Los origenes de la sociologia

INTRODUCCION La sociologia es el estudio sistematico de los grupos y sociedades en los que la gente vive, como son creadas y mantenidas o cambiadas las estructuras sociales y culturales, y como afectan nuestro comportamiento. Es por eso que este trabajo se enfoca en como evoluciono la sociologia en America latina y en especial en Mexico. Empezaremos este trabajo planteandonos una pregunta: ? que representa la sociologia en el proceso del pensamiento humano? , esperando que ella nos de un buen punto de partida para indagar sobre el surgimiento y desarrollo de la sociologia latinoamericana, asi como de sus perspectivas.

Los acontecimientos que se suscitan a lo largo del tiempo han permitido que diversos personajes expliquen los distintos comportamientos de la sociedad y con ello contribuyen a la evolucion de la sociologia. En este trabajo conoceremos las situaciones que motivaron a estos personajes a aportar sus ideas y pensamientos sobre las distintas conductas de la sociedad en Latinoamerica y en Mexico. I. EVOLUCION DE LA SOCIOLOGIA EN AMERICA LATINA Lo primero a considerar es que la sociologia solo puede surgir en cierto tipo de sociedades, en que se dan determinadas caracteristicas.

Mas que esto, ella es una expresion particular de cierta linea de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
pensamiento, cuya esencia consiste en ser una reflexion sobre las estructuras y procesos que establecemos en el marco de convivencia social, vale decir, en el marco de nuestras sociedades. En su dimension mas amplia, esa reflexion parte de concepciones totalizadoras, como lo fueron la economia politica clasica o la teoria social del siglo XVIII, para arribar, mas tarde, a ciencias especiales, como lo son hoy la economia y la ciencia politica, entre otras, asi como, desde luego, la sociologia.

En America Latina, la sociologia comenzo a principios del siglo XX bajo una fuerte influencia francesa, especialmente la de Comte y la de Durkheim. Se ensenaba principalmente en las escuelas de derecho y no tenia un referente empirico. No obstante, tan pronto como la sociologia latinoamericana salio de los confines protectores de la universidad para abocarse al estudio de la realidad circundante, el tema de la injusticia social se volvio central.

La sociologia asi constituida llega a America Latina, para entonces, esta habia promovido ya su independencia respecto a las metropolis ibericas y se empenaba en la formacion de sus Estados nacionales. Bajo la dominacion colonial, la region no habia estado en condiciones de producir ideas propias: las importaba hechas de la metropoli, ya sea absorbiendo las que le aportaban los intelectuales que de alla provenian, ya sea enviando a sus hombres cultos, sus letrados, para que se aduenaran de ellas. Esto no cambia mucho en el primer siglo de vida independiente.

En efecto, insertandose progresivamente en la division internacional del trabajo que la revolucion industrial propiciara, las nuevas naciones latinoamericanas se dedicaran a producir bienes primarios materias primas y alimentos para la exportacion, al tiempo que importan desde los centros avanzados las manufacturas que necesitan para su consumo. La ciencia y la tecnologia implicitas en el proceso de produccion industrial quedaban fuera de su alcance, del mismo modo que la filosofia y las ciencias sociales que estudiaban sus fundamentos y sus resultados.

Se consumian ideas como se consumian telas, rieles y locomotoras. En las sociedades dependientes de America Latina, ser culto significaba estar al dia con las novedades intelectuales que se producian en Europa. La estatura de nuestros pensadores se media por su erudicion respecto a las corrientes europeas de pensamiento y a la elegancia con que aplicaban las ideas importadas a nuestra realidad.

Ese pensamiento imitativo y reflejo derivaba de las condiciones materiales en que se reproducian nuestras sociedades, pero se ajustaba perfectamente a las necesidades de nuestras clases dominantes. Asi fue como abrazaron al liberalismo, dado que este les proporcionaba la justificacion adecuada al ciclo de reproduccion del capital que constituia la base de su propia reproduccion como clase: constituidas por terratenientes y comerciantes, esas oligarquias encontraban en el intercambio de materias primas por manufacturas su razon de ser economica.

De alli a admitir el caracter necesario de la forma que asumia entonces la division internacional del trabajo y a proclamar como natural la vocacion agraria de nuestros paises no habria sino un paso. En el plano politico, sin embargo, el liberalismo se adaptaba mal al caracter de la organizacion nacional. Esencialmente oligarquico, el sistema de dominacion excluia a la mayor parte de la poblacion; paralelamente, expresando la dominacion de oligarquias mas poderosas sobre las demas, cristalizaba en un Estado altamente centralizado.

