El régimen heterosexual y la nación

25 El régimen heterosexual y la nación. Aportes del lesbianismo feminista a la antropología* Ochy Curiel** Universidad Nacional de Colombia Resumen: El lesbianismo feminista, como corriente teórico-politica del feminismo ha propuesto analizar la heterosexualidad, como un régimen político, más que como una práctica sexual, basado en la ideología de la diferencia sexual como su base ontológica.

A través de un análisis crítico del discurso, esta tesis muestra como este régimen se articula a la nación concretamente, en la Constitución Política 3 Apoyada además en la mujer, del género y la teoría marxista, d de Antonio Gramsci, I ley suprema. logra de ia política emonía edio del análisis de las categorías mujer, hombre, familia, parentesco, nacionalidad, entre otras, cómo este régimen está contenido en los discursos escritos y jurídicos tanto del texto constitucional, como de los argumentos emitidos por los y las constituyentes en la Asamblea Nacional Constituyente que dio origen a la Carta Magna.

Propone lo que denomina Antropología de la Dominación que consiste en develar las formas, maneras, estrategias, discursos que an definiendo a ciertos grupos sociales como “otros” y “otras” (sobre todo a las mujeres y las lesbianas) desde lugares de poder y dominación. Palabras claves: Heterosexualidad, nación, constitución, lesbianismo,

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
feminismo.

Lesbian feminism, as a theoretical political trend of feminism, has suggested analyzing heterosexuality as a political regime, based on the ideology of sexual difference as its ontological grounding. Through critical discourse analysis, thls thesis shows how this regime articulates itself with the nation, especially in the Political Constitution of Colombia of 1991, its supreme law. asing s well on the theories of women, gender and feminist anthropology, political anthropology and marxist theory, specifically from Antonio Gramci’s concept of hegemony, the authoress shows- through analysis of categories such us women, man, family, kinship and nationality, among others- how this regime is included in the written and legal discourses both in the constitutional text and in the arguments expressed by constituents at the National Constituent Assembly that led to the Magna Carta. e author proposes What she calls Domination Anthropology, which consists in uncovering the ways, strategies and discourses hat define certain social groups as “others” (specially women and lesbians) from power and domination positions. Key words. Nation, heterosexuality, feminism, lesbianism, constitution. *Este texto es el producto de las investigaciones realizadas para elaborar mi tesis de maestría, “El régimen heterosexual de la nación”, Escuela de Estudios de Género, Universidad Nacional, 2010. El proceso de investigación se llevó a cabo desde enero de 2009 hasta abril de 2010 en Bogotá, Colombia.

En su forma actual, responde a mi disertación en dos eventos: la Jornada de Feminismo, (Pos)colonialidad y Hegemonía. Descolonizando el feminismo en y desde América Latina, re desde América Latina, realizada el 29 de octubre del 2010 en Buenos Aires, organizado por el Grupo Latinoamericano de Formación y Acción Feminista (GLEFAS) y el Instituto de Altos Estudios Sociales (IDEA), y el Coloquio “Hacia un doctorado en género en Colombia”, realizado los días 17 y 18 de noviembre del 201 1 organizado por el Centro de Estudios de Género, Mujer y Sociedad de la Universidad del Valle.

Colombia. Artículo enviado el 29 de abril de 2011, aprobado el 16 de mayo de 2011 **Nacida en Dominicana y residente en Colombia. Magister en Antropología Social, especialista en Educación Superior, mención Ciencias Sociales y Licenciada en Trabajo Social. Coordinadora curricular de postgrados de la Escuela de Estudios de Género de Universidad Nacional de Colombia y docente e integrante del Grupo de Investigación de Estudios de Género (GIEG) de la misma universidad.

Forma parte Grupo Latinoamericano de Estudios, Formación y Acción Feminista (GLEBAS) y es activista del movimiento lésbico feminista y del movimiento de mujeres afro de América Latina y El Caribe. Correo electrónico: [email protected] com La manzana de la discordia, Enero – Junio, Año 201 1, Vol. 6, No. 1: 2546 26 Ochy Curiel Este texto es un resumen de la investigación realizada para mi tesis de maestría en antropología social, en la cual me propuse analizar cómo el régimen heterosexual está relacionado con la nación.

Mi interés en hacer una tesis como ésta obed 63 cuestiones: en primer luga escolonizar descolonizar la antropología en tanto ha estudiado generalmente las prácticas de quienes se han asumido como “otros” y “otras” (ind[genas, afros, mujeres… ) pero muy poco se investiga y se analiza los mecanismos tecnologías que han producido esa otredad frente al paradigma moderno.

En segundo lugar, porque me interesaba colocar una nueva perspectiva de análisis teórico y político que ofrece la corriente lésbico feminista al entender la heterosexualidad como un régimen político que atraviesa la mayoría de las relaciones sociales que se dan en una nación, cuestionando la idea de entenderla como una práctica, orientación u opción sexual. Esta perspectiva surge de la teor[a feminista, pero también del movimiento social con lo cual trato de hacer una ruptura entre teoría y práctica como n proceso de descolonización del conocimiento que coloca en el centro la relación saber-poder.

