Fotomontaje_Trabajo_Teórico Práctico

Fotomontaje_Trabajo Teórico Práctico gy lucy79_aI ‘benpa,1R ID, 2016 30 pagcs ESCUELA DE BELLAS ARTES FERNANDO 30 Año Profesorado en Artes Visuales. ASIGNATURA Lenguaje Visual III TEMA: Trabajo práctico – «El Fotomontaje» PROFESOR: Luis Licari ALUMNA: Luciana Albín. AÑO ECTIVO: 2012. El Fotomontaje El fotomontaje es lat nica de una sola imagen a fotografías.

Ahora se PACE 1 to View nut*ge rma la composición os o más s procedimientos fotográficos —con técnicas de laboratorio como positivar uno o más negativos o, bien, mediante tecnología digital—, más que el hecho de recortar y volver a ensamblar fotografías, como se acía en los primeros fotomontajes artísticos creados por los dadaístas berlineses. En el siglo XX. el fotomontaje dio un giro radical a una de las características principales de la fotografía: la ilusión de realidad, pues fabricó escenas ficticias hechas a partir de «pedazos de realidad».

El fotomontaje hace evidente cómo la fotografía es susceptible de ser manipulada para reorganizar o desorganizar la realidad. A continuación se presenta una visión panorámica de los or[genes históricos del fotomontaje como expresión artística y como medio de comunicación, en Europa y en Argentina, específicamente, en sus comienzos. egativos, de «fotografías de espíritus» (generalmente resultaban por un mal lavado de una

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
vieja placa), de doble Impresión, de impresión directa de objetos en placas fotográficas y de fotografías compuestas.

Recortar y pegar varias imágenes fotográficas solía formar parte del universo de los pasatiempos populares. Existen infinidad de postales cómicas, álbumes de fotografías, pantallas y recuerdos militares realizados según la técnica que ahora llamamos «fotomontaje» La combinación de fotografías y negativos fotográficos también se practicó en el contexto de las bellas artes.

En el siglo XIX e acostumbraba utilizar una impresión combinada como método para añadir figuras a una fotografía de paisaje, o bien para imprimir un cielo dlferente. Además se utilizó esta técnica para subsanar —muchas veces con la ayuda de la pintura— los defectos y las limitaciones de los métodos fotográficos de la época. Nace el fotomontaje como arte: Dadá El arte del fotomontaje empezó en Europa justo después de la prmera Guerra Mundial.

El término fotomontaje se inventó en el grupo Dadá de Berlín, en Alemania. Mucho del trabajo dadaísta fue colaborativo, así que varios miembros de este grupo reclaman a atribución de la palabra fotomontaje. La versión oficial es que cinco exponentes de Dadá trabajaron la nueva forma de montaje fotográfico entre 1916 y 1918: John Heartfield, George Grosz, Hannah Hõch, Raoul Hausmann y Johannes Baader.

El fotomontaje es la técnica utilizada para designar una nueva técnica, utilizada mediante la introducción de de fotografías en las obras de arte, aunque en oposlción al collage, tiene 2 0 introducción de de fotografías en las obras de arte, aunque en oposición al collage, tiene notada influencia, ya que en el collage cubista se denota gran influencia, de acuerdo con Louis Aragón 1 923): «Para los cubistas, el sello, el peródico o la caja de cenllos, que el pintor pega en los cuadros tiene valor de una prueba, un instrumento de control de la realidad cuadro(… ) Max Ernst es distinto (… el collage pasa a ser un procedimiento poético, cuya intención es puramente realista». Los dadaístas aplicaron el extraño y novedoso lenguaje de la abstracción al lenguaje verbal para expresar su horror ante la guerra. Hugo Ball, como co- fundador del Cabaret Voltaire en Zurich, condujo el movimiento de Dada en Zurich, y es uno de los personajes acreditados con el nombramiento del movimiento «Dada», que se funda tras legir una palabra al azar de un diccionario. Emmy Hennings, otro miembro de Dada, abre el cabaret Voltaire en donde Tristán Tzara crea los manifiestos del grupo dada y publica la revista del mismo nombre.