De Argentina a Mexico, el regimen politico, una vez estabilizado, no diferiria mucho. El constitucionalismo portaliano chileno de los anos treinta no era esencialmente distinto al Estado porfirista mexicano del ultimo cuartel del siglo, y ambos tenian mucho en comun con la monarquia brasilena, pese a la base esclavista en que esta se apoyaba. El mayor o menor desarrollo economico favoreceria, aqui y alli, cierta diversificacion social e introduciria grados variables de flexibilizacion en la vida politica, sin poner en jaque su caracter oligarquico.

Sin embargo, los intelectuales nativos no podian dejar de observar las diferencias que ese tipo de organizacion social presentaba respecto a las sociedades europeas, asi como a la estadounidense, y de experimentar por ello cierta angustia. Pero, intelectuales organicos de la oligarquia, mas que de entender, se preocuparan de justificar el orden de cosas del cual ellos tambien se beneficiaban. El positivismo, con sus nociones de ciencia, evolucion y patologia social, asi como el injerto racista que no tardo en recibir, les proporciono el instrumento que necesitaban.

En efecto, esos paises, a vueltas con una significativa poblacion indigena o negra, no hesitarian en achacar al mestizaje los males de su retraso social, politico y cultural, llegando a hacerlo, a veces, de manera extremadamente brutal. «Impuros ambos decia Bunge, refiriendose por igual a mestizos y mulatos, ambos atavicamente anticristianos, son como las dos cabezas de la hidra fabulosa que rodea, aprieta y estrangula, entre su espiral gigantesca, una hermosa y palida virgen: ?

Hispano-America! «. El remedio propuesto para hacer frente al problema variaba. Habra los que, como Ingenieros, se montan en un pragmatismo cinico para afirmar: «Cuanto se haga en pro de las razas inferiores es anticientifico, a lo sumo se les podria proteger para que se extingan agradablemente, facilitando la adaptacion provisional de los que por excepcion pueden hacerlo».

Otros, aunque sin ocultar su desprecio y hasta su odio por los excluidos, se inclinaran hacia la autoflagelacion, puniendose por cargar con esa maldicion, ese pecado original de pertenecer a naciones mestizas. No sorprende que, en la literatura de la epoca, abunden titulos como Manual de patologia politica (1899), del argentino Agustin Alvarez; El continente enfermo (1899), del venezolano Cesar Zumeta; Enfermedades sociales (1905), del argentino Manuel Ugarte, y Pueblo enfermo (1909), del boliviano Alcides Arguedas.

Respuesta menos desesperada es la que plantea a la educacion como instrumento capaz de rescatar a la nacion y acceder a la cultura, como lo hizo Lastarria en Chile, Rodo en Uruguay dando origen a una corriente culturalista mas optimista en toda la region, el arielismo, Justo Sierra y Antonio Caso en Mexico. O la que ve en la inyeccion de sangre blanca, vale decir la inmigracion europea, la posibilidad de superacion de la inferioridad congenita de nuestras naciones.

Esta tesis, que encontramos ya a mediados del siglo en Alberdi o Sarmiento, desaguara en la exaltacion del mestizaje, expresandose en versiones ya de derecha, como la del brasileno Raimundo Nina Rodrigues y su tesis relativa al «blanqueamiento» de la raza, ya de izquierda, como la del mexicano Jose Vasconcelos y su concepto de «raza cosmica». Contados son, empero, los autores que tratan de descubrir en la poblacion misma cualidades y recursos merecedores de admiracion y precursores de un futuro mejor para nuestros paises.

Es, por ejemplo, el caso de Manuel Gonzalez Prada, quien rechaza con energia la nocion de «raza inferior» aplicada al indio peruano, destacando sus potencialidades (linea que retomara sobre todo Mariategui). Es tambien el de Euclides Da Cunha, quien, en su estudio sobre la rebelion de Canudos, en el noreste brasileno, en el viraje del siglo, parte del analisis de las condiciones geofisicas hostiles del serton para destacar la notable capacidad de adaptacion de sus habitantes, es decir, los mestizos y mulatos tan despreciados por Bunge: «el sertanejo es antes que nada un fuerte».

