Marco teórico facultad de medicina

Marco teórico facultad de medicina gy MariJPauIa-CasteIIanos $eopa,1F 10, 2016 6 pagcs Marco teórico (Cubito o ulna, Radio y Vomer) Laboratorio anfiteatro 16/10/2015 Dentro de la metodología de trabajo y aprendizaje evidenciamos parte del sistema óseo y algunas de sus características principales, destacando dentro de este marco teórico algunos de los más llamativos para el grupo de estudio dentro de los cuales están en cubito o ulna, el radio, espalda, Fémur, Clavícula y Cráneo, es de destacar la importancia y en la misma medida lo llamativo de los demás huesos del cuerpo y vistos durante la ctividad en el anfiteatro asi como la im ortancia de la claridad en la definición del siste or6 to View nut*ge 1) cubito, definición, Hueso largo, paralelo carpo. Se encuentra humeral y el azo, se articula superiormente con el húmero y el radio, y por la parte inferior con el radio y con los huesos del carpo. Tiene un cuerpo y dos extremidades.

No es exactamente rectilíneo, presenta una curvatura ligera de concavidad anterior. Describe una S itálica en el plano verticotransversal, cóncava hacia dentro en su parte superior y hacia fuera en la inferior. Tiene mayor volumen hacia arriba que acia abajo, es prismático triangular

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
en sus tres cuartas partes superiores e irregularmente cilíndrico en su cuarto inferior Swlpe to vlew next page Presenta dos eminencias, una es la cabeza de la ulna, que presenta la circunferencia articular radial que se articula con el radio, y otra es el proceso estiloides de ubicación medial y posterior. Entre ambas, en la cara inferior, hay un canal en el que se inserta el disco articular que separa la ulna de los huesos del carpo. 1. ) Radio, definición, anatomía y fisiología Hueso largo, par y no simétrico, situado por fuera del cúbito, en la arte externa del antebrazo. Como en todos los huesos largos, el radio consta de un cuerpo y dos extremidades, superior e inferior. Presenta una curvatura externa generalmente poco pronunciada y otra interna de concavidad mirando al cúbito, mucho más acentuada. Tiene una forma prismática triangular, constando de tres caras y tres bordes. Caras: Cara anterior: La cara anterior es casi plana, ligeramente cóncava en su parte media. En ella se encuentra el agujero nutricio del radio y se inserta el músculo flexor largo del pulgar, y en su tercio inferior el pronador cuadrado.

Cara posterior: La cara posterior, redondeada en su tercio superior, está cubierta por el supinador corto. En el resto de su extensión es plana o ligeramente cóncava y en ella se insertan los músculos abductor largo del pulgar y extensor corto del pulgar. Cara externa: En la cara externa, convexa y redondeada en la parte superior, se inserta el supinador corto. Su parte medi externa, convexa y redondeada en la parte superior, se inserta el supinador corto. Su parte media es una superficie rugosa (tuberositas pronatoria), destinada a la inserción del pronador redondo. Su parte inferior es lisa y está en relación con los tendones de los músculos radiales externos.

Bordes: Borde anterior: parte de la tuberosidad bicipital (tuberositas radii), formando una cresta saliente que se suaviza al llegar a la altura del agujero nutricio confundiéndose con la cara externa del hueso. Borde posterior. es obtuso y difuminado, sobre todo en sus extremos. Borde interno: es delgado, cortante, casi siempre cóncavo como el cuerpo del hueso, y presta inserción al ligamento interóseo. En su parte inferior se bifurca, delimitando en la parte correspondiente del hueso una especie de pequeña cara riangular de vértice superior que forma parte de la articulación radiocubital inferior. 1 Espalda humana Es el eje principal en la anatomía humana, sobre todo para las personas que practican actividad física o deporte.

