Filosofia

Filosofia gy Lesbiamcr 1 110R6pp 17, 2011 92 pagcs UNIVERSIDAD PEDAGOGICA NACIONAL «FRANCISCO MORAZAN» TRABAJO GUIA DE FILOSOFIA ASIGNATURA FILOSOFIA CATEDRATICO LICENCIADO: JUAN REDONDO INTEGRANTES BLANCA ROSA MOLINA GARCIA LESBIA MARIBEL CARI SUYAPA MARLENY R SERGIO EMILIO GUIL SECCION: 13-E FECHA DE ENTREGA PACE 1 ENA 08 DE OCTUBRE DE 2011. INTRODUCCION Con el presente trabajo pretendemos exponer el papel que desempeña la filosofía en el marco de la educación, específicamente los aportes de esta disciplina en la Edad Media y sus consecuencias en la Edad Moderna y actual.

El texto expone los aspectos filosóficos educativos y cient[ficos, los tipos de educación y algunos problemas relevantes del Medioevo que se presentan en el sistema educativo moderno. No cabe duda que todos los filósofos han dedicado gran parte de su trabajo al análisis del tema educativo las ideas de Leibniz, Espinoza, Descarte, John Locke y David Hume. Exponemos un resumen de los principales filósofos iluministas y conservadores de la Edad Moderna, presentando su pensamiento y los argumentos que emplearon para defender sus respectivas tesis, y de que manera influyeron en el pensar de las sociedades e su época.

Es sospechosamente curioso el hecho de que de todas las profesiones existentes, sea precisamente la del

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
educador a la que se le exija una constante reflexión por el significado de su ciencia. Al médico, al ingeniero, al abogado o al licenciado en letras no se les ve discutir acerca de la medicina, la ingeniería, el derecho o la Ilteratura ni mucho menos la repercusión de su ofic10 en la sociedad. Quizás por considerarse al educador como un eje fundamental de la sociedad, en cuyas manos se decide el destino de los habitantes de una república, la sociedad misma le exija laridad y tino en el ejercicio de su oficio.

Este constante reflexionar del educador acerca de su profesión ha obligado a la ciencia pedagógica a recurrir a la filosofía para despejar sus incógnitas. Así, una rama de la filosofía nace con el nombre de «filosofía de la educación», con el propósito de analizar lo que han dicho quienes practican y teorizan acerca de la educación y de sus problemas fundamentales: En la filosofía de la educación se pretende responder preguntas tales como: ¿qué involucra la educación? , ¿qué es exactamente enseñar? , ¿cuándo se puede afirmar con propiedad que se «sabe» lgo? ¿que criterios deben satisfacerse para decir que lo que un maestro hace puede caracterizarse verdaderamente como «punltlvo»? 2 OF satisfacerse para decir que lo que un maestro hace puede caracterizarse verdaderamente como «punitivo’? , ¿qué quiere decir que todos los niños deben tener «igualdad de oportunidades»? , ¿qué significa «libertad» en un contexto educativo? (Moore, 1998: 22) La educación toma de la filosofía la reflexión y el punto de vista de la totalidad para esclarecer los problemas relativos a la pedagogía.

ASÍ, viendo la educación como un todo, reflexionando cerca del hecho educativo desde sus presupuestos fundamentales, podrá el educador tener una mayor conciencia de su labor educativa y saber que su práctica descansa sobre temas que se imbrican con la humanidad. Son tres los problemas de la filosofía de la educación. El primer problema al cual se enfrenta la filosofía de la educación es al tipo de ser humano que se desea formar. Éste problema, que se ubica en el ámbito de la Antropología filosófica, parte desde las inquietudes socráticas por el ser y llega hasta nuestros días.

Y esta pregunta es fundamental por cuanto si la educación iene por propósito la transformación del individuo a través del conocimiento, una filosofía de la educación debe partir de la idea de ser humano: Fácil es comprender que la pedagogía presupone una idea del hombre. Necesita un saber acerca de su estructura y esencia, antes de señalar fines y medios a la educación. Estos se definen en relación estrecha con aquella idea. El teórico de la educación debe consultar a la filosofía la doctrina en torno del hombre.

Esta servirá de base a la idea esencial de la educación y a una concepción fundamental sobre sus medios Toda pedagogía es, previa ducación y a una concepción fundamental sobre sus medios (… ) Toda pedagogía es, previamente, ciencia profunda del hombre. (Mantovani, 1983: 25). Pero si toda educación funda su quehacer en la idea de ser humano, el hecho de la multiplicidad de definiciones ha dado como resultado una constante experimentación y variación en la teoría educativa. Desde que Sócrates en el siglo V a. C. ntentó infructuosamente definir al ser humano buscando sus cualidades comunes («el hombre es un ser bípedo implume», diría el filósofo griego), la humanidad ha ensayado una idea de hombre para cada época histórica. El hombre político de la Grecia Antigua, el hombre como ser racional de Aristóteles, el hombre religioso de la Edad Media, el hombre cósmico del Renacimiento, el hombre máquina de la Revolución Industrial, el hombre como nada del existencialismo, no son más que ejemplos del vasto campo de las concepciones acerca del ser humano. Groethuysen, 1975). Cuando una educación adolece de firmes convicciones acerca de la idea de ser humano, corre el riesgo, como lo hecho hasta ahora por la educacion occidental contemporánea, de refugiarse en los falsos brillos de la innovación metodológica, avanzando con reces en la técnica y el dato estadístico, pero abandonando al ser humano a su suerte. El segundo problema fundamental de la filosofía de la educación es el de la pregunta por los medios, por la manera de alcanzar ese ser humano que ya se ha definido en la primera pregunta.

