Ley de justicia y paz: perdón y olvido no son garantía para la paz y menos para la reconciliación

Ley de justicia y paz: Perdon y olvido no son garantia para la paz y menos para la reconciliacion Lo comico del asunto radica en que si bien la ley de justicia y paz apoya un proceso de la verdad y reparacion, paramilitares como alias HH son extraditados a los Estados Unidos dejando a las victimas de sus crimenes aqui en Colombia con los crespos hechos, o como dirian unos, mamando.

El gobierno basa la extradicion en el hecho de que los desmovilizados y protegidos por la ley de justicia y paz, seguian delinquiendo en las carceles, cuando en realidad dicha ley promulga que las consecuencias al incumplirse sus postulados y la reincidencia en actividades criminales, no es bajo ninguna opcion la extradicion y menos a los estados unidos, la ley contempla y estipula que las consecuencias a estos actos es la perdida de los beneficios de dicha ley y su remision a la justicia ordinaria. Como vemos este gobierno no es mas que un gobierno de mano dura con las victimas y corazon grande con los delincuentes.

Es inconcebible y es una falta de respeto con aquellos que han sufrido los crimenes de alias Karina y alias Saldana, ex guerrilleros desmovilizados de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
las FARC, y hoy flamantes gestores de paz y habilitados promotores de la reeleccion de su benefactor. Pareciera que el gobierno olvidara los adelantos de la psicologia y la psiquiatria, que no es posible que de la noche a la manana estos dos personajes, sin tratamiento psicologico alguno, sino por la simple manifestacion de su voluntad y por decreto presidencial, convertirse en gestores de paz y garantes del bien, el amor y la reconciliacion.

La impunidad aqui radica en la incapacidad de la ley del padre en poner limite al goce criminal de los delincuentes y a la injusticia e ineficacia de la reparacion de victimas. Por ejemplo que clase de reparacion se espera dar a aquellos que han perdido sus seres queridos, ? Que le devuelvan el cuerpo? Y eso de que sirve si ya esta muerto. La unica reparacion posible es la justicia misma, y parte de la base de la confesion de la culpa, de la prueba respecto a ella y de su castigo.

Las faltas y falencias de la ley del padre llevan al individuo hacia la pulsion de venganza, que es una pulsion de muerte. Para Freud: “defenderse de un dano mediante la lucha, y danar con ella al enemigo, es el reflejo psiquico adecuado, preformado. Si no se lo lleva a cabo, o se lo hace insuficientemente, volvera a desencadenarse siempre por el recuerdo; se genera asi la pulsion de venganza”. El deseo de venganza en Colombia es un hecho que marca la pauta en la violencia que sufre o sufrio como por ejemplo la violencia bipartidista de la que todos nuestros abuelos tienen tragicos recuerdos.

Sin embargo, las victimas de paramilitares juzgados por la ley de justicia y paz se encuentran con un padre perverso, aquel que despues de asesinar el padre de la justicia, toma su lugar y lo pervierte en donde la ley es la suya. En Colombia, nadie puede hablar, nadie puede opinar sin el constante miedo a morir a manos de esta ley del padre perversa que calla y que oprime a los que piden justicia. En conclusion, vemos que la ley del padre que impide el goce criminal es incompleta e inconsistente, una ley que falla en su aplicacion y que por ende da lugar a la impunidad y a deseos de venganza.

Deseos que son oprimidos por una ley del padre perversa, una ley injusta que intimida y que impide que el duelo de las victimas se acabe. Muchos dicen que con la ley de justicia y paz desenterrar el pasado es abrir heridas que ya estaban cerradas, pero la pregunta es ? por obra y gracia de quien o que, se supone que las heridas cerraron? Nunca han cerrado siempre han estado abiertas. Jairo Alonso Leguizamon Rincon