mapa como recurso didactico

El mapa como recurso didáctico Hasta este momento hemos hablado brevemente del valor del mapa como documento histórico, en tanto que es una imagen del mundo conocido. Como un medio que puede ser usado con fines didácticos, el mapa permite presentar, de una manera diferente, el hecho que se desea explicar. A la par de otros medios como la literatura, el cine, el CD-ROM o las notas periodísticas, el documento cartográ- fico se suscribe como un sólido elemento de apoyo para ser usado en la enseñanza de v La riqueza del mapa la historia sino que su v aspectos, p icas y sociales. r un documento de on múltiples por ejemplo como instrumento militar, conserva su distinción estratégica y ha dado pauta para la creación de una cartografía con fines puramente castrenses. A su vez la cartografía civil se encarga de atender cantidad de hechos que suceden en el espacio. Lo preocupante, en este caso, es que ambas están separadas por una brecha que nació perfectamente delineada y que sus dimensiones fueron siempre desmedidas. Revista Mexicana de Investigación Educativa 349 El mapa: importante medio de apoyo para la enseñanza de la historia

La holgura del mapa se extiende también al terreno del

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
material explicación histórica reclama constantemente el uso de documentos cartográficos para brindar al alumno una visión más clara sobre los diferentes temas. Su importancia debe ser valorada como un elemento que muestra los contornos de un territorio o la esquematizaci ón de los distintos accidentes geográficos, sean montañas, rios o mares; indica su localización y su manejo se convierte en una herencia invaluable en la formación cultural de cada persona.

El docente puede contar con este documento para una mejor explicaci ?n del tema, independientemente del nivel educativo de los alumnos. El uso del mapa en primaria y secundaria debe guardar carácter de primordial porque es en esta edad en donde el individuo conforma sus primeros conceptos para consolidar su educaci ón formal. En una educación media superior, debe ser empleado constantemente en asignaturas como la misma geografía, historia todas aquellas que involucren temas sociales.

Esto es importante, debido a que el alumno observa en él una imagen que la mayoría de las veces lo traslada a otro campo, lejos de la monotonía del salón de clases. En este campo, el mapa brinda al observador, además de la localizaci ón del hecho histórico, los contornos de un territorio, independientemente de la escala a la que se esté llevando a cabo la exposición. El expositor tiene que aprovechar al máximo la imagen y enlazar los rasgos que están escritos entre lineas en el mismo documento cartográfico.

Un mapa que ofrece las principales rutas de transporte, no s 2 de transporte, no solamente muestra vías ferroviarias, carreteras rutas aéreas, señala también territorios de flujo comercial y origen y destino de mercados, así como zonas de marginación y de onflictos sociales. De la misma manera, si analizamos uno que muestre el área en la que se desarrolló el movimiento de independencia y lo alimentamos con una lectura complementaria que nos apoye, en algún terreno específico de la exposición, podemos elaborar una explicación más sólida y más clara.

Es conocido el hecho de que el inicio del movimiento insurgente de 1810, tuvo como escenario principal el centro de México, muy particularmente en 350 Consejo Mexicano de Investigación Educativa DELGADO López E los estados que hoy conforman parte de la región centro- occidente e nuestro país: Guanajuato, Jalisco y Michoacán.

Debemos tener presente que el manejo de este medio de apoyo la enseñanza de la historia requiere de un cierto dominio, por parte del docente, sobre las funciones básicas del documento cartográfico y de las partes que lo integran. Por ejemplo, la escala es por esencia uno de los aspectos de mayor relevancia con los que cuenta el mapa. Hay que recordar que el espacio geográfico se presenta bajo dos aspectos: uno subjetivo y empinco y otro objetivo y científico.

Al señalar que cualquier fenómeno histórico puede ser localizado sobre el mapa, éste obtien cia cuando se utiliza, para 3 su representación, una esc mapa, éste obtiene más relevancia cuando se utiliza, para su representación, una escala adecuada. Cuando esto no sucede, ubicación espacial del tema histórico corre peligro de perderse en un contexto geográfico más amplio, o más pequeño, sin que se puedan apreciar con la misma claridad sus componentes y su marco de relaciones.

Con el fin de explicar los alcances de la cultura grecolatina, se puede utilizar un mapa que contenga la escala adecuada en la que sean visibles los rasgos particulares del Mediterráneo, como pueden er las penínsulas que lo componen, las islas ubicadas en el mar Egeo y del oeste de Italia, así como Chipre y el mar Negro, sin olvidar la representación del patrón de los asentamientos urbanos establecidos por las culturas que ocuparon las tierras circundantes del Mediterráneo.

