Gramatica generativa

EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es ARTICULOS M E T O D O L O G I A DE LA GRAMATICA GENERATIVA JULIAN VELARDE LOMBRANA Oviedo a Gramatica Generativa, en cuanto teoria linguistica, parte de presupuestos gnoseologicos muy concretos y ejercita una metodologia en oposicion a la del estructuralismo saussureano. Mas esta posicion no reside, a nuestro entender, alli donde el mismo Chomsky y otros varios teoricos de la ciencia la situan. Nuestro proposito es precisar dicha oposicion con ayuda del material conceptual extraido de la teoria del «Cierre categorial» (1). . La Gramatica. Generativa, en cuanto teoria linguistica, supone, segun Chomsky, un corte radical con las teorias del lenguaje anteriores a el. Todo ese conglomerado prechomskiano queda dividido en dos partes: (a) La GRAMATICA TRADICIONAL. Bajo este rotulo entra todo aquello que tenga algo que ver con el lenguaje hasta Saussure. En este saco entran: la filosofia del lenguaje, las diversas teorias gramaticales de los antiguos (Platon, Aristoteles, Sofistas, Estoicos), las teorias gramaticales de la Edad Media y principalmente la teoria de. os gramaticos de Port-Royal, que siguen preferentemente la teoria aristotelica y a los que Chomsky hace seguidores de Descartes, Leibniz, etc. , como referencia homogenea

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
para sus citas de «gramatica tradicional». (b) La TEORIA LINGUISTICA MODERNA. En este saco entran tanto Saussure como Harris, Hjelmslev, Pike, etc. Esta es la Linguistica «taxonomica» y «meramente descriptiva», que solo proporciona metodos de descubrimiento, pero no teorias autenticas; se reduce a la pura taxonomia y a la descripcion de los datos de un corpus. (1) Teoria elaborada por Gustavo Bueno.

La doctrina principal se expone en Estatuto gnoseologico de las ciencias humanas, 4 vols. , de proxima aparicion. Desarrollos parciales en El Basilisco passim. Estas dos direcciones en la teoria del lenguaje vienen originadas, a entender de Chomsky, por dos extendidas corrientes contrapuestas en el campo de la epistemologia: La teoria del lenguaje tradicional seria solidaria del «racionalismo»; la linguistica moderna lo seria del «empirismo». N o discutiremos aqui estas autoconcepciones de Chomsky, pertenecientes a la conexion del estrato,teorico linguistico con el extralinguistico o filosofico.

Lo que buscamos es la perspectiva gnoseologica que, al nivel en que se desarrolla nuestro analisis, podria formularse como sigue: ? En que reside el corte radical de la teoria chomskiana con las dos metodologias anteriormente citadas. ». La «gramatica tradicional» es tachada por Chomsky de no explicita. Este defecto, empero, de que adolece la gramatica tradicional se debe, segun Chomsky, no a una cuestion de principo o de metodologia, tal como ocurre con la gramatica «estructural» o «moderna», sino a una cuestion tecnica (2).

La falta de tecnicas apropiadas configuro los estudios de la Linguistica tradicional en un sentido muy diferente al seguido por la Linguistica actual. Esto es un hecho indicutible y apoya uno de nuestros presupuestos gnoseologicos segun el cual las ciencias proceden de tecnicas y actividades gremiales. En este contexto, la teoria linguistica de Chomsky se nos presenta como una reflexivizacion desde la perspectiva linguistica de las tecnicas desarrolladas en los ultimos anos dentro del campo de la Logica Formal y de la construccion de (2) Confert Aspectos de la teoria de la sintaxis. Trad. C.

P. Otero, Aguilar, Madrid, 1970, p. 9: «La razon fundamental de esta defectuosidad de la gramatica tradicional es una razon mas tecnica. Aunque se comprendia perfectamente . que los procesos linguisticos son, en cierto sentido, ‘creativos’, se carecio hasta hace muy poco de los medios tecnicos para expresar un sistema de procesos recursivos». EL BASILISCO EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es ordenadores electronicos, tal como hemos puesto de manifiesto en otro trabajo (3). En este sentido, Chomsky contrapone, y con razon, su gramatica a la teoria linguistica tradiconal.

Pero la Gramatica Generativa se opone asimismo a la llamada Linguistica «moderna» o «estructural». La oposicion a esta teoria moderna no se debe ahora a cuestiones tecnicas, sino que es, antes bien, una cuestion de principio. Ahora bien, la incapacidad de principio que Chomsky senala en esta teoria linguistica moderna se debe a varias razones. Estas van siendo expuestas por Chomsky para criticar ese fantasma de «teoria linguistica moderna», que lleva en su seno, tanto el estructuralismo de Saussure, como la glosematica de Hjelmslev, el distribucionalismo de Bloomfield y Harris, etc. o mejor, como lo describe un chomskista: «Por linguistica moderna entiende Chomsky la que se inicia con el Cuno (1916) de Saussure… La linguistica empiricistica, descriptivistica, taxonomica o ‘estructural’ (ironicamente, de ahi mis comillas) es, en general, la linguistica moderna prechomskiana… » (4). Harto dificil resulta, muchas veces, localizar en la critica de Chomsky a esta linguistica «estructuralista-empiricista-taxonomica» que parte del fantasma se esta atacando. Las acusaciones de Chomsky a los teoricos de la Linguistica son estereotipadas, imposibles de aplicar a ningun autor con afectividad alguna.

Acusar, si mas, al estructuralismo de puramente taxonomico y descriptivo (5) es, si no mala fe, pura caracterizacion superficial. Superficialidad que pasma, aun mas, cuando se repite machaconamente en todos los chomskistas, y cuyo supuesto admiten siempre como punto de partida. En Linguistica se suele presentar como modelo radical de descriptivismo el presentado por Bloomfield. Por su nominalismo, se opone Bloomfield a toda hipotesis sobre los «universales» en el lenguaje; por consiguiente, recela metodologicamente ante el uso de conceptos o categorias generales aplicados a varios lenguajes (fonema, morfema, sujeto-predicado, etc. . Ahora bien, que Bloomfield exija limitarse a describir los fenomenos linguisticos no implica que afectivamente su metodo sea meramente descriptivo. El metodo distribucionalista de Bloomfield y Harris no procede segun el descriptivismo, sino que se mantiene claramente en la linea del constructivismo. El concepto de «corpus» en cuanto conjunto de enunciados emitido por los usuarios de una lengua dada delimita el campo material de la Linguistica. Las unidades de este campo resultan ser empiricas, pero que reaparecen reconstruidas mediante la ciencia linguistica.

