establecen las normas sanitarias aplicables a los subproductos animales y los productos derivados no destinados al consumo humano y por el que se deroga el Reglamento (CE) no 1774/2002 (Reglamento sobre subproductos animales) EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL CONSEJO DE LA UNION EUROPEA Los subproductos animales se generan principalmente subproductos animales n distintas aplicaciones.

En efecto, es habitual el uso de una amplia gama de subproductos animales en importan tes sectores productivos, como las industrias de los pro ductos farmacéuticos, de los piensos y del cuero. Las nuevas tecnologías han extendido el posible uso de subproductos animales o productos derivados a un gran numero de sectores productivos, en particular para la pro ducción de energía.

No obstante, el uso de esas nuevas tec nologías puede entrañar riesgos sanitarios que también deben reducirse al mínimo. Conviene establecer normas sanitarias de la Comunidad, entro de un marco coherente y global, para la recogida, el transporte, la

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
manipulación, el tratamiento, la transforma ción, el procesamiento, el almacenamiento, la introducción en el mercado, la distribución, el uso o la eliminación de los subproductos animales.

Esas normas generales deben ser proporcionales al riesgo que entrañen para la salud pública y la salud animal los subproductos animales cuando los manipulan los explota dores en las distintas fases de la cadena, desde la recogida Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y, en par ticular, su articulo 152, apartado 4, letra b), Vista la propuesta de la Comisión, Visto el dictamen del Corn’ y Social Europeo (1), 2 DF 108 Previa consulta al Comité generar riesgos para la salud pública y la salud animal.

Las crisis sufridas a raíz de los brotes de fie bre aftosa, la propagación de encefalopatías espongiformes transmisibles, como la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), y la presencia de dioxinas en los piensos han eviden ciado las consecuencias del uso indebido de algunos subproductos animales para la salud pública y la salud ani mal, la seguridad de la cadena alimentaria humana y ani mal y la confianza de los consumidores.

Además, estas crisis pueden tener consecuencias negativas más amplias en el conjunto de la sociedad, porque repercuten en la situación socioeconómica de los ganaderos y los sectores industriales afectados y en la confianza de los consumido res en la seguridad de los productos de origen animal. Los brotes de enfermedades también podrían tener un impacto negativo en el medio ambiente, no solo por los problemas de eliminación de residuos que suscitan, sino también por sus consecuencias para la biodiversidad. (1) DO C 100 de 30. 4. 2009, p. 133. 2) Dictamen del Parlamento Europeo de 24 de abril de 2009 (no ubli cado aún en el Diario Oficial) y Decisión del Consejo de 7 de septiem bre de 2009. 300/2 hasta su uso o eliminación. Las normas también deben tomar en consideración los riesgos que estas operaciones suponen para el medio a co comunitario 3 DF 108 debe incluir normas sanit ntroducción en el según proceda. En el Reglamento (CE) no 1774/2002 (1), el Parlamento Europeo y del Consejo establecieron normas sanitarias comunitarias relativas a los subproductos animales no des tinados al consumo humano.

Sobre la base de asesora miento científico y a modo de acción de conformidad con l Libro Blanco de la Comisión sobre seguridad alimenta ria, de 12 de enero de 2000, ese Reglamento introdujo un conjunto de normas destinadas a preservar la seguridad de la cadena alimentaria humana y animal, que es comple mentario de la legislación comunitaria sobre alimentos y piensos. Esas normas mejoraron notablemente el nivel de protección en la Comunidad contra los riesgos derivados de los subproductos animales. El Reglamento (CE) no 1774/2002 introdujo la clasifica ción de subproductos animales en tres categorías en fun ción del grado de riesgo.

A este respecto, requiere que los xplotadores mantengan separados los subproductos ani males de distintas categorías si desean utilizar aquellos que no planteen un riesgo considerable para la salud pública o la salud animal, especialmente si esos productos proceden de material apto para el consumo humano. El citado Regla mento introdujo también el principio de que los animales de granja no deben alimentarse con material de alto riesgo y que los animales no deben alimentarse con material ani mal derivado de su propia especie.

