Mamá leucemia

Mamá leucemia gydanitdz ‘*OF6pR 17, 2011 14 pagos MAMÁ LEUCEMIA «Ser chico requiere retorica, tomar el sol no» En este ensayo se pretende motivar al lector a salir adelante, aun estando en alguna situación difícil; basándose en la lectura «Mamá Leucemia» de Julián Herbert. Mamá Leucemia es un texto tipo biografía; Usa un lenguaje fuerte que en un principio te deja un mal sabor de boca, pero que a lo largo del texto vas comprendiendo que no existe manera más clara de expresar los acontecimientos que te presenta.

Toca temas que hemos vivido desde siempre como la pobreza; la rostitución; el narcotráfico- el dese uilibrio económico en el Sw p to page pa(s, en el que los rlC ora pobres. Nos deja clar ue,. S»ipe to View pequeños también, e s ab se dan cuenta de los una perspectiva más los pobres más s los viven, sino los o _ v nque no lo creamos I mundo (claro, con lián dice que su madre tenía muchos nombres y que los hombres se le quedaban viendo, pero que él era dueño de ella, la mujer más hermosa «la avaricia de ser dueño de algo que no logras comprender’.

No les puedo decir que esta

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
historia me enamoró, usa una narración salteada, esperaba un límax el cual nunca llegó, el final es algo inconcluso y te deja deseando más; pero si la lees con atención te puedes quedar con uno que otro consejo. ¿Has pensado que tu vida es difícil? , ¿Qué no tienes escapatoria? , ¿Qué todo indica que tu vida seré un fracaso? La vida da muchas vueltas «la forma y el tamaño del planeta cambian a cada segundo», lucha por lo que quieres, no te dejes engañar por lo que parecen ser las cosas o por lo que parece que llegarán a ser, el mundo no es plano, puede cambiar de rumbo cuando menos lo imagines.

Apoya en cuerpo y alma a tus hijos; a Julián aunque casi todo se le uso como piedras en el camino su madre nunca dejó de luchar con él contra todo; nunca dejó de apoyarlo en sus estudios, mientras ella trabajaba dejaba a Julián y sus hermanos leyendo (de ahí el amor de Julián por leer y escribir); siempre trato de darles una buena educación moral, porque aunque ella era una prostituta «tenía una integridad inquebrantable».

Solemos juzgar a todo el mundo, a veces incluso a nuestras madres, no sabemos que la mayor(a de lo que hacen es pensando en nosotros, y que lo que más quisieran ellas es poder predicar con el ejemplo pero a veces es imposible porque las situaci ue más quisieran ellas es poder predicar con el ejemplo pero a veces es imposible porque las situaciones no lo permiten. A veces no queda de otra que irte por caminos alternos si lo que se busca es sobrevivir en un país en donde el salario mínmo es de 50 pesos, y si de por sí es difícil mantenerte con solo 50 pesos al día ahora imagina a tres pequeños.

La pobreza no te limita, al contrario, crea una fortaleza visceral en quien sea que la viva. No hay cosa más importante que nuestra madre; solemos pensar que somos fuertes, hacemos cosas que solo los fuertes hacen, creemos o sentimos que después de tantos problemas superados» nuestro corazón se ha vuelto de piedra; pero si llegaran y me dijeran que mi madre tiene leucemia no sé cómo reacclonaria, creo que el corazón se me corrugaría, nada es tan importante como tu madre, y nada se compara con el amor que tal vez inconscientemente tienes por ella.

En el texto Julián explica que él vivió drogadicciones, tuvo muchas mujeres, que ha viajado por casi todo el mundo, estuvo muy cerca de cadaveres, pero que ni una de esas cosas lo preparó para la noticia de que su mamá tenia leucemia. Todo lo que tienes tiene un valor, debes saberlo utilizar; la adre de Julián era prostituta pero no siempre fue tratada de 3Lvf4 valor, debes saberlo utilizar; la madre de Julián era prostituta pero no siempre fue tratada de esa forma, ella sabía leer y era buena en aritmética, aunque fueron pocas las personas que valoraron ésta cualidad ella la utilizó en todo lo que podía.

No busques culpables; al final del día sabemos que no todo salió como queríamos, que tal vez nuestros sueños de ser doctor o alguien de una bata blanca no pudieron verse realizados, pero la culpa no es nuestra y mucho menos de nuestra madre, ella seguro habrá hecho lo que pudo. Solo nos queda agradecerle lo mucho o poco que haya hecho, no con palabras, sino con actos que salgan desde el corazón.

Siempre disfruta de lo bueno que tengas; los problemas siempre van a estar, los veas o no, los soluciones o no; vive los buenos momentos, disfrútalos sin pensar en nada más que en el presente, nunca te niegues a compartir momentos casi cursis con esas personas que parecen tener la vida solucionada «ser cínico requiere retorica, tomar el sol no». Daniela Emmanuel Fernández Mendoza Licenciatura en Psicolog(a Tema: Mamá Leucemia Monclova, Coahuila 2011 a 3 de octubre de