El renacimiento

El renacimiento gy Oandreaog ACKa6pR 03, 2010 | 19 pagos Introducción Resulta complejo observar por épocas el desarrollo de la cultura y de la historia, ya que los cambios no se producen de manera repentina. Sin embargo, es aun más complejo analizar la historia de la literatura. La literatura producida por el hombre del renacimiento que, a diferencia del hombre de la época anterior, se sitúa en el centro del mundo. Las condiciones socioculturales similares en Europa permitirán observar como el arte y la cultura de países como Italia, Francia, España, Portugal e Inglaterra, se pueden caracterizar bajo parámetros similares.

Así mismo, se deter PACE 1 orig y la dramaturgia que rti:: d S»ipe to View otorgándole un alto cosas, antes que a lo Media. ho s del cuento, la linca iones de esta época re, a su vida, a sus ue rigieron la Edad Finalmente, tendremos en cuenta un genero novedoso que revoluciono la historia, la novela: el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra. Panorama histórico y cultural El Renacimiento se ubico aproximadamente en 1450 y 1600, es decir, del siglo XV al XVII.

Fue una época en la que muchos hombres consolidaron el inconformismo que

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
se comenzó a generar a finales de la E-dad Media. De un lado, el sistema feudal, institución política y militar en la que el rey otorgaba tierras a unos pocos señores feudales, quienes protegían a los vasallos a cambio de un juramento de lealtad. por otro lado, el trueque des desapareció debido a que el hombre comenzó a producir mercancía con el ánimo de recibir mayores beneficios.

Esto llevo a que unos y otros desarrollaran la libre competencia y se comenzara a consolidar al captalismo. En consecuencia, el hombre adquirió dinero y comenzó a ocupar una posición social que difería de las herencias de nobleza de los tiempos anteriores. La aristocracia de titulo fue reemplazada por la aristocracia del dinero. Panorama literario Las relaciones políticas, guerreras, religiosas y literarias entre Italia y España desde la mitad del siglo XV, hicieron que existiera un amplio intercambio cultural entre estos dos países.

El papado de dos ilustres valencianos, Calixto III y Alejandro VI, sirvió para estrechar las relaciones culturales entre Castilla, el Reino de Aragón, Cataluña y Roma. En Italia se editaban o traducían las obras literarias españolas de mayor relieve, como el Amadís de Gaula, La Celestina, Cárcel de Amor o las composiciones poéticas e Jorge Manrique e Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, así como las compilaciones de producciones populares como los villancicos y los romances. Otro tanto sucedía en España con obras italianas, como la Jerusalén liberada, de Torcuato Tasso.

Estas relaciones hispano-italianas fueron muy importantes, ya que trajeron a la Península las inquietudes y gustos que propiciaron el Renacimiento español. La poesía renacentista La poesía de este periodo se dividió en dos escuelas: la Salmantina (Fray Luis de León) y la Sevillana (Fernando de Herrera). La Escuela Salmantina, tiene como rasgos distintivos: 2 OF Sevillana (Fernando de Herrera). * Concisión en el lenguaje; Llaneza en la expresión; * Realismo en el pensamiento; Preferencia por la estrofa corta; * La naturalidad y la sencillez.

La Escuela Sevillana, en cambio, es: * Grandilocuente; * Pule en extremo la forma; * Su obra es más de meditación que de sentimiento, más de documentación que de observación de la naturaleza y de la vida; prefiere la estrofa larga y la composición extensa * Usa abundantemente los adjetivos y el ornato retórico. No obstante, esta escuela sirvió de base inmediata y de puente necesario para enlazar con los movimientos poéticos que en l siglo XVII se englobaron bajo la denominación general de Barroco. Orígenes La lírica renacentista se origina a partir de: * La tradición, que perpetúa temas y formas de la lírica medieval.

Esta tradición se compone tanto de la lírica tradicional, oral y popular (villancicos, canciones de amor… ) y la lírica no- escrita que transmitía el romancero, como la lirica culta (de autores como Juan de Mena o el Marqués de Santillana) y la lírica cortesana de raíz trovadoresca recogida en los cancioneros, el más famoso de los cuales fue el de Hernando de Acuña. Esta poesía tradicional está ligada al empleo del verso corto, especialmente el octosílabo. * La corriente innovadora de raíz petrarquista y, por tanto, italianizante, que maduraré gracias a Boscán y a Garcilaso.

