Estilos de Personalidad, síntomas de ansiedad y depresión en policías de la ciudad de San Luis

“Estado de ánimo y estilos de Personalidad en policías ingresantes de la ciudad de San Luis” FUNDAMENTACION Beck y Freeman (1990) definen las pautas de personalidad como estrategias con funciones adaptativas, que han sido modificadas por el ambiente y el aprendizaje. Las pautas que describimos como rasgo de personalidad son estrategas interpersonales desarrolladas a partir innatas y lo aprendid OF8 diferentes rasgos de rs. : , p diferencias estructu básicos de cada pers las disposiciones a esquemas. Los n importantes encias o esquemas Millony Davis, (2001) e Inen a personal ad como: “Un atrón complejo de características psicológicas, profundamente enraizadas, que se expresa de forma automática en casi todas las áreas de la actividad psicológica y que configura la constelación completa de la persona.

Cada estilo de personalidad es, a la vez, un estilo de afrontamiento. Siendo la personalidad el principio organizador a partir del cual es posible entender mejor, ya sea a la persona o a la psicopatología” Algunas revisiones recientes en el campo de la Psicología del Trabajo consideran las variables de personalidad muy útiles de cara al pronóstico de la conducta futura en los entornos aborales (Ones, Viswesvaran y Smith, 1993).

Existe importante evidencia empírica acerca de la influencia de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
personalidad en el rendimiento de los individuos una vez que han sido contratados por una determinada organización (Barrick y Mount, 1991, Tett, Jackson y Rothstein, 1991). Aquello que realmente le interesa a un jefe cuando tiene que contratar personal es la predicción que se hace de la conducta del individuo para el puesto en cuestión.

No le interesan los aspectos específicos de su conducta, sino en líneas generales, el estilo o tendencia de su comportamiento. En los entornos laborales uy estructurados y poco ambiguos la variable personalidad no reviste demasiada Importancia, ya que la conducta efectiva de los candidatos responde más a las demandas de la situación que a sus rasgos personológicos. En cambio aquellos ambientes más ambiguos dejan el campo libre para que las diferencias individuales se manifiesten por si mismas.

Barrick y Mount (1993) demostraron que los rasgos de personalidad: responsabilidad, extroversión y agradabilidad eran buenos predictores sólo en aquellos casos en que los empleados tenían bastante autonomía en su trabajo. Alvarea Maggi0 (2006) studiaron las aptitudes que deberían tener las personas que dan seguridad, estableciendo algunas características tales como, la capacidad para soportar la rutina y la presión, en general la actitud es más pasiva que activa, lo esencial es la buena observación del lugar y el hecho de que esto se haga una y otra vez.

Se requeriría para este tipo de actividad un nivel de ansiedad normal o medio, ya que el tipo de tareas son por si ansiógenas potencialmente, en pañe por la rutina implícita a la función, y en parte por la potencial situaci potencialmente, en parte por la rutina implícita a la función, y en arte por la potencial situación de hostilidad en el que el vigilador puede verse envuelto (robos, discusión, daño de bienes físicos del lugar, peleas entre personas en el lugar… ). Un exceso de ansiedad limitaría su capacidad de reacción, su tolerancia a la rutina, su paciencia y capacidad de resolución.

La Tolerancia al estrés será importante, ya que si está atravesando una situación vital personal o familiar difícil, su resistencia a la presión, estrés y manejo de impulsos podría no ser adecuado, dado que gran parte de su energía estaría ocupada en tal problemática. Una relación decuada con las figuras de autoridad, ya que es un puesto más de subordinación; el hecho de que existieran tendencias oposicionistas marcadas o una personalidad muy individualista o con necesidades de liderar seria contraproducente aquí.

En relación al estilo de personalidad serían más adecuadas personalidades de tipo introvertido, esquizoide, dado que la observación, la prudencia, la desconfianza y la intuición son recursos importantísimos en esta tarea. Beck y Emery (1985) definen la ansiedad como un estado emocional subjetivamente desagradable caracterizado por sentimientos molestos como tensión o nerviosismo y síntomas isiológicos como palpitaciones cardíacas, temblor, nausea, vértigos etc..

