Legislacion en en codigo civil del concubinato

Esquema 1. El Concubinato 2. Características del concubinato. Presunción de la unión concubinaria. 4. Requisitos de la unión concubinaria. Régimen legal venezolano que regula el concubinato. Efectos del concubinato, (Regulados en el código civil 6. venezolano). Aspecto patrimonial. Aspecto personal. 7. Diferencia entre unión concubinaria y sociedad conyugal. Desarrollo 1. El concubinato. PACE 1 oris to View nut*ge El concubinato es la situación de hecho en que se encuentran dos personas de distinto sexo que hacen vida marital sin estar unidos en matrimonio.

Se trata, pues, de una unión de hecho con aracteres de estabilidad y permanencia; quedan indudablemente excluidas de su concepto tanto la unión transitoria de corta duración cuanto las relaciones sexuales estables pero no acompañadas de cohabitación, es decir; es aquella unión monogámica, entre un hombre y una mujer, sin impedimentos para celebrar matrimonio, cuya union compruebe caracteres de permanencia, responsabilidad, destinada a integrar una familia y en cuya unión se comprenden los deberes de cohabitación, socorro y respeto recíprocos, todo realizado dentro de la apariencia externa de una unión semejante a la del matrimonio.

El Concubinato. en sentido amollo. es la cohabitación de un relaciones sexuales. El concubinato era una práctica legal y socialmente admitida en muchas culturas de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
la antigüedad, incluida la hebrea; sin embargo, a las concubinas se les negaba por regla general la protección a la que tenia derecho la esposa legal. Los antiguos germanos también aceptaban esta práctica como una forma inferior de matrimonio. En el Derecho romano, el matrimonio se definía de forma explícita como monógamo; se toleraba el concubinato, pero la consideración social de la concubina era inferior a la de la esposa legal.

Aun así, se le reconocían ciertos derechos, como el deber del padre de mantener a sus hijos y su probable legltimidad en caso de celebrarse el matrimonio entre ambos. El concubinato ha sido una práctica admitida en el islam; en los harenes, las concubinas carecían de consideración legal, pero sus hijos poseían algunos derechos patrimoniales. 2. Caracter[sticas del concubinato. Las características del concubinato, son aquellos elementos en que se fundamenta esta institución y las demás uniones no matrimoniales, y al rmsmo tiempo, con el matrmonio.

Estas características son: a. La inestabilidad. Constituye la principal caracter[stica del concubinato que hace difícil, por no decir, imposible, reconocer derechos que sólo subsisten mientras las partes viven en común y que desaparecen por libérrima decisión de cualquiera de ellos. b. Notoriedad de la comunidad de vida. Como se describió anteriormente esta característica también nos expresa que el concubinato debe ser público y not 2 OF anteriormente esta característica también nos expresa que el concubinato debe ser público y notorio.

Cuando abordemos su prueba y en especial la de la existencia de la comunidad concubinaria, profundizaremos en que la misma uede probarse con la posesión de estado, que incluye como uno de sus elementos, la fama, es decir, que los concubinos deben vivir como tales y, en una especie de estado matrimonial legítimo, en forma franca e indubitada. Por ello, debe tener la apariencia de una vida conyugal, toda vez que los concubinos se comportan como marido y mujer y más aun, como si fueran cónyuges.

No olvidemos que la pareja, en el concubinato, a diferencia de otro tipo de uniones, lo hace bajo la premisa de la afecttio marítalis, es decir, con la intención de convivir para siempre, como si fuera un verdadero matrimonio. c. Unión monogámica. Se refiere que no puede existir la unión concubinaria si una de las parejas era adulterina; mientras, que en la segunda norma, se refiere que lo pautado en la norma no se aplica, si uno de ellos está casado, lo que quiere decir, que en las condiciones, no puede existir concublnato.

Lo monogámico del concubinato se encuentra reflejado en el Código Penal Venezolano, que recoge el sentir venezolano al respecto, cuando establece como atenuante para el asesinato de la concubina infiel el mismo que se aplica al uxoricidio. Y al concubino veleidoso, la concubina lo trata de la misma forma en a mujer casada trata al marido adúltero. d. El concublnato requiere de la unión de indivlduos de sexo dif trata al marido adúltero. d. El concubinato requiere de la unión de individuos de sexo diferentes.