Porque los verderos terminos o configuraciones serian los «segmentos» (unidades de los enunciados). Cada segmento b de un enunciado ? se puede considerar como una «expansion» de otro c de ? ‘, si E’ pertenece al corpus y r no es mas complejo que h y cuando la sustitucion de b por c en (3) Gnoseolo^a de la Gramatica Generativa, Tesis de doctorado. Valencia, 1976. (4) C. P. Otero, Anotacion en Aspectos… , ed. cit. , p. 5. (5) «Explanatory Models in Linguistics» en Nagel-Suppes-Tarski (Comp. ), Logic, MethodoloQ! and Philosophy of Science, Stanford Univ. Press, California, 1962, pp. 38. EL BASILISCO E produce otro enunciado E» del corpus. Se dice, entonces, que byc tienen el mismo contorno. Y el conjunto de contornos en que se encuentra una unidad es su «distribucion» (6). El distribucionalismo americano no es, pues, un mero descriptivismo, sino que efectivamente su metodo se aproxima mas a un constructivismo. De modo analogo, esta misma acusacion lanzada por Chomsky contra la glosematica (7) no tiene fundamento solido y en modo alguno es compatible con el sistematismo, exactitud y generalizacion exigidos por Hjelmslev a toda ciencia.

Para Hjelmslev, una teoria linguistica habra de perseguir una constancia que no se apoye en ninguna «realidad» exterior al lenguaje; metodo este opuesto al empleado en el campo de las humanidades, donde «habra de emplearse la mera descripcion que estaria mas proxima a la poesia que a una ciencia exacta (8). La cita que Chomsky hace de Hjelmslev (9) se refiere al metodo, no a la teoria linguistica, como Chomsky propone. Se refiere Hjelmslev en ese pasaje a la perspectiva del analisis, al regressus, que exige inmediatamente el progressus, la composicion de la estructura (el sistema), aplicable luego a los fenomenos que la rodean (10).

El objetivo de la teoria linguistica no se puede reducir a una mera descripcion de los hechos y a una pura taxonomia de los datos del corpus. El caracter sistematico y general de la teoria exige que esta nos posibilite la comprension, no solo de un texto dado, sino tambien de todos los demas textos y, no solo de todos los dados, sino tambien de todos los textos concebibles o posibles de una lengua en tanto sean de la misma clase. La teoria emplea el corpus, no para limitarse a la descripcion de los datos presentes, sino para extraer un conocimiento del sistema o lengua y «con cuya ayuda podamos construir nuevos textos» (11).

Resulta inexplicable intentar sostener que una tal teoria se limita a la «pura taxonomia» de los datos, siendo asi que a esta se le exige «cubrir textos que todavia no han adquirido realidad» (12). Antes bien, el intento de Hjelmslev de no limitarse a un mero descriptivismo, sino de acogerse a lo que denominamos un constructivismo, queda de manifiesto en la apleacion al principio saussureano de «oposicion» en su vertiente negativa como principio de analisis. Dado un campo material de terminos, por ejemplo, un texto, lo importante no es la division en artes y estas, a su vez, en otras partes (acusacion de Chomsky), sino las reglas segun las cuales esas partes se pueden combinar. Las unidades linguisticas quedan reconstruidas en cuanto son «intersecciones de grupos de tales dependencias» (13). (6) Confert O. Ducrot y T. Todorov, Dictionnaire encyclopedique des Sciences du langage, Seuil, Paris, 1972, p. 50. (7) Explanatory Models… , ed. cit. , p. 538. (8) Prolegomenos a una teoria del lenguaje. Trad. Diaz de Liano, Gredos, Madrid, 1971, p. 19. (9) Explanatory Models… , ed. cit. p. 358, nota 15. (10) Confert Prolegomenos… , ed. cit. , pp. 35-36. (11) Hjelmslev, Prolegomenos… , ed. cit. , p. 31. (12) Ibidem, p. 32. (13) Ibidem, p. 4 1 . EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es N o podemos seguir ahora tratando las diversas teorias linguisticas modernas ni en numero ni en profundidad. Frecuentemente se suele presentar la diferencia entre la gramatica estructural y la generativa como la diferencia existente entre el nivel clasificatorio, «taxonomico» y el nivel generativo, «combinatorio».

Tal es la concepcion de Chomsky; «El problema metodologico de la teoria linguistica [americana] ha consistido en proporcionar los criterios generales para llevar a cabo estas clasificaciones [fonema, morfema, constituyente]… Una gramatica linguistica de un lenguaje particular es, en esta perspectiva, un inventario de elementos y la linguistica es considerada como una ciencia clasificatoria» (14). Esta interpretacion es comunmente defendida tambien por los metodologos. Los tres modelos de gramatica escritos por Chomsky (15) son puestos en correspondencia punto por punto con las tres secciones del eje sintactico —terminos, relaciones y operaciones— por Apostel (16): La gramatica de «estados finitos» (cadenas de Markov) es predominantemente relacional. El segundo modelo (gramatica de «constituyentes inmediatos») esta dominado por la nocion de dase. En cuanto a la gramatica transformativa (tercer modelo), «logica y psicologicamente-no es ni clasificatoria ni relacional, sino operacional» (17).

Esta contraposicion de la gramatica generativa a la estructural resulta gnoseologicamente incorrecta. La clasificacion es un modus sciendi, una determinacion de las operaciones gnoseologicas. Las clasificaciones, en cuanto modi sciendi, vienen constituidas por aquellos procedimientos de construccion gnoseologica por medio de los cuales a partir de configuraciones dadas obtenemos otras configuraciones que pertenecen al campo de las primeras. En el distribucionalismo, a partir de unos «segmentos» llegamos a otros que tambien pertenecen al «corpus».