Menos aun seran los pensadores, que desechan, de partida, a la ideologia racista en la reflexion sobre sus paises. Asi, Alberto Torres, en su libro El problema nacional (1914), buscara la explicacion de las especificidades brasilenas en la historia, las estructuras politicas y la cultura nacional, antes que en la sangre o el color de la piel. Y Jose Marti, con el idealismo y entereza que lo caracterizan, afirmara sin rodeos: «No hay razas: hay solo modificaciones del hombre». La institucionalizacion de la sociologia

Los anos 20 implican, para America Latina, cambios en todos los planos de la vida social. Enmarcados en el contexto de la prolongada crisis capitalista, que desorganiza el mercado mundial basado en la division simple del trabajo y que acabara por conducir a la guerra de 1939-1945, abrense en nuestros paises espacios para que comience un proceso de industrializacion, cuya contrapartida es la creacion del mercado interno, el cual impacta a la diferenciacion de las clases y la toma de conciencia por estas de sus intereses.

Los movimientos de clase media y de la clase obrera impondran nuevas alianzas sociopoliticas, radicalizando las contradicciones entre la oligarquia agrario-comercial y la burguesia industrial y llevando, en la mayoria de los casos, a nuevos tipos de Estado, basados en el nacionalismo y en pactos sociales menos excluyentes. Paralelamente, se intensifican las relaciones comerciales y politicas entre los paises de la region, soporte necesario para un concepto autonomo de latinoamericanismo.

Hasta entonces, la idea de Latinoamerica se habia esbozado desde Europa, en tanto que simplificacion apta para un esquematismo ignorante, tanto por parte de los sectores dirigentes como de la izquierda. No por acaso la Internacional Comunista, al plantearse la cuestion colonial, eludira el estudio particular de nuestros paises y preferira abordarlos como integrantes de lo que llama de «China del extremo occidente».

En otra perspectiva, la concepcion del subcontinente como una verdadera region se formulara, desde Washington, en el marco de una politica expansionista, inspirada en doctrinas como el pangermanismo o el paneslavismo, entonces en boga. Pero esto va a cambiar. Valiendose en buena medida del marxismo, aunque no solo de el, los intelectuales latinoamericanos trataran de establecer sobre bases firmes una tradicion original e independiente en la teorizacion de la region.

Luego, se ira a la institucionalizacion de las ciencias sociales, en particular la sociologia y la economia. En relacion a la primera, ello corresponde a la emancipacion de la disciplina, hasta entonces enmarcada en catedras impartidas en los cursos de filosofia y de derecho. El primer paso lo da Brasil, con la creacion de la Escuela Libre de Sociologia y Politica de Sao Paulo, en 1933. Para 1950, ese proceso se extiende a la mayoria de los paises de la region, superando definitivamente la fase que Germani llama de «pensamiento pre-sociologico».

A partir de entonces, empiezan a producirse trabajos de alta calidad teorica y metodologica de autores como, entre muchos otros, Florestan Fernandes, Gino Germani, Alberto Guerreiro Ramos, Pablo Gonzalez Casanova que marcan la madurez de nuestra teoria social. Paralelamente, en la economia, se registran los notables aportes que haran los pensadores de la CEPAL y, luego, con caracter mas interdisciplinario, los de la teoria de la dependencia. La dificil gestacion de una ciencia social ritica, centrada en la problematica de nuestras estructuras economicas, sociales, politicas e ideologicas, habia finalmente concluido. A partir de alli, la produccion teorica latinoamericana va a impactar, por su riqueza y originalidad, a los grandes centros productores de cultura, en Europa y Estados Unidos, revirtiendo el sentido del flujo de las ideas que habia prevalecido en el pasado. Nuevas y ricas corrientes de pensamiento surgiran luego sobre ese suelo abonado, abriendo amplias perspectivas para la comprension integral de nuestra realidad.

Cabe mencionar que tan pronto como la sociologia latinoamericana salio de los confines protectores de la universidad para abocarse al estudio de la realidad circundante, la situacion era mucho mas precaria, puesto que las partidas que los gobiernos asignaban a la investigacion cientifica eran, en general, miserables, y la filantropia nacional se dedicaba en su mayor parte a obras de “caridad” tradicionales y no a empresas cientificas. En estas condiciones, la investigacion sociologica a gran escala no existia o se llevaba a cabo con el apoyo de recursos externos.