Así como el Código Civil parte que sólo puede celebrarse el matrimonio entre un hombre y una mujer, la unión concubinaria debe obedecer al mismo patrón y por ello, en ambos, se excluyen todas las relaciones anormales entre personas del mismo sexo. e. El concubinato requiere de permanencia. Al igual que en el matrimonio, en el concubinato debe existir la intención de permanencia y al mismo tiempo expresamos que, uando se trata de probar la unón concubinaria, el mejor medio es la posesión de estado que requiere dentro de sus elementos la constancia, es decir, su duración en el tiempo. ara ello debe existir la perseverancia en la relación y como ya dijéramos, la estabilidad en las mismas. f. La no existencia de impedimentos para contraer matrimonio Ya hemos analizado el contenido del artículo 767 del, Código civil, y observamos que en la parte del mismo, se determina expresamente, que no puede haber concubinato, si alguno de los integrantes de las parejas estuviese casado. En base a ello, os concubinos están siempre bajo la posibilidad de celebrar matrimonio. Es por esto, entonces, que se debe descartar la idea de una unión adulterina que pueda señalarse como concubinaria. . Inexistencia de las formalidades del matrimonio En el concubinato existe una ausencia de formalidades que se requieren para la existencia del matrimonio; pero que para la creación del concubinato, no impiden tal formalización y que in 40F matrimonio; pero que para la creación del concubinato, no impiden tal formalización y que incluso el legislador civil, para ayudar a ello, ha estipulado el artículo 70 del Código Civil. . El concubinato, implica el desenvolvimiento de una vida íntima semejante a la matrimonial.

Esta característica, supone la existencia de un elemento, subjetivo. Los concubinos, a la par que comparten el mismo hogar, la misma mesa y el mismo lecho, lo hacen sintiéndose unidos, more uxorio (costumbres de los casados). Dicho comportamiento pareciera señalar la existencia de un matrimonio. En relación a este carácter subjetivo, se producen en correspondencia, dos asomos objetivos de mucha importancia. Se trata del deber de socorro y el deber de asistencia que se prestan os concubinos en forma por demás recíprocas.

Es que ambos, dentro del campo interpretativo que se adjudica a tales conceptos al hablar de matrimonio, adoptan una conducta dirigida a satisfacer tales obligaciones de contenido material, pero también espiritual. 3. Presunción de la unión concubinaria. El artículo 767 del código civil expresa: Que «se presume la comunidad concubinaria, salvo prueba en contrario, en aquellos casos de unión no matrimonial, cuando la mujer o el hombre en su caso, demuestre que ha vivido permanentemente en tal estado aunque los bienes cuya comunidad se quiere establecer parezcan a nombre de uno solo de ellos.

Tal presunción sólo surte efectos legales entre ellos dos y entre sus respectivos herederos y también entre uno de ellos y los herederos del otro. Lo s OF y entre sus respectivos herederos y también entre uno de ellos y los herederos del otro. Lo dispuesto en este articulo no se aplica si uno de ellos está casado». La presunción de comunidad derivada de la unión concubinaria sólo surte efectos legales entre los concubinos y entre sus respectivos herederos.

Por lo que no podrá aplicarse en perjuicio de terceros, salvo que se alegare y probare que éstos actuaron de ala fe. Así como puede existir la comunidad concubinaria, igual puede disolverse y por ende puede procederse a su liquidación. La ley presume la existencia de la comunidad cuando la mujer o el hombre en su caso, han vivido permanentemente y han contribuido a formar un patrimonio aunque los bienes aparezcan a nombre de uno solo de ellos. Dicha unión está garantizada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Así, el artículo 77 de la Carta Fundamental protege las relaciones concubinarias al establecer: «„. Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer ue cumplan los requisitos establecidos en la ley producirán los mismos efectos que el matrimonio». El legislador del 82, en aras de mantener la igualdad de derechos para ambos sexos, que es el espíritu y razón esencial de la reforma, establece tanto para el hombre como para la mujer la presunción de haber contribuido en la formación o aumento de ese patrimonio.

Cabe anotar, no obstante, que por tratarse de una presunción iuris tantum, admite prueba en contrario. por lo que si uno de los concubinos pudiere probar que los bienes for 6 OF admite prueba en contrario. Por lo que si uno de los concubinos udiere probar que los bienes formados durante la unión concubinaria, o el incremento de los existentes para el momento de iniciarse la vida en común, pertenecen sólo a él, se desvirtuaría la presunción.

Por ejemplo, si uno de los concubinos es favorecido con una herencia, legado o donación, los bienes que reciba por estos conceptos no podrán considerarse nunca bienes comunes; como tampoco lo seria el aumento de precio experimentado por un inmueble adquirido por él antes de iniciarse el concubinato, salvo que este aumento de precio derive de mejoras hechas al inmueble con la industria de ambos oncubinos o con aporte común. 4. Requisitos de la unión concubinaria.

Para la existencia de la comunidad concubinaria hace falta que concurran determinadas condiciones, los cuales debe probar quien pretenda ser favorecido con el postulado legal, son: a. Convivencia no matrimonial permanente: Lo que debe traducirse por la existencia de una unión entre un hombre y una mujer con todas las apariencias de un matrimonio, en forma pública y notoria, y consiguiente posesión de estado de hijos de los descendientes, aunque no haya mediado reconocimiento.

