Lenguas

Lenguas gy lauradiazoeriz I Acza6pR 02, 2010 | pagos Ciudad de México (México). El 1 de noviembre de cada año, las almas de los fallecidos visitan las casas de sus familiares. La fiesta de Todos los Santos o K’in Anima, es una antigua tradición heredada de los mayas que hoy en día se entrelaza con las costumbres religiosas del pueblo chiapaneco de San Juan Chamula y en general del mexicano. Este municipio se encuentra en el altiplano central del estado de Chiapas.

El pueblo tzotzil que lo habita construyó su identidad a través de la fortaleza de sus tradiciones. Una de las más mportantes es el día en que todos los familiares llaman a sus difuntos y los invitan a disfrutar de una fiesta terrenal en su honor, y al final los despiden para que regresen al lugar de las almas, el K’atin Bak, o lu ar de los huesos ardientes. Swp to page La celebración, que p creen en las enseñan en el panteón y en la chamulas colocan la ors Sv. pe to View ros de quienes aún ma lugar en casas, de noviembre los uerdo al número de difuntos que esperen. Después acuden al panteón a invitar a sus

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
almas a la fiesta, pero antes tocan tres veces la campana de la iglesia del santo patrón San Juan. La tradición dura dos días: el primero, cuando llaman y reciben a los muertos, y el segundo, cuando regresan al K’atin Baz pero desde mediados de octubre la gente se prepara y adquiere los elementos necesarios para recibir a sus difuntos con todo el honor y la devoción que se merecen.

La comida juega un papel importantísimo dentro de la ofrenda: la carne de res ahumada, frijol, maíz, tortillas, chayotes y pan son los elementos más demandados cuando se trata de complacer el paladar de sus familiares fallecidos. Estos alimentos se ponen en los altares y en las tumbas, para que l día primero en la noche, cuando las almas llegan, se deleiten con los platillos que acostumbraban comer en vida.

Días antes de la ceremonia, la gente acude a los panteones a limpiar las sepulturas, a poner juncia, flores, frutas, velas de cebo especiales para la ocasión, y a adornar las cruces, de manera que las almas vengan felices a visitar la vida terrenal que antes tuvieron. Como una forma de guiar a las almas a los hogares en donde se les espera, se coloca una cruz adornada con juncia y cempasúchitl, para que ahí se persignen y pidan perdón a Dios, así como permiso para entrar a la casa. La celebración del Día persignen y pidan perdón a Dios, así como permiso para entrar a la casa.

La celebración del Dia de Muertos en San Juan Chamula implica dolor y alegría a la vez. La gente acude a los panteones a rezar y a llorar por el recuerdo de sus seres queridos, que ahora yacen en las entrañas de la madre tierra. Ahí descansan un buen rato para regresar luego a sus casas y ser recibidos con una gran celebración. Para los indígenas de San Juan Chamula, el Día de Muertos es el 1 de noviembre, y el regreso de las almas es el 2. No diferencian entre los difuntos adultos y los niños.

Tienen la creencia de que hay familias enteras ya fallecidas que vienen de visita ese día, lo que indica que la fraternidad tan fuerte que caracteriza a la comunidad, sigue expresándose más alla de estas tierras. Entre los tzotziles, las almas se vuelven seres divinos, mensajeros de los dioses y cuando se ofrenda a sus tumbas se les pide que intercedan por los vivos. Esta tradición es más que un día feriado para el pueblo chiapaneco. Es otra forma de entender la relación entre los vivos y los muertos. Son las raíces de una cultura llena de tradiciones únicas en el mundo. 31_1f3