Gfjm

* Conclusiones Una serie de elementos permitieron durante este periodo 1861-1881 la gestacion del Estado nacional argentino y la de un modelo de desarrollo capitalista periferico, el modelo primario-exportador. La alianza implicita entre Mitre y Urquiza en Pavon implico el punto de partida de este complejo proceso de construccion de un Estado nacional superador de la lucha facciosa. No obstante, el acuerdo de Pavon fue bombardeado tanto desde las filas de los liberales autonomistas como desde los caudillos federales de las provincias y tanto Mitre como Urquiza sufrieron en carne propia el costo de este acuerdo.

La guerra de la Triple Alianza -mas alla de los debates acerca de sus polemicos moviles y consecuencias- resulto un hito clave en el proceso de organizacion del Estado nacional argentino iniciado en Pavon. Segun Jose Maria Rosa, la guerra de la Triple Alianza fue la culminacion de un proceso que implico el debilitamiento de los ideales «americanistas» y la consolidacion de una Argentina portenizada en manos de los mejores amigos de los ingleses, los liberales «nacionalistas» o mitristas.

Los liberales «autonomistas» o alsinistas en cambio se identificaron con la autonomia de Buenos Aires y fueron mas reticentes tanto a la politica de «proyeccion nacional» de Mitre,

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
como a la actitud del presidente argentino respecto de temas tales como las inversiones extranjeras y la guerra con el Paraguay. En el primer tema eran mucho menos flexibles que el mitrismo. (1) En el segundo, se acercaron extranamente al coro de los caudillos federales disidentes al ver que la guerra se prolongaba y no quedaban demasiado claros los objetivos de la participacion argentina en el conflicto.

Para Halperin Donghi, la guerra de la Triple Alianza contra Lopez fue, al principio del conflicto, el elemento de cohesion que le permitio a Mitre obtener el respaldo inicial del liberalismo autonomista al presentar dicha guerra como «la lucha de la libertad contra la tirania». El caracter prolongado de la guerra y sus magros resultados para la Argentina determinaron la decadencia del mitrismo, pues tanto el liberalismo autonomista como el federalismo atacaron al presidente argentino por su alianza con Brasil y su enfrentamiento con Lopez. Este descontento se vio reflejado en las montoneras provinciales y en las deserciones de las filas.

No obstante, la guerra de la Triple Alianza genero una consecuencia clave en este complicado proceso formativo del Estado nacional: la formacion de un Ejercito nacional, que se convertiria en un factor de poder crucial para apuntalar el orden creado en Pavon. (2) El mencionado Ejercito, bautizado en la guerra contra Lopez, se revelaba como el nuevo actor politico en ascenso, crucial para mantener el control del gobierno central en el Interior. En 1864 y 1879, solo el personal de tropa constituyo aproximadamente el 50% del total de personal empleado por el Estado.

El siguiente cuadro demuestra la importancia asignada en el presupuesto a los gastos militares y defensa, reflejando el peso del aparato represivo en esta primera fase de la organizacion del Estado nacional argentino (cuadro 26) (3): CUADRO 26 EJECUCIONES PRESUPUESTARIAS DEL GOBIERNO NACIONAL * (en pesos fuertes) Ano Interior Rel. Ext. Hacienda** Justicia, Culto e Instr. Publ. Guerra y Mar. Total 1863 962. 508 43. 059 3. 353. 962 223. 826 3. 342. 347 7. 925. 702 1864 973. 349 70. 255 2. 812. 948 280. 151 2. 983. 228 7. 119. 931 1865 964. 879 79. 297 4. 019. 723 353. 971 7. 99. 276 12. 517. 146 1866 1. 003. 191 81. 669 4. 017. 112 335. 718 8. 308. 221 13. 745. 911 1867 922. 443 77. 951 3. 412. 834 404. 079 9. 292. 770 14. 110. 077 1868 2. 380. 911 83. 106 3. 296. 637 488. 019 10. 444. 733 16. 693. 434 1869 1. 767. 558 93. 619 4. 312. 267 723. 321 8. 056. 666 14. 953. 431 1870 1. 710. 649 88. 452 7. 498. 289 882. 974 9. 259. 602 19. 439. 966 1871 2. 217. 836 94. 078 9. 784. 542 1. 036. 157 10. 444. 733 21. 166. 230 1872 2. 480. 299 97. 029 16. 027. 640 1. 087. 421 6. 770. 398 26. 483. 930 1873 4. 192. 885 99. 728 14. 23. 613 1. 304. 794 11. 004. 051 31. 025. 071 1874 5. 835. 137 128. 306 13. 005. 967 1. 397. 948 9. 416. 837 29. 784. 195 1875 7. 240. 207 172. 514 9. 413. 525 1. 560. 499 10. 181. 116 28. 567. 861 1876 3. 479. 604 158. 602 9. 660. 959 1. 474. 953 7. 378. 930 22. 153. 048 1877 2. 149. 007 113. 185 9. 021. 198 1. 288. 515 7. 353. 055 19. 924. 960 1878 3. 211. 630 169. 895 10. 627. 950 1. 119. 235 5. 712. 208 20. 840. 918 1879 2. 371. 566 126. 010 11. 066. 795 1. 336. 597 7. 622. 190 22. 523. 158 1880 3. 844. 331 128. 302 8. 933. 151 1. 321. 632 12. 691. 79 26. 919. 305 Fuente: Elaborado en base a las Memorias del Ministerio de Hacienda. * Incluyen las ejecuciones ordinarias y extraordinarias derivadas de leyes especiales y acuerdos de gobierno. ** Incluye el pago de servicios de la deuda publica, cuya incidencia oscila entre un 50 y un 90 % del total ejecutado. Los mecanismos de coercion representados en la presencia de un Ejercito nacional como elemento superador de la lucha facciosa -identificados por Oscar Oszlak como mecanismos de «penetracion represiva»- (4) fueron complementados por otros mecanismos de penetracion del Estado nacional.