No existe determinado lapso de duración de esta unión para ue pueda establecerse su permanencia; pero es obvio que si se trata de relaciones casuales, o de uniones clandestinas, o del caso de un hombre que tiene una amante a quien visita con mayor o menor periodicidad pero sin que exista propiamente convivencia, no podría lógicamen visita con mayor o menor periodicidad pero sin que exista propiamente convivencia, no podr(a lógicamente admitirse la existencia de la unión concubinaria.

Tampoco puede admitirse esta situación de hecho, cuando alguno o ambos de los concubinos están unidos por vínculo de matrimonio con tercera persona, como lo establece el mismo Art. 67 en su última parte. Es importante recalcar que es requisito sine qua non que las parejas sean de estado civil soltero, viudos o divorciados, pero nunca casados. b. Formación de un patrimonio: El segundo supuesto para que pueda hablarse de comunidad concubinaria es la existencia de un patrimonio formado o aumentado durante la convivencia del hombre y la mujer, aunque los bienes aparezcan documentados a nombre de uno solo de ellos.

Los bienes que reciba por estos conceptos no podrán considerarse nunca bienes comunes; como tampoco lo seria el aumento de precio experimentado por un inmueble adquirido or él antes de iniciarse el concubinato, salvo que este aumento de precio derive de mejoras hechas al inmueble con la industria de ambos concubinos o con aporte común. c. Contemporaneidad de la vida en común y la formación del patrimonio: El patrimonio que se haya formado o aumentado durante la vida en común.

Si el hombre o la mujer adquirió o incrementó su patrimonio antes o después del lapso en que permaneció haciendo vida concubinaria, podrá alegar válidamente la propiedad exclusiva de este patrimonio o de su incremento; pero, en todo caso, la carga de la prueba le corresponde a quien atrimonio o de su incremento; pero, en todo caso, la carga de la prueba le corresponde a quien alegue esta circunstancia. para concluir conviene observar que, tal como reza el comentado Art. 67 del CC. Explica que este requisito derivada de la unión concubinaria y sólo surte efectos legales entre los concubinos y entre sus respectivos herederos. Por lo que no podrá aplicarse en perjuicio de terceros, salvo que se alegare y probare que éstos actuaron de mala fe. Así como puede existir la comunidad concubinaria, igual puede disolverse y por ende puede procederse a su liquidación. 5. Régimen legal venezolano que regula el concubinato.

La presunción de comunidad concubinaria no existe en todos los casos de uniones extra-matrimoniales, sino que para que pueda admitirse, hace falta que ocurra ciertos supuestos, cuya prueba debe producir quien pretenda ser favorecido con el postulado legal Estos supuestos son: convivencia no matrimonial permanente, contribución del trabajo de ambos en la formación del patrimonio, contemporaneidad de la vida común y el trabajo.

Antes de 1942, el concubinato era prácticamente ignorado por la legislación venezolana, pese a que constituía, y aún constituye, a mayoría de las uniones mediante las cuales se procrean hijos; vale decir, que existían y todavía existen más uniones concubinarias que matrimoniales. Hasta la promulgación del Código Civil de 1942.

En Venezuela, desde el punto de vista legislativo, a pesar de que existen autores que de una forma directa o indirecta han a legislativo, a pesar de que existen autores que de una forma directa o indirecta han aludido a la situación de que «el venezolano tiene vocación por el concubinato», éste se había mantenido como tabú y no es sino hasta la puesta en vigencia del Código Civil de 1 942, cuando se insertan dos normas: el artículo 0, que permite la abstención de recaudos y formalidades como carteles a que hace alusión el artículo 69, para «legalizar la unión concubinaria… y por otra parte el artículo 767 del mismo Código que «se presume la comunidad, salvo prueba en contrario, en aquellos casos de union no matrimonial… «, en abierta alusión a la unión concubinaria y denominando al concubinato como «unión no matrimonial», La Ley Orgánica del Trabajo, al referirse al salario, y especificar en su articulo 132 la inrrenunciabilidad del mismo, establece que éste no puede cederse en todo o en parte, a título gratuito oneroso, salvo al cónyuge o persona en vida marital con el trabajador, en abierto señalamiento al concubinato, aunque la norma puede tener una significación mayor.

De la misma manera, el artículo 568 de dicha Ley, al determinar los beneficiarios de las indemnizaciones a que se refiere el artículo 557, señala especficamente, en su ordinal b) «la viuda o el viudo… o la concubina o el concubino que hubiere vivido en concubinato con el difunto hasta su fallecimiento» La Doctrina se ha referido al concubinato, utilizado muchas de las expresiones, pero en forma generalizada la de unión libre y en especial la de concubinato. La ju