El origen de la etica Las raices evolutivas del fenomeno moral en F J Ayala

Antonio Marlasca El origen de la ética: Las raíces evolutivas del fenómeno moral en F. J. Ayala Abstract. This paper analyses the explanation that the biologist F. J. Ayala gives of the origin of morality from a biological viewpoint. This author, to solve the matter, distinguishes between the origin of ethical capacity -which would be an outcome of biological development- and the origin ofthe ethical Swip next pase codes -which would the final part of the p contrasted to E. O.

W rules also have a biol Key wo ds: ethics, m OF15 thical code, human nature, 10 ogy. Resumeu. Este trabajo analiza la explicación ue da el biólogo F. J. Ayala sobre el origen de la moral desde el punto de vista biológico. Este autor, para resolver la cuestión, distingue entre el origen de la capacidad ética, que derivaría de la evolución biológica, y el origen de los códigos éticos, que tendrían una raíz cultural. En la parte final, se contrapone la explicación de J. F. Ayala a la de E.

O. Wilson, quien sostiene que también las normas éticas tienen un origen biológico. en el mundo griego); y 2) la ética como moral vivida y practicada (Ethica utens), cuya fecha de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
nacimiento coincidiría con la aparición del homo fecto, según él, la ética (en cuanto moral vivida) es un atributo humano universal, lo cual parece sugerir que está determinada por la constitución genética de los seres humanos (o, lo que viene a ser lo mismo, que es un producto de la evolución biológica).

Ahora bien, muchos autores (biólogos, científicos y filósofos en general) sostienen, por el contrario, que la moral tiene un origen social y cultural (y que no se deriva sin más de la naturaleza humana). Según F. J. Ayala esta diversidad de pareceres se debe a una confusión de cuestiones relacionadas entre sí, pero claramente diferentes. En efecto, “cuando se plantea la cuestión de si la ética esta determinada por la naturaleza biológica humana”, el problema que se discute puede ser uno de los dos siguientes: Palabras clave: ética, moral, evolución, normas, código, naturaleza humana, biología.

Al plantearse el problema del origen de la ética, es frecuente hacer una distinción elemental: 1) la ética como disciplina teórica, reflexiva y crítica (Ethica docens), que tendría una fecha de aparición muy reciente (hacia el siglo VI antes de Cristo en lo que K. Jaspers ha llamado “tiempo eje de la historia” y que coincidiría, en o fundamental, con el paso del mito al logos ¿Está la capacidad ética de los seres humanos determinada por la naturaleza biológica? 1. ¿Están los sistemas o códigos de normas éticas determinados por la naturaleza biológica humana? llega a la conclusión de que la capacidad ética está determinada por la constitución biológica de los seres humanos, de ahí no se sigue necesariamente Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLIII Número doble (109/110), 21-26, Mayo-Diciembre 2005 22 ANTONIO que las normas éticas o los códigos morales estén también determinados por la naturaleza humana.

Los códigos o normas morales concretas pueden originarse en una convención social, en un acuerdo, en la elección libre de los individuos, etc. Es decir, tienen -pueden tener- un origen histórico cultural, no natural ni biológico. En otras palabras, “la necesidad de aceptar valores éticos no determina necesariamente cuáles sean los valores éticos a seguir” (énfasis nuestros? l. La capacidad ética La idea o la noción de que los seres humanos son seres éticos por naturaleza no es en absoluto novedosa. Aristóteles, los estoicos, Tomás de Aquino, etc. defendían la idea de que la capacidad ética, o la ética in más, está enraizada en la naturaleza humana. (Precisamente el criterio básico de una ética natural o, lo que viene a ser lo mismo, del naturalismo ético, sería obrar conforme a la naturaleza humana 30F El ser humano no es solo ón” las siguientes: ¿Cuándo apareció la capacidad ética en los seres humanos? ¿Se da esta capacidad ética solamente en los seres humanos? ¿No se da tal capacidad en otros animales muy evolucionados como los simios? Según F. J.