En el movimiento dadá, las letras y las palabras son imágenes de estados emocionales o psicológicos, y su poder emana de las disposiciones visuales agresivas que representan esos estados, no de su condición de soportes de un significado literal. El collage fue otra técnica de representación que contribuyó a la aparición de las nuevas concesiones formales iniciadas en el cubismo. Con esta técnica se yuxtaponían mágenes encontradas, creando relaciones dinámicas en las que el azar desempeñaba un papel importante para la percepción del significado.

El grupo de artistas dadaístas berlineses bus 30 importante para la percepción del significado. El grupo de artistas dadaístas berlineses buscaba nuevas formas de expresión, una que tuviera más significado que la abstracción pero que no fuera el uso de formas tradicionales de pintura y que fuera distinto del collage cubista. El principio del fotomontaje y del collage es el mismo: la superposición o el enlace de varias imágenes opuestas dentro de un mismo plano; sin embargo, os medios son otros.

El collage emplea elementos extraídos de libros de grabados y añade a la obra objetos reales, mientras que el fotomontaje es una manipulación de la realidad a través de la fotografía. En el contexto del collage cubista y futurista se encuentran ejemplos aislados del uso de fotografías. Para los dadaístas, las fotografias o fragmentos fotográficos se convirtieron en los principales materiales que estructuraban sus obras. Pegaban fotografías junto a recortes de periódicos y revistas, tipografías y dibujos para formar imágenes caóticas y provocadoras por su brutal desmembramiento de la realidad.

Montage» en alemán significa «línea de ensamblaje» y «monteur’ significa «mecánico» o «ingeniero». John Heartfield es el más reconocido artista del montaje fotográfico. Solía trabajar vestido con un overol de obrero y era conocido como Monteur Heartfield, en reconocimiento a su actltud hacia el arte. Hanna Hbche, quien también producía fotomontajes, dijo: «Nuestro único propósito era integrar objetos del mundo de las máquinas y la industria en el mundo del arte».

La yuxtaposición de lo humano y lo mecánico fue un tema recurrente en los montajes de los dadaístas berlinese 4 30 e lo humano y lo mecánico fue un tema recurrente en los montajes de los dadaístas berlineses. Después de todo, la fotografía se reconoce como un arte donde predominan el uso de máquinas y técnicas mecánicas. El fotomontaje pertenecía al mundo tecnológico, al mundo de la comunicación de masas y de la reproducción fotomecanica y esas características interesaron especialmente a los dadaístas. Muchos de los primeros montajes de Dadá se usaron como portadas e ilustraciones de revistas y manifiestos del movimiento.

Su estilo era anárquico y usaban elementos yuxtapuestos que asemejaban una página de periódico. A partir de estos experimentos iniciales, las mayores figuras del fotomontaje Dadá emergieron con estilos y propósitos diversos. El fotomontaje en el constructivismo ruso El fotomontaje es utilizado principalmente en el campo cultural de la Unión Soviética. Este aspecto del fotomontaje ha ejercido una influencia importante en la prensa comunista de Alemania (Heartfield, Tschichold) y en otros países que se han apropiado de este método para presentar la Ilteratura de masas.

En la URSS, el fotomontaje apareció en el Frente de Izquierdas de las Artes después de la desaparición de la no-objetividad. para l arte de agitación era necesario un medio de representación realista basado en una técnica de vanguardia, que gozase de una precisión gráfica y de una expresión extrema. Las viejas formas de arte plástico, como el dibujo, la pintura o el grabado, se revelaron insuficientes, con su técnica atrasada y sus métodos de trabajo anticuados, para satisfacer el compromiso de las masas revolucionarlas.