El texto que a continuación presento tiene varias partes: Una primera en la que brevemente, a partir de las revisiones epistemológicas, teóricas y politicas que se han hecho en la antropología trato de mostrar el sesgo eurocéntrico que aún se mantiene en la disciplina por continuar estudiando fundamentalmente a los otros y las otras, proponiendo lo que he denominado la Antropología de la Dominación, a través de un análisis critico del discurso del texto de la Constitución Política de Colombia de 1991 y los rocesos que le dieron origen, por la relación que tiene este texto con la idea de nación.

En una segunda parte trato las explicaciones teórico-políticas del lesbianismo feminista para abordar el carácter polític exualidad, centrándome en dos auto el carácter político de la heterosexualidad, centrándome en dos autoras claves: Adrienne Rich y Monique Wittig. Posteriormente abordo el tipo de participación de las feministas en ese proceso, centrándome en analizar el dilema igualdad-diferencia.

En las siguientes partes analizo ya el texto constitucional desde diferentes aspectos: por un lado esde la idea de contrato social que se sostuvo en el proceso constituyente, desde la diferencia sexual como fundamento del régimen heterosexual a través de las concepciones sobre “mujer” y “hombre”, de la familia y de la nacionalidad.

Finalmente analizo las implicaciones que puede tener el multiculturalismo en las mujeres y lesbianas, una de las propuestas centrales que emana de la Constitución Colombiana de 1991 y por último, aunque en un período postconstitución, analizo la relación entre los derechos de parejas del mismo sexo y el régimen heterosexual.

Es necesario aclarar que en este texto no cito a mayoría de las personas entrevistadas, ni las exposiciones de motivos de las y los constituyentes, tampoco la mayoría de los artículos del texto constitucional y otros documentos que analicé, por Imitaciones de espacio. Solamente hago algunas referencias que sirvan como ejemplos para los análisis que planteo. 1.

En búsqueda de una Antropología de la Dominación A pesar de que la antropología como disciplina surgió con un profundo sesgo eurocéntrico desde una perspectiva en la que se asumía que se estudiaba pueblos sin historia, llegué a ella en un momento e cambios significativos en las ciencias sociales, que obviamente afectaron a la disciplina, aquellos que muchos autores y aut “la crisis de s 3 obviamente afectaron a la disciplina, aquellos que muchos autores y autoras llamaron “la crisis de la ciencias sociales” que se iniciaron a finales de los años sesenta y que propició una revisión interna epistemológica, metodológica y teórica, que cuestionó los presupuestos de la modernidad racional y del eurocentrismo que la orientaban.

En Colombia particularmente, desde la década de los setenta, han surgido propuestas criticas que a marcado a la disciplina como lo fueron la Antropología del Debate desde los años sesenta, posteriormente la Antropología Urgente, la Antropología Militante, la Investigación-Acción Participativa (IAP), la Antropología como Crítica Cultural, desde las cuales se propició un compromiso con la realidad social y política, que a través de una formación interdisciplinaria permitió orientar a los movimientos sociales, fundamentalmente indígenas y posteriormente afrodescendientes, a la vez que cuestionar El régimen heterosexual y la nación. Aportes del lesbianismo feminista a la Antropología a objetividad como necesidad cient[fica y reconocer que el “otro” y la “otra” que se estudiaba, tenían sus verdades e interpretaciones. Desde allí se plantearon propuestas metodológicas que generaron la creación de procesos colectivos entre sujetos y objetos de la Investigación y que propiciaron una investigación con compromiso social, un compromiso con la acción transformadora (Arocha, 1 984; correa, 2006; Fnedemann, 1984).

Posteriormente, a finales de la década de los ochenta, los antropólogos denominados posmodernos o de crítica cultural como Cliffor 6 63 (1988), james Clifford (199 sher Clifford Geertz (1988), James Clifford (1992), Marcus y Fisher (2000), entre otros, tuvieron una influencia signTicativa en Colombia y motivaron la necesidad de construir autoridades etnográficas múltiples que implicara la intersubjetividad, la representación de diálogos, la negociación continua para generar otra conciencia etnográfica, como la dialógica, la polifonía, la autoridad dispersa, la co-autoría o una etnografía colaborativa entre sujetos de investigación y quien investiga que reconociera que las y los sujetos de investigación son también sujetos del conocimiento. Para mis propios procesos investigativos y teóricos, estas propuestas no me fueron suficientes, dado que, la antropología sigue siendo hegemónicamente otrológica, es decir, aún “los otros” y luego “las otras” 1 siguen siendo los sujetos de investigación de la mayoría de quienes hacen antropología y muchas de estas posturas críticas me siguen pareciendo incompletas no obstante las buenas intenciones y compromisos éticos que han contenido, pues no eliminan del todo la relación saber-poder entre las y los investigadores y los y las sujetas a quienes se estudia.