Este problema se halla en el ámbito de la Axiolog(a, por cuanto a través de ciertos valores, estrategias y técnicas se puede lograr la consecucón del hom consecución del hombre deseado. El problema por los medios, referidos a la técnica de la acción educativa, se fundamenta en la respuesta dada a la concepción antropológica. Luego de conocer al ser humano que se desea formar, el docente planifica una serie de estrategias y técnicas para cumplir su labor educativa.

Hoy, sin embargo, la educación occidental ha puesto su interés en la técnica haciendo de la enseñanza una flor marchita y sin creatividad. El docente busca contenidos y estrategias de clases planificadas con anterioridad por otros docentes, haciendo de la enseñanza un armazón de reglas técnicas y código de preceptos docentes. Volviendo a los fundamentos de la educación a través de la filosofía, puede el docente convertir la enseñanza en actividad creadora y ransformadora. Y ello se consigue respondiendo la tercera y última pregunta fundamental de la filosofía de la educación.

El tercer y último problema de la filosofía de la educación es la pregunta por los fines, problema sujeto a la Teleología de la educación que sirve como bitácora que señala la llegada a todo esfuerzo educativo. El problema del fin es, sin duda, el más grave y el menos soluble dentro de la teoría educativa. Está sometido a las mayores variaciones y contingencias de tiempo y lugar. Aun en la educación práctica adquiere una importancia decisiva. La acción ducativa es un sistema coordinado de medios para influir en dirección a un fin determinado. Educar es mirar hacia un fin y procurar su realización.

Por ello resulta débil una pedagogía constituida excluslvamente por s OF fin y procurar su realización. Por ello resulta débil una pedagogía constituida exclusivamente por medios educativos. (Mantovani, 1983: 84-85). Estos tres problemas, el qué, cómo y para qué de la educación, constituyen los problemas fundamentales de la educación vistos desde el punto de vista de la totalidad. Hacer filosofía de la educación es responder estas preguntas cuyas respuestas ar(an dependiendo de la época, la geografía y el paradigma en los cuales se base. Un docente, consciente o inconscientemente siempre trabaja bajo estas premisas.

Si lo hace conscientemente, sabrá qué tipo de ser humano desea formar y se imaginará a esos sujetos que tiene delante de si en un futuro desempeñando o viviendo una vida acorde con la enseñanza recibida; sabrá también ese maestro cómo formar a ese ser humano que desea educar, con cuáles valores, contenidos y estrategias desempeñar su labor educativa y sabrá además ese docente el fin de todo su esfuerzo y el para qué cambiar el estado de ese sujeto que e desea transformar. El docente conocedor de esas respuestas será un profesional crítico y con una mejor oportunidad de alcanzar sus objetivos. Neff, 1968). Cuando el docente no se hace esas preguntas ni le da importancia a las respuestas, pues el plan educativo de la nación, o Currículo Básico Nacional, le ofrece el sentido, oculto para él, a su accionar mecánico, acrítico y rutinario. Pero si hacer filosof[a de la educación es responderse estas tres preguntas: ¿Qué tipo de ser humano deseo formar? – Antropología ¿Con cuáles valores y contenidos? — Axiología ¿para qué? – Teleología Hemos de estar seguros q 6 OF valores y contenidos? – Axiología ¿Para qué? Teleología Hemos de estar seguros que toda pregunta tiene más de una sola respuesta. ¿Cómo pensar entonces en una filosofía de la educación? Podemos imaginar, por ejemplo, una educación en la cual se forme un ser para el trabajo, para ello se reforzará la educación productiva y la adquisición de habilidades y técnicas de producción con la intención de aumentar el producto interno bruto de una nación. Podemos también pensar una educación para formar un ser libre y feliz, por medio de una educación utogestionana, antiautoritaria, con la finalidad de alcanzar una sociedad libre y feliz.

