Logos, pathos, ethos

Cómo pronunciar una conferencia Logos, Pathos, Ethos En el momento en que un orador inicia su discurso, se pone en marcha un complejo proceso en el que intervienen multitud de factores. Conocerlos puede ayudar a tomar conciencia de los pasos que se deben dar para mejorar una intervención pública Logos, Pathos y Ethos son tres palabras que representan las tres condiciones que, en la Retórica de Aristóteles, debe reunir un buen discurso.

Utilizamos amplio, para abarcar la interv de un profesor, la pr OF5 e n sentido muy p la cámara, la lección to a un grupo de rofesionales, unas palabras en un acto de homenaje a una persona, la homilía de un sacerdote, etc. Este trabajo es, en buena parte, fruto de la experiencia del primer autor con el curso Comunicación en la Empresa, que imparte en primer año del Programa Master. La experiencia de haber escuchado centenares de presentaciones de los alumnos nos ha confirmado la vigencia de las recomendaciones de Aristóteles y nos ha hecho patente la relación existente entre estos tres elementos de la comunicación. estos brotan con fuerza y con espontaneidad. El lenguaje no verbal (LNV) acompaña a sus palabras (3). Cuando faltan estas condiciones, el discurso

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
es errático y vacilante. Asi pues, el Logos afecta al Pathos. Ahora bien, la emoción que despierta el discurso en el auditorio, a su vez, hace que el que habla se sienta más seguro y que, de este modo, su argumentación se refuerce (4). La respuesta positiva de los oyentes hace que el que habla se crezca y se exprese con más claridad y con más convicción.

En una palabra, el Logos se potencia través de la respuesta afectiva de los oyentes. Pathos El Ethos, el Logos y el Pathos están entre sí estrechamente relacionados. La principal aportación de este trabajo es, precisamente, la descripción de este dinamismo, que el gráfico adjunto ayuda a comprender. Vamos a definir el contenido de estos tres términos a mostrar sus interrelaciones. Logos El Logos es la argumentación. Hay dos formas básicas de argumentación.

La primera apela a principios tales como el valor de la libertad, el respeto a la vida humana, la igualdad entre los hombres, etc. La fuerza de convicción de esta forma de argumentación depende, en gran medida, de que los principios o valores en que apoya sean compartidos por el auditorio. La segunda forma de argu apoya en las que 2 Aristóteles llama «proposic les», esto es, afirmaciones sido suficientemente verificadas. El Pathos es la emoción que ponemos en el discurso a través del tono de voz y del lenguaje no verbal.

Esta emoción despierta una respuesta similar en el auditorio. También, como acabamos de ver en el párrafo anterior, el Logos contribuye a activar el Pathos, pero el que habla ha de saber establecer una relación favorable con el auditorio (5). para ello, un preámbulo (6) que atraiga su atención y un contacto visual (7) que lo ponga en sintonía son la clave del Pathos. A su vez, el Pathos despertado en el auditorio alimenta el Pathos del que pronuncia el discurso.

Las más de las veces, la respuesta del auditorio es silenciosa, pero sus gestos manifiestan reacción afectiva. Ethos Tal como parece entenderlo Aristóteles, el Ethos es la honradez del orador y, a este respecto, hace la siguiente afirmación: «A los hombres buenos los creemos de un modo más pleno y con menos vaci- José María Rodríguez Porras Ma Nuria Chinchilla Profesor Ordinario, ‘ESE, Departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones. [email protected] u Profesora Agregada, ‘ESE, Departamento de [email protected] edu 3 algunos escritores en sus tratados de retórica, que la bondad personal de quien habla no contribuye nada a su poder de persuasión; por el contrario, su carácter casi puede considerarse el medio más efectivo de persuasión que posee», señalaba Aristóteles lación; esto es por lo general cierto sea cual fuere la cuestión, y absolutamente cierto allí donde la absoluta certeza es imposible y las opiniones divididas.

No es verdad, como suponen algunos escritores en sus tratados de retórica, que la bondad ersonal de quien habla no contribuye nada a su poder de persuasión; por el contrario, su carácter casi puede considerarse el medio más efectivo de persuasión que posee». 9. Integridad 8. El Ethos desencadena el Pathos. 2. Claridad La naturalidad de la lenguaje adecuado. 11. Historia del orador 3.

Entonación Así, el Ethos afecta al Pathos (8). En el gráfico hemos incorporado la honradez bajo el titulo de integridad (9). Ahora bien, el poder de convicción de la integridad depende, en cierto grado, de que el sujeto posea la competencia (10) correspondiente al contenido el mensaje. Por esta razón, la competencia figura como condicionante del Ethos en el gráfico. El historial del orador (11) también afecta al Ethos.

De hecho, el Ethos percibido por el auditorio está sujeto a variaciones, dependiendo del Logos y del Pathos (12). En función de estos dos factores, el Ethos puede crecer o decrecer. Cuando el orador se expresa de un modo que revela una falta de integridad o de competencia, su credibilidad tiende a resentirse. La viceversa sucede cuando actúa a la altura de las circunstancias. 1. Estructura y th 5