Influencia Del Cine Y La Tv En La Construcción De Memoria Histórica

Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano Facultad de Mercadeo, Comunicación y Artes Procesos de Comunicación to View nut*ge Influencia del Cine y la en la construcción d Presentado por: elevisión PACE 1 orlo Lina Esmeralda Guio Camargo Karina Forero Mendoza Catalina Jaiquel Maria paula Guevara Sebastián Marulanda García Pablo Esteban Zárate Acevedo que influyen bruscamente en la manera en que las narrativas audiovisuales se leen en la sociedad y que posicionan a el cne y la televisión en un ámbito mucho más serio del cual se tiene en el imaginario popular, llegando inclusive a ser un foco de educación ara las nuevas generaciones. 1 . 1 Antecedentes: R. A. E. VERDAD, MEMORIA HISTÓRICA Y MEDIOS DE COMUNICACION.

Autores: Alejandro Santos, María Teresa Ronderos, Avaro Sierra, Darío Fernando Patiño y María Victoria Uribe. Palabras clave: Verdad, memoria histórica, información, medios, prensa, violencia, noticias. Descripción: Capítulo de la publicación de la Revista Semana : Cuadernos del conflicto (2008). Fuentes: 4 fuentes especlficadas como intervenciones de Álvaro Sierra, Darío Patiño y María Victoria Uribe. El país atraviesa uno de los momentos más críticos al pretender uscar la verdad y construir una memoria histórica justa, en medio de una extrema derecha armada y una sangrienta izquierda; y en

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
esa búsqueda es claro que la información es determinante.

El problema, irónicamente, radica en dos extremos: el primero es la falta de información, esa ignorancia de la gente frente a lo que sucede y lo que sucedió en la historia del país. Y el segundo: el exceso de mala información, esa información que se difunde inevitablemente por los medios de comunicación escrita y au por diferentes factores 0 se tergiversa y se deterior d verídica. Entonces, ¿qué verdad histórica justa? Ante todo, hay que tener en cuenta que no solo basta con difundir hechos reales (llevados a la ficción, pero basados en la realidad), objetivamente y en un nivel totalmente literal, pues Colombia es un país que se contiene por hechos violentos traumáticos, por lo cual hay que buscar una recuperación. Entonces, aún duelen hechos del pasado porque los colombianos no saben qué pasó.

Lo importante realmente no es que los medios de comunicación sensibilicen sobre qué es un conflicto,lo que se pierde por una flagelo como la guerra, ni generar rabia , indignación y asco sobre la misma; lo importante es que los edos y las historias retratadas en la pantalla relacionen los procesos de guerra con sus lógicas de poder porque la violencia no es un fenómeno natural , sino el resultado de unas relaciones de poder y que tienen un contexto político. Los medios deben enseñarle a la gente qué pasó, pero aún más importante por qué pasó, es decir pretender que las audiencias entiendan y racionalicen su historia en medio de todas las dimensiones que esta abarca. Algunos de los problemas que más sufren los medios al difundir los hechos y noticias está en el tratamiento de fuentes, pues se onsultan pocas y algunas muy poco pertinentes, lo que provoca que la información sufra en su calidad. Los medios no deben suponer que toda la audiencia conoce las etapas de los procesos que están difundiendo independientemente de su forma (noticias, seriados, largometrajes).

Y por último un problema de lenguaje audiovisual en cuanto a que el objetivo de las acciones y palabras que se usan pueden alter audiovisual en cuanto a que el objetivo de las acciones y palabras que se usan pueden alterar la veracidad de los hechos inconscientemente. CONCLUSIÓN: En estos procesos de verdad, justicia y reparación es importante esaltar que los medios de comunicación -así como otros sectores de la sociedad- tienen muchas veces más preguntas que respuestas. Hay una cantidad de dilemas éticos, morales, periodísticos y políticos por resolver. También es importante reconocer que la prensa comete errores en el camino y muchas veces pierde la perspectiva debido a que la velocidad de las noticias conspira contra la capacidad de discernir y contextualizar esa información, y que la ficción en medio de su condición comercial puede tergiversar la historia para hacerla más interesante.

Hay que tener en cuenta que lo ficticio que e basa en lo real está imposibilitado de enriquecer el relato, pues tergiversa y mal enseña a la audiencia frente a la memoria histórica. Autor RAE. : Pablo Esteban Zárate Acevedo. Narrativas mediáticas o cómo cuenta la sociedad el entretenimiento: Narrativas del video. Autor: Omar Rincón. Palabras Clave: Imágenes, reproducción visual, cámara, narrativas, formas, libertad, video, vid d, estética, tecnología, 10 arte. sugiere una fascinación por la reproducción audiovisual. Es por esto, que el video se ha desarrollado como una forma de comunicación de este siglo. El video da soportes de memoria, reactiva la sensorialidad y amplifica el conocimiento y la imaginación.