Según Freeman y Oster (1997) la depresión parece ser una respuesta universal, un problema humano frecuente en tantas culturas, que ha sido denominada el resfriado de las alteraciones emocionales. El con 3 frecuente en tantas culturas, que ha sido denominada el resfriado de las alteraciones emocionales. El conjunto de síntomas que componen el síndrome clínico: abatimiento, irritabilidad, tristeza, anhedonia, pérdida de autoestima, fatiga, aislamiento etc.

La ansiedad es una de las emociones más básicas del ser umano, siendo en este sentido, probablemente, la más común y universal de las emociones humanas, definiéndose muchas veces como miedo no resuelto que a diferencia de éste, no surge del exterior a partir de una sensopercepción concreta, sino más bien del interior a partir de una representación mental que supone recuerdo o expectativa, provocadores de incertidumbre ante situaciones que anticipamos como amenazantes.

Es evidente que esta emoción, forma parte del repertorio de recursos con los que cuenta el ser humano para su supervivencia provocando respuestas de lucha o de huida y que, evolutivamente hablando, iene su sentido y razón de ser en la vida de los seres humanos. Sin embargo no siempre la ansiedad cumple un cometido de funcionalidad biológica y humana lleno de sentido y deriva en formas de conducta poco adaptativas, disfuncionales, patológicas, y, en definitiva, no saludables que hacen sufrir y provocan inadaptación, infelicidad y sufrimiento en las personas (Miguel- Tobal y Cano, 1995; Belloch y otros, 1995; Vallejo y Gastó, 1990).

En este contexto, se observa que cada vez va siendo mayor el porcentaje de personas que anualmente sufren algún tipo de trastorno psíquico, resultando que en prevalencia es la ansiedad unto con algún tipo de trastorno psiquico, resultando que en prevalencia es la ansiedad junto con la depresión, las que van alcanzando las cifras más elevadas. Según el DSM IV “la depresión es el síntoma psiquiátrico más frecuente con que se encuentran los clínicos de atención primaria.

Los trastornos depresivos y la sintomatología depresiva se asocian a la significativa morbilidad en la disminución del nivel de actividad, aumento de días de incapacidad, ausentismo, etc. “. El trastorno depresivo es una enfermedad que afecta al organismo, al estado de ánimo y a la manera de pensar, e concebir la realidad. Afecta al ciclo normal de sueño-vigilia y alimentación. Se altera la visión de cómo uno se valora a si mismo, autoestima, y la forma en que uno piensa. Según el modelo cognitivo la depresión implica la perturbación del contenido del pensamiento y del modo de procesarlo.

El contenido del pensamiento de una persona deprimida se caracteriza por un aumento considerable del auto desprecio, pesimismo, pensamientos cargados de temor en lo que se refiere a uno mismo, el mundo y el futuro (terna cognitiva de Beck). Existe un tipo particular de conocimiento propio de la depresión, onocidos como pensamientos negativos automáticos. Estos se caracterizan por ser pensamientos o imagenes espontáneos que constituyen un importante tipo de conocimiento en tiempos de angustia emocional. La depresión, igual que otros estados de motivación afectiva, produce cambios característicos en el procesamiento de la información.

La ansiedad destaca la vigilancia y la concienc 5 característicos en el procesamiento de la información. La ansiedad destaca la vigilancia y la conciencia de señales de alarma, la depresión incluye la exageración en el cálculo de pérdidas o limitaciones, el desprecio por la fuerza y los recursos e uno mismo, como un aumento de recuerdos de experiencias negativas. Esta investigación se llevó a cabo, a partir de la selección de Policías para ingresar al Instituto de Seguridad de la Provincia de San Luis. OBJETIVO: Describir estilos de Personalidad, síntomas de ansiedad y depresión en policias de la ciudad de San Luis.

