Los creditos

Los creditos gy taldo nexaúpR 02, 2010 2 pagos Los tres cerditos y el lobo Eran tres hermanos. Tres lindos cerditos músicos, que decidieron hacerse su casa junto al bosque. El primer cerdito, sin pensarlo mucho, hizo su casita de paja. pero el malvado lobo, que vivía en el bosque, era muy envidioso. Llego cauteloso junto a la casita. Hinchó los pulmones y sopló con fuerza: iFFuuu FFF…! Y toda la casita se desmoronó mientras huía el cerdito. El segundo cerdito no hizo su casa de paja.

La construyó con hierba fresquita del campo. Y al contemplarla tan bella se puso a cantar y al tocar la mandollna. poco duró su aleg la vez anterior: iFFuu La frágil casita se _ Se ora to View nut*ge cas lobo y sopló como o huyó. Siguió adelante el malvado lobo y descubrió otra casa. Era la que el tercero de los cerditos se acababa de construir. «iBah! «, pensó el lobo, «en cuanto sople sobre ella volará. Y me comeré a los tres cerditos. Los he visto encerrarse en la casa hace unos I I momentos».

Swipe to vlew next page Sin embargo, por mucho que el lobo sopló y sopló hasta quedarse sin aliento,

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
no pudo derribar la casita. ¿Cómo era posible esto? ¿Qué I había ocurrido?. Pues que el tercer cerdito, más precavido que sus dos hermanos, había construido su casita con ladrillos y cemento. De suerte que así I quedaban a salvo de los dientes tan afilados del lobo – Cerditos, ¿no me abrís la puerta? – gritó el lobo muy enfadado. pues os comeré a pesar de ello, porque me voy a subir al tejado y entraré por la chimenea. Menudo banquete me espera, señores cerditos! Entonces el tercer cerdito tuvo una feliz idea: íDeprisa, hermanitos! Traed mucha leña y echémosla al fuego para que hierva en seguida el agua de la caldera. Ya noto que el lobo lempieza a bajar por la chimenea. I En efecto, el agua hirvió prontamente y el malvado lobo cayó en la caldera y murió abrasado, con lo cual pagó sus muchas fechorías. Entonces, nuestros tres cerditos bailaron, pues del feroz lobo se salvaron.