Así, básicamente, esta parte del cuerpo tiene una gran funcionalidad para la vida cotidiana o deportiva y sirve para:l) Sostener el cuerpo y permitir su movimiento 2) Contribuir a mantener estable el centro de gravedad, tanto en reposo como, sobre todo, en movimiento 3) Proteger la médula espinal en una envuelta de hueso 4) para poder sostener el peso del cu 1_1f6 Proteger la médula espinal en una envuelta de hueso 4) Para poder sostener el peso del cuerpo, la espalda tiene que ser sólida. Está compuesta por huesos muy resistentes y músculos fuertes 5) para permitir el movmiento, la columna vertebral tiene que ser semiflexible, teniendo una serie de articulaciones anfiartrósicas. or eso no está compuesta por un gran hueso, sino por 33 vértebras (aproximadamente) separadas, dispuestas una encima de otra y tienen entre si un cartílago intrarticular con movimiento limitado y sostenidas por un sistema de músculos y ligamentos ) Para contribuir a mantener estable el centro de gravedad, la contracción de la potente musculatura de la espalda actúa como un contrapeso que compensa los movimientos del resto el cuerpo, además para proteger la médula espinal, las vértebras tienen una forma especial; un foramen o hueco en su centro por el que discurre la médula. De forma general, podemos indicar que el esqueleto humano tiene entre 206 – 210 huesos, esta diferencia estriba en la zona distal de la columna (sacrocoxígea). El esqueleto es el armazón de nuestro cuerpo, es el soporte para la inserción de músculos y tendones. También es el protector de los órganos más importantes. Atendiendo a su localización, distinguimos: -Esqueleto Axial: forma el eje corporal (80 huesos: cabeza – columna – tórax). Esqueleto Apendicular: formado por los apéndices que huesos: cabeza — columna – tórax). -Esqueleto Apendicular: formado por los apéndices que salen del eje corporal (126 huesos pares). – En el esqueleto Axial se encuentra la columna vertebral, raquis o espina dorsal, y es un conjunto de huesos colocados en serie, muy parecidos entre si, y distintos a los del resto del cuerpo. Como ya hemos dicho anteriormente cumplen la función de soporte al tronco y la cabeza, y de proteger a la médula espinal. Estos huesos, llamados vértebras, tienen gran capacidad de movimiento en su conjunto, ya sea en su región cervical, dorsal y lumbar: -Cervical.

Forma el cuello. La mayor movilidad de la columna. 7 vértebras. -Dorsal: de la & a la 19a vértebra. -Lumbar: de la 20′ a la 240 vértebra. Las 7 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares están separadas por los 23 discos intervertebrales correspondientes. Las 5 sacras están fusionadas, al igual que las 4 coccígeas, formando los huesos acro y cóccix. 1. 4 sistema óseo El sistema óseo es un conjunto de elementos que desarrollan interacciones y que se mantienen interrelacionados entre sí. En cuanto al término óseo, podemos decir que refiere a aquello vinculado a los huesos (las estructuras rígidas que componen el esqueleto de los animales vertebrados).

Sistema óseo La noción de sistema aseo, por lo tanto, hace mención al conjunto de huesos que forman el esqueleto. El ser humano dispone de un sistema aseo mención al conjunto de huesos que forman el esqueleto. El ser humano dispone de un sistema óseo formado por 206 huesos ue crecen y se desarrollan en la niñez y la adolescencia. Gracias a estos huesos, las personas pueden permanecer de pie y desplazarse. La función de un sistema óseo, de este modo, es sostener el cuerpo, permitir la locomoción y proteger los órganos. Los huesos que forman el sistema se encuentran unidos a través de articulaciones y están compuestos por una clase de células conocidas como oseocitos. Los cartílagos, por su parte, permiten que los huesos no se junten.

En el caso de los humanos, es habitual que el sistema óseo se divida en dos sectores para su estudio: el esqueleto axial formado por los huesos que se ubican en el eje y que se encargan de soportar el peso corporal y de brindar protección a los órganos) y el esqueleto apendicular. Referencias: -Pontificia Universidad Católica Valparaiso (ed. ). «Descripción Huesos Cíngulo Escapular y Brazo». Anatomía humana. Chile. Consultado el 12 de octubre de 2012 – Principios de Anatomía y Fisiología, Gerard J. Tortora – Riel Naveda. «Esqueleto apendicular». Consultado el 24 de julio del 2015 -Testut, L. y Latarjet, A. , Radio (1986). Anatomía Humana. Salvat Editores -Pack Prometheus Anatomía Manual para el estudiante