el poder de las palabras y el pensamiento

En serio que cada día me quedo más sorprendida de cómo nosotros mismo nos echamos tierra en cuestlones de actitud positiva y en cuestiones de optimismo como utilizando las palabras en tu contra.

Olvidando terriblemente que los pensamientos provocan sentimientos y muchos de nosotros sin querer estamos cambiando nuestro destino para mal al estar pensando tan negativamente, empiezo con éste tipo de comentario a raíz que un par de amigos me comentaban lo dificil que es vivir con alguien preocupón, de lo pesado que es tener a alguien en casa que se queja por todo, estos comentarios urgen de personas que son muy optimistas, pero lo que nos preguntábamos entre sí era cómo cambiar la mentalidad de éstas personas, que que siempre que va y dicen «tengo exam pierda» o de los que un «va a haber cola, v ora pero otros.

Son de los e los rápido piensa est a si lo mejor es que y siempre sale con se llega al cine, en efecto, hay colas para todo, y sellan su comentario con un «ves? Te lo dije, te lo dije, te lo SWipe page lo dije, te lo dije! » , siempre que le gusta alguien es de los que

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
dice «para qué le hablo, si esa chavita es relinda y no me a dar bola, odos quieren con ella, a mi no ve a hacer caso» y claro, no lo pela, pero por lo que él transmite.

Tengo otro caso de una amiga, que estaba ansiosa por comprarse un carro nuevo, pero siempre salía con que «ya verás, nomás lo compre y lo voy a chocar, mejor no lo compro ahorita, yo me conozco», pues se llego el día en que lo compró, pero antes de sacarlo le rogó al vendedor que por favor se lo asegurara contra todo, porque tenia pavor de que alguien se lo chocara, y con esa misma emoción con que contaba con comprar su primer carro uevo y la combinación del temor inmenso de chocarlo, ese mismo día, sacándolo de la agencla, no avanzó ni dos cuadras cuando otro carro (que este segundo fue el culpable) le deshace el carro, literalmente; y lo único que ella decía era «lo sabia, sabia que esto me iba a pasar.

Bueno, nos ponemos a analizar esto, junto con otras historias de amigos, conocidos y propias también algunas circunstancias donde yo he decreto para mal, recuerdo mis inicios en la Universidad y tanto problema que yo tenia para el curso de filosofía, mucho ecuerdo mis inicios en la Universidad y tanto problema que yo tenia para el curso de filosofía, muchos compañeros me decía «ojalá y no te toque con Otto, ese es canijo, no la vas a ganar» , pues no ven que tocó con él y DOS veces, filosofía y técnicas de investigación, y las dos ocasiones me tocó sacarlas en retranca, por su puesto, era tanto lo que me decían lo demás que yo lo adopté como propio, acepté tanto ese acuerdo que así me salió.

Y también se aplica a muchas áreas de vida que no terminaría, como cuando decía «ojalá y no llueva hoy, tengo una reunión muy mportante, haré una cena en el jardín, o sería lo único que me faltara para arruinar éste d(a» y ZAZ que llueve. Bueno, pensamientos, palabras, tienen poder? Yo creo que SI! Yo sé que las palabras tienen poder, así como una palabra para mal, como los ejemplos que les di anteriormente, tengo una conocida que todos los días es la misma historia «ya son las 6 de la tarde, voy saliendo del trabajo y no tarda en darme dolor de cabeza, ya verás» y sigue diciendo lo mismo hasta que por obra de «magia» tiene dolor de cabeza, tal y como me lo describía. 31_1f3