De acuerdo con el Reglamento, solo debe en na alimentaria ani 4 108 mal el material animal qu tido a una ins El Reglamento establece además disposiciones sobre normas de procesamiento que garan tizan la reducción de los riesgos. De conformidad con el articulo 35, apartado 2, del Regla mento (CE) no 1 774/2002, la Comisión debe presentar un informe al Parlamento Europeo y al Consejo sobre las medidas adoptadas por los Estados miembros para garan tizar el cumplimiento de dicho Reglamento.

El informe, que debía ir acompañado, en su caso, de propuestas legis lativas, fue presentado el 21 de octubre de 2005 y desta caba que debían mantenerse los principios del Reglamento (CE) no 1774/2002. Destacaba también en qué ámbitos era necesario introducir modificaciones del Reglamento, espe cialmente aclaraciones sobre la aplicabilidad de las normas a los productos acabados, la relación con otra legislación comunitaria y la clasificación de determinado material.

Los resultados de una serie de misiones de investigación reali zadas en los Estados miembros por la Oficina Alimentaria y veterjnana (OAV) de la comisión en 2004 y 2005 ava lan esas conclusiones. Según la OAV, es necesario mejorar la trazabilidad del flujo de subproductos animales y la efi cacia y armonización de los controles oficiales. 1) DO L 273 de 10. 10. 2002, p. 1. (10) El Comité Director Científico, sustituido en 2002 por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), adoptó varios dictámenes relativos a los subproductos ani males.

Dichos dictámenes demuestran la necesidad de mantener los principios fu el Reglamento 5 DF 108 (CE) no 1774/2002, en pa subproductos particular que los subproductos animales derivados de animales considerados no aptos para el consumo humano a raíz de una inspección sanita ria no deben entrar en la cadena alimentaria animal. No obstante, dichos subproductos animales pueden recupe arse y utilizarse para la elaboración de productos técnicos o industriales en condiciones sanitarias especificadas.

Las conclusiones de la Presidencia del Consejo sobre el informe de la Comisión de 21 de octubre de 2005 adop tadas en diciembre de 2005 y las posteriores consultas de la Comisión destacaron que debían mejorarse las normas establecidas en el Reglamento (CE) no 1774/2002. Deben establecerse claramente los principales objetivos de las nor mas sobre subproductos animales, a saber, el control de los riesgos para la salud pública y la salud animal y la protec ción de la seguridad de la cadena alimentaria humana y nimal.

Las disposiciones del presente Reglamento deben permitir alcanzar esos objetivos. (12) Las normas sobre subproductos animales establecidas en el presente Reglamento deben aplicarse a los productos que no pueden destinarse al consumo humano de acuerdo con la legislación comunitaria, especialmente si no cumplen la legislación sobre higiene alimentaria o cuando no se pue dan introducir en el mercado como alimentos porque no son seguros debido a que son nocivos para la salud o no son aptos para el consumo humano (subproductos anima les «por ley»).

No obstante, esas normas deben aplicarse ambién a los productos de origen animal que cumplen determinadas normas co sible uso para el DF 108 consumo humano o que s rimas para la normas con vistas a su posible uso para el consumo humano o que son materias primas para la ela boración de productos destinados al consumo humano, aunque luego se destinen a otros usos (subproductos ani males «por opción»). 13) Además, para evitar los riesgos derivados de los animales salvajes, las normas establecidas en el presente Reglamento deben aplicarse a los cuerpos o partes de cuerpos de ani males sospechosos de estar infectados con una enfermedad transmisible. Ello no debe implicar la obligación de reco ger y eliminar los cuerpos de animales salvajes que mue ran o sean cazados en su hábitat natural. Si se respetan las buenas prácticas de caza, los intestinos y otras partes de los animales de caza salvajes pueden eliminarse sin riesgo in situ.