Como vemos, las opciones de respuesta a esas tres preguntas son variadas, por lo que hablar de «Filosofía de la Educación» resultaría contradictorio. Por ello, sugerimos la adopción del plural «Filosofías de la Educación», como forma de afianzar el carácter diverso de las manifestaciones educativas. DESARROLLO 1 Investiga las características y pretensiones filosóficas del humanismo cristiano renacentista y luego haga una interpretación de esta filosofía en el marco de la educación

Las relaciones entre humanismo y Renacimiento se presentan bajo el aspecto de una polémica: mientras que el humanismo se caracterizará por el retorno a la sabiduría clásica, en el marco de una preocupación fundamentalmente de signo filológico y teológico, el Renacimiento lo haré como impulsor del desarrollo de la ciencia. Así, el Renacimiento, sin renunciar a los temas básicos del humanismo, le superará, al desligar tales temas de la perspectiva teológica y enlazarlos con el pensamiento científico superará, al desligar tales temas de la perspectiva teológica y enlazarlos con el pensamiento científico

Caracteres del humanismo a. uno de los rasgos distintivos más conocidos y destacados del humanismo es su interés por lo «antiguo», por lo clásico, interes en el que predomina el punto de vista de la investigación filológica. Este interés provoca el desarrollo de la perspectiva histórica en el acercamiento a otra cultura, por que se puede afirmar que con el humanismo se consolida la historicidad como clave del pensamiento europeo. b.

A diferencia de lo que ocurría en la edad media, donde el hombre era considerado fundamentalmente desde una perspectiva teológica, los humanistas valorarán el hombre esde una perspectiva mundana, no-divina, es decir, el hombre será visto como un ser natural e histórico. La religión, aparte de su función redentora, es considerada ante todo en su función civil. Así, tanto la religión como la tolerancia religiosa son instrumentos válidos para asegurar el ideal de la paz civil. La creencia en la unidad ultima de todas las religiones es afirmada, consecuentemente, desde esta caracterización. Caracteres del Renacimiento a.

El ideal común de este periodo viene definido por la esperanza de un renacer del ser humano a una vida verdaderamente humana», mediante el recurso a las artes, las ciencias, la investigación… poniendo de manifiesto la consideración del ser humano como ser natural, en oposición a la consideración medieval del ser humano como ser-para-Dios. b. El retorno a los antiguos significa no sólo la recuperación de su obra, sino fundamentalmente el retorno al principi no sólo la recuperación de su obra, sino fundamentalmente el retorno al principio, a los origenes de la vida humana, cultural, del ser humano.

Volver al principio no significa volver a Dios, sno precisamente al terreno del hombre y del mundo humano. De ahí la valoración del pensamiento filosófico pre-cristiano. El retorno significa, además, una conquista. La vuelta a los orígenes, al principio, conlleva la conquista de la personalidad humana. El que este retorno se efectúa mediante las artes y las ciencias, y no mediante experiencias místicas interiores, por ejemplo, significa una búsqueda de la objetividad. En efecto, sólo la objetividad puede poner en evidencia el status original del hombre frente a la naturaleza, es decir, manifestar su origen y su condición humana. . por lo mismo, el hombre es libre de decidir su conducta, de legir su destino, lo que supone una exaltación de la libertad individual tanto en el orden teológico como el orden cultural y social. El Humanismo y la educación. El Humanismo es una perspectiva educacional y filosófica que enfatiza el valor del individuo y la importancia central de los valores humanos en contraposición a la creencia religiosa; fué desarrollada en Europa durante el Renacimiento, influída por el estudio de la literatura y la filosofía griegas y romanas clásicas.

Así, el humanismo comenzó como un programa educacional denominado Humanidades, que inculcaba aquellos valores eculares antiguos que fueran congruentes con las enseñanzas cristianas. Muy a menudo los humanistas del Renacimiento fueron cristianos devotos, pero promovieron valores seculares y el amor a la antigüedad pa Renacimiento fueron cristianos devotos, pero promovieron valores seculares y el amor a la antigüedad pagana. 2. – Redacte una explicación sobre los aspectos sobresalientes de la filosofía escolástica.

Podemos caracterizar la filosofía escolástica, a grandes rasgos, por lo siguientes aspectos: 1. La filosofía, «ancilla theologiae». Es éste el aspecto más sometido a polémica del pensamiento medieval, como onsecuencia de muy diversos factores. Han jugado en su enjuiciamiento la diferencia de sensibilidad entre el mundo medieval y el moderno, la carencia de sentido histórico de la Ilustración, la peculiar problemática de las relaciones entre el Trono y el Altar en los s.

XVIII y XIX, el enfrentamiento dialéctico entre catolicismo y protestantismo sobre todo en la vertiente liberal de este último, los problemas surgidos con la aparición de la ciencia moderna, etc. Para comprender adecuadamente la expresión es preciso tener en cuenta que los autores medievales eran creyentes, y creyentes reocupados por expresar su fe en una comprensión del mundo que fuera reflejo de sus creencias.

Eran, por tanto, teólogos, y fue, por tanto, como teólogos que se sintieron animados a ocuparse de la filosofía, ya que -y éste es un rasgo que debe ser subrayado- consideraron que el saber natural podía contribuir, si se lo asumía desde la fe, a profundizar en la fe misma. La vinculación entre la problemática religiosa y la filosófica es, por lo demás, comun a todas las culturas. 2. Armonía de fe y razón. El problema de la relación entre el dato revelado y las conquistas de la razón humana ofrece en la e. un ramillete