La esencia s 0 de trabajo anticuados, para satisfacer el compromiso de las masas revolucionarias. La esencia del fotomontaje radica en la utilización que hace de la fuerza fisico-mecánica de la cámara fotográfica (de la óptica) de los recursos de la química con una finalidad de agitación y de propaganda. Cuando la foto sustituye al dibujo, el artista representa tal o tal momento de una manera más verídica y más viva, y por ello con un mayor grado de sensibilidad para las masas. Lo importante de esta sustitución es que la foto no es el croquis del hecho visual, sino su fijación exacta.

Esta actitud, este lado documental, dan a la foto un poder de acción sobre el espectador imposible de alcanzar por la representación gráfica. Los carteles de propaganda, cubiertas e ilustraclones de libros, eslóganes leninistas, periódicos murales y cuñas rojas han ecesitado nuevos métodos de representación más vivos, más contundentes y más exactos. Se necesitó un arte sostenido por un buen equipo técnico y que utilizara las fuentes de la química. UN ARTE AL NIVEL DE LA INDUSTRIA SOVIÉTICA. Este arte es el fotomontaje. No hay que pensar que el fotomontaje se reduce a una disposición expresiva de las fotos.

Lleva consigo un eslogan politico, color y elementos puramente gráficos. La organización expreslva de todos estos elementos únicamente puede ser realizada en el plano de la ideología y del arte por una nueva clase de artista, un militante, especialista del trabajo político-cultural e masas, un constructor que posee el arte de la foto y que construye su composición según las leyes completamente nuevas en el campo del arte. Los nuevos pr 6 0 que construye su composición según las leyes completamente nuevas en el campo del arte.

Los nuevos procedimientos de construcción se han convertido en indispensables para los nuevos elementos de representación así como para el nuevo orden social. En el ámbito del constructivismo ruso, Alexander Rodchenko y El Lissitzky realizan creaciones pseudo-fotográficas. También hacen fotomontajes Gustav Klutsis y Serguéi Senkin. Rodchenko hizo na serie de fotomontajes para ilustrar el poema de Maiakovski (poeta y dramaturgo revolucionario ruso y una de las figuras más relevantes de la poes(a rusa de comienzos del siglo H, fundador del futurismo ruso). Sobre esto, de 1923.

Muchos de los fotomontajes rusos se destinaron a transmltir un mensaje político y renovador a través de la prensa escrita. Entre los rusos, esta forma de expresión fue bautizada con el nombre de ‘Poligrafía», que implicaba la fusión entre fotograffa, collage, diseño y tipografía, pasado todo ello por el tamiz de la fotomecánica. Los constructivistas rusos apreciaron el fotomontaje por azones parecidas a los dadaístas berlineses. Los rusos sentían la necesidad de alejarse de las limitaciones de la abstracción, el estilo dominante del arte de vanguardia, sin tener que volver por ello a la pintura figurativa.

Usos políticos del fotomontaje Desde 1923 hasta entrada la década de 1930, los usos del fotomontaje se extendieron rápidamente al campo de la publicidad y de la propaganda política: carteles, portadas de libros, postales, ilustraciones de revistas y libros e instalaciones exposltivas. La combinación de fotomontaje y las nuevas técnicas y libros e instalaciones expositivas. La combinación de fotomontaje y las nuevas técnicas tipográficas se materializó en diseños audaces, simples y llamativos. El fotomontaje político tiene un efecto poderoso porque los objetos que muestra son reales.

En los decenios que precedieron al estallido de la Segunda Guerra Mundial, el fotomontaje fue cada vez más utilizado por todas las fuerzas políticas de Europa y Rusia. Durante la Guerra Civil Española, tanto el bando franquista como el republicano realizaron carteles con montajes fotográficos y en la Italia fascista de Mussolini también se recurrió de manera generalizada al fotomontaje. También aparece el foto-collage, una mezcla de fotografía y collage, donde se mezcla dibujo y fotografía para hacer sobre todo carteles publicitarios.