Esta corriente bebe en realidad de las mismas fuentes que la anterior: la lirica provenzal. Manejan por t 30F la lirica provenzal. Manejan por tanto una misma concepción del amor como servicio que dignifica al enamorado. Características * En cuanto a la métrica utilizada, se adoptan versos (endecasílabo y heptasílabo) y estrofas (lira, Silva, octava real, encadenados, soneto) procedentes de Italia. Asimismo, aparecen géneros característicos como la égloga (los protagonistas son pastores idealizados), la oda (para asuntos graves) o la epístola (poema en forma de carta). La lengua en esta época está dominada por la naturalidad y lez, huyendo de la afectación, del amaneramiento y de la la sencil frase rebuscada. Así el léxico y la sintaxis serán sencillos. * Los temas preferidos por la poesía renacentista son, fundamentalmente, el amor, concebido desde el punto de vista platónico; la naturaleza, como algo idílico (bucolismo); la mitología, utilizada como tema central o como ornamento para n asunto amoroso y la belleza femenina, siguiendo siempre un mismo ideal clásico. En relación con estos temas mencionados, existen varios tópicos renacentistas, tomados del mundo clásico algunos de ellos: -El Carpe Diem, cuya traducción sería «atrapa el día» o «aprovecha el momento». Con él se aconseja el disfrute de la vida antes de la llegada de la vejez. -El «‘Descriptio puellae», descripción de la belleza ideal de la mujer. -El Beatus Ille o alabanza de la vida del campo, apartado de lo material, frente a la vida de la ciudad, con sus peligros e intrigas. El Locus amoenus o descripción de una naturaleza perf 40F ciudad, con sus peligros e intrigas. El Locus amoenus o descripción de una naturaleza perfecta e idílica. -El «Aurea mediocritas’ , gusto y satisfacclón por lo sencillo, lo que se posee… frente al deseo desmesurado de riquezas Imitación y originalidad en la poética renacentista El poeta renacentista se servía de los modelos de la Naturaleza, sobre esta base no ponía en duda la necesidad de imitar pues estos procedimientos se justificaban por proceder no de la reproducción de modelos, sino que del mismo espíritu que ha ecogido otros pensamientos y se ha nutrido de ellos.

Si lo ajeno, forzosamente disperso al ser múltiple, se vertebra y refunde en un organismo único, y si en este resplandece el espíritu del escritor, nadie podrá negarle el dictado de original. Dentro del esfuerzo por establecer influencias, traducciones o adaptaciones, hay un componente de autocomplacencia ya que daba prestigio a quien las descubría. Esas rudezas eran en su mayor parte un rastreo que significó una pugna entre antiguos y modernos, para exhibir la propia cultura. El escritor de esa época asume la imitación como centro de su actividad.

La originalidad absoluta constituye un ideal remoto que no se niega, pero no se postula exigentemente, porque es un privileg10 concedido a poquísimos, y existe además la posibilidad de alcanzarla con el medio imitativo. En la imitación se debe acudir a varias fuentes que deben transformarse y reducirse a unidad, es decir, convertirse al sentimiento personal que permite obtener el resultado patentemente original (no es la expresión pura del sentimiento, antes es u 9 el resultado patentemente original (no es la expresión pura del sentimiento, antes es un rodeo la memoria lectora) Poesía amorosa

En la poesía lirica de la primera mltad del selo XVI, la crítica reconoce varias corrientes paralelas que confluyen en dos grandes líneas. * Tradicional: que perpetúa los temas y formas procedentes de la tradición medieval. Recoge tanto la lírica tradicional (villancicos, cancioncillas de amor, textos romanceriles, etc. ) como las de la poesía de cancionero del siglo XV en su vertiente amorosa y didáctica moral. Ligada al uso de metros cortos, especialmente el verso octosílabo. Italianizante: más innovadora, introduce en España modelos poéticos de inspiración petrarquista vigentes en la Italia del

Renacimiento. Refleja el desarrollo de las innovaciones de Juan Boscán y Garcilaso, según el patrón de la lírica culta italiana de su tiempo. Ligada al empleo del endecasílabo, soneto y de diversas formas estróficas derivadas de la canción petrarquista. Los estudios de José Manuel Blecua y Rafael Lapesa demuestran la improcedencia de toda rigida dicotomía entre las dos corrientes ya que ambos descienden de una fuente común de la poesía provenzal. En la lirica española existía ya un clima «petrarquista» procedente del fondo trovadoresco que los poetas del dolce Stil nuovo habían recogido en Italia.

El surgimiento de la lirica italianizante tiene una fecha clave, en 1526 Navagero insta a Juan Boscán a probar en lengua castellana sonetos y otras trovas usadas por los buenos poetas de Italia. A su vez en Italia el entusiasmo por las letras grecolatinas rep 6 9 por los buenos poetas de Italia. A su vez en Italia el entusiasmo por las letras grecolatinas repercute en el resurgimiento del bucolismo, junto al sueño pastoril de la Edad de Oro y otros mitos clásicos que pudieran servlr para la comunicaclón del sentimiento amoroso.

Literatura religiosa El Renacimiento impone una división entre lo natural y lo obrenatural, frente a la Edad Media en que se mezclaban de una forma que Dios, la Virgen y los Santos intervenían en todo tipo de asuntos mundanos con apariciones y milagros. En esta nueva época, hay escritores mundanos, como Garcilaso de la Vega, y autores que únlcamente expresan sentimientos religiosos, tanto en verso como en prosa. En el Renacimiento se desarrollan y manifiestan ampliamente estos sentimientos, fuertemente impulsados por la Contrarreforma, lucha contra la Reforma protestante, en la que se empeñaron la Iglesia y la Corona españolas.