Acercarse a una definición acertada es complejo, pero se puede afirmar que el video es la tecnología de la libertad, el hijo rebelde del cine que se resiste a ser televisión(las cuales toman estéticas del video y las adoptan en sus producciones). ên cuestiones técnicas tiene movimientos rápidos, iluminación natural, sonido espontáneo y propuestas más cercanas a la realidad de la vida. Radicalmente se afirma que el video no es un formato, no es un género, ni es un medio, es una forma arrativa que explora las posibilidades expresivas de la tecnología en relación con las necesidades expresivas del sujeto creador. En cuanto a las características que definen al video se encuentra la mezcla de lenguajes y tecnologías de comunicación, el querer provocar sentimientos en vez de argumentos, el gestar una nueva forma de pensar y ser un movimiento antitelevisivo.

Ahora pues, lo fascinante del video está en que es una práctica comunicativa experimental del discurso audiovisual, ya que no está preformado pues busca en cada imagen una identidad, un lenguaje, una forma y una duración. Sin duda alguna, el video es una forma que toma nuestro tiempo porque es una tecnología accesible de fácil uso que tiene una alta diversidad de usos , permitiendo así , explorar diversos y subjetivos modos de realidad ,que promueven la libertad y la reflexión audiovisual. El v subjetivos modos de realidad ,que promueven la libertad y la reflexión audiovisual. El video recicló, revolvió y se reinventó para crear lo nuevo de lo audiovisual, y en consecuencia creó una relación entre el arte y la tecnología.

Su condición es netamente auto cuestionadora, ya que se pregunta por la forma n que el hombre ha venido siendo producido mediáticamente en las sociedades de la autoconformidad. Es por lo anterior que enmarca su naturaleza de libertad, porque se resiste a ser homogeneización de masas como lo hacen los medios de comunicación, y por el contrario busca una democracia mediática que proporciona nuevas relaciones en cuanto a que crea una relación de empoderamiento. A pesar de la dificultad a la hora de clasificar el video debido a su variedad de formas, se establece en los siguientes subgrupos: Video publicitario, que ofrece informacion y propone productos desde una lógica del mercadeo;

Videoclip, que narra la música de acuerdo con las necesidades y exigencias del mercado; Video temático, que cuenta una temática específica; Videovigilancia, que se encarga de la seguridad a través de cámaras; Video Arte, que expresa arte y cuestiona la sociedad del consumo; y la Videoexpresión, que se define como un acto de comunicación, lugar de liberación y artefacto narrativo. pero en sí, ¿Cómo narra el video? , pues bien ante todo permite que el realizador plasme su subjetividad cotidiana, buscando su propio lenguaje, asumiendo el tiempo y el espacio de manera informal, dinámica y heterogénea para mostrar lo impredecible e la vida. No tiene una linealidad de la narrativa convencional y 60F 10 mostrar lo impredecible de la vida. No tiene una linealidad de la narrativa convencional y su profundidad de la realidad se da en lo sonoro, en los movimientos bruscos de la cámara que se mueven al devenir del cuerpo, su suciedad visual y su duración que no está sujeta a un tiempo de emisión.

Conclusiones: El video es una estrategia de libertad desde lo audiovisual en cuanto le permite al sujeto realizador expresarse, construirse en relato, hacerse visible desde su devenir estético, existencial y comunicativo. El video no es un formato, no es un medio, no es un género, es una mezcla de todo que busca su propio lenguaje. La forma del video nos posibilita nuevos mundos estéticos y narrativos, una diversidad de puntos de vista, posiciones y movimientos. El video es el nuevo altar expresivo de la comunicación. Autor del R. A. E. : Pablo Esteban Zárate Acevedo. «Los tres caínes», una afrenta a la memoria del país. Autor: Maureén Maya Palabras clave: Televisión, memoria histórica, realidad, ficción, víctimas, victimarios, Gustavo Bolívar, tres canes.

