prematuros

ATENCIÓN TEMPRANA A LOS BEBÉS PREMATUROS DE ALTO RIESGO. “PROYECTO AMANDA” Josefina Sánchez Rodríguez Miguel Llorca Llinares Profesores Titulares del Departamento de Didáctica e Investigación Educativa Facultad de Educación. Universidad de La Laguna. EL PROYECTO AMANDA El proyecto de investigación Amanda se ha desarrollado desde el año 2005 al 2009. Su finalidad era la atención interdisciplinar a los bebés prematuros de alto riesgo y el apoyo a sus familias.

El nombre de Amanda se planteó por el nacimiento de una bebé de to View nut*ge 24 semanas y 600 gramas hi•a de una compañera d PACE 1 or26 poyo médico y psic d? hoy disfruta de una v no competente y autón Nos pusimos en cont Universitario de Canarias que ajo que gracias al dose una niña diatras del Hospital investigaba sobre el seguimiento neurológico de los bebés prematuros y el protocolo de atención a estos niños con la finalidad de plantear un proyecto de investlgación que incluyera la atención temprana dentro de este protocolo de seguimiento así como el apoyo familiar.

El equipo médico apostaba por la importancia de incluir la Atención emprana en el ámbito hosp•talario. Iniciamos este trabajo acercándonos al ámbito hospitalario, amiliarizándonos con los cuidados y peculiaridades del bebé

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
prematuro de alto riesgo- aquellos que pesaban menos de 1. 500 g de peso o que habían nacido antes de la 32 semana de gestación. La sufrían daño neurológico presentando parálisis cerebral infantil o dificultades sensoriales.

Aproximadamente uno de cada cuatro recién nacidos prematuros con muy bajo peso al nacimiento presentan déficit auditivo, bien sea central o periférico, cuando se analiza la vía auditiva a través de potenciales evocados auditivos de tronco cerebral a la edad postconcepcional de término (Jiang , 2001). Con respecto al esarrollo cognitivo, los niños de muy bajo peso alcanzan en las pruebas de inteligencia unas puntuaciones significativamente más bajas que la de los niños nacidos con un peso normal (Hack, 1995), y en los últimos años se han descrito alteraciones del aprendizaje incluso con cocientes de inteligencias normales.

Estas alteraciones son especialmente llamativas en las áreas de coordinación viso-motora, habilidades motoras finas, lenguaje expresivo y razonamiento matemático, lo que hace que el seguimiento y apoyo que han de recibir estos niños se prolongue hasta bien entrada la edad escolar, para etectar y orientar las ayudas precisas para el aprendizaje y evitar el fracaso escolar temprano. Estudios recientes demuestran que entre los 8 y 15 años de edad, en la población de supervivientes prematuros se aprecia un significativo deterioro de la función cognitiva con necesidades de apoyo escolar extra. O Brian, 2004) Todo esto justifica la puesta en marcha de programas de seguimiento especificas que se centren no solo en los aspectos médicos sino que también presten apoyo a la familia y al bebé facilitando el acceso a los centros de atención temprana y mantengan la orientación esde un punto de vista gl de atención temprana y mantengan la orientación del niño desde un punto de vista global e integrador.

Para el personal educativo, acercarse al bebé prematuro supone comprender como todas estas dificultades van a influir en la expresividad psicomotriz del niño y de qué forma podemos mediar para compensar dichas dificultades. Acometer un trabajo desde este ámbito requiere centrarnos en entender las dificultades y posibilidades en el desarrollo del bebé prematuro y qué actitudes y relaciones presenta el niño y su familia, intentando que nuestro trabajo sirva para odificar o ennquecer las experiencias de la unidad familiar.

Situarnos desde esta perspectiva supone abordar un modelo psicopedagógico de intervención basado en las teorias del desarrollo cognitivo de Piaget (1969, 1985), centrada en los procesos más que en los resultados o la ejecución cognitiva; la teoría socio-histórica de Vigotsky (1962, 1973) que plantea la importancla de las relaciones con otras personas más preparadas en el desarrollo del individuo; y el paradigma ecológico de Bronfrenbrenner (1979) que se ha desarrollado a partir de las teorías sistémicas. Los objetivos de este trabajo fueron los siguientes:

Sistematizar un protocolo de seguimiento con los niños prematuros en las diferentes áreas de desarrollo, proponiendo un marco de trabajo interdisciplinar. – plantear un modelo de Atención Temprana que se ajuste a la especificidad del lactante prematuro, llevando implícito el apoyo a la familia. – Confirmar la importancia de la atención temprana en la prevención de dificultades desarrollo V el aprendizaje. prevención de dificultades en el desarrollo y el aprendizaje. – Realizar una propuesta de trabajo interdisciplinar. – Llevar a cabo un estudio pormenorizado de los factores que influyen en el desarrollo del bebé rematuro.

