Lectura_GUARDIÁN DE LA TIERRA

GUARDIÁN DE LA TIERRA: ¿Por qué debemos preservar la biodiversidad? 1 «La pérdida de especies es la insensatez que es menos probable que nuestros descendientes vayan a perdonarnos». E. O. Wilson, profesor de la Universidad de Harvard ¿Qué es la biodiversidad y por qué debemos preocuparnos por conservarla? Biodiversidad se refiere a la totalidad de especies en una región específica y es el resultado de la complejidad de las interacciones entre ellas.

Durante los 3500 millones de años de existencia de la vida en la Tierra, se calcula que la volución ha producido entre 8 y 10 millones de especies únicas e insustituibles. De ellas los científicos han dado nombre a tan sólo cerca de 1. 4 mill una porción m[nima. únicamente a produc lo largo de milenios, han sido moldeados as se ha estudiado OF4 n no se ha dedicado p eci ndependientes. A ona determinada cción natural ejercidas por otras especies vivas y por el ambiente inanimado donde viven.

El resultado ha sido una comunidad, es decir, la muy compleja trama de formas de vida interdependientes, cuyas interacciones las preservan mutuamente. Al participar en el ciclo natural del agua, el oxígeno y los nutrimentos, así como al producir suelos fértiles y

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
purificar los desechos, esas comunidades contribuyen también al mantenimi Swige to vlew next page mantenimiento de la vida humana. El concepto de biodiversidad ha surgido como resultado de nuestra creciente preocupación por la pérdida de incontables formas de vida y del hábitat que les da sustento.

Los trópicos albergan a la gran mayoría de todas las especies del planeta: tal vez de 7 a 8 millones de ellas, las cuales viven en comunidades complejas. La rápida destrucción del hábitat en los trópicos desde las selvas tropicales hasta los arrecifes de coral, como resultado de las actividades humanas, está causando elevadas tasas de extinción en muchas especies (Figura 1). La mayoría de tales especies aún no tiene nombre, en tanto que otras ni siquiera han sido descubiertas.

Aparte del aspecto ético de erradicar formas de vida irremplazables, al empujar a organismos desconocidos hacia la extinción, perdemos fuentes potenciales de medicinas, alimentos y materias primas para la industria. Por ejemplo, se descubrió que un pariente silvestre del maíz, el cual no sólo es muy resistente a las enfermedades, sino que además es perenne (es decir, dura más de una temporada de crecimiento), crecía en México únicamente en una parcela de unas 10 hectáreas (25 acres), la cual estaba programada para su corte y quema una semana después del descubrimiento.

Algún día los genes de esta planta podrían mejorar la resistencia a las enfermedades del maíz o crear una planta de maíz perenne. El arrayán rosa, una fanerógama que crece en la selva tropical de la sla de Madagascar (frente a una fanerógama que crece en la selva tropical de la isla de Madagascar (frente a la costa oriental de África), produce dos sustancias que se han comercializado ampliamente para el tratamiento de la leucemia y la enfermedad de Hodgkin, un cáncer de los órganos linfáticos.

No obstante, tan sólo se ha examinado cerca de 3% de las fanerógamas del planeta en busca de sustancias que ayudarían en la lucha contra el cáncer u otras enfermedades. En nuestro propio continente, los taladores del noroeste de Estados Unidos a menudo cortaban y quemaban el ejo del Pacífico, por considerarlo una «especie nociva», hasta que en su corteza se descubrió la sustancia activa que se utiliza en la producción de Taxol @ , un fármaco contra el cáncer. ¿Por qué debemos preservar la biodiversidad?

Además, muchos conservacionistas están preocupados de que conforme se eliminan especies, ya sea localmente o en todo el mundo, cambien las comunidades de las cuales formaban parte, y se vuelvan menos estables y más vulnerables al daño por las enfermedades o por las condiciones ambientales adversas. Algunos resultados de pruebas experimentales sustentan este unto de vista; pero las interacciones dentro de las comunidades son tan complejas que es muy dificil probar tales hipótesis.

Es evidente que algunas especies juegan papeles mucho más importantes que otras en la conservación de la estabilidad de algún ecosistema. ¿Qué especies son más esenciales en cada ecosistema? Nadie lo sabe. Las actividades humanas 3 ecosistema. ¿Qué especies son más esenciales en cada ecosistema? Nadie lo sabe. Las actividades humanas han Incrementado la rapidez natural de extinción en un factor de por lo menos 100 y posiblemente hasta 1000 veces la rapidez rehumana.

Al reducir la biodiversidad para mantener a números cada vez mayores de seres humanos y al fomentar estilos de vida derrochadores, sin pensarlo hemos iniciado un experimento global no controlado, utilizando la Tierra como laboratorio. En su libro Extinction (1981), los ecologistas de Stanford, Paul y Anne Ehrlich, comparan la pérdida de biodiversidad con la eliminación de los remaches de las alas de un avión. Quienes eliminan los remaches siguen suponiendo que hay mucho más remaches de los necesarios, hasta que un día, al despegar, se dan cuenta de su trágico error.

Mientras las actividades humanas empujan a las especies hacia la extinción, sin que conozcamos mucho acerca del papel que cada una desempeña en la compleja trama de la vida, corremos el riesgo de «eliminar demasiados remaches». Figura 1. Biodiversidad en peligro: La destrucción de las selvas tropicales por la tala indiscriminada amenaza la mayor resema de diversidad biológica del planeta. Las interrelaciones, como las que se han desarrollado entre todas las especies y su nicho ecológico se ven fragmentadas, llegando a la conclusión de que, las actividades humanas hacen que peligren.