Fernando H. Cardoso, alguna vez senalo que los intelectuales en America Latina son las voces de aquellos que no pueden hablar por si mismos. De hecho, gran parte de los textos que la sociologia produjo en la region durante el siglo pasado ha buscado documentar los origenes de la desigualdad, las consecuencias para sus victimas, asi como los mecanismos sociales y politicos que la mantienen viva. De manera mas consistente que la Iglesia catolica, que cuno el termino, la sociologia latinoamericana ha practicado la “opcion por los pobres” y documentado la serie de injusticias sociales en la region, proponiendo modelos de desarrollo que propiciarian su reduccion. A pesar de estas diferencias, el interes comun por la suerte de los oprimidos no surgio, entre los sociologos, por casualidad. El interes de la sociologia por la desigualdad y la condicion de los oprimidos se remonta a los estudios empiricos de Quetelet y al enfoque teorico de Marx y Weber sobre la dinamica de la clase, el estatus y el poder.

La manera en que Marx le dio la vuelta a la economia neoclasica, dejando a Ricardo parado de cabeza, es bien conocida y no requiere de mayores comentarios. Sin embargo, vale la pena recordar que la sociologia de Weber giraba tambien alrededor de dos asuntos fundamentales: las formas en que los diferentes recursos del mercado condicionan las diferencias de clase en la sociedad y los medios a traves de los cuales se legitima el poder de las clases dominantes.

Las fuerzas que mantenian a las victimas del mercado en su lugar y las llevaban a conformarse con su propia explotacion, se hallan en el centro de la sociologia politica de Weber y, en particular, en su analisis de las fuentes de autoridad. Esta orientacion cruzo el Atlantico y dio forma a los primeros estudios empiricos de la sociologia norteamericana. Algo que merece atencion es la apertura de la sociologia a influencias externas y, de hecho, su disposicion a incorporarlas. Esto se refleja en la popularidad y ceptacion de la nocion de “interdisciplinariedad” entre los sociologos de todas partes, lo que habla de su propension a establecer relaciones de cooperacion a traves de distintos campos. En muchos paises, frecuentemente es dificil establecer la diferencia entre un sociologo, un cientifico social y un antropologo social. Este desdibujamiento de los limites entre disciplinas no es solo un hecho de la vida sino que, a menudo, es bien recibido como signo de una empresa cientifica en comun.

En los Estados Unidos, la sociologia conserva un perfil distintivo, pero incluso aqui los llamados para una teoria y una investigacion interdisciplinarias son en general bien recibidos En los departamentos de sociologia no es raro encontrar personas que han estudiado otras disciplinas antropologia, historia, incluso economia y han buscado refugio dentro de los confines de la mas hospitalaria de las ciencias sociales.

Aun mas comun es la presencia, en los departamentos academicos de los sociologos, de muchas orientaciones diferentes funcionalistas, marxistas y neomarxistas, weberianos, positivistas duros que son capaces de convivir sin que nadie cuestione sus credenciales como miembros de la disciplina. Asi, cuando las teorias dominantes de la economia y, cada vez mas, de la ciencia politica afirman la primacia de las preferencias individuales, la sociologia afirma la primacia del contexto social y las relaciones sociales. Cuando las mismas disciplinas hermanas buscan explicar los sucesos, sociales como resultado de una conducta racional e medios fines, la sociologia se centra en las consecuencias no buscadas de tal accion deliberada, provocadas por los efectos de las redes sociales y otras estructuras mayores. Cuando la economia asume “el mercado” como una realidad axiomatica, la sociologia lo examina como una institucion construida y se concentra en las estructuras normativas y de autoridad que la sustentan. Cuando la ciencia politica acepta las jerarquias formales del poder por lo que aparentan ser, la sociologia se centra en los escalafones informales de estatus e influencia que surgen dentro de ellos y que por lo general subvierten la autoridad formal.

La perspectiva de la sociologia se centra en la dialectica de la vida social, en sus interacciones y consecuencias no buscadas. Los sociologos son capaces de producir recuentos explicativos y predictivos de los fenomenos sociales que son originales y distintos de aquellos que provienen de otras opticas. No existe una empresa interdisciplinaria viable si no existe primero una perspectiva disciplinaria acabada y clara. La sociologia tiene la suya propia y lo mejor seria utilizarla. En ambas partes del continente y tal vez en todo el mundo, es comun escuchar a los sociologos lamentarse por la “crisis de los paradigmas”.