Esta investigación se llevó a cabo siguiendo un metodología experimental, teniendo como muestra un grupo experimental y uno control formado cada uno al finalizar este trabajo, y teniendo en cuenta la muerte experimental de los sujetos, por 15 niños en cada grupo con características similares en cuanto al peso y la edad gestacional. El criterio para adjudicar a los niños en uno u otro grupo era su lugar de residencia, aquellas familias que vivían alejadas de la zona donde se encontraba nuestra facultad o aquellos niños que procedían de otras islas conformaron el grupo control.

Mientras recogimos la muestra de a investigación solo un sujeto del grupo control presentaba lesión cerebral significativa; al no tener ningún par similar en el grupo experimental este sujeto fue retirado del estudio para no sesgar los resultados. Las variables seleccionadas para este estudio fueron el tono muscular, los reflejos primarios, la somatometr[a (Peso, Longitud y Per[metro craneal), el control postural, la coordinación óculomotriz, la utilización del objeto, la sociabilidad, la autonom(a, el lenguaje comprensivo y el lenguaje expresivo El seguimiento interdisciplinar de la poblaclón se llevó a cabo de la siguiente manera:

Exploración neurológica: La valoración del neurodesarrollo se realizará en el momento en que se inicien las sesiones to del alta hospitalaria y a las 40-42 semanas de ed las sesiones, en el momento del alta hospitalaria y a las 40-42 semanas de edad concepcional en los RN pretérminos. – Evaluación neuronosográfica: A todos se les practicará una ecografía a través de la fontanela anterior por medio de un ecógrafo sectorial portátil con cabeza rotatoria acoplable de 5, 7,5 y 10 MHz (ALOKA SSD-630).

Las exploraciones se efectuarán al primer día de vida, a los tres días, a la semana y posteriormente cada dos semanas, y/o uando clínicamente esté indicado hasta el momento del alta hospitalaria y/o hasta la edad concepcional de término. – Registros EEGs. Le serán practicados a todos los prematuros incluidos en el presente estudio simultáneamente a la exploración neurosonográfica.

El trazado EEG de fondo fue analizado teniéndose en cuenta las siguiente variables: -Máxima duración del intervalo de inactividad/hipoactividad intersalva: Todo periodo de actividad < 30 mcV en todas los canales excesivamente prolongado para edad concepcional -Sueño indeterminado excesivo a la edad postconcepcional de término.

Persistencia de ritmos theta temporales del prematuro más alla de las 34 semanas de EC Como anomlías EEGs sobreañadidas al trazado de fondo, consideradas de mal pronóstico: -Ondas agudas pasajeras excesivas y persistentemente prolongadas en la vida postnatal -Presencia de descargas epileptiformes críticas – Evaluación desarrollo psicoevolutivo: para tener diferentes datos que nos permitieran comparar el desarrollo al experimental utilizamos la grupo control y el grupo s OF pruebas: – Escala Brazelton de evaluación del comportamiento neonatal, cuando el bebé cumplía cuarenta semanas de edad gestacional.

Generalmente, los niños se encontraban todavía hospitalizados por lo que esta evaluación se realizó siempre en el contexto hospitalario. – Escala de desarrollo de Brunet-l_ezine para el desarrollo psicomotor de la primera infancia. Seleccionamos esta prueba por ser un instrumento frecuentemente utilizado en los estudios interdisciplinares, sobre todo en el ámbito de la medicina.

Esta prueba se pasó a todos los niños del estudio al cumplir los cuatro meses de Edad Corregida y a la finalización del proyecto, al cumplir los dos años. Además de estas pruebas estandarizadas, elaboramos una guía e observación de los parámetros psicomotrices que definían nuestro modelo de atención temprana: relación con los objetos, sociabilidad y control corporal. Esta guía nos permitió llevar un seguimiento más cualitativo de nuestra intervención y la evolución de los niños a lo largo de los dos primeros años.

Para el seguimiento del clima familiar y la detección de necesidades en las que centrar la intervención diseñamos un cuestionario sobre el ambiente familiar y el grado de estrés y las expectativas desarrolladas por las familias sobre el desarrollo del niño y sus competencias para la crianza. ara ello tuvimos como referencia la Escala Home de Caldwell y Bradley para medir la calidad del ambiente del hogar.

Este estudio tuvo una serie de limitaciones puesto que de los posibles beneficios de la a del programa de atención las diferentes áreas, se atención temprana en las diferentes áreas, se nos presenta la dificultad de poder establecer conclusiones sobre la relación concreta con las dificultades de aprendizaje que aparecen en el período escolar, debido a la limitación de tres años para el desarrollo del proyecto de investigación.

Lo ideal sería hacer un seguimiento de los niños del grupo xperimental y control hasta la edad de seis años, y en función de los resultados poder ampliarlo hasta cumplir los ocho años, cuando aparece el pensamiento operatorio comprobando si aparecen o no dificultades de aprendizaje en ambos grupos de estudio. Otra limitación de esta investigación fue debida a la dedicación que requirió la intervención con el grupo experimental, dos sesiones a la semana durante dos años.