Entre estos estaban los mecanismos que Oszlak llama de «penetracion cooptativa» y que tenian como objetivo asegurar la adhesion social de las provincias al Estado nacional. Los mismos fueron particularmente importantes durante los primeros anos de la administracion Mitre, en que el descalabro economico provocado por las guerras civiles demando del gobierno nacional una contribucion que atendiese los gastos mas elementales. A partir de 1862 las provincias recibieron 1. 00 pesos fuertes mensuales del gobierno central, sin perjuicio de «auxiliar» adicionalmente a algunas de ellas. Quedaba claro que este «auxilio» adicional resultaba un instrumento de cooptacion que tenia en sus manos el gobierno nacional y le permitia consolidar las posiciones de sus aliados en el Interior -que recibian refuerzo de partidas- o debilitar las de los gobiernos provinciales hostiles a la autoridad central -quienes se veian subitamente privados de las subvenciones-.

La existencia de este rol del Estado extendiendo «garantias» y subvenciones que apuntalaran el orden politico-economico acordado en Pavon abarcaba a gobiernos provinciales, particulares -nacionales y extranjeros- y colonos -caso de, por ejemplo, las colonias en la region patagonica-.

Recuerdese, asimismo, que la creciente pauperizacion de las provincias del Interior llevo al gobierno nacional a la necesidad de auxiliar dichas economias a traves de subvenciones en dinero, lo cual, por un lado, facilito la subordinacion politica y economica de dichas provincias al gobierno central, y la creciente penetracion institucional -y, por que no, «ideologico-cultural», via la educacion- del Estado nacional en el otrora rebelde Interior.

Pero tambien impuso al Estado nacional una pesada carga financiera que no podia llevar solo y es alli donde jugo su papel el capital extranjero. El gobierno nacional estuvo en gran medida limitado por la falta de capital propio suficiente como para ejercer el papel de un activo inversor. En la practica, el estado nacional dependio mucho de los emprestitos de Londres y se convirtio, en un agente intermediario que recurria a frecuentes endeudamientos para jugar este rol de «garante».

Luego de 1880, el gobierno nacional, mucho mas asentado que en los tiempos de Mitre y Sarmiento, recurriria a mecanismos mas sofisticados tales como leyes especiales, lineas de credito preferencial, concesiones e inversiones directas para el desarrollo de ciertas regiones o productos -como el caso de la industria azucarera tucumana-. (5) El cuadro siguiente (cuadro 27) (6) da una idea de la importancia de los subsidios del gobierno nacional a las provincias entre 1863 y 1874, aunque con el tiempo dicha importancia fuese decreciente: CUADRO 27 SUBSIDIOS DEL GOBIERNO NACIONAL A LAS PROVINCIAS PERIODO 1863-1880 (en miles de pesos fuertes)

Ano Total % de ejec. presup. 1863 229,0 2,89 1864 214,8 3,02 1865 215,9 1,72 1866 170,3 1,24 1867 153,5 1,09 1868 148,7 0,89 1869 228,0 1,52 1870 220,0 1,13 1871 216,7 1,02 1872 220,0 0,83 1873 225,0 0,73 1874 221,2 0,74 1875 225,0 0,79 1876 154,2 0,70 1877 52,5 0,26 1878 52,5 0,25 1879 52,5 0,23 1880 52,5 0,20 Fuente: Memorias del Ministerio de Hacienda, Republica Argentina. Dos interesantes variantes de este mecanismo de penetracion «cooptativo» via los subsidios del gobierno nacional a los provinciales fueron la utilizacion de cargos publicos y el recurso de la intervencion federal.

En cuanto al primero, el empleo en la administracion publica nacional constituyo un mecanismo compensatorio que el gobierno nacional ofrecia a las declinantes economias provinciales del Interior, agobiadas por el efecto de las continuas luchas civiles y del cierre del mercado chileno debido a la reorientacion de las economias del Interior del Pacifico al Atlantico como consecuencia del influjo del ferrocarril y de los polos economicos del Litoral y Buenos Aires atravesados por este. (7) A la vez, el aumento del empleo publico constituia un poderoso instrumento de control del Estado nacional sobre las situaciones provinciales.