Sin embargo, el fotomontaje está más relacionado con la izquierda política. En la Unión Soviética se usó intensivamente enfocándose a la tarea de informar y persuadir al pueblo, especialmente efectiva en un pars cuya población no estaba unida por una misma lengua, ni del todo alfabetizada Uno de los más importantes «fotomontadores» de la izquierda politica durante estos años fue el dadaísta John Heartfield, quien hizo obras contra la República de Weimar y luego para egistrar el terrible ascenso del fascismo y la dictadura de Hitler.

Heartfield trabajó para la prensa comunista alemana pero tuvo que abandonar su país en 1933 y siguió trabajando desde Praga y luego desde Londres. Los mundos mágicos de los surrealistas El fotomontaje también puede perturbar nuestra percepclón del mundo y crear imágenes maravillosas. Mediante la 30 también puede perturbar nuestra percepción del mundo y crear imágenes maravillosas. Mediante la yuxtaposición de elementos entre sí de naturaleza extraña se crean realidades distintas, paisajes alucinantes y cuando los objetos se trasladan a un uevo contexto resultan enigmáticos.

Hubo muchas postales a principios del siglo XX que recurrían al fotomontaje para conseguir efectos perturbadores, como la distorsión de la escala. Max Ernst fue de los primeros artistas en explorar el poder desorientador de las imágenes fotográficas combinadas, así como las posibilidades de realizar transformaciones maravillosas de objetos, cuerpos y paisajes. Las obras de Ernst anuncian el surrealismo. También trabajaron en este sentido artistas como Man Ray, René Magritte y Albert Valentin.

Los surrealistas André Bretón y Paul Éluard preciaron el fotomontaje porque les permitía mostrar el mundo desde una perspectiva simbólica. En el surrealismo, el fotomontaje se uso como una de sus características: «‘El funcionamiento simbólico», en el sentido erótico del objeto surrealista. La práctica del cuerpo formado por pedazos de otro, mediante la distorsión de la escala, la sustitución o la repetición, asi como la práctica del duplicado que llego a ser una nota central en la fotografía surrealista.

Este tipo de fotomontajes fueron abundantes en el siglo XX, se recurrió a hacer visible distintas realidades a través del ojo ubjetivo del artista, mediante la distorsión de la escala o postales que yuxtaponían una idea y una escena real o una broma turística El fotomontaje en la segunda mitad del siglo XX Hacia la segunda mitad del sig broma turística Hacia la segunda mitad del siglo XX hubo un renacimiento del fotomontaje.

Varios de los artistas relacionados con el Pop Art (como Eduardo Paolozzi y Richard Hamilton) usaban fotografías de revistas y texto para mostrar sus propuestas. En esta época, en respuesta al incremento en la popularidad del arte, los publicistas empezaron a producir fotomontajes, una linea que ontinúa hasta nuestros días. El siguiente gran renacimiento del fotomontaje en Europa está conectado con los movimientos antinucleares de la década de los ochenta.

Mucha de la imaginería de esta época fue diseñada para usarse en manifestaciones, sobre todo aprovechando sus posibilidades como medio gráfico de comunicación. Los artistas que se destacan en este periodo son Klaus Staeck, un artista político que también es abogado, político y publicista y que por más de treinta años ha realizado carteles, postales, estampas y volantes que hablan de la libertad de expresión, la paz, el medio mbiente, la pobreza.

Otro artista es el inglés Peter Kennard, que se dedica sobre todo a hacer imágenes en contra del belicismo y denunciando la pobreza en el mundo. En el terreno de la publicidad es donde quizá el fotomontaje nos resulte más familiar hoy en día. A partir de esta técnica los publicistas crean imágenes extrañas y maravillosas, y dotan de magia imágenes tomadas de la cotidianidad. El fotomontaje digital En el fotomontaje clásico no importaba que se notaran las «costuras» en la imagen fi I recorte), y la falta de integración visual entre lo ent