Estas prácticas de reducción de riesgos están consoli dadas en los Estados miembros y, en algunos casos, se basan en tradiciones culturales o legislaciones nacionales que regulan las actividades de los cazadores. La legislación comunitaria y, en particular, el Reglamento (CE) no 853/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de abril de 2004, por el que se establecen normas espe cificas de higiene de los alimentos de origen animal (2), establece normas para la manipulación de carne (2) DO L 139 de 30. . 2004, p. 55. 14. 1 1 ,2009 DF 108 V subproductos animales e la caza. Además, vista de los riegos potenciales para la cadena alimentaria, el presente Regla mento debe aplicarse a los subproductos de animales de caza silvestre matados, únicamente en la medida en que la legislación sobre higiene alimentaria se aplique a la intro ducción en el mercado de esas piezas de caza o implique operaciones en establecimientos de manipulación de pie as de caza.

Por otra parte, los subproductos animales des tinados a la preparación de trofeos de caza deberían quedar cubiertos por el presente Reglamento para evitar los ries gos para la salud animal derivados de dichos subproductos. (14) Las normas establecidas en el presente Reglamento deben aplicarse a los subproductos de animales acuáticos distintos del material procedente de buques que faenan de conformi dad con la legislación comunitaria sobre higiene alimenta ría.

No obstante, deben adoptarse medidas proporcionales a los riesgos en materia de manipulación y eliminación del aterial que se genera a bordo de los barcos de pesca cuando se eviscera el pescado y que presenta signos de enfermedad. Estas medidas para la aplicación del presente Reglamento deben adoptarse sobre la base de una evaluación de riesgo realizada por la institución científica apropiada, a la vista de las pruebas disponibles en materia de efectividad de deter minadas medidas para luchar contra la propagación de enfermedades transmisibles a los seres humanos, en parti cular las producidas por determinados parásitos. 15) A la vista de los riesgos limitados que se derivan de los ateriales utilizados como alimentos crudos para anima les de compañía en las explotaciones o suministrados a I 8 DF 108 utilizados como alimentos crudos para anima les de compañía en las explotaciones o suministrados a los usuarios finales por empresas alimentarias, determinadas actividades relacionadas con dichos alimentos crudos para animales de compañ(a no deben estar cubiertas por lo dis puesto en el presente Reglamento. 16) Procede aclarar en el presente Reglamento qué animales deben clasificarse como animales de compañía, para que los subproductos derivados de ellos no se utilicen en los iensos para animales de granja. En particular, los anima les criados para fines distintos de la ganadería, tales como el acompañamiento, deben ser clasificados como animales de compañía. 17) En aras de la coherencia de la legislación comunitaria, deben utilizarse en el presente Reglamento algunas defin ciones establecidas en el Reglamento (CE) no 999/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001, por el que se establecen disposiciones para la pre vención, el control y la erradicación de determinadas ence falopatías espongiformes transmisibles (1), y en la Directiva 008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos (2).

Debe aclararse la referencia a la Directiva 86/609/CEE del Con sejo, de 24 de noviembre de 1986, relativa a la aproxima ción de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros respecto a la pro teccón de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos (3). g DF 108 (1) DO L 147 de 31. 5. 2001, 22. 11. 2008, p. 3. (3) DO L 358 de 18. 12. 1986, p. 1.

L 300/3 (18) En aras de la coherencia de la legislación comunitaria, debe tilizarse en el presente Reglamento la definición de «ani mal acuático» establecida en la Directiva 2006/88/CE del Consejo, de 24 de octubre de 2006, relativa a los requisi tos zoosanitarios de los animales y de los productos de la acuicultura, y a la prevención y el control de determinadas enfermedades de los animales acuáticos (4). por otro lado, los animales invertebrados acuáticos que no están cubier tos por esta definición y que no plantean riesgos de trans misión de enfermedades deben ser objeto de los mismos requisitos que los anmales acuáticos. 19) La Directiva 1999/31/CE del Consejo, de 26 de abril de 999, relativa al vertido de residuos (5), establece las con diciones para la concesión de la autorización de un verte dero. El presente Reglamento debe prever la eliminación de subproductos animales en vertederos que hayan recibido dicha autorización. (20) Los explotadores deben ser los principales responsables de la realización de las operaciones de conformidad con el presente Reglamento. Por otro lado, el interés público en la prevención de los riesgos para la salud pública y la salud animal requiere la aplicac a de recogida y eliminación que garantice o la eliminación