Ensayo de la pena de muerte

Ensayo La pena de muerte es la sancion mas grave y antigua de la historia, que ha producido mayor debate o discusion, consiste en la ejecucion de un condenado por parte del estado, como castigo por un delito establecido en la legislacion. La posicion de la iglesia ante la pena de muerte es que no se puede privar al ser humano del derecho de la vida. Como fundamento biblico Ezequiel 33,11 dice: “Yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado cambie de conducta y viva”. El nivel de apoyo a la pena de muerte varia mucho en cada pais.

En las democracias tanto abolicionistas como retencioncitas, el punto de vista del gobierno suele tener un amplio apoyo popular y recibe poca atencion de la clase politica o los medios de comunicacion. En algunos paises abolicionistas, la mayoria de la poblacion apoya o ha apoyado la pena de muerte, y la abolicion fue adoptada a consecuencia de cambios politicos, como el paso de un regimen autoritario a otro democratico. En los paises abolicionistas a veces se reactiva el debate sobre la pena de muerte como reaccion por algun asesinato especialmente brutal, aunque pocos paises la han readmitido

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
despues de abolirla.

La pena de muerte perpetua el concepto de venganza enmascarado en el ropaje de reparacion y justicia. La pena de muerte perpetua el concepto de venganza enmascarado en el ropaje de reparacion y justicia. Matar a un criminal no lleva a nada, la pena de muerte es una violacion a los derechos humanos y tambien a la dignidad de una persona. Es un acto de venganza, no de justicia. La solucion a esto no esta en matarlos, sino lograr que el estado cumpla con su deber de educar moralmente, sancionar oportunamente y curar hospitalariamente, previniendo estas acciones de personas inadaptadas, malvadas o enfermas.

La pena de muerte ignora totalmente el concepto de rehabilitacion. Como cristianos y cristianas comprometidos con nuestros fundamentos de fe, siempre tenemos esperanza en la redencion y en la conversion de toda persona. La Iglesia rechaza totalmente la pena de muerte ya que la vida humana es un don sagrado de Dios y que el hombre, por mas grave que sea el dolo cometido por el delincuente, no puede arrogarse el derecho de quitarla sin ofender gravemente al Creador.

El pretendido valor retributivo de la pena de muerte tampoco es tal porque a la progresion de delitos deberia seguirle una progresion de penas, para ser realmente retributiva, y quitar la vida, que es el primer derecho del ser humano, hace imposible cualquier otra pena porque ya resulta imposible aplicarla. Asimismo el pretendido valor defensivo de la pena de muerte tampoco es tal porque no esta demostrado que la mera existencia de un hombre pueda perturbar el orden publico.

Lo que puede llegar a afectarlo es, en cambio, la actividad de esa persona, para lo cual basta con mantenerlo inactivo, encarcelado por el tiempo que sea necesario, conforme a la legislacion. Tampoco puede alegarse un pretendido valor correctivo a la pena de muerte, desde el momento que esta no corrige ni sana a nadie porque directamente lo priva de su derecho a la vida. La pena de muerte es el peor castigo que se le pudiera otorgar a un ser humano. El ser humano tiene derecho a la vida y nadie tiene la autoridad de privarlo ya que es un don sagrado de Dios, y Dios es el unico que puede privarte o no a la vida.

Por tal razon la pena de muerte priva al ser humano de su derecho a la vida, y por tal razon estoy en contra de la pena de muerte, ya que considero que la pena de muerte perpetua el concepto de venganza enmascarado en el ropaje de reparacion y justicia. Como fundamento biblico Ezequiel 33,11 dice: “Yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado cambie de conducta y viva”. Todo ser humano es libre, y tiene el derecho de equivocarse y arrepentirse y la libertad, y el derecho de vivir.