Ayala, el carácter universal de la capacidad ética en todos los seres humanos sugiere que su fundamento está en la naturaleza umana, es decir, está enraizada en la constitución biológica de la especie humana; sin e,mbargo, según el mismo autor, su “carácter específico, es decir, el que se trate de un atributo exclusivo de la humanidad, ausente en las demás especies animales, sugiere que la capacidad ética ha aparecido muy recientemente en la evolución, con posterioridad en cualquier caso a la separación de los linajes evolutivos que llevan, uno al hombre, y, los otros a los monos antropoides”‘ MARLASCA Concretamente según F.

J. Ayala, una serie de factores o condiciones que han aparecido en os seres humanos por evolución biológica -en concreto: la capacidad de prever las consecuencias de las propias acciones, la capacidad de formular juicios de valor sobre las acciones o las cosas, y la capacidad de elegir entre modos alternativos de acción- determinan necesariamente la aparición de la capacidad ética o del comportamiento ético en los seres humanos.

Veamos separadamente cada uno de estos tres factores: PAGF40F está estrechamente vinculada con la posibilidad de establecer conexiones entre medios y fines, es decir, de ver un medio como tal, a saber, como algo que sirve para alcanzar n fin determinado. Esta capacidad requiere a su vez la posibilidad de imaginar el futuro y de crear imágenes mentales de realidades o cosas no existentes en un momento dado.

Esta capacidad viene explicada, desde la teoría evolucionista, por la aparición de la posición bípeda, “que transformó a las extremidades anteriores de órganos de locomoción en órganos de manipulación”. Las manos, una vez libres, pudieron dedicarse a construir objetos o instrumentos para la caza, la pesca, u otros menesteres, que aseguraban más fácilmente la alimentación y la supervivencia de la especie humana. La selección natural favoreció el aumento de esta capacidad intelectual ya que era ventajosa para sus poseedores.

Esta evolución y aumento progresivo de la capacidad intelectual de los seres humanos, ocurrió lentamente durante tres o cuatro millones de años. Tal capacidad implicaba la posibilidad de construir instrumentos cada vez más complejos para alcanzar fines cada vez menos inmediatos. ASÍ la capacidad de anticipar el futuro, condición necesaria para el comportamiento ético, está ligada, desde la perspectiva evolucionista, a la habilidad para construir utensilios cuyo resultado inal sería la compleja tecnología moderna, y tal habilidad seria finalmente la que explicaría el Rev.

Filosofía Univ, Costa Rica, XLIII Número doble (109/110), 21-26, Mayo-Dlclembre EL ORIGEN DE LA ETICA éxito de la especie humana en relación con otras especies biológicas”. 2. Capacidad de hacer juicios de valor La segunda condición necesaria para que se dé el comportamiento ético está también fundamentada en la enorme capacidad intelectual de los seres humanos.

En efecto, la capacidad de formular JUICIOS de valor -por ejemplo, robar es malo, ayudar a los amigos es bueno- depende de a capacidad de abstracción, de percibir objetos o acciones como miembros de clases más generales, lo cual hace posible la comparación entre objetos y acciones diversas y percibir algunos de ellos como preferibles a otros. 3. Capacidad de elegir entre modos alternativos de acción Esta facultad está basada a su vez en una inteligencia desarrollada que hace posible la exploración de diversas alternativas de acción y la elección de determinadas opciones en función de las consecuencias esperadas de antemano.

Como es de experiencia inmediata, cuando el ser humano está confrontado con una situación dada que equiere algún tipo de res ible explorar mentalmente diversas alte ciones, natural. „ sino porque se deriva de una capacidad intelectual avanzada ‘ En otras palabras, es el desarrollo de la capacidad intelectual lo que fue directamente impulsado por la selección natural, puesto que la fabricación y utilización de utensilios o instrumentos contribuyen al éxito biológico de la humanidad.

Otra cuestión, ligada a la anterior, que nos planteábamos era si la capacidad ética, asociada, como acabamos de ver, con el desarrollo de la inteligencia, no está también presente, aunque de anera incipiente, en otros animales superiores, ya que éstos, al parecer, poseen también inteli- 23 gencia, aunque esté mucho menos desarrollada que la humana. La respuesta, según Ayala, ha de ser negativa.

En efecto, según nuestro autor, aún cuando en ciertos animales se dan comportamientos análogos a los que resultan de la