En el generativismo, a partir de «frases gramaticales» llegarnos a otras que tambien son «gramaticales». Pero el concepto de «clasificacion» es complejo —cubre tanto las divisiones como las tipificaciones^— y supone la aplicacion de una o varias operaciones, por ejemplo, cuando clasificamos las partes de una lengua segun el modo de las tipificaciones distributivas —tipologias— obtenemos «paradigmas», en tanto que, cuando clasificamos esas partes mediante tipificaciones atributivas •—agolpamientos— obtenemos sintagmas». Ademas, la clasificacion como modus sciendi de las ciencias cobra aun mayor importancia si tenemos en cuenta la tesis segun la cual la cuantificacion y la medida van ordenadas precisamente a la clasificacion (18). Cuantificar la frecuencia de un sonido y medir la amplitud del mismo mediante el so(14) A transformational Approach to Symax» en Fodor y Katz (Comp. ) The Structure of Language. Englewood Cliffs, Prentice-Hall, N. J. 1964, p. 212. 13) Confert, Tres modelos para la descripcion de la lengua y Syntactic structures. (16) «Epistemologie de la Linguistique» en Logique et connaissance scientifiiiue, Ene. de la Pleiade, vol. XXII, Gallimard, 1967, pp. 1056-1096; (17) Ibidem, p. 1062. (18) Confert, Gustavo Bueno, Ensayos materialistas, Taurus, Madrid, 1972, p. 311 y ss. nografo tiene sentido en tanto se nos manifiestan diferentes clases de timbres y de intensidad respectivamente, y en conjunto la clasificacion de los sonidos desde el punto de vista fisico o acustico.

Segun esto, la clasificacion se nos aparece como uno de los principales procedimientos operatorios que contribuyen en gran medida al cierre gnoseologico de las configuraciones. De ahi lo poco que nos dicen Chomsky y sus seguidores cuando acusan de «clasificatoria» a la gramatica no chomskiana. Nuestro proposito es situar la diferencia entre la Gramatica Generativa y las estructuralistas, no en el eje sintactico, sino en el semantico —plano fisicalista, fenomenologico y esencial.

La razon de principio, segun Chomsky, que produce el corte radical entre su teoria y la «estructuralista-moderna» consiste en que esta ultima no explica el hecho fundamental del lenguaje humano: El hecho central cOn el que tiene que enfrentarse una teoria linguistica es el siguiente: un hablante maduro puede producir frases nuevas de su lengua nunca antes oidas y puede entender frases que tambien son nuevas para el. Asimismo, nuestro hablante maduro es capaz de identificar las oraciones derivadas o de darles una interpretacion.

Este «aspectOi creativo del lenguaje» es su caracteristica esencial, cosa que han olvidado los enfoques, estructuralista y conductista, en los que se supone el lenguaje como una estructura formada por habitos o como una red de conexiones asociativas. EL BASILISCO EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es Pero el individuo que ha adquirido el conocimiento de una lengua puede construir un numero infinito de oraciones nuevas de dicha lengua. El objetivo propio de la Linguistica es dar cuenta de ese conocimiento interno que el hablante – oyente posee de su lengua: su competencia linguistica.

Una gramatica sera, pues, explicativa cuando se proponga como objetivo, no el texto y ios procedimientos de su clasificacion y segmentacion, sino explicar como cada ser humano normal ha desarrollado su competencia en su lengua nativa; es decir, una gramatica ha de dar cuenta de la intuicion linguistica del hablante nativo. Aqui se situa el corte radical, segun Chomsky, entre su teoria y las teorias linguisticas anteriores modernas. Nosotros encuadramos este hecho dentro de nuestras coordenadas gnoseologicas como el intento por parte de Chomsky de pasar del plano fisicalista al plano fenomenologico dentro del eje semantico.

La intencion de Chomsky de no reducir el campo de la linguistica al plano fisicalista queda de manifiesto en sus continuos ataques a los enfoques que se circunscriben a los hechos observables: textos, estimulos fisicos, etc. Que el concepto de «competencia» es un concepto fenomenologico queda de manifiesto por el hecho de que con el se refiere Chomsky, no a la representacion individual que un sujeto particular tiene de su lengua, sino que representa el saber de un hablante – oyente ideal: «El termino tecnico ‘competencia’ designa la capacidad del hablante – oyente idealizado» (19).

Ese «saber intuitivo» que los hablantes poseen con respecto a los enunciados de su lengua es un fenomeno, en cuanto que lo que conoce el sujeto Si no es aquello que se le aparece a el, a su subjetividad (representacion subjetiva), cuanto aquello que conoce como apareciendose necesariamente (representacion objetiva) a los demas sujetos que dominan esa lengua, y eventualmente al propio linguista.

En el campo de la Linguistica, Chomsky exige abandonar la ambicion distribucionalista de establecer procedimientos mecanicos para la elaboracion de gramaticas a partir del «corpus» (plano fisicalista) y representar en la gramatica el saber intuitivo de los hablantes de una lengua. Ese saber es una gramatica: un conjunto de reglas que posee el individuo, no en cuanto saber subjetivo, sino en cuanto «competente» de su lengua; en cuanto que ese saber intuitivo es el mismo —la misma gramatica— para el sujeto Si que para el sujeto 82.

Ese saber viene mediado por un grupo de sujetos —la comunidad linguistica— y, en cuanto tal, es un saber de un determinado grupo. La gramatica que da cuenta de esa competencia intrinseca del hablante nativo idealizado es observacionalmente adecuada, ya que da cuenta de la ambiguedad entre oraciones, o de si dos oraciones son consideradas sintacticamente proximas. Lo que sabe el hablante competente de una lengua es una gramatica generativa, a saber, un conjunto de reglas que especifican el conjunto infinito de oraciones bien for(19) Chomsky, La naturaleza formal del lenguaje, en Gracia, F. (Comp. ), Presentacion del lenguaje, Taurus, Madrid, 1972, p. 276. EL BASILISCO madas y asigna a cada una de ellas una o mas descripciones estructurales (20). N o es este, sin embargo, el proceso seguido por el hablante a la hora de producir una oracion, porque ello supondria confundir competencia con actuacion. La competencia ha de ser bien diferenciada de la actuacion. En la practica, la competencia se refleja en la actuacion, pero indirectamente.

