Psicoanalisis

Psicoanalisis gy kariimuzz ‘IOF6pR 17, 2011 6 pagos lisisPsicoanálisis es una práctica terapéutica fundada por el neurólogo vienés Sigmund Freud alrededor de 1896. A partir del psicoanálisis se han desarrollado posteriormente diversas escuelas de psicología profunda o de orientación dinámica y analltica.

Asmlsmo, la teoría ha influenciado a muchas otras escuelas psicológicas y de terapias no necesariamente psicoanallticas. «psicoanálisis» se refiere también a la terapia psicoanalítica misma, es decir, a un conjunto de procedimientos y técnicas terapéuticas para el tratamiento de conflictos psíquicos El psicoanálisis moderno se caracteriza por el pluralismo teórico, metódico y terapéutico.

Si el psicoanálisis puede ser considerado una teoría cientifica es un asunto ue en círculos académicos y profesonales contln El psicoanálisis es un ea inconscientes, que p enta la sexualidad, de sus su reflejo en lo socio or6 : ro os psíquicos oci ampliada de cer psíquico y ue existen los procesos, fenómenos y mecanismos psíquicos inconscientes junto al papel de la sexualidad y del llamado complejo de Edipo, que resulta en una diferenciación entre instinto y pulsión; asf omo la aceptación de la teoría de la represión y el papel de la resistencia en el análisis TEORIAS DEL PSICOANALISIS Psicoanalítica Según el psicoanálisis, los síntomas histéricos y

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
neuróticos tienen Swlpe to vlew next page un origen ligado a conflictos inconscientes, aspectos de los cuales, pese a ser ajenos por completo al consciente del analizado, pugnan por emerger a la conciencia. El retorno de lo reprimido, resultado de una represión fallida ante la fuerza emergente del material reprimido, es una formación de compromiso, ejemplo de lo cual constituye el síntoma histérico y, en general, el neurotico. El objetivo de la terapia es vencer las resistencias para que el analizado acceda a las determinaciones inconscientes de sus sentimientos, actitud o conducta La «regla fundamental» de la técnica psicoanalítica es la asociación libre. 20] El analista introduce al paciente en la técnica solicitándole que le comunique todos los pensamientos, ocurrenclas, ideas o Imágenes que se le pasen por la mente, independientemente de que estos le parezcan absurdos, irrelevantes o comprometedores, «sin criticarlos o Al comunicar estos contenidos, el analizado no debe tener en cuenta cuan insignificante, trivial o esagradable le resulten, ya que esto sólo expresaría la acción de las resistencias. Escuchar al analizado con una atención parejamente flotante En palabras de Freud, «el analista debe escuchar y no hacer caso de si se fija en algo Mantener una actitud neutral, Observar una actitud de estricta abstinencia, El suer,o Una segunda área explotada por la asociación libre es la de los sueños, considerada la «via regia al inconsciente». Para el psicoanálisis los sueños son siempre (al menos esto es lo postulad regia al inconsciente».

Para el psicoanálisis los sueños son iempre (al menos esto es lo postulado en La Interpretación de los sueños) realizaciones de deseos,[28] los cuales generalmente se disfrazan por ser inaceptables para la organización consciente del individuo. Mecanismos de defensa Freud define la represión como un mecanismo de defensa cuya esencia consiste en rechazar y mantener alejados de la consciencia determinados elementos que son dolorosos o inaceptables para el yo. Estos pensamientos o ideas tienen para Freud un contenido sexual. La represion se origina en el conflicto psíquico que se produce por el enfrentamiento de exigencias nternas contrarias entre un deseo que reclama imperativamente su satisfacción y las prohibiciones morales.

El yo se defiende del dolor que causa la incompatibilidad reprimiendo el deseo. En los sueños opera la condensación. Varios elementos presentes en el sueño latente se conjugan, se unen en un mismo elemento; pueden ser fragmentos de imágenes, frases o trozos de ideas. Estos fragmentos de vivencias siempre estarán unidos de alguna forma por elementos comunes, que los relacionan y aparecen durante el análisis por medio de la asociación libre. Un ejemplo de condensación se da cuando soñamos con una persona que eúne rasgos de diferentes personas, a veces se presenta como una persona determinada y de pronto se convierte o desempeña el papel de alguna otra más.