Descripción: Artículo perteneciente al semanario virtual ‘Los falsos istóricos de la televisión colombiana’ publicado en el portal web http://viva. org. co/cajavirtual/svc0344/articu1004. html. Fuentes: 22 fuentes. «simbólico», con la imposición de una determinada interpretación histórica acerca de lo sucedido, garantizando tanto la desaparición física de las víctimas como de la historia. Y eso es justamente lo que esté haciendo el canal RCN con su nueva producción ‘Los tres caínes’: fabricando una memoria en la que se exalta hasta la gloria del heroísmo a los victimarios, se elimina a los desaparecidos y a las víctimas del horror paramilitar en Colombia y se impone una versión falsa de la historia.

El problema tiene su orígen en que no se puede clasificar la serie en realidad ó ficción, pues no es una novela histórica porque no tiene el rigor aunque tiene las ínfulas de serlo, ni tampoco es una ficción, porque la simulación de la realidad no corresponde al mundo imaginario del libretista; por el contrario incurre a la difamación, heroísmo de los victimarios y tergiversación de graves hechos del pasado que deja por fuera el trasfondo económico, político y social del conflicto. No se trata solamente de una producción comercial que tiene intereses mercantiles ara el lucro de un canal. Los medios de comunicación son parte esencial del proceso de paz que se está generando en el país y que incluye una construcción de memoria histórica, una creación de la Comlsión de la verdad y la conexidad de los delitos políticos, entre muchos otros.

El problema no radica en querer contar la historia, pues debe ser contada y conocida; el problema es cómo y cuándo se cuenta y que bajo cierto patrón ideológico, se quiera imponer una ‘verdad histórica’ que desconoce a las víctimas y exalta las acciones de los victimari ‘verdad histórica’ que desconoce a las víctimas y exalta las cciones de los victimarios, como ocurre en ‘Los tres carnes. ‘ El televidente está incapacitado de diferenciar qué es ficción y qué es realdad: cambian los nombres reales de los personajes principales de la historia burlonamente por unos muy similares, recrean hechos que ocurrieron en el país, incorporan imágenes históricas de archivos y dan fechas reales.

Entonces parece ser que los canales privados encontraron la fórmula mágica del triunfo comercial que les asegura pautas, premios y audiencia con el libretista Gustavo Bolívar, el mismo de ‘El capo’ y ‘Sin tetas no hay para(so’ que provocó un héroe imaginario en niños y óvenes. El libretista Gustavo Bolívar sostiene que la televisión no es culpable de la wolencia, y quizás no lo sea de su origen ni de todas las formas de violencias que han existido y existen, pero es innegable que la estimula, la exacerba y la naturaliza. Hay que pensar el tipo de memoria que se desea construir en el país y cómo se crea cada discurso. La televisión despierta ciertas emocionalidades respecto a ciertos personajes, recuerda el cr[tico Omar Rincón, y en eso hay que tener cuidado, advierte, y tiene toda la razón.

Conclusión: Una televisión que dé cuenta de nuestra historia reciente, tendrá ue hablar del conflicto, sin duda, es parte de nuestra historia, pero más allá de potenciar y convertir al criminal en ídolo para las juventudes empobrecidas y sin sustento, de complacer a los dueños de la motosierra, de silenciar a las víctimas, de apoyar la estigmatización política e ignorar la historia de nuestr de silenciar a las víctimas, de apoyar la estigmatización política e ignorar la historia de nuestros verdaderos héroes -muchos de ellos anónimos- tendrá que hablar de los costos de esta guerra, llegar a sus origenes para poderla explicar, recordar muchos hechos dolorosos y asignar un justo lugar a los verdaderos rotagonistas de esta historia de guerra, martirio y barbarie, pero también de coraje, amor y resistencia, de luchas democráticas y encomiables muestras de solidaridad. Autor R. A. E. : Pablo Esteban Zárate Acevedo. 1. 2.

Descripción y Método: Este proyecto investigativo tomó como método la selección de 10 producciones audiovisuales; específicamente en cine: «María llena eres de gracia», «El río de las tumbas», «Canaguaro», «Operación E», ‘»‘Cóndores no entierran todos los días», «La vendedora de rosas», «Roa: los perdedores también escriben la historia», y «Confesión a Laura»; y en televisión: «Los tres caines» y «Escobar, el patrón del mal», y posteriormente un análisis de contenido en cuanto a la veracidad de las historias que plantean en una temática similar dividida en tres grupos: Narcotráfico, wolencia urbana y conflicto armado, relacionando así las producciones con un suceso o época histórica y criticandola con base en su calidad verídica. 1. 3. Pregunta: ¿ Qué tan conscientes, verídicas, justas y coherentes son las producciones audiovisuales que se realizan en base a sucesos pertenecientes a la historia de Colombia, ? y, ¿Qué tanto aportan a la construcción de memoria histórica?