¿Por qué el hombre debe conocerse a sí mismo y distinguir la justicia?

Para hallar una respuesta a esta incognita debemos comenzar con Socrates, y su pensamiento. El fue un contemporaneo de los sofistas, pero el no es un sofista, no cobra por sus ensenanzas y muestra un gran respeto a la ciudad y a sus leyes. Piensa que si la ciudad quiere ser justa, sus ciudadanos deben conocer que es la Justicia y el resto de virtudes eticas. Es un prototipo del “filosofo”, reconoce su ignorancia para iniciar la busqueda de la verdad bajo el lema “Conocete a ti mismo”. Para el un hombre bueno es el que obra bien, pero para ello ha de conocer que es el Bien.

Para Socrates el Bien es la maxima felicidad, por ello el que conoce el Bien no obra mal, pues teme perder esa felicidad. Socrates sento las bases para entender la verdad de la razon, en su definicion debemos conocernos a nosotros mismos, nos dice que la naturaleza del hombre radica en su la virtud que se posee, por ello debemos aprender a identificar lo que es justo. Con su ideas y creencia nos ensena que la definicion expresa la esencia comun de todos los actos virtuosos y solo ella sirve de criterio para distinguirlos

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
de los que no lo son.

Con esto nos demuestra que sabiendo distinguir lo justo de lo injusto podremos ser moralistas. Y para poseer la moral que es una virtud que se fundamenta en la razon, debemos poseer virtudes, todo se complementa y se convierte en un circulo, en el cual se afirma que la persona es una criatura en la constante busqueda de si mismo y de su existencia. Para distinguir, el bien es un bien absoluto. No existe el bien a medias ni el nada de eso, las cosas se hacen con intencion de ser buenas o no y no se justifica.

Todas las virtudes (prudencia, valentia, templanza, piedad, etc. ) se reducen a una: Sabiduria. La sabiduria inclina nuestra voluntad hacia el bien. Quien obra mal es porque desconoce que es el bien, y asi su propia voluntad le obliga a obrar bien, pero esto depende de los actos o situaciones a los que se ve sometido, el hombre es egoista de nacimiento, y solo ve su por su propio bien. En esta moral no existe lugar para el sentimiento de culpa, el que obra mal es, simplemente, ignorante y mas que un castigo, precisa de una buena educacion.