El desarrollo libidinal El psicoanálisis emplea el término pulsión (impulso que tiende a la 31_1f6 desarrollo libidinal El psicoanálisis emplea el término pu Sión (impulso que tiende a la consecución de un fin) para el estudio del comportamiento humano. Se denomina pulsión a las fuerzas derivadas de las tensiones somáticas en el ser humano, y las necesidades del ello; en este sentido las pulsiones se ubican entre el nivel somático y l nivel psíquico. La pulsión es un impulso que se inicia con una excitación corporal (estado de tensión), y cuya finalidad última es precisamente la supresión de dicha tensión. Hay dos tipos de pulsiones, la pulsión sexual o de vida (Eros) y la pulsión de muerte (Thánatos). Para el psicoanálisis el impulso sexual tiene unas acotaciones muy supenores a lo que habitualmente se considera como sexualidad.

La libido es la energía pulsional, y puede presentar diferentes alternativas según esté dirigida a los objetos (libido objetal), o bien se dirija al propio Yo (libido narcisista). Desarrollo psicosexual La teoría plantea que conforme crecen los niños su deseo se enfoca en diferentes áreas del cuerpo, en los que se busca la satisfacción libidinal. Siguiendo una secuencia de etapas psicosexuales en las que son importantes diferentes zonas erógenas, los niños pasan del autoerotismo a la sexualidad reproductora y desarrollan sus personalidades adultas: 1. Fase oral (desde el nacimiento hasta los 12 ó 18 meses): la boca es la zona erógena preeminente y procura al bebé no sólo la satisfacción de alimentarse, sino, sobre todo, el placer de chupar. Es decir, de poner en mov

Es decir, de poner en movimiento los labios, la lengua y el paladar en una alternancia ritmica. 2. Fase anal (12-18 meses hasta 3 años): en esta época la fuente principal de placer y conflicto potencial son las actividades en las que interviene el ano. Con frecuencia representa el primer intento del niño por convertir una actividad involuntaria en voluntaria. Los niños pueden experimentar dolor o placer ya sea al retener o al expulsar sus desechos fisiológicos. Debemos separar aquí el placer orgánico de defecar, aliviando una necesidad corporal, del placer sexual consistente en retener las eces y los gases para después expulsarlos bruscamente.

Carta de Sigmund Freud a una madre en relación a la homosexualidad de su hijo. La carta fue más tarde enviada anónimamente «De una madre agradecida» a Alfred Charles Kinsey. Página 1. 9 de abril de 1935. 1. Fase fálica (3 a 6 años): el órgano sexual masculino desempeña un papel dominante. En esta fase, las caricias masturbatorias y los tocamientos ritmados de las partes genitales proveen al niño un placer autoerótico. Freud considera que el clltoris es considerado por la niña como una forma de falo nferior. Al comienzo de la fase fálica, los niños/as creen que todas las personas poseen falo y la diferencia entre tener o no falo se percibe como una oposición por castración.

Cada uno toma rumbo diferente al entrar en lo que Freud denomina Edipo, o complejo de Edipo, en el cual primero se da u diferente al entrar en lo que Freud denomina Edipo, o complejo de Edipo, en el cual primero se da una identificación con la madre en ambos casos. El niño siente deseos sexuales hacia su madre, y al percibir a las niñas como castradas abandona sus deseos por emor a que le ocurra lo mismo, creándose en el varón la angustia de castración que lo lleva a renunciar a sus deseos incestuosos e identificarse con su padre. La niña abandona a la madre porque la cree culpable de su castración y surge la envidia del pene. Sin embargo, se da cuenta de que si es como su madre puede acceder a un pene 2. Periodo de latencia (desde los seis años hasta la pubertad): en este período se desarrollan fuerzas psíquicas que inhiben el impulso sexual y reducen su dirección.

Los impulsos sexuales inaceptables son canalizados a niveles de actividad más ceptados por la cultura. Freud lo llamaba «periodo de calma sexual». No lo consideraba una etapa, ya que no surgía nada dramáticamente nuevo. 3. Fase genital (desde la pubertad hasta la adultez): surge en la adolescencia cuando maduran los órganos genitales. Hay un surgimiento de los deseos sexuales y agresivos. El impulso sexual, el cual antes era autoerótico, se busca satisfacer a partir de una interacción genuina con los demás. Freud creía que los individuos maduros buscan satisfacer sus impulsos sexuales sobre todo por la actividad genital reproductora con miembros del sexo opuesto.