La actuacion comprende las manifestaciones linguisticas reales del hablante, de las que entran a formar parte como factores, no solo la competencia, sino tambien otros factores, como limitacion de memoria, distracciones, etc. De modo que el hablante, al producir oraciones, no pasa consciente ni inconscientemente por el proceso de aplicar las reglas de la gramatica. Pero Chomsky afirma, por otra parte, que el hablante ha internalizado las reglas de una gramatica generativa, que expresan su competencia, mas ? cual es exactamente ese conjunto de reglas que el hablante internahza. (21). Esta claro que una gramatica generativa puede ser considerada como una construccion matematica, en el sentido de que tales y tales reglas son suficientes para generar tales y tales oraciones, pero ? como pasar a una formulacion psicologica (la gramatica internalizada del hablante). ‘. La respuesta mas sencilla es la que nos proporciona Searle: «Para Chomsky, el hombre es esencialmente un animal sintactico» (22). La estructura de su cerebro determina la estructura de sus sintaxis. Explicar la sintaxis es explicar la estructura mental de los que hablan, y reciprocamente.

De ahi que para Chomsky «no hay ningun problema logico» (23) en pasar de un plano a otro. Los criticos, por su parte, han insistido en que el modelo chomskiano de la competencia no es un modelo de la capacidad del hablante – oyente nativo para usar su lengua adecuadamente, tanto en la ejecucion como en la interpretacion. Si la competencia posee realidad psicologica, ha de explicarse el paso o la correspondencia entre la competencia, en cuanto saber intuitivo, y la competencia, en Cuanto «gramatica generativa» (conjunto de reglas que el hablante «ha interiorizado). ?Que tipo de saber es la competencia?.

Tropezamos aqui con el problema de precisar los conceptos «tener interiorizada una gramatica» y «saber implicitamente una gramatica», problema este que ha ocasionado a Chomsky gran numero de polemicas, especialmente con Harman (24), sin que hasta el momento parezca util seguir definiendo y contradefiniendo verbaimente «competencia» para establecer su estatuto gnoseologico. De mayor utiUdad nos sera considerar, no las definiciones de «competencia» o «actuacion», sino las funciones que la dicotomia «competencia/actuacion» desempena en la teoria chomskiana. Dicotomia que recuer(20) Confert, Aspectos… ed. cic, p. 10. 21) «Una de las principales dificultades de la teoria de Chomsky —dice Searle— es que nunca se ha dado una respuesta clara y precisa a la cuestion de como exactamente se supone que la explicacion del gramatico sobre la construccion de las oraciones representa la capacidad del hablante para hablar y comprender oraciones y en que sentido preciso de ‘conocer’ se supone que el hablante conoce las reglas de la gramatica» (J. Searle, La revolucion de Chomsky en Linguistica. Trad. C. Manzano, Anagrama, Barcelona, 1973, p. 25-26. (22) Ibidem, p. 35. (23) Confert, «Problemas de explicacion linguistica» en Borger-Cioffi (Comp.

La explicacion en las ciencias de la conducta. Trad. D. Quesada, Alianza, Madrid, 1974, p. 317. (24) Confert, Hook. S. , Lan^age Press, 1971, pp. 143-159. and Philosophy, New York Univ. EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es M^ ** » Vv I /MJX sivas. Parece que Saussure haya considerado esencialmente la lengua como una nomenclatura de signos almacenados (por ejemplo, de palabras, de sintagmas, fijos) con sus propiedades gramaticales e incluidos, quiza, ciertos «tipos de sintagmas». En consecuencia, ha sido incapaz de tratar seriamente cuestiones de estructura de la rase y ha llegado a la conclusion de que la formacion de las frases es esencialmente un problema del habla mas bien que de la lengua, es decir, un problema de creacion libre y voluntaria mas que una cuestion de reglas sistematicas». El primer punto, de discrepancia senalado por Chomsky y Miller se basa exclusivamente en la autoconcepcion de Chomsky y no lo considero debidamente fundamentado. Saussure trata con la semantica menos de lo que Chomsky cree, ya que, si nos atenemos a la concepcion de la lengua como sistema de relaciones, no de significados, la semantica deviene ciencia auxiliar de la Linguistica (30).

Y, en segundo lugar, Chomsky trata con componentes semanticos, aunque postule una teoria puramente sintactica. Pero el interes capital se centra en el segundo punto de discrepancia. Tendriamos que Saussure considera la lengua como un inventario fijo de unidades (palabras, sintagmas) y, en cuanto tal, se olvida del «aspecto creador» del lenguaje, puesto de manifiesto por la competencia en cuanto sistema de reglas generativas. De modo que podriamos establecer la siguiente proporcion: Lengua inventario de elementos Competencia sistema de reglas ^^J^^^g F- 1 ^^nfiAi^^^^* M ^^^SS ida inevitablemente la dicotomia «lengua/habla» de Saussure. El mismo Chomsky plantea la comparacion de su distincion con la de Saussure: «La distincion que aqui senalo [entre competencia y actuacion] esta relacionada con la distincion langue I parole de Saussure, pero es preciso rechazar su concepto de langue como mero inventario sistematico de unidades y mas bien volver a la concepcion de Humboldt de la competencia subyacente como un sistema de procesos generativos (25). Tal es la autoconcepcion de Chomsky sobre su distincion en relacion con la Saussure. ero podemos estrechar aun mas las conexiones entre ambas distinciones. Frente a la concepcion historicista reducida exclusivamente al estudio del cambio linguistico, a la accion del individuo, al habla, Saussure considera la lengua como el «unico y verdadero objeto de la linguistica» (26). El lenguaje es considerado a traves de las relaciones entre las unidades linguisticas. Las unidades linguisticas no son los sonidos o los significados, sino sus relaciones. Estas relaciones constituyen el sistema de una lengua y este sistema interno constituye el objetivo esencial para el estudio d e l lenguaje.

Es la concepcion de la Lengua en cuanto un sistema, en cuanto mecanismo interno (red de relaciones sintagmaticas y paradigmaticas), la que parece ser mantenida a lo largo del Curso (27). Tal es metodo estructural, y, en tal sentido, Chomsky seria «estructuralista» cuando sostiene que «una gramatica generativa representa la informacion relativa a la estructura de la frase» (28). Sin embargo, «en dos puntos —dicen Chomsky y Miller (29)— nos separamos de una concepcion estrictamente saussureana.

En primer lugar, nosotros no decimos nada del aspecto semantico de la lengua… En segundo lugar, nuestra concepcion de la lengua difiere de la de Saussure en un punto fundamental; en efecto, la lengua debe ser representada como un proceso generativo basado sobre reglas recur(25) Aspectos… , ed. cit. , p. o. (26) Curso… , ed. cit… , p. 364. (27) Confert, Hjelmslev, Ensayos ling/itsticos. Trad. Elena Bombin y F. Pinero, Gredos, Madrid, 1972, p. 97-98. (28) L’anaiyse formelle des Langues naturelks. Trad. Franc. Richard y Ruwet.