Estas perspectivas no cuestionan suficientemente el lugar del privilegio de quienes construyen el conocimiento sobre los “otros y las “otras”. No basta percibirles como contemporáneos de un mismo mundo, es necesario cuestionar el lugar de referencia de quienes construyen el pensamiento antropológico. En este texto entiendo por “otros” u “otras”, quienes no han tenido privilegios de raza, clase, sexo, sexualidad, nacionalidad y que se definen como la diferencia: mujeres, lesbianas, indígenas, negras, y negros, homose 7 63 definen como la diferencia: mujeres, lesbianas, indígenas, egras, y negros, homosexuales, trans, frente a la mismicidad, es decir hombre, blanco o mestizo, heterosexual y con privilegios materiales y simbólicos.

Es por ello, que me propuse aportar a la construcción de lo que he denominado la Antropología de la Dominación que consiste en develar las formas, maneras, estrategias, discursos que van definiendo a ciertos grupos sociales como “otros” y “otras” desde lugares de poder y dominación. Esto ha supuesto hacer una etnografía que me permitiera estudiar un tipo de dominación, en este caso: la heterosexualidad como régimen político que produce xclusiones, subordinaciones, opresiones que afectan fundamentalmente a las mujeres2, y más aún a las lesbianas3 (ambas consideradas por el pensamiento heterocéntrico y sexista, “otras”), en una nación, en este caso la colombiana a través de un análisis de discurso de la Constitución política de 1991 y los procesos que le dieron origen.

La constitución poltica: expresión de una hegemonía Para mostrar cómo se expresa el régimen de la heterosexualidad en la nación, escogí hacer un Análisis Cr[tico del Discurso del texto de la Constitución Politica Colombiana de 1991, rincipal objeto de estudio en este trabajo. Las razones de esta elección fueron varias. Primero, los discursos que encontramos en ese texto son expresión de la ideología hegemónica en la sociedad colombiana, expresa un poder jurídico, teórico y politico significativo, dado que contiene, avala y legitima un discurso que fue producto de la negociación y alianza de quienes tuvieron el poder de decidir, escribir y ordenar sus prescripciones, es deci de quienes prescripciones, es decir, los y algunas constituyentes; y segundo, porque en él se sintetizan dos cosas que considero importantes: a ley y la escritura como medios y tecnologías de establecimiento del poder y la hegemonía.

Concretamente en el continente latinoamericano, el discurso jurídico ha sido central en la forma2 Entenderé por “mujeres” una categoría socialmente construida sociológica y políticamente resultado de la ideología de la diferencia sexual que deriva de la división sexual del trabajo en diferentes sociedades. También como una categoría que permite la articulación política para la acción a partir del reconocimiento de una opresión. Con ello me separo de cualquier sesgo esencialista de la misma. 3 Entenderé por lesbiana un posicionamiento político frente al régimen de la heterosexualidad obligatoria, por tanto no como una práctica sexual diversa, aunque politice la sexualidad como parte de ese posicionamiento. 8 ción de la hegemonía desde la época colonial hasta la conformación de los estados nacionales, y la escritura, desde una lógica ilustrada occidental, se ha privilegiado sobre la oralidad o las culturas que se basan fundamentalmente en usos y costumbres. Un ejemplo de la utilización de la escritura como mecanismo de poder es que la Constitución Política de Colombia de 1991, en tanto reconoce el Estado ulticultural, fue traducid as vernáculas para garantizar su compresión análisis que hace Benedict Anderson ([1983], 1993) quien para entender el surgimiento y permanencia de la nación como comunidad imaginada, hace una relación entre la escritura, nación y el tiempo. Explica cómo el factor tiempo es crucial para entender la imaginación moderna.

Según el autor, mientras que en la Edad Media no había tal separación entre pasado, presente y futuro pues todo coincidía como un ‘tiempo mesiánico” y la imaginación se hacía oral y visual, en la era moderna el reloj y el calendario otorgan al iempo un carácter homogéneo y coincidente y es uno de los factores que permite el imaginario de la nación como comunidad, como continuidad, como algo único, nacional que se va forjando gracias a la aparición de lo que denomina “capitalismo impreso”. El periódico, la novela, y otros medios escritos se convierten en producciones en masa, leídos en un 4 Esta traducción y difusión fue promovida por el entonces presidente, César Gaviria Trujillo, a solicitud de varios grupos indígenas.

Gaviria creó una oficina encargada de traducir y difundir la Constitución, actividad coordinada con el Centro Colombiano de Estudios de Lenguas Aborígenes de la Universidad de los Andes de Bogotá (CCELA). Las lenguas en la que se tradujo la Constitución Política fueron el wayuu o guajiro, hablado por 130. 000 personas; el nasa o paez, hablado por más de 100. 000 personas en el Cauca; el guambiano, también del Cauca, hablado por 15. 000 personas; el arhuaco o ika de la Sierra Nevada de Santa Marta hablado por 15. 000 personas; el ingano del Putumayo hablado por 15. 000 personas, el kamsá de Sibundoy (Putumayo) hablado por 5. 000 personas y el cubeo del Amazonas (Vaupés) hab 0 DF 63