Ascética y mística La literatura religiosa puede manifestarse en tratados en prosa sobre materias espirituales (como Los nombres de Cristo, de Fray Luis de León), o bien en poemas cargados de espiritualidad (San Juan de la Cruz). De ambas maneras se expresaron las principales vivencias religiosas de la época; la Ascética y la Mística. * La ascética trata de perfeccionar a las personas incitándolas al cumplimiento estricto de las obligaciones cristianas e instruyéndolas en ello.

Escritores importantes son fray Luis de Granada (1504-1588), San Juan de Ávila (1500-1569) y fray Juan de los Angeles (1 536-1509). La mística trata de expresar los prodigios que algunos pnvileglados exper 9 Ángeles (1536 -1609). privilegiados experimentan en su propia alma al entrar en comunicaclón con Dios. La forma de expresón más cultivada es el verso, cuyo más grande representante es San Juan de la Cruz, mientras que Santa Teresa de Jesús es la más importante prosista.

La prosa renacentista Como es lógico, buena parte de los subgéneros narrativos del siglo XV siguen vivos a lo largo del XVI; sin embargo, hay tres que merecen especial atención: La Novela pastoril La Novela Pastoril es de origen italiano, como la Sentimental. Al mediar el año de 1558 apareció el primer texto español perteneciente a este género: La Diana, escrita por Jorge de Montemayor. El éxito de este tipo de narrativa hizo que grandes autores de finales del XVI y principios del XVII como Lope de Vega (La Arcadia) o Miguel de Cervantes (La Galatea) lo cultivaran. La prosa didáctica y religiosa.

Durante el reinado de Felipe II, que abarca los años de 1 557 a 1 597, la Literatura Religiosa en España tuvo su mayor auge. La religiosidad del monarca, el espíritu de la Contrarreforma y las costumbres de la época fueron parte en la extraordinaria mportancia que ésta alcanzó. La Literatura Didáctica y Religiosa es muy vasta, pues incluye: * La Apologética, la cual presenta argumentos en pro de la religión, * La Ascética, que tiende a inculcar los preceptos de la moral y * La Mística, que procura el conocimiento de Dios dentro del propio espiritu, por medio de la contemplación y la meditación.

La producción de los místicos del siglo XVI es d medio de la contemplación y la meditación. La producción de los misticos del siglo XVI es de gran importancia, principalmente para el crecimiento y robustez del idioma. El teatro El siglo XVI es un periodo de la mayor importancia para el teatro español, por cuanto supone un auténtico renacimiento artístico de aquél frente a los espectáculos rituales de la Edad Media. A lo largo de ese tiempo, en efecto, el teatro se consolida como hecho literario y se organiza como espectáculo y actividad profesional.

Los autores toman conciencia de dramaturgos, se configuran los principales géneros dramáticos (égloga, comedia, tragedia, auto) y se establecen las formas de puesta en escena del teatro moderno. Este libro es un estudio en profundidad y amplitud de aquella etapa fundamental del teatro español. Sus limites cronológicos van exactamente desde los años 1490, cuando comienza a representar Juan del Encina, iniciador del moderno teatro renacentista, a la década de 1580, cuando se va agotando la fórmula clasicista e irrumpe en los tablados la comedia nueva de Lope de Vega.

Pretende ser un estudio histórico literario, en el que se van analizando los fenómenos teatrales en su evolución y desarrollo. Desde esa perspectiva, puede apreciarse mejor cómo se gestan y transforman los géneros dramáticos, qué lugar y situación ocupan los distintos autores o cómo va cambiando en sucesivos omentos la vida y espectáculo teatral. Todo ello resulta del mayor interés en este capítulo inicial de la historia del teatro español. Panorama filosóficoExteriormente mirada la época de los siglos W y WI La ép teatro español.

Panorama filosóficoExteriormente mirada la época de los siglos XV y XVI La época de tránsito de la «Edad Media» a la «Edad Moderna» puede caracterizarse por una cuádruple orientación: como la «Época del Renacimiento, originado en Italia, y del «Humanismo; como la época de las invenciones y descubrimientos; como la época de la Reforma, y, finalmente, omo la época de la formación de los Estados nacionales y del ascenso económico de la burgues[a.

En cierto sentido el «Humanismo», es resurgimiento de la ciencia y del estudio de la antigüedad comienza ya con la literatura arábiga- griega queda el impulso al desarrollo de la alta escolástica. Desde la traducción de las obras aristotélicas al latín en el selo XII corre una línea continua hasta la traducción de todas las obras de Platón por Marsilio Ficino, en el siglo XV. Dante el admirador de Virgilio y el primer gran poeta de la época moderna, en las ideas fundamentales filosóficas del cuadro del universo que traza como oeta, sigue conscientemente y por completo la ruta de Tomás de Aquino.

El humanismo y la cultura, en el Renacimiento A partir de Italia, y rumbo al norte, un nuevo movimiento humanista se empieza a gestar. podemos distinguir varias características en el ambiente cultural de esa época siglos XV al XVII. a) Antropocentrismo, en lugar de Teocentrismo En vez de girar alrededor de Dios, las ideas y obras del Renacimiento quieren tributar honor al hombre, centro de sus preocupaciones y de su inspiración. b) Retorno a los cánones griegos. Tanto la escultura como la pintura toman de nuevo los ideales clásico