Con esto se refieren a la velocidad con la que han ido perdiendo aceptacion las grandes teorias capaces de proveer interpretaciones de gran envergadura sobre los fenomenos sociales. En sus epocas, tanto el funcionalismo estructuralista de America del Norte como el marxismo y neomarxismo europeos proporcionaron este tipo de marcos amplios. En America Latina, la perspectiva de la dependencia desempeno un papel similar a medida que paso de su postura critica original a convertirse en una interpretacion historica general. La “crisis de los paradigmas” provoca pesadumbre porque ha dejado a la disciplina privada de una orientacion.

Aunque es cierto que hay una “crisis de paradigmas”, entendida como que las grandes teorias han caido de sus pedestales, su desaparicion no significa un retroceso para la sociologia sino que, de hecho, podria hacerla avanzar. A pesar de su atractivo, estos marcos interpretativos amplios retardan el avance cientifico por tres razones: 1. Primero, porque se sustituye una logica teorica/deductiva por una que es empirica e inductiva. 2. La desproblematizacion del mundo. Puesto que los fenomenos sociales pueden muy bien explicarse de manera deductiva, hay poca necesidad de estudios empiricos. . La reificacion de los conceptos. Debido a su caracter globalizador, las grandes teorias adquieren vida propia y sus conceptos se vuelven isomorficos con la realidad. La “competencia del mercado”, los “costos de transaccion”, el “equilibrio social”, la “introyeccion normativa”, la “plusvalia”, la “lucha de clases”, para tomar una muestra desigual de conceptos, dejan de representar constructos mentales creados para interpretar fenomenos sociales y pasan a ocupar el lugar de estos. Los paradigmas como grandes narrativas estan desapareciendo, y esa es una buena noticia.

La sociologia tiene su propio paradigma que consta de unos cuantos principios axiomaticos: la autonomia de los fenomenos sociales respecto de sus manifestaciones individuales, la importancia de las normas y valores sociales como guia de la accion humana, la construccion social de las instituciones, la permanencia y la fuerza restrictiva de las estructuras de poder, la insercion de las iniciativas personales y colectivas en un contexto de relaciones sociales. Mas alla de estos, todo lo demas es problematico y esta sujeto a la indagacion.

El papel apropiado de la teoria dentro del paradigma sociologico es servir como guia para tales investigaciones y modificarse de acuerdo con sus hallazgos, no encubrirlos. La teoria del colonialismo interno, se debe mucho a diversos sociologos latinoamericanos, incluyendo a Gonzalez Casanova. Los estudios realizados en paises con grandes poblaciones indigenas fueron campo fertil para el surgimiento del concepto, en tanto se caracterizaban por una profunda segmentacion entre esas poblaciones, sobre todo rurales, y las urbanas europeas mas prominentes.

La brecha trascendia de multiples formas las diferencias que normalmente se asocian a las clases sociales en las sociedades industrializadas: en la poblacion indigena colonizada no se daba una movilidad hacia arriba a traves de las generaciones, ni era vista por los grupos dominantes como parte de la “misma sociedad”. La condicion servil de estas colonias internas desempenaba un papel crucial en la consolidacion de sociedades altamente desiguales en la region. La teoria ociologica acuno el concepto de “transnacionalismo” para referirse a este fenomeno y “comunidades transnacionales” es el termino con el que han sido estudiadas sus consecuencias mas visibles. A diferencia de las actividades multinacionales de las companias mundiales y de las relaciones “internacionales” conducidas por los estados, el “transnacionalismo” abarca los contactos no oficiales a traves de las fronteras, iniciados y mantenidos por los inmigrantes y sus contrapartes en casa.

Los campos sociales asi creados incluyen las empresas economicas que buscan capitalizar las oportunidades que se presentan en las areas de emision y de recepcion, asi como las movilizaciones politicas, los eventos culturales y los intercambios religiosos. Las comunidades indigenas pueden encontrar una voz poderosa para expresar sus agravios y difundirlos publicamente en quienes emigran al primer mundo. Los pueblos empobrecidos pueden encontrar una manera de darle la vuelta a la inercia gubernamental y financiar las obras publicas requeridas con el dinero de sus diasporas.

Las iglesias, catolicas y protestantes por igual, entran en el ambito transnacional proporcionando guia y proteccion a sus feligreses en el extranjero y estos, a cambio de ello, canalizan sus remesas y regalos a proyectos religiosos en casa. II. EVOLUCION DE LA SOCIOLOGIA EN MEXICO La sociologia en Mexico es relativamente reciente en comparacion con otros paises de envergadura como Francia o Alemania; sin embargo, durante el siglo XX esta ciencia alcanzo una madurez significativa, recorriendo radiciones teorico-metodologicas de origen nacional, institucionalizandose con ello en nuestro pais, al mismo tiempo que lideraba en America Latina. No fue sencillo el proceso, como lo explica Lidia Girola o el propio Fernando Castaneda, pues habia que enfrentar problemas en cada rincon para articular el aparato cientifico: desde las aportaciones epistemicas que tomaban forma de paradigmas, hasta la falta de espacios academicos y de divulgacion de la ciencia social en Mexico.

Los origenes de la sociologia en Mexico se encuentran en los anales del positivismo bajo las propuestas de pensadores como Justo Sierra, Jose Vasconcelos, Antonio Caso, Manuel Gamio y Andres Molina Enriquez; no obstante, conforme avanzo la industrializacion del pais y el desarrollo de los medios de comunicacion surgieron otros pensadores como Samuel Ramos, Manuel Parra y Jose Iturriaga. Aunque cada uno de ellos destaca por sus aportaciones epistemicas en el ambito social, particularmente los sociologos Pablo Gonzalez Casanova y Rodolfo Stavenhagen se consolidaron como precursores de la corriente latinoamericana.

Como bien lo senala Alfredo Andrade, la historia de la sociologia mexicana esta vinculada al concepto ‘modernidad’ en sus distintas versiones: En el plano de la interpretacion de la historia del pais, la modernidad es uno de los elementos empleados para dar sentido a cada uno de los acontecimientos y procesos historicos tales como la independencia, la revolucion, el porfiriato, el cardenismo, la industrializacion o las tensiones ligadas a la definicion de las relaciones entre el Estado, la Universidad, la Iglesia, las clases sociales y la sociedad en su conjunto.

La principal barrera para el desarrollo de esta ciencia era la institucionalidad de la misma, pues primero debia definir la vertiente que seguiria, ya que en un comienzo “no existia propiamente una sociologia, como una disciplina academica, en el sentido actual del termino”, ademas de ser necesario definir los espacios en donde se ejerceria el oficio. El proceso de institucionalizacion de esta ciencia social comenzo en 1875, cuando Justo Sierra la incorporo al programa de estudio de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP).

Durante este periodo, la sociologia se inclinaba por el positivismo, pues incluso el lema de la ENP era ‘Orden y progreso’. Asimismo, una variable de la sociologia positivista comteneana es el sistema de castas; es decir, el ‘orden y progreso’ estaba vinculado a las razas. Sin embargo, a diferencia del organicismo spenceriano, los positivistas mexicanos observaban el mestizaje racial como un logro sociopolitico de la nacion, pues articulaba sus raices etnicas.

No obstante, los hechos distaban del discurso cientifico, pues siempre estuvieron presentes las diferencias socioeconomicas, las jerarquias de castas e incluso diferentes niveles de competencia dentro de la misma casta. Con el paso de la revuelta social mejor conocida como revolucion mexicana y el regimen ‘posrevolucionario’, la sociologia renovo su aparato teorico-metodologico, pues el objeto de estudio no era el mismo. Este proceso inquieta, pues si bien es cierto que la sociologia modifico ligeramente su estructura, seria prudente cuestionar ? por que la modifico? , ? que presiones hubo de por medio para modificar una tendencia arraigada? ? cuales eran los intereses de los grupos en el poder? , ? que opinaban al respecto los positivistas? , ? quienes se beneficiaban del cambio? Evidentemente no hubo una ruptura con el paradigma positivista, pues incluso la obra cumbre de Gonzalez Casanova, La democracia en Mexico, abraza minimamente el positivismo, como lo hizo Durkheim en El suicidio. Sin embargo, tal parece ser que desaparecieron los objetivos del siglo XIX para pasar al indigenismo. Dentro del nuevo proyecto de articulacion el unico espacio de racionalizacion de la politica en el que participo la sociologia fue el de la integracion del indigena y la cuestion campesina.

Retornando al tema del espacio en donde se efectuaria el oficio del sociologo, durante el periodo del rector Ignacio Garcia Tellez, en 1930, se funda en la UNAM el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS), cuyos fundadores fueron Vicente Lombardo Toledano, Miguel Othon de Mendizabal, Narciso Bassols y Luis Chico Goerne. Sin embargo, es hasta 1939, bajo la direccion de Lucio Mendieta y Nunez, cuando el IIS logra articular un proyecto institucional a la par de la creacion de una revista de divulgacion con mayor tradicion en America Latina, la Revista Mexicana de Sociologia.

El IIS se enfoca en tematicas como la integracion nacional, tanto economica como social; el indigenismo; la delincuencia; el alcoholismo; entre otras problematicas nacionales que otrora estaban todas vinculadas al concepto ‘modernidad’. En Mexico nadie hizo tanto por la institucionalizacion de la Sociologia como Lucio Mendieta y Nunez. Fundador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, de la Revista Mexicana de Sociologia, y posteriormente de la Escuela Nacional de Ciencias Politicas y Sociales, Mendieta y Nunez trabajo incansablemente por consolidar un espacio para la disciplina en nuestro pais.

Aunque ya se habian creado los espacios institucionales para desarrollar la sociologia en Mexico, la labor apenas comenzaba, pues habia que delimitar la accion del profesionista en la Universidad. La famosa polemica que se presento entre V. Lombardo Toledano y A. Caso en el Primer Congreso de Universitarios Mexicanos, entre 1933 y 1934, se centro en los presupuestos que Max Weber desarrollo en el apartado ‘La ciencia como vocacion’ de El politico y el cientifico: Pero tampoco han de hacer politica en las aulas los profesores, especialmente y menos que nunca cuando han de ocuparse de la politica desde el punto de vista cientifico.

Las tomas de posicion politica y el analisis cientifico de los fenomenos y de los partidos politicos son dos cosas bien distintas. Por otra parte, despues de la Segunda Guerra Mundial y la creacion de la CEPAL (Comision Economica para America Latina), en 1945, emergen las posturas de dos renombrados sociologos mexicanos: Pablo Gonzalez Casanova y Rodolfo Stavenhagen. El primero, como ya se menciono, se distingue del resto de los estudiosos del hecho social or su texto La democracia en Mexico (1965), el cual expone el problema de la democracia con el metodo inductivo; en cuanto al segundo pensador, destaca por un articulo publicado en el Diario El Dia (1965) titulado ‘Siete tesis equivocadas sobre America Latina’, el cual se convierte en manifiesto y, rapidamente, en una corriente sociologica: la sociologia latinoamericanista. Fig. 1 Edificio de la CEPAL Finalmente, la decada de 1970 fue, si no la mas importante, al menos una de las mas importantes para la institucionalizacion de la sociologia en Mexico.

Castaneda (1990; 426) explica que la mayoria de los centros de investigacion en ciencias sociales se crearon en la decada de 1970; ademas hubo cuatro fundaciones significativas en la misma decada, que son el Fondo de Cultura Economica (FCE), la Universidad Autonoma Metropolitana (UAM), la Universidad Iberoamericana (UIA) y El Colegio de Mexico (Colmex). A pesar de los logros alcanzados hasta aquel momento, la decada de 1980 fue una de las peores, no permitiendo continuar la cosecha de mas logros. Segun Fernando Castaneda la crisis de la sociologia en esta decada comenzo con “el marxismo academico, que podia ser a la vez critico y tecnico” .

Asimismo, en el caso particular de la FCPyS de la UNAM, si bien es cierto que se habia tomado en un comienzo el programa de estudios en sociologia de la Universidad de Lovaina, en la decada de 1980 se modifico, eliminando el tronco comun y retirando materias de metodologia, dejando a los estudiantes rencos ante su futuro oficio. Sin embargo, Castaneda observa positivamente la crisis, pues con esta se genera una redefinicion de la sociologia. Si la sociologia quiere recuperar el lugar que perdio, tendra que redefinir las relaciones de su saber con la vida publica, de su fundamento en su practica.