Lo que se intenta es que estos hechos puedan ser apreciados por el alumno a simple vista para que comprendan más fácilmente el papel de la cultura grecolatina en su entorno geográfico.

Pierre George menciona acerca de la correcta utilización de un mapa el hecho de que si bien un documento cartográfico puede esultar completo, en cuestión de símbolos, escalas y demás leyendas se requiere, de parte del lector, una atención y una expenencla tanto mayores cuanto más complicados e interferentes son los datos que representa; ya que es prácticamente imposible que mapa alcance -su finalidad informativa si no cuenta con un doble Revista Mexicana de Invest ativa 351 4 7 El mapa: importante medi con un doble Revista Mexicana de Investigación Educativa 351 comentario de ejecución y de interpretación. George, 1979:55). Este comentario, continúa George, da cuenta de las selecciones e han hecho para trasmitir en mejores condiciones el mayor número de elementos básicos. Finaliza señalando que el comentario de interpretación pone de relieve las diversas aportaciones del documento cartográfico y: muy particularmente las expresiones que requieren una comparaci ón con aquellas otras surgidas de otras realizaciones cartográ- ficas, ya sea con el mismo registro pero en función de situaciones emplazadas en el tiempo de modo distinto, o bien con diferentes registros pero dependiendo los unos de los otros (George, 1979:56).

En resumen, el mapa no puede utilizarse sin un manejo decuado, de hacerlo se corre el riesgo de que sea un instrumento de ense- fianza totalmente mudo; de hecho lo mismo sucedería con cualquier otro apoyo didáctico. Es necesaria, entonces, la correcta conducción de cualquier recurso empleado con el fin de aprovecharlo al máximo durante el desarrollo de la clase. Otro autor, Agustín Hernando (2000:33), señala que el mapa tiene un encanto muy singular: su magia. Ésta le permite, y es necesario resaltarlo por las Implicaciones didácticas que sugiere, reducir lo extenso y hacer visible lo alejado.

Menciona que la actividad cartogr ?fica consiste en hacer ase alidad compleia V además actividad cartogr áfica consiste en hacer asequible una realidad compleja y además exuberante; la imaginación que despierta permite concebir mundos exóticos, realizar viajes imaginanos, seduciendo al observador por medio de signos convencionales, colores y dibujos ornamentales. Gerardo Bustos aconseja a los historiadores y maestros de esta disciplina no utilizar mapas especializados sino, preferentemente, aquellos que contengan datos generales: ríos y montañas principales, asentamientos urbanos más destacados, entre otros datos.

Esto permitirá a los alumnos situarse en el territorio donde se desarrolla el problema estudiado y tener una idea, de acuerdo con la extensión del terreno, de la diversidad puede tener el medio físico. [Aunque] en consideración al tema, la época y el área geográfica de que se trate, se recomienda el uso de mapas más específicos (Bustos Trejo, 1990:315). 352 Consejo Mexicano de Investigación Educativa Esta última advertencia, el uso de mapas específicos, nos sugiere utilizar dos tipos de cartografía: la topográfica y la temática.

Sin embargo, Fernand Joly menciona que la distinción entre ambas es buso del lenguaje o, al menos, una deficiencia del lenguaje corriente. pues el mapa topográfico tiene el sentido de representaci ón exacta y detallada de un lugar, mientras que el temático, término de uso reciente, tiene un significado vago y bastante polémico. Todo mapa, incluso el topográfico, ilustra un . tema.. Habrá que resaltar pues que -los map mapa, Incluso el topográfico, ilustra un -tema.. Habrá que resaltar pues que -los mapas temáticos tienen siempre como fondo y soporte los que representan la superficie terrestre. oly, 1979:23). Las posibilidades de aplicación del mapa temático son rácticamente ilimitadas, por lo que se convierte en un elemento didáctico con innumerables manejos. En la cartografía temática ya no se trata de penetrar en la comprensión de elementos ideológicos o culturales con el fin apreciar el documento; en este caso han de emplearse mapas que resultan de la aplicación de proyecciones modernas, de tal forma que el contorno del territorio cartografiado estará dispuesto de una manera más real y objetiva, acompañado la información que se ha vaciado en él.

En ella puede concentrarse cualquier hecho que pertenezca a los grandes . eudos. del acontecer humano: históricos, económicos, políticos, sociales y militares. Debemos recordar los puntos esenciales que contienen los mapas como elementos indispensables en la enseñanza de la historia; es una imagen que sensibiliza los sentidos de los alumnos en un salón de clase ya que le muestra el espacio en donde se llevaron a cabo los fenómenos históricos que se mencionan, pero también los mapas antiguos, aquellos que representaron el espacio en otra época, nos permiten recrear una imagen susceptible de trasladarnos a través del tiempo. ativa