HISTORIA DE LOS DERECHOS HUMANOS

HISTORIA DE LOS DERECHOS HUMANOS Los derechos humanos son derechos históricos, es decir, nacen gradualmente, no todos de una vez para siempre, en determinadas circunstancias, caracterizadas por luchas por la defensa de nuevas libertades contra viejos poderes.

En efecto, en el transcurso del desarrollo histórico han surgido tres grupos de derechos que correspondes a tres generaciones: Derechos humanos de primera generación, o derechos civiles y políticos; derechos humanos de segunda generación o derechos económicos, sociales y culturales, y derechos humanos de tercera eneración, o los derechos de la solidaridad o de la fraternidad. En síntesis, ” se trata de indagar sobre aquellos valores políticos- jurídicos que están en el fundamento de los derechos humanos.

En concreto estudiaremos la libertad la i ualdad y la fraternidad to nex: page a través de la historia ora de los derechos hum os las libertades nunca En efecto, las genera la historia, por lo que ad cepción generacional ue el catálogo de cabada echamente con entas que utilizan la mayoría de los historiadores: los hechos de la historia se studian guiados por dos coordenadas, el tiempo y el espacio, ( en la edad media, edad moderna y edad contemporánea, en Europa occidental y en América); por lo

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
tanto ingresaremos en el túnel del tiempo para hallar las tres edades del surgimiento de los derechos humanos y el espacio en que tuvieron realización, abrigados por circunstancias circunstancias económicas, políticas, sociales y culturales, indicando cual era el régimen político vigente y el gobernante de turno, porque hubo emperadores, monarcas y reyes que fueron protagonistas de los conflictos políticos que desembocaron en el econocimiento de los derechos humanos, ya que cada época histórica se caracteriza por el predominio de determinados sistemas políticos de la misma forma que también hay determinados valores que afloran con la especial insistencia en momentos históricos muy concretos’ , como lo fueron libertad, fraternidad e igualdad, valores que brotaron con las revoluciones liberales burguesas de Francia, en 1789 y 1848, como se expresó anteriormente.

Sumado a lo anterior, la historia de los conflictos de la iglesia católica con los reyes será en la edad media y en los inicios de a edad moderna, una constante —religiosa-en la historia de los derechos humanos que se dimensiona hacia horizontes de libertad con el surgimiento de la reforma protestante (1517-1648) y los movimientos políticos-religiosos que se derivaron: el calvinismo, el puritanismo, el anglicanismo, entre otros. La ubicación histórica de los derechos humanos inevitablemente está inserta en distintas formas históricas del estado: estado estamental, estado moderno, estado de derecho liberal-estado constitucional, estado de derecho social- estado bienestar, con este proceso histórico se cristaliza la formulación del constitucionalismo medieval, del constitucionalismo moderno, del constitucionalismo liberal, del constitucionalismo social y constitucionalismo de la solidaridad.

Primera Generación: (derechos civi Primera Generación: (derechos civiles y políticos) Los derechos civiles son los siguientes: a la vida, la libertad física, la seguridad y la integridad física y moral de la persona humana, la propiedad privada, la intimidad personal y familiar, la correspondencia privada, la libertad de pensamiento, de pinión, de expresión, las libertades espirituales, la libertad de locomoción, etc. , los derechos a la defensa y al debido proceso apuntalados en el principio de legalidad. Como derechos políticos del ciudadano, tenemos los siguientes; el derecho al sufragio y el derecho a la participación democrática directa en la vida politica del estado, o por medio de representantes, alrededor del principio de soberanía popular. En síntesis, son derechos oponibles al estado y de aplicación inmediata.

Como conclusión el siglo de la libertad en realidad fue el siglo e la libertad o libertades que había conquistado la burguesía contra las clases feudales, o, de manera más precisa, fue el siglo no de la libertad sino del liberalismo, es decir, de un cierto modo de entender y de llevar a cabo la libertad que rompía cadenas antiguas, forjaba otras aún más fuertes Segunda generación: (derechos económicos, sociales y culturales) Estos derechos son los siguientes: derecho al trabajo, derecho a condiciones justas, equitativas y satisfactorias del trabajo, derechos sindicales ( a organizar sindicatos, a la huelga, derecho e negociación colectiva), derecho a la seguridad social, derecho a la salud, derecho a la alimentación, derecho a la educación, derecho a la calidad de vida, derecho a los ben 3Lvf4 a la alimentación, derecho a la educación, derecho a la calidad de Vida, derecho a los beneficios de la cultura, el arte y la ciencia, derecho a la orientación y a la formación profesionales, derecho a la constitución y protección de la familla, derecho a la protecclón especial de las madres trabajadoras y los menores trabajadores, el derecho a la protección especial de los ancianos, de los inusválidos y de los trabajadores extranjeros.

El sello de la revolución industrial del siglo XIX fue la fraternidad, el constitucionalista alemán Peter Haberle, resaltando el aporte del valor de la fraternidad, sostiene lo siguiente: el desarrollo futuro del tipo estado constitucional habrá de ser siempre comparado de nuevo con la declaración de derechos del hombre de 1789, considerándola actuallzada en cuanto a la fraternidad Tercera generación: Forman parte de los derechos humanos de tercera generación el derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, l derecho a la paz, el derecho al desarrollo y el derecho al patrimonio común de la humanidad, que explicaremos con brevedad y como una aproximación al tema. El valor que sustenta estos derechos es la solidaridad. La Idea de solidaridad como medio para humanizar la sociedad deriva de la virtud cristiana de la fraternidad. La solidaridad se plantea desde una cultura de la colaboración deseable, dependiendo de las posibilidades de formación y voluntariedad personal. Además, la solidaridad promueve la interdependencia económica, cultural y política de toda la humanidad.