METODOLOGÍA: El estudio es de tipo exploratorio, descriptivo. MUESTRA La misma está conformada por 45 policías. Sus edades oscilan entre 25 y 32 años. NSTRUMENTOS: 1) Inventario de Estilos de Personalidad (MIPS)de Theodore Millon (1997): es un Cuestionario de Auto reporte compuesto por 180 ?tems. Se divide en tres grandes áreas: a)Metas Motivacionales, evalúa la orientación a obtener refuerzo del medio b)Modos Cognitivos examina los estilos de procesamiento de la información y c)Conductas Interpersonales evalúa el estilo de relacionarse con los demás. ) Ficha de Evaluación Clínica Integral (FECI) de Roberto Opazo Castro (2006); se extrajo el Listado de Síntomas frecuentes relacionados con ansiedad y depresión. PROCEDIMIENTO: La administración de los instrumentos fue obligatoria para todos los postulantes. ANALISIS E INTERPRETACION: Los datos fueron analizados en el programa estadístico SPSS. Se alcularon los estadísticos central (media estadístico SPSS. Se calcularon los estadísticos de tendencia central (media y desviación estándar).

En esta muestra las dimensiones más sign’ficativas fueron: sensación (73,63), conformidad (69,28), Sistematización (64,71) y Reflexión (60,65); los síntomas con mayor frecuencia son: el aburrimiento (síntoma de depresión) y onicofagia, cefaleas, angustia (síntoma de ansiedad). CONCLUSIONES: Los resultados nos estarían indicando que en esta muestra los estilos de personalidad más significativos son la honradez, el respeto y la cooperación con la autoridad; actúan con formalidad buenas maneras en las situaciones sociales. Ven el lado bueno de las cosas siendo optimistas con su futuro.

Son estilos positivos para el desempeño en la profesión elegida. Si bien los policías presentan síntomas de depresión y ansiedad, estos no son significativos por lo cual no les imposibilitaría cumplir adecuadamente sus funciones. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: -Alvarez, Marcela y Maggio, Eduardo (2006) Evaluaciones Psicológicas de Personal de Seguridad. Documento de información. -Barrick y Mount, (1991 ). The Big Five personality dimensions and job performance: A meta-analysis. Personnel Psychology, 44, 1-26. Barrick y Mount (1 993).

Autonomy as a moderator ofthe relationship between the Big Five personality dimension and job performance. Journal of applied Psychology, 78, 1 11-118. -Beck y Freeman (1990). Cognitive Therpy of personality disorders. Nueva York. Guilford. -Beck y Emery (1985). Anxiety disorders and phobias: An cognitive perspective. Nueva Yor -Beck y Emery (1985). Anxiety disorders and phobias: An cognitive perspective. Nueva York: Basic Books. En A. Beloch Y E. lbañez(Eds),Manual de Psicopatología. Valencia. Promolibro. -Belloch y otros(1 995) Terapia cognitiva de los trastornos de ersonalidad. Barcelona.

Paidós -Freeman y Oster (1997). Terapia Cognitiva de la Depresión. En V. Caballo (Ed. ),Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos. (Vol. l Siglo Veintiuno de España Editores, S. A. -López M, y Casullo M. (2000). Estilos de Personalidad. Editores Miño y Dávila. Buenos Aires. -Millon y Davis,(2001). Trastornos de la personalidad en la vida moderna. Barcelona. Masson. -Millon, T. (1997). M. I. P. S Inventario Millon de Estilos de Personalidad. Edit. Paidós. Buenos Aires. -opazo castro R. (2006). Ficha de Evaluación Clínica Integral (FECI). Santiago de Chile. Ones, Viswesvaran y Smith. (1993). Comprehensive meta-analysis of integrity test validation: Findings and implications for personnel selection and theories of job performance. Journal of applied psichology,78, 679-703- -Tett, Jackson y Rothstein. (1991 -Personality measures as predictors of job perfomrance: A meta-analityc review. Personnel psychology, 44, 703-742. -Tobal ,MlgueI y Cano. (1995) Perfiles diferenciales de los trastornos de ansiedad. “Ansiedad y Estrés” . Congreso Virtual de Psiquiatria. – Vallejo y Gastó (1990) Trastornos afectivos: ansiedad y depresión. Salva. Barcelona. 8