Industria cultural

Industria cultural gy catalinaespeIeta97 (‘copan* IC, 2016 | S pagos Pontificia Universidad Javeriana Teor[as de la comunicación María Catalina Espeleta Cárdenas La industria cultural como cultura de mercancía El término industria cultural fue introducido por los teóricos alemanes Theodor Adorno y Max Horkheimer, ambos pertenecientes a la Escuela de Frankfurt, en el artículo «La industria cultural.

Iluminismo como mistificación de masas», escrito entre 1944 y 1947, en el cual se habla de los medios de comunicación con un tono esimista ellos aseguran que la industria cultu ors continuamente a sus ni’ es promete» (Adorn contexto cultural en sociedades después ue «defrauda a aquello que ‘anteada en un Ollando nuevas ndial, y se centra, especialmente, en la industria del entretenimiento como efecto del avance del nazismo en su Alemania de origen, pero, a pesar de ello, Adorno y Horkheimer observan la tradición norteamericana, no al nazismo.

El nazismo tuvo un contexto histórico en el cual a los devastadores efectos económicos se sumaba la derrota en la Primera Guerra Mundial, y el descontento popular ante la injusta situación que hacía que las calles se llenaran de manifestaciones xtremistas. A esa crisis político económica hay que agregar una crisis ideológica que abarca desde 1 890 a

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
1930 y que ha sido caracterizado como una «revolución contra el positivismo», una r Swlpe to vlew nexr page revolución contra la teoría tradicional, la cual segmenta el estudio de la realidad en partes para estudiarla.

La teor(a planteada por Theodor Adorno y Max Horkheimer se forma, entones, en un clima de capltalismo y sed de poder territonal. En el articulo «La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas», se cambia el concepto de masas porque, para los utores, la cultura de masas no nace espontáneamente; es producida artificialmente.

El tiempo de trabajo se traduce a producción, disciplina y sacrificio, mientras que, el tiempo libre, se basaba en el consumo, lo cual, es la ideolog(a de la industria cultural, el disfrute, «Automóviles y films mantienen unido el conjunto hasta que sus elementos niveladores repercuten sobre la injusticia misma a la que servían. » (Adorno, 1988) Se iguala tiempo de trabajo y tiempo de ocio, ambas para la clase predominante «Durante el tiempo libre el trabajador debe orientarse sobre la unidad de la producción.

La tarea que el esquematismo kantiano había asignado aun a los sujetos -la de referir por anticipado la multiplicidad sensible a los conceptos fundamentales- le es quitada al sujeto por la industria. La industria realiza el esquematismo como el primer servicio para el cliente. » (Adorno, 1988) La industria cultural transforma la cultura en mercancía, la populariza y vulgariza, le quita densidad a la cultura, tiene un contenido simbólico.

Tanto Adorno como Walter Benjamín consideran que el auge de la sociedad de masas es un síntoma de una era degradada en la que el arte sólo es una fuente de ratificación para RI_IFS masas es un síntoma de una era degradada en la que el arte sólo es una fuente de gratificación para ser consumida. Entonces, se plantea la idea de que la industria cultural es lo opuesto al arte, «La atrofia de la imaginación y de la espontaneidad del consumidor cultural contemporáneo no tiene necesidad de ser manejada según mecanismos psicológicos.

Los productos mismos, a partir del más típico, el film sonoro, paralizan tales facultades mediante su misma constitución objetiva. » (Adorno, 1988) La industria cultural crea a estandarización, acaba con el estilo y con lo particular, entre lo particular o bello del arte y su utilidad, la industria cultural se queda con lo útil; disminuye ventas, aumenta costos y genera o maximiza ganancias. Existe una perversión de los medios de comunicación puesto que, el sujeto acude al entretenimiento para escapar de la explotación pero vuelve a encontrarse con ella.

Así, los sujetos quedan atrapados en el sistema de dominación. La industria cultural crea, en todo, un aire de semejanza, sustituye lo individual por lo general en cuanto a la civilización y n cuanto a todo en sí, se produce una esquematización y crea una falsa «identidad de universal y particular’, un engaño, pues se quiere la universalidad pero a nivel particular hay desigualdad. En el texto esto se expresa así «Para todos hay algo previsto, a fin de que nadie pueda escapar; las diferencias son acuñadas y difundidas artificialmente» (Adorno, 1988).

Los productos de la industria cultural provocan, entonces, la ilusión de que lo que está cosificado y mediat 31_1fS la industria cultural provocan, entonces, la ilusión de que lo que está cosificado y mediatizado es un refugio, esto es, que el objeto s capaz de dotar de ciertos atributos a quien lo posea, de alguna manera refiere al mero hecho de creación de productos banales, a la acumulación de bienes materiales, en lugar de buscar la creación de objetos o productos que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las sociedades, expresado en palabras de Adorno.

Para Adorno, la industria cultural es un elemento más del universo totalitario fascista.

En su libro Después de la gran división» (Huyssen), el crítico cultural alemán Andreas Huyssen dice que «siempre que Adorno dlce fascismo, está diciendo ambién industria cultural», mientras que, el objetivo de Benjamín es el de demostrar que con esto se produce una transformación histórica en el arte y un cambio de función de la obra de arte que empieza a servir ahora, por mediación de la tecnología y bajo la masificación a la política, a los movimientos sociales y otros dines de masas que se crean en el contexto de las transformaciones que se producen en la producción, pero Benjamín, al igual que Adorno, consideraba incluso la posibilidad de que estas transformaciones pudieran concluir en la liquidación de la obra de rte y su transformación en otra cosa. En conclusión, la cultura de masas tiene como objetivo la dependencia y, de cierta forma, la esclavitud de los individuos. Crea modelos de personalidad, moda, comportamiento y demás y para ello usa diferentes medios como el cine, la música, la radio y la televisión, quien 406 S demás y para ello usa diferentes medios como el cine, la música, la radio y la televisión, quienes dan cuerpo y esquematizan.

Coincido en varios puntos de vista, ya que la sociedad en la que vivimos está propuesta bajo ciertos estándares volviéndonos ncapaces de juzgar y de ser autónomos, es una civilización, que como bien dice el texto, no acepta diferencias y al sujeto que se resiste, se lo excluye, se le margina, se le etiqueta como extraño, pero, también sostengo que de cierta forma, todos hemos aprovechado esto en ciertas ocasiones para algún fin, es casi imposible no incluirse en esta ola de la industria cultural, ya que nos hace capaces de, de cierta forma, cambiar y recrear escenarios en los que vivimos, como lo hacemos los comunicadores sociales; es una forma de expresarnos con precisión.

Bibliografía Adorno, M. H. (1988). La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas. Buenos Aires. Huyssen. (s. f. ). Después de la gran dvisión. Nazismo, contexto histórico http:h’nazismoxpablo. blogspot. com El concepto de industria cultural como problema: una mlrada dese Adorno, Horkheimer y Bejamín: httpsWwww. redib. org /recursos/Record/oai_articu10581 577 concepto-industria-cultural -problema-mirada-adorno-horkheimer-benjamin ADORNO, BENJAMIN, EL ARTE Y LAS INDUSTRIAS CULTURALES En homenaje a Theodor W. Adorno (1903 -1969), con motivo de los cien años de su nacimiento: http://rcci. neVglobalizacion/2003/fg357htm SÜFS