Pablo neruda

“Lo mejor que coleccione en mi vida fueron mis caracoles. Me dieron el placer de su prodigiosa estructura: la pureza lunar de una porcelana misteriosa… “. Recolectar caracolas fue casi una obsesion para Pablo Neruda. En su busqueda de nuevas piezas, rastreo mercadillos de todo el mundo, exploro playas banadas por los diferentes oceanos y utilizo las manas necesarias para que amigos o conocidos le obsequiaran con piezas unicas. Ahora, parte de este tesoro que el poeta reunio durante 20 anos y que le sirvio de inspiracion, se despliega por primera vez ante el publico.

La cita es en Madrid, en la sede del Instituto Cervantes, que acoge, hasta el 24 de enero, 453 de las casi 9. 000 caracolas que el poeta dono a la Universidad de Chile en 1954 gracias a la exposicion ‘Amor al mar. Las caracolas de Neruda’, organizada por el Instituto Cervantes, la Embajada de Chile en Espana y la Universidad de Chile. Las piezas desembarcadas en Madrid son las mas espectaculares y el visitante puede observarlas mientras recorre las curvas del oceano improvisado de la sala con el sonido del mar de fondo o escuchando, como salida de una caracola, la voz del premio Nobel de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
Literatura recitando sus poemas. Neruda encontro en las caracolas una inspiracion constante, el asombro frente al prodigio extraordinario de la naturaleza, explica Pedro Nunez, comisario de la exposicion. El poeta encontro en sus caracolas la metafora de la diversidad del mundo a pesar de las rigidas proporciones matematicas que rigen su estructura espiral. Una cuestion que abordo en su poesia, tambien sacudida por la omnipresencia de un mar que conocio con 15 anos. “Incluso antes de conocerlo, Neruda ya presentia la importancia que el mar tendria en su poesia. Su encuentro con el cambio su vision del mundo”, afirma Nunez.

Quizas por eso coleccionara todo tipo de objetos relacionados con los oceanos, desde mascarones de proa hasta barquitos en botellas. Pero la joya de la corona eran las caracolas. La pasion de Neruda era tal que se hizo experto de la malacologia. Poseia libros -algunos presentes en la muestra- y mapas de especies. Regalos de Mao Ze Dong o de Rafael Alberti De su coleccion forman parte piezas exuberantes o modestas, de formas barrocas o de una transparente sencillez. Algunas tienen grabadas inscripciones o retratos. Muchas, las recibio de personajes como Mao Ze Dong o Rafael Alberti. El poeta atracaba con gestos a sus contertulios.

Un amigo le mostro su coleccion de caracolas. El poeta “encontro una que no tenia y que le gusto especialmente. Le cambio la cara, la cogio y la tuvo durante bastante tiempo en sus manos. Despues dijo: ‘muchas gracias por este encuentro, vamos a celebrarlo con un whisky’, y se quedo con la caracola”, comenta Nunez. Un grupo de caracoles terrestres fluorescentes en una vitrina recuerdan el asombro que deslumbro al escritor cuando contemplo su colorida luz ‘adornando’ un arbol en mitad de la noche cubana. “Neruda le pidio a su companera, Delia del Carril, que vaciara su bolso para poder seguir metiendo caracoles”, comenta Nunez.

El propio Neruda confesaba asi su pasion y explicaba su decision de donar la coleccion a la Universidad de Chile: “Nadie me quitara el deslumbramiento de haber extraido del mar el ‘espondylus roseo’. [… ] Recuerdo que en el museo de Pekin abrieron la caja mas sagrada de los moluscos del mar de China, para regalarme el segundo de los dos unicos ejemplares de la Thatcheria mirabilis. [… ] Esta espuma de los siete mares la entrego a la universidad por deber de conciencia y para pagar, en parte minima, lo que he recibido de mi pueblo”.