Gauthier-ViUars, Paris, 1968, p. 61. (29) Ibidem, p. 61. Pero esta proposicion no es exacta. La lengua de Saussure no es un inventario de elementos; las verdaderas unidades linguisticas son las relaciones, no las palabras o los sintagmas, tal como parece probar el ejemplo del ajedrez (31) y la afirmacion de que «la lengua no puede ser otra cosa que un sistema de valores puros» (32) definidos negativamente por sus relaciones con los otros terminos del sistema (33), de modo que «en la lengua solo hay diferencias sin terminos positivos» (34).

Resulta, pues, dificil sostener que la lengua de Saussure es un «inventario de elementos» (35) frente a la competencia, que es un «inventario de reglas». Tampoco se puede afirmar que Saussure olvida el «aspecto creador» del lenguaje. Su concepto de «analogia» viene a demostrar como un hablante fabrica la forma honor, que no ha oido nunca, mediante la siguiente regla proporcional: oratorem orator honorem X = honor(36) X (30) Confert, Hjelmslev, Ensayos linguisticos, ed. cit. , p. 36. (31) Curso,.. , ed. cit. p. 184. (32) Ibidem, p. 191. (33) Ibidem, p. 199. (34) Ibidem, p. 203. (35) Chomsky, «Current Issues in Linguistic Theory» en Fodor y Katz (Comp. ) The Structure of Language, Englewood Cliffs, Prentice-Hall, New Jersey, 1964, p. 60. (36) Curso. •; ed. cit. , p. 266. EL BASILISCO EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es Ciertamente, Saussure se apresura a senalar que «la creacion resultante no puede pertenecer en un principio mas que al habla; es la obra ocasional de un sujeto aislado» (37).

De ahi que los generativistas sostengan que para Saussure la «creatividad» del lenguaje se da en el plano del habla, no en el de la lengua, mientras que en la gramatica generativa el aspecto creador corresponde a la copetencia. Pero esa interpretacion se debe a seguir leyendo entre lineas. A continuacion de lo expresado anteriormente, puntualiza de nuevo Saussure: «Es, pues, un error creer que el proceso generador solo se produce en el momento en que surge la creacion: los elementos ya estaban dados.

Una palabra que yo improvise, como in-decorable, ya existe en potencia en la lengua; todos sus elementos se encuentran en sintagmas como decor-ar, decor-acion: perdon-able, manej-able, in-contable, insensato, exz. , y su realizacion en el habla es un hecho insignificante en comparacion con la posibilidad de formarlo» (38). El aspecto creador del lenguaje va asociado al concepto de «analogia», fundado en «la comprension de la relacion que une las formas generatrices», las cuales «estan reguladas segun relaciones sintagmaticas y asociativas, y, en cuanto tales, pertenecientes a la lengua.

Esto es lo que sugiere a algunos comentaristas que «segun las indicaciones de Saussure, se puede afirmar que la frase es un hecho de la lengua; pienso en el capitulo de la analogia y en el pasaje explicito donde Saussure dice: ‘el hecho de que un signo pueda existir es infinitamente mas importante que el hecho de que ese signo exista’. Esto equivale a decir que para Saussure, como para Chomsky, el elemento decisivo es la «productividad», la «creatividad» de la lengua» (39). Del analisis precedente resulta que tampoco es el «aspecto creador» del lenguaje humano lo que olvida la gramatica estructural saussureana.

La diferencia entre la distincion saussureana (lengua/habla) y la chomskiana (competencia/actuacion) obedece a principios gnoseologicos mas profundos. Cada una de ellas es fruto de un tipo esencial e irreductible de operaciones que en nuestras coordenadas gnoseologicas vienen determinadas a traves de la distincion entre «Metodologias a-operatorias y metodologias (3-operatorias» (40). 2. Una construccion cientifica incluye un campo operatorio y, en consecuencia, una conciencia logica, un sujeto gnoseologico operatorio.

El analisis de los tipos de relaciones entre operaciones gnoseologicas y los campos de terminos a los que se aplican permiten establecer dos situaciones caracteristicas: (1) Aquella simacion en la cual un campo gnoseologico se organiza mediante la reproduccion en el de las mismas operaciones que debe ejecutar el sujeto gnoseolo(37) Curso… , ed. cic, p. 266. (38) Ibidem, p. 267. (39) Tullio de Mauro, Trad. Corso di linguistica generale, Bari, Loterzl, 1968, p. 21. (40) Confert, Gustavo Bueno, «En torno al concepto de ciencias humanas. La distincion entre metodologias a-operatorias y P-operatorias». El Basilisco, 2.

Oviedo, 1978, pp. 12-46. EL BASILISCO gico para organizarlo. Denominamos a este procedimiento de construccion cientifica Metodologia ^-operatoria. (2) Aquella situacion en la cual las operaciones del campo gnoseologico se presentan como distintas de las operaciones y demas componentes del sujeto gnoseologico. denominamos a este procedimiento de construccion cientifica metodologia a-operatoria. Las metodologias d-operatorias suponen un regressus, que, partiendo de los fenomenos P-operatorios (plano fenomenologico), llegan a un plano esencial del campo en el que las operaciones gnoseologicas (el sujeto) quedan eliminadas.

En la medida en que historicamente la mayor parte de las ciencias naturales y formales suponen la eli-. minacion de todos los contenidos similares al sujeto gnoseologico (antropomorfismos, psicologismos, etc. ), cabe decir que su metodologia es esencialmente a-operatoria. Las metodologias ^-operatorias, por el contrario, suponen el intento de organizar cientificamente el campo gnoseologico en tanto que dicho campo reproduce las mismas operaciones que debe ejecutar el sujeto gnoseologico para organizarlo.

Las metodologias P-operatorias, sin negar los analisis a-operatorios, exigen un progressus a la escala antropomorfica, de modo que ahora el antropomorfismo aparece tan proporcionado y obligatorio como inadmisible y rechazable en los campos a-operatorios. La dualidad Generativismo/estructuralismo (Chomsky/Saussure), puede ser reexpuesta ahora como resultado de considerar el lenguaje, bien desde una perspectiva P-operatoria, bien desde una perspectiva a-operatoria. Cada na de las distinciones —^lengua/habla; competencia/actuacion— es fruto de un tipo esencial e irreductible de operaciones. El «aspecto creador» del lenguaje aparece en ambas distinciones, pero mediante operaciones distintas. En el caso de la distincion sassureana, la operacion del individuo en acto del habla (plano P-operatorio) aparece como un fenomeno, y dicha operacion desaparece en cuanto tal al pasar al plano esencial, al plano de la lengua, que constituye el campo especifico de la ciencia linguistica.