La disponibilidad de tiempo por parte del equipo de investigación supuso que la muestra se limitara a 15 niños y niñas en cada grupo. Este trabajo se desarrolló durante los dos primeros años de vida el niño prematuro, dlvidida la intervención en tres periodos: Un primer periodo coincidente con la hospitalización del bebé en la UCIN, donde el niño es atendido por el equipo sanitario y los psicomotricistas en sesiones de atención temprana de 20 minutos de duración y con una frecuencia de tres veces por semana. Dicha intervención se realizará en el Hospital Universitario de Canarias. Un segundo periodo comprendido entre el alta hospitalaria y el primer año de edad corregida, asistiendo el niño a dos sesiones individuales semanales de 45 minutos de duración, en la de psicomotricidad de la F cación de la Universidad psicomotricidad de la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna. – Un tercer periodo, desde el final del primer año hasta los dos de edad corregida, donde además de una sesión individual cada niño se incorporará a una sesión de trabajo grupal con otros niños, no necesariamente nacidos de forma prematura.

Estas sesiones serán de una hora aproximadamente. Las reuniones con las familias se realizaron con una periodicidad quincenal en los primeros tres meses del desarrollo del niño, para continuar con reuniones bimensuales hasta el primer año y rimestrales en los siguientes años, combinando reuniones de grupos de familias con sesiones individuales . Debido a la idiosincracia de cada familia y bebé, la periodicidad de estas sesiones se modificó en función de las necesidades de cada caso.

El seguimiento clínico se realizó en las consultas externas del servicio de neonatología del Hospital Universitario de Cananas siguiendo el protocolo elaborado por dicho semcio como parte del seguimiento de recién nacidos de muy bajo peso. 2. – EL MODELO DE ATENCIÓN TEMPRANA Debido a la experiencia investigadora del personal educativo de este proyecto, la atención emprana se llevó a cabo desde un modelo de intervención basado en la psicomotricidad relacional propuesta por A.

Lapierre 1977; 1991; 2002; Lapierre y Aucouturier,1980; Llorca Llinares, 2002; Llorca y Sánchez, 2003; Sánchezy Llorca, 2008; intentando unificar la informacion sobre las diferentes áreas de conocimiento: psicología cognitiva, pedagogía, neurología, para ser tratad a aislada sino de una manera global, donde las tratadas no de forma aislada sino de una manera global, donde las diferentes habilidades e hitos del desarrollo puedan cobrar sentido para el niño y puedan ser intenorizadas e forma armónica en su desarrollo.

Hemos querido situarnos lejos de los modelos clínicos y reeducativos, todavía preponderantes en los modelos de atención temprana de los niños y niñas con necesidades educativas especiales. Tratar de hacer esto no ha sido una tarea fácil, sino que ha requerido de un tiempo para ser conscientes y cambiar nuestras actitudes, así como varios años de trabajo para poder entender cómo crear un marco que permita la vivencia del placer de la relación, la iniciativa del niño, la expresión de mensajes sobre competencias, y el convencimiento de que el niño puede de esta anera ir mejorando en su desarrollo.

Dadas las características de este proyecto de investigación, nuestra intervención se situaba en el inicio de las relaciones primarias para prevenir posibles dificultades posteriores. En este caso nuestra intervención supuso instaurar referentes sobre el apego, crear huellas de placer corporal e iniciar el deseo de comunicar con los otros y con el entorno.

En esta concepción del trabajo no cabe hablar de cantidad de ejercicios y por eso desaparece el concepto de estimulacion, sino de la calidad de las relaciones que se establecen y como éstas puedan ayudar al niño a vivir el lacer y sentido de sus acclones, avanzando en su desarrollo. Centrar este discurso desde la psicomotricidad en las primeras edades, nos lleva a hablar del abordaje del cuerpo del niño como medio de expresión.

Creemos que Boscaini, 2002; Lapierr YA que Boscaini, 2002; Lapierre y Aucouturier (1977, 1980); Aucouturier, 2004, han sabido concretar a lo largo de sus trabajos que entendemos por el cuerpo y como utilizarlo en la práctica psicomotriz; por lo que sintetizaremos lo que para nosotros pueden ser las ideas fundamentales en este trabajo. Este acercamiento al cuerpo requiere de un análisis global de la xpresividad corporal. Dicho análisis se basa en que la coordinación, el equilibrio y el desarrollo postural suponen una comprensión de la fluidez del movimiento, pero también, de la persona en sí.

Se hace necesario captar los componentes afectivos, motores y cognitivos que facilitan y dificultan la vivencia del equilibrio, el desarrollo postural; del significado de los movimientos ritmicos y repetitivos, a veces reflejos de un momento evolutivo en el que el sujeto ha quedado anclado, quizás por dificultades para establecer relaclones con el exterior; también podemos hablar del sentido del uelo y de la verticalidad, como dominio del bebé o del adulto, como necesidad de acogimiento o desconexión de la realidad; podemos analizar la capacidad de autocontrol y de autoconocimiento instrumental y cognitivo, pero también, afectivo; observamos e interpretamos la apertura y simetría de las posturas como expresión del encuentro con los otros, conslgo mismo; la expresión tónica y los cambios tónicos-afectivos que ocurren en la sesion motivados por las vivencias; la capacidad del niño de percibirse y representarse; el sentido expresa mediante sus ees o sus acciones, no solo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *