Per saltum

RECURSO EXTRAORDINARIO POR SALTO DE INSTANCIA O PER SALTUM GUSTAVO TORRES RUBELT PER SALTUM I. – El concepto de “Per Saltum” El Per Saltum o By Pass, como se lo conoce en Estados Unidos, significa –en un sentido amplio- saltar o pasar la intervencion de tribunales intermedios, entre la primera y la maxima instancia, al momento de resolverse un litigio.

Morello la llama apelacion a la Corte Per Saltum, y la define como “el remedio federal para supuestos muy excepcionales, pero que requieren impostergable definicion por su trascendencia institucional, repercusion en la opinion publica, proposito de pacificar con la definicion final”. [1] Bidart Campos[2] afirma que, la locucion per saltum alude a un salto en las instancias procesales y se aplica a la hipotesis en que la Corte Suprema conoce de una causa judicial radicada ante tribunales inferiores, saltando una o mas instancias.

Antecedentes jurisprudenciales – El caso “Dromi”: La intervencion de la Corte de Justicia conocida como per saltum, se origino en el caso Aerolineas Argentinas (Dormi, Jose R. , ministro de Obras y Servicios Publicos de la Nacion, avocacion en autos “Fontela, c/ Estado Nacional, s/ amparo), donde frente a una decision del juez de primera instancia se paso a la

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
Corte (se salto) sin pasa por la instancia de la Camara de Apelacion.

El argumento central y basico fue que, cuando las cuestiones federales exhiban inequivocas y extraordinarias circunstancias de gravedad, con total evidencia de que la necesidad de su definitiva solucion expedita es requisito para la efectiva y adecuada tutela del interes general, es procedente la apelacion directa ante la Corte Suprema de Justicia de la Nacion, contra un fallo dictado por un juez federal de primera instancia.

En dicho fallo se resolvio una accion de amparo interpuesta por el diputado Fontela “por si y en el caracter de representante del pueblo”, impugnando el tramite de adjudicacion de Aerolineas Argentinas, solicitando se ordenara al Estado Nacional que la forma societaria que deberia adoptar la empresa Aerolineas Argentinas, debia encuadrarse dentro de uno de los tipos legales vigentes. Luego de ser considerado legitimado procesal el Juez de 1? Instancia, hizo lugar a la accion, ordenando al Estado Nacional que “encuadre la sociedad a crearse dentro de lo estipulado en el Art. ? de la ley 23. 696”. La apelacion fue directamente deducida por el Estado Nacional ante la Corte Suprema de Justicia, la cual suspendio los efectos de la sentencia apelada basandose sucintamente en consideraciones tales como a) conceptual el objeto del proceso como de inequivoca sustancia federal”, b) su “trascendencia” y c) la gravedad institucional. Parte de este fallo, que instalo el recurso de Per Saltum establecio que “la institucion del «per saltum» no a tenido hasta hoy recepcion en nuestro pais, ya sea por parte de las leyes formales del Congreso que regulan la «jurisdiccion por apelacion» de la Corte, o por la jurisprudencia de esta (Disidencia del doctor Fayt)”[3]. Ello nos conduce a intentar dilucidar acerca de una cuestion central del tema que nos ocupa, el cual reside en saber si solo es posible la aplicacion del per saltum cuando el legislador asi lo ha establecido, o si, por el contrario, existe un ambito de excepcion al orden de las instancias determinadas por la ley.

La doctrina –Bidart Campos y Morello- se inclina, en general a aceptar su aplicacion solamente cuando tal excepcion esta regulada expresamente en la ley. Distinta postura adopto obviamente la Corte Suprema, quien adopto el ambito de excepcion. Al margen de ello, la Corte ha admitido el per saltum, como ultima ratio, autolimitandose por la estrictez de la reglamentacion y por el alcance “sumamente restringido y de marcada excepcionalidad”

Cuestiones procesales: Surge del fallo citado que, el salto de instancia no entrana la extension de la competencia del tribunal a casos no previstos por las leyes reglamentarias de aquella. Se trata, solamente, de la oportunidad en que ha de ser ejercitada la jurisdiccion acordada. Estamos, entonces, ante la competencia de apelacion contemplada en el Art. 100 de la Constitucion Nacional, ya que resulta necesario, un fallo de anterior instancia y la interposicion del recurso extraordinario.

Ahora bien, ? la interposicion del recurso extraordinario por salto, libera al recurrente de interponer apelacion ante la instancia que pretende saltar?. El doctrinario Horacio Creo Bay piensa que no, ya que, en el supuesto de no acoger satisfactoriamente la Corte la pretension, se habria perdido la oportunidad de apelar por las vias normales, al haber transcurrido los plazos procesales, lo que no suspende ni interrumpe la interposicion del recurso extraordinario por salto de instancia[4].

Tambien, y como todo recurso extraordinario, solo son susceptibles del salto de instancia, las sentencias definitivas o equiparables a ellas en sus efectos, es decir aquellas que ponen fin a las cuestiones de fondo planteadas en el proceso u ocasionan un agravio de imposible o insuficiente reparacion ulterior. Por ultimo, el recurso puede ser presentado directamente ante la misma Corte, dado las demoras, que en la practica podria acarrear el procedimiento de presentacion, traslado y casi seguro rechazo ante el juez de 1? instancia. Con respecto al traslado a la contraparte el Art. 257 del C.

P. C. C. de la Nacion es aqui de plena aplicabilidad, regulando la presentacion, el traslado y juicio de admisibilidad ante y por el tribunal. II. – Conclusion No debemos perder de vista que, si bien estamos ante un recurso, extraordinario si, que pretende ser un remedio justo y expedito para situaciones que requieran dicho tipo de soluciones, exigira de la Corte, como organo de poder que cogobierna el Estado y que por ende es tambien es un poder politico, un protagonismo protector de la plenitud institucional y un activismo que encuentre sus limites en la prudencia y la sabiduria.

Como tal y con semejante responsabilidad sobre sus hombros, debera actuar con la premura y celeridad procesal y el compromiso de Justicia que su actuar requiere, para velar, nada mas y nada menos que por los derechos y garantias constitucionales que protegen a la persona humana y asi, brindar una solucion objetivamente justa para el caso concreto. BIBLIOGRAFIA a) Morello, Augusto M. , La Corte Suprema en Accion, BS. AS. , Abeledo Perrot, 1989. b) Bidart Campos, German, El Per Saltum, ED, diario del 30/8/90 comentando el fallo (CS, setiembre 6 ­ 990. Dromi, Jose R. s/ avocacion en: Fontela, Moises E. c. Estado nacional), LA LEY, 1990­E, 97. c) Horacio Creo Bay. Recurso Extraordinario por Salto de Instancia. Ed. Astrea. ———————– [1] Morello, Augusto M. , La Corte Suprema en Accion, BS. AS. , Abeledo Perrot, 1989, p. 485. [2] Bidart Campos, German, El Per Saltum, ED, diario del 30/8/90. [3] (CS, setiembre 6 ­ 990. ­ Dromi, Jose R. s/ avocacion en: Fontela, Moises E. c. Estado nacional), LA LEY, 1990­E, 97. [4] Horacio Creo Bay. Recurso Extraordinario por Salto de Instancia. Ed. Astrea – pag. 48.