La operacion «analogia» es una operacion esencial, supraindividual e independiente de su empleo por el hablante. Saussure estaria propugnando una metodologia a en el tratamiento del lenguaje al reducir a la condicion de puro fenomeno al sujeto que habla. Los procesos del habla son reducidos a la lengua, en cuanto EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es campo estructurado de esquemas y paradigmas (plano esencial), reproducibles por los individuos. El plano esencial (la lengua) es el que posibilita las operaciones P (la accion del individuo en el acto del habla).

Pero estas operaciones quedan absorbidas en la esencia (en la lengua). En el caso de la distincion chomskiana, es el propio desarrollo de las operaciones gnoseologicas el que conduce a, el que produce, la esencia: la competencia. La competencia en cuanto campo especifico de la ciencia linguistica, queda posibilitada por, y no es sino el desarrollo de, las operaciones que puede realizar el individuo o el gramatico (plano fenomenologico). D e donde la insistencia de

Chomsky en la identidad entre las operaciones (transformaciones) empleadas por el individuo que tiene internalizado el sistema de ellas y la representacion explicita de dicho sistema que constituye la tarea del linguista. Si la lengua de Saussure tiende a poner entre parentesis los procesos operatorios individuales como extralinguisticos (tiende a eliminar de la Linguistica las operaciones del sujeto gnoseologico), la competencia de Chomsky aparece como una potencialidad actualizada a traves de las operaciones (transformaciones) de los individuos, en tanto que estos participan de una competencia linguistica universal.

Ambas perspectivas quedan, creo, reflejadas en el siguiente pasaje de Foucault en su debate con Chomsky: «Por lo tanto, al menos en apariencia, tengo una actitud a proposito de la creatividad completamente distinta de la del senor Chomsky, porque para mi se trata de borrar el dilema del sujeto cognoscente, mientras que para el se trata de permitir que el dilema del sujeto hablante vuelva a aparecer» (41).

El «corte radical» de la Gramatica Generativa con la Linguistica «estructural» debe ser reinterpretado gnoseoiogicamente como la ejercitacion por parte de Chomsky de una metodologia P-operatoria frente a la metodologia sassureana tipicamente a-operatoria. El Curso… de Saussure insiste en, y concluye con, que «la linguistica tiene por unico y verdadero objeto la lengua», entendida esta, en explicacion de Hjelmslev (42), como una trama de dependencias o de funciones que no se deja reducir a la conducta verbal (al habla).

Cabe a Saussure el merito de senalar, aun cuando no haya sido el primero en hacerlo, que el lenguaje no se reduce a la suma de las acciones individuales, sino que constituye una estructura objetiva supraindividual que sigue leyes suprapsicologicas y que es la que posibilita precisamente el desarrollo y ejercicio de los actos linguisticos individuales. Desde esta metodologia, el sujeto operatorio (el hablante) queda reducido a la condicion de puro fenomeno.

El sujeto debe adaptarse a la estructura supraindividual que viene determinada cultural e historicamente. La estructura podra estudiarse formalmente, descomponerse en sus componentes y relaciones, de ahi que este tipo de metodologias reciban frecuentemente el calificativo de «taxonomicas», si bien es cierto, como hemos indicado antes, que en los campos a-operatorios hay autentica construccion y construccion cerrada. La distincion de Chomsky -—competencia/actuacion— esta trazada, en cambio, desde la perspectiva de una metodologia p-operatoria.

La competencia no constimye, como la lengua, un sistema actual que desborda las operaciones P (del hablante) y establece la pauta esencial, sino que consiste, mas bien, en una virtualidad abstracta porfiriana, por cuanto que todos los hablantes participan distributivamente de la competencia linguistica universal. La competencia es una gramatica generativa en cuanto sistema de operaciones hechas explicitas por el gramatico, pero que Chomsky atribuye a los propios hablantes que tienen internalizado dicho sistema.

En efecto, «podemos usar la expresion ‘gramatica de una lengua’ ambiguamente, para referirnos, no solo al conocimiento internalizado y subconciente del hablante, sino tambien a la representacion de este sistema internalizado e intuitivo de reglas por parte del linguista» (43). La metodologia de la Gramatica Generativa propugna, segun esto, identificar las operaciones del campo linguistico (las transformaciones gramaticales) con las operaciones delgramatico (sujeto gnoseologico) y, a su vez, con las del hablante, en tanto que este se convierte en gramatico.

Si la lengua de Saussure tiende a suprimir los fenomenos, absorbidos en la esencia, la competencia de Chomsky tiende a disolver las esencias en los fenomenos. En la Gramatica Generativa el lenguaje no es algo al margen de los fenomenos linguisticos, sino que es el mismo saber intuitivo del hablante. Ese saber es una gramatica, un conjunto de reglas que pone el individuo en cuanto «competente» de su lengua. 3. La distincion entre metodologias a y metodologias P permite, pensamos, dar cuenta gnoseologicamente de la oposicion entre la gramatica estructural y la gramatica generativa.

El contexto historico —cultural en el que Saussure y Chomsky las han desarrollado —cuando la Linguistica habia adquirido el estatuto de ciencia— puede hacer pensar que son^estos dos gramaticos los instauradores de estas perspectivas en Linguistica. Por ello, vamos a senalar algunas dicotomias que han ido marcando el proceso de constitucion de la ciencia linguistica y que exigen una reinterpretacion desde la distincion entre metodologias a y metodologias p. Dificil resulta rastrear historicamente los divers()).

La importancia del origen racial y linguistico de Zenon y Crisipo para la comprension de su doctrina ha sido resaltada por Pohlenz (67). Zenon era bilingue y desde su idioma materno, el fenicio, trata de establecer las bases de la gramatica griega. Pero ahora el griego no es considerado como un corpus —el corpus homerico, por ejemplo— ni como el lenguaje. Los estoicos tienen una concepcion mas amplia que los analogistas de lo que es el buen griego, el eX^tiviojiog (68). El lenguaje no es un corpus, sino una manifestacion de logos comun a griegos y barbaros: «La voz del hombre es articulada y enviada por 60). El logos aristotelico y de los analogistas era entendido como «proporcion» y, en cuanto tal, como conjunto de relaciones en un campo de terminos en el que las operaciones del sujeto quedan abstraidas, de ahi que Varron asociase la analogia a lo natural frente a lo voluntario, origen de la anomalia. Este aspecto objetivo del logos viene recogido por el «legere» latino, que Varron explica (61) etimologicamente como estructura objetiva que se impone a la accion subjetiva: «Legere dictum quod leguntur ab oculis litterae».

Si, como piensa Aristoteles, el lenguaje se corresponde, no con las cosas, sino con el pensamiento, la analogia significa que a una palabra simple corresponde un concepto simple, y a uno compuesto, uno compuesto. En este sentido, cabria esperar que los estoicos admitiesen la analogia, «es sorprendente —dice Barth (62)— que los estoicos a pesar de los esfuerzos antes mencionados para derivar del objeto el sonido de las palabras, admitiesen, no obstante, una desigualdad entre el contenido del concepto u objeto y el de la palabra».

Pero tal sorpresa se esfuma en cuanto se tiene en cuenta el caracter dinamico y creador del logos estoico. El logos ojtepjiatiKOg lo penetra y lo modela todo en formas infinitamente variadas; es inmanente al mundo y encierra en si mismo todas las potencias creadoras (^oyoi OJtepixaxiKo’^). Estas semillas («codigo genetico») (63), llenan toda la materia en cantidades y proporciones diversas, formando lo que podriamos llamar una «articulacion matricial» (oTJoraoig), una sintaxis, equivalente a la oru|iJtX,OKr| platonica. De donde se deduce la «simpatia de todas las cosas» (cru(XJTa08i. TCOV oXipv). El hombre se encuentra unido, por medio del logos, que en el actua, al logos del universo. Los estoicos crean, asi el concepto de «humanidad»: todos los hombres forman una comunidad; no hay diferencias entre griegos y barbaros, ni entre senores y esclavos, ya que todos estan unidos por el logos universal. Esta razon universal —esta competencia innata universal, que diria Ghomsky— hace que, a nivel de individuos, las diferencias no sean mas que convencionales (o «superficiales»), ya que en el fondo actua el espiritu humano unificador.

El hombre es un animal social (^(pov KOivayviKOv), cuya patria es el mundo entero. (60) Varron presenta la analogia como el orden natural, frente a la anomalia, fruto del acto subjetivo voluntario, viendose obligado a admitir ambas: «Utrumque sit nobis sequendum, quod in declinationejvolunca-‘ ria sit anomalia, in natural! magis analogia {De lingua laiina, VIII. Edic. de G. Goetz y F. Schoell. Teubner, Stuttgart, 1964, p. 131. (o 1) De lingua latina, VI, 66. (62) Los estoicos, ed. cit. , p. 137. EL BASILISCO 63) Confert el texto de Origenes: «dado que el generante tiene los logos de los progenitores, a veces domina el logos suyo… » Apud Elorduy, ? / estoicismo. I, Credos, Madrid,_J1922^p—73-_ (64), Arn’im, I. , Stoicorum veterum fragmenta, III, 516, 10-12; III, 4. (65) Reflexiom sur la question juive,G3Xiraaxa,’Paxh, 1954, pp. 134 y ss. {66) Lecon Inaugurale de 5 de Enero de 1960. Imp. Daupeley-Gouverneur, Paris, 1970, p. 35. (67) Die Stoa, I, Vandenhoeck, Gottingen, 1964, p. 31. (68) Diogenes Laercio, Vidas de los filosofos mas ilustres. Vil, 59. 3 EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es la inteligencia, como dice Diogenes [de Babilonia]» (69). Esto hace que los estoicos no se hallen sujetos al sistematismo analogico y queden en libertad para modificar el griego mediante la introduccion de palabras antiguas u orientales, llegando, asi, a «violentar» el griego y tratando de explicar a los parlantes griegos las propiedades del logos dadas en la lengua semita, como es la division de los verbos en perfectos («tengo visto», por ejemplo) e infectos («veo» o «vi», por ejemplo).

El lenguaje es expresion del logos y, por consiguiente, verdadero. Por ello los estoicos conceden tanta importancia a la etimologia, por cuanto que constituye un desenvolvimiento de las palabras a traves del cual se pone de manifiesto la verdad, llegando a derivar cpcpTI. (el habla) de (jfxas (luz del espiritu). Aristoteles rechazaba el naturalismo del lenguaje porque el criterio ultimo de verdad residia, no en el lenguaje (logos), sino en las cosas mismas (70). Los estoicos, por el contrario, eran naturalistas porque la norma ultima de verdad estaba en el logos.

N o es la oOoia pasiva aristotelica la causa de las propiedades de los objetos, sino el logos, en cuanto principio creador de toda forma y de toda cognoscibilidad (71). Los estoicos, como Chomsky, consideran el lenguaje como una capacidad connatural al hombre, como una facultad deI4>ensaiaietttcrcjtie-s? frve_para dominar las cosas. „_—HEOogoses la potencia decisiva del hombre; eHEiegemonikon es el que presta asentimiento (oxT/KataBeoig) a las (69) Ibidem, VII, 55. (70) Categorias, 12, 14 b, 18. (71) Elorduy, E. , El estoicismo, I, ed. cit. , p. 262. epresentaciones, de las cuales la representacion comprensiva (KaxaX,r|jtTiKf|) es exclusiva del ser racional y constituye un criterio seguro de verdad (72). De modo parecido a Zenon, Chomsky trata de sustituir el sujeto empirico, pasivo y mero receptor de datos de los conductistas por el nuevo sujeto que posee un «espiritu humano», portador de valores antes de la experiencia. Este espiritu es «creador», pero sometido a un esquematismo «que aplica a los datos de los sentidos en su esfuerzo por organizar la experiencia y construir sistemas cognoscitivos» (73).

El aspecto activo y creador del logos estoico se manifiesta asimismo en la teoria de la anticipacion (3tpoA,r)t[)i5). La prolesis estoica es un criterio de verdad tan infalible como la representacion cataleptica debido a que es fruto del logos que gobierna todas las cosas y, por eso, cuando esta razon examina o analiza en el lenguaje las relaciones entre los diversos elementos de un concepto general o afirma en un caso particular la necesidad del lazo que une el antecedente al consecuente, nos presenta la realidad misma, porque habla en nombre de, o mejor, es manifestacion de, el logos universal.