Actualmente, segun argumentaron los profesores Fernando Castaneda, Arturo Chavez y Alfredo Andrade en un encuentro celebrado en mayo de 2005, la sociologia no se encuentra meramente en una crisis sino en una diversidad de paradigmas. La cual puede ser observada tanto positiva como negativamente, segun la posicion; ademas, la diversidad de propuestas teorico-metodologicas no limitan a la sociologia, sino que amplian el campo de estudio ya que estas son unicamente herramientas epistemicas que facilitan observar, comprender e interpretar la accion en el mundo de la vida cotidiana. CONCLUSION

Con relacion a este trabajo podemos decir que mas de medio siglo de desarrollo de la sociologia nos ha permitido crear en America Latina informacion y metodologias de investigacion que, aunadas a una considerable masa critica, nos permite hablar de una sociologia latinoamericana. Nosotros como nuevas generaciones podemos contar hoy con un valioso instrumento para hacer frente a los problemas que la vida nos esta planteando. La recuperacion, actualizacion y profundizacion de esa tradicion teorica las ponen en condiciones de interpretar este mundo nuevo y, mas que eso, transformarlo.

La sociologia, como disciplina cientifica, se ha ido especializando de manera creciente, para dar lugar a la sociologia politica, del desarrollo, de la cultura, del trabajo, de la informacion y muchas otras. Si esa especializacion contribuye a adecuar y refinar el instrumental teorico-metodologico que se aplica al objeto de estudio, conlleva tambien el peligro de la perdida de vision de la sociedad como totalidad y de la estrecha interconexion que caracteriza a los fenomenos sociales. Se hace por ello necesario una solida formacion de base en la disciplina, antes de pasar a profundizar en las ramas particulares que de ella se derivan.

En la misma linea de razonamiento, y en sentido inverso a las razones que dieron origen a la sociologia, es necesario restablecer sus vinculos con las demas ciencias sociales, en particular con la economia y la ciencia politica. La formacion de los jovenes sociologos debe necesariamente tomar en cuenta que lo que la sociedad presenta no son sino dimensiones de analisis, cuyo estudio admite hasta cierto punto la existencia de ciencias especiales, como lo es la sociologia, sin que ello implique perder de vista la necesidad de aspirar a una ciencia social total.

Queda por senalar que el sociologo, por su campo mismo de trabajo, no puede dejar de asumir un compromiso con la sociedad: el de estudiarla para proponerle metas e instrumentos capaces de hacerla mejor y mas feliz. Ello le plantea negarse a ser un mero agente de los grupos que someten las mayorias a la explotacion y la opresion, para asumir decididamente el partido de esas mayorias. Hay que tomar en cuenta que hacerlo implica comprometerse con un desarrollo conomico orientado a satisfacer las necesidades materiales y espirituales de nuestros pueblos, y a la democracia, en tanto que regimen capaz de asegurarles la realizacion plena de su humanidad. La humanidad, decia Max Scheller, no es un punto de partida, sino de llegada. Solo el esfuerzo solidario, la busqueda permanente de valores realmente sociales, susceptibles de ser compartidos por todos, y la lucha sin tregua contra la desigualdad y la injusticia nos permitira finalmente alcanzarla.

La sociologia no podria encontrar una razon de ser mas valida ni los jovenes que se dediquen a ella una tarea mas noble. BIBLIOGRAFIA ? Andrade A. Y J. Leal (1994) La sociologia contemporanea en Mexico, perspectivas disciplinarias y nuevos desafios. Mexico, UNAM ? Gonzalez Casanova P. (1965) La democracia en Mexico. Mexico, FCE ? Paoli Bolio F. (1990) Desarrollo y organizacion de las Ciencias Sociales en Mexico. Mexico, Porrua. ? Weber Max (1998) El politico y el cientifico. Espana, Alianza Editorial Zabludovsky Gina (1998) Teoria sociologica y modernidad. Mexico, Plaza y Valdes/ UNAM. ? Archivo de Ruy Mauro Marini, con la anotacion «Ponencia Sociologia, 070894». ? Cit. por Zea, L. , El pensamiento latinoamericano, Barcelona, Ariel, 1976 (1a. ed. , 1965), pp. 146-148. ? Ritzer G,Gelles R, (2002) Sociologia, Mexico, ed Mc Graw Hill. http://www. marini-escritos. unam. mx/034_sociologia_latinoamericana_es. htm http://www. insumisos. com/lecturasinsumisas/Sociologia%20en%20Mexico. pdf