Luis Alberto Romero destaca el uso del presupuesto nacional con el objetivo de captar apoyos provinciales al gobierno nacional entre 1862 y 1876, especialmente a traves de la creacion de contingentes de funcionarios, jueces, profesores y maestros, que pasaban a trabajar en «Colegios Nacionales» -asi llamados por ser pagados por el Estado nacional-, contingentes de los que tambien formaron parte las fuerzas armadas y el poder judicial. (8) La otra variante de mecanismo de penetracion cooptativa -la intervencion federal- mezclaba en realidad elementos de cooptacion y negociacion con elementos de represion y demostracion de fuerza.

Ferns tambien senala el papel clave jugado por el Estado argentino en el afianzamiento de la paz interna y de la prosperidad economica, al finiquitar los ultimos conflictos pendientes que evitaban su propia consolidacion: el problema indigena y la cuestion de la capital. Organizo con exito la campana al desierto, eliminando el riesgo de los malones e incorporando la region patagonica como area productora de ovinos, con lo cual tambien se solucionaba el problema de la superpoblacion lanar en Buenos Aires.

En este sentido, el gobierno de Nicolas Avellaneda continuo con la dura tarea comenzada por Bartolome Mitre de limar las asperezas que entorpecian la consolidacion del Estado y la marcha del modelo economico argentino. A su vez, la elite terrateniente argentina, representada en ese Estado nacional, decidio modernizar el sector agropecuario para asi consolidar su vinculo con el mercado europeo, de quien dependia su propia prosperidad. Por su parte, Gran Bretana trato de contribuir a la estabilidad politica y economica argentina.

Evito inmiscuirse en la guerra civil de 1880 y en el conflicto en torno del sector bancario, a pesar de las presiones en sentido contrario de la comunidad britanica. El Foreign Office no estuvo dispuesto a repetir las fallidas experiencias de los bloqueos de las decadas de 1830 y 1840. La recuperacion de la economia argentina luego de la depresion de la decada de 1870 demostro la simbiosis de intereses alcanzada entre el capital argentino y el capital britanico, pero tambien las potencialidades de la economia misma.

Factores tales como la masiva inmigracion, la extension de las fronteras, la escasa demanda de obreros especializados, las innovaciones tecnicas en la agricultura y en la ganaderia fueron factores reductores de precio que atrajeron capital y permitieron el despegue de la decada de 1880, cuando estas inversiones extranjeras -particularmente britanicas- en un contexto de estabilidad politico-economica, pudieron consolidarse. (9) Finalmente, no puede dejar de senalarse la importancia que tuvo para la gestacion del Estado nacional la ascendente demanda externa de productos primarios argentinos.

Esta permitio conformar una economia de mercado con alcance nacional y otorgar mayoria de edad a un «modelo primario-exportador» que habia comenzado a insinuarse durante la etapa independiente bajo los signos de una temprana actividad saladeril y de casas comerciales britanicas. Las transformaciones productivas que habian comenzado timidamente luego de 1852 adquirieron rasgos mas pronunciados a partir de la decada de 1860 con el boom de las exportaciones de lana en Buenos Aires y los primeros proyectos de colonizacion agricola en el Litoral, procesos ambos que marcharon al compas de la expansion de las ferrocarriles y capitales britanicos.

El crecimiento de las inversiones y de la demanda britanica actuo asi como el detonador que alimento un proceso en el cual las clases dominantes tanto de Buenos Aires como de aquellas provincias con «perfil exportador» -Tucuman, Cordoba, Santa Fe, Corrientes, Entre Rios- procuraron crear un orden politico de «proyeccion nacional» que superase la logica de facciones y caudillos en pugna y que permitiese maximizar las ventajas del modelo economico. En sintesis, a partir de Pavon -aunque la consolidacion del Estado nacional recien se daria con Roca- se conjugaban la construccion de un Estado y de un mercado nacional.

Varios elementos contribuyeron positivamente a este proceso: la experiencia traumatica de decadas de guerra civil, la efectiva aplicacion de diversos mecanismos de penetracion y control del gobierno nacional sobre las provincias, el sensible aumento de la demanda externa de productos agropecuarios argentinos, el aporte crucial de adelantos tecnologicos como el ferrocarril y el telegrafo para fortalecer las comunicaciones y el acuerdo de intereses entre las clases dominantes de Buenos Aires y las provincias, definido en clave economica.

La suma de todos estos elementos proveyo la base material, politica e ideologica necesaria para la formacion de un Estado nacional, la conformacion de una economia nacional de mercado y la maduracion de un proyecto de insercion internacional que se revelaria por muchos anos altamente ventajoso para la elite terrateniente-exportadora argentina: el modelo primario-exportador. (10)