Lejos, pues, de los estoicos cualquier tipo de empirismo que propugne la observacion constante y repetida. El lenguaje es verdadero y la palabra representa a la cosa; los o v o ^ a t a son Etufia; analizar el lenguaje es analizar la realidad; transformar el lenguaje es transformar la realidad. Tales son . las tesis estoicas diametralmente (72) Sexto Empirico, Adversusmathematicos, VII, 151; Ciceron, Definibus, III, 17. (73) Chomsky, Conocimiento y libertad. Trad. C. P. Otero.

Ariel, Barcelona, 1972, p. 67. 14 EL BASILISCO EL BASILISCO, numero 7, mayo-junio 1979, www. fgbueno. es opuestas a las de Aristoteles. El lenguaje es para Aristoteles finito por naturaleza; para ios estoicos perfectible de acuerdo con las matizaciones que le da el logos. La palabra es para Aristoteles un gloog inmutable; para los estoicos, relativa (jtob? s/^ovxa), cuyo perfeccionamiento es la sintaxis, arte de colocar i las palabras, y que se domina cuando se sabe hablar {loqui).

Varron deriva «loqui» de «locus», por cuanto que quien va a hablar «dice los vocablos y las restantes palabras antes de poderlos decir en su lugar» (74). Pero es la etimologia de «sermo», mejor que la de «loqui», la que resalta el aspecto dialogico del lenguaje (la presencia del sujeto operatorio, plano P). Varron enlaza «sermo» con el «sartum» en los vesuaos {= prendido con alfileres, por ejemplo), con «ensartar», etc. , y subraya que «sermo enim non potest in uno homine esse solo, sed ubi oratio cum altero coniuncta» (75).

El Padre Elorduy (76) presenta como dos tesis distintas la sostenida por Varron, por una parte, segun la cual, para que haya sermo hacen falta dos hablantes, y, por otra, la sostenida por Ernout – Meillet, segun la cual, sermo designa etimologicamente «l’enfilade des mots»; esta ultima coincidente con la de Suarez, quien distingue entre «Verbum», palabra simple, y «sermo», oracion compuesta. Y coincidimos con Elorduy en la apreciacion de que ambas teorias «no son incompatibles». Se exigen mutuamente, anadiriamos nosotros, desde la comprension del lenguaje a partir de una metodologia p.

El lenguaje, en cuanto «sermo», exige como unidades linguisticas las oraciones (palabras hilvanadas), porque, como ya hemos indicado, para los estoicos los significados de las palabras no Se dan aislados, sino que adquieren su valor a traves de la accion del sujeto operatorio (el hablante), segun que las coloque en un lugar u otro, segun opere sintacticamente. El lenguaje es, ante todo, sintaxis,operaciones posibles de los individuos para componer y ensartar, «capacidad de generar oraciones», en palabras de Chomsky.

Y es en la construccion de oraciones en donde el hablante se comporta como sujeto operatorio y no puede ser eliminado del campo linguistico. La accion del sujeto gnoseologico impide considerar al lenguaje como un conjunto finito y cerrado de elementos —las palabras— y establecer una relacion biunivoca entre estos y los pensamientos o las cosas. Por el contrario, el lenguaje, en la metodologia |3, es una accion, una facultad que hay que coordinar con la accion del logos que informa al individuo.

El logos desarrolla su accion en un proceso complejo, no segun la analogia, pero si segun la razon. No es extrano que frente al esquema aristotelico (y griego, en general) de relacion OTinaivov (significante) – orr)|i,atvdjievov (significado) en el que las palabras adquieren valor en si mismas, independientemente de su posicion sintactica, el esquema estoico, que introduce un tercer elemento, el «kzKxov, resulte chocante para un griego y dificil de explicar, maxime cuando los estoicos, corporeistas por excelencia, declaran que el X,8KTOV es incorporeo.

El concepto de XERTOV rechina si se pretende encajar en el esquema aristotelico o saussureano —pese a la «asombrosa coincidencia terminologica con la teoria saussureana» (77)—. Pienso que la unica interpretacion valida del X,eKTOV estoico pasa necesariamente por su insercion en una teoria del lenguaje desarrollada desde una perspectiva metodologica |3-operatoria. El ^eiaov estoico exhibe ese mundo o conjunto de materialidades o relaciones suprasicologicas y supraindividuales, «creadas» o «generadas» por el lenguaje, cuando este es entendido como producto de las operaciones (o ransformaciones) de los individuos en cuanto dot-ados de logos (o de una competencia innata), logos comun a todos y solo los seres racionales. El A,8KTOV es una de las cuatro categorias estoicas de lo incorporeo y un elemento, junto con el vacio, activo; comprende bajo si los objetos de la fantasia racional y es, por consiguiente, logos activo, no ovaia (78). , Lenguaje como logos (estoicos)/lenguaje como oiio’a (Aristoteles); generativismo (Chomsky)/estructuralismo (Saussure); metodologias |3/metodologias a.

Tales son las correlaciones que hemos pretendido justificar en este trabajo, sin agotar, ni con muchOj las aplicaciones a la Linguistica de la distincion gnoseologica entre metodologias a y metodologias (3. Nuestro inicial proyecto preveia la aplicacion de dicha distincion a otras varias teorias linguisticas, concretamente, al analisis de la gramatica de Nebrija, en cuanto elaborada desde una perspectiva a (Nebrija como seguidor del metodo racional de Lorenzo Valla), frente a la perspectiva P adoptada por Sanchez de las Brozas en su Minerva.

La famosa contraposicion de Schleicher entre Linguistica y Filologia constituiria otra interesante ilustracion de nuestra distincion metodologica. Pero la importancia de tales teorias merecen un tratamiento con otro tiempo y espacio. (74) De lingua latina, VI, 56. (75) Ibidem. (76) El estoicismo, I, ed. cit. , p. 64. EL BASILISCO (77) Arens, H. , La Linguistica, I, Trad. J. M. Diaz-Reganon, Gredos, Madrid, 1975, p. 34. (78) Arnim, I. , Stoicorum veterum fragmenta, 11, 182 y 187. 15