La metrópolis y la vida mental

La metrópolis y la vida mental gy alcjandrolcong cbcnpanR 10, 2016 4 pagos La metrópolis y la vida mental. George Simmel se concentra principalmente en la ciudad de Berlín de finales del siglo XIX. George Simmel logró explicar los distintos fenómenos que se estaban produciendo en la nueva vida urbana, marcada por la modernidad.

La metrópolis y la vida mental (1903) es su trabajo más destacado, y en él profundiza en la relación que se da entre el individuo y la sociedad: el hombre, inmerso en el ritmo vertiginoso y veloz de la ciudad, comienza a transformar su personalidad hasta que ésta se caracteriza por star bastante sujeta a estímulos nerviosos. Estas indagaciones son hechas desde un punto de vista sicológico, y no económico o político, que era lo más comun hasta esas fechas.

Georg Simmel comienza su trabajo afirmando que la persona, ante la amenaza que la naturaleza y las fuerzas sociales generan contra su individualidad, establece una demanda con el objetivo de conservar su autonom(a y su propiedad de ser incomparable con los demás. Ésta demanda es una lucha concreta contra la naturaleza que el hombre decide desarrollar para poder subsistir tanto corporal como psíquicamente, haciendo así que su reocupación básica

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
sea, como ya fue mencionado, proteger su individualidad.

Simmel menciona luego que para entender la vida moderna, para llegar a describir su esencia, es absolutamente necesario entender primero a la metrópolis, y abocará todo su trabajo a resolver la SWipe page pregunta: ¿cómo se acomoda y ajusta la personalidad a las exigencias de la vida social? La metrópolis tiene un tipo de Individualidad sujeta al rápido e in-interrumpido intercambio de impresiones externas e internas.

La sicología presente en el hombre de la metrópolis se basa en el intelecto y es bastante distinta de la sicología ue se encuentra en la vida rural, ya que allí ésta se apoya en las relaciones emocionales. El intelecto es un arma, un órgano protector que el metropolitano desarrolla para protegerse de las fuerzas anteriormente mencionadas, con el objetivo de conservar su subjetividad. El intelecto, al igual que el dinero, tiene la propiedad de reducir la Individualidad a un valor o a un número.

De esta manera se llega a la diferencia entre las relaciones emocionales y aquellas que usan a la razón como elemento fundamental; las primeras se basan en la individualidad: si dos personas se conocen y experimentan emociones al elacionarse, el que cada una sea distinta e incomparable con la otra, es un factor indispensable para que estas emociones se generen. Por otro lado, las relaciones racionales transforman a los individuos en números, en potenciales logros medibles.

Así mismo, la metrópolis y la mente moderna, llevan a cabo “la transportación del mundo a un problema aritmético” (Simmel, 3). Esta transportación es simplificación de los valores lograda por el dinero y la mente moderna, y al mismo tiempo son factores que inciden en la generación de lo que se llama actitud blasée, qu oderna, y al mismo tiempo son factores que inciden en la generación de lo que se llama actitud blasée, que es una “disposición o actitud emocional que denota una indiferencia basada en el hastío. ( 4). para la persona blasée, no hay grandes diferencias en cuanto al valor de distintos objetos o situaciones; todo se le presenta “en un tono gris e indiferenciado” ( 4), y esta es una actitud propia de las grandes ciudades, ya que en ellas es donde se producen los mas importantes intercambios monetarios: en la ciudad hay tantas cosas, tantas estimulaciones l sistema nervioso, que tanta excitación termina saturando al hombre y haciéndolo caer en la actitud blasée.

Esta actitud funciona muy bien como un mecanismo de defensa del hombre de ciudad ante todos los estimulas que le ofrece la metrópolls: esta disposición mental puede ser llamada reserva. Esta reserva es la que hace que el hombre citado muchas veces no conozca ni a sus vecinos, hecho casi inimaginable en una localidad pequeña, en donde normalmente todos los habitantes se conocen, e incluso mantienen buenas relaciones.

A pesar de esta indiferencia el metropolitano, “nuestra actividad psíquica todavía guarda la posibilidad de reaccionar diferencialmente ante cada una de las impresiones que nos pueda causar una persona. ” (5) El hombre de la cudad es un hombre, aparte de reservado y a veces indiferente, individualista, ya que la ciudad lo obliga a serlo. En la ciudad predomina el espíritu de lo objetivo sobre el de lo subjetivo, y 3Lvf4 serlo.

En la ciudad predomina el espíritu de lo objetivo sobre el de lo subjetivo, y esta es “la razón más profunda por la que una metrópoli llega a promover el impulso hacia la más individual e las existencias personales. ” (9) El trabajo especializado de la ciudad que viene desde el siglo XIX, puede representar una amenaza contra la individualidad de la personalidad, porque pide del individuo un trabajo parcial, lo que lo convierte en “un simple engranaje de una enorme organización de poderes. Es asf como la vida va configurándose bajo este espíritu objetivo y entre todas estas impersonalidades, que hacen que el individuo reaccione y quiera, exagerando, preservar su singularidad y particularidad para preservar su intimidad, su personalidad. puede pensarse entonces que hay dos corrientes simultáneas ue están presentes en la vida metropolitana: la impersonal, esa que reduce a los hombres y las cosas a simples números y cálculos, y la reaccionaria a la anterior, que explota como puede la individualidad, subjetividad y singularidad de la persona.

Esta dialéctica, en la vida de localidades chicas, no se dar[a muy fácilmente. En el siglo XVIII el hombre quiso individualizarse e independizarse de fuerzas politicas, agrarias, religiosas, etc. , y en el siglo XIX, ese mismo hombre ya liberado, quiso distinguirse de su prójimo, y es ésta misión la que no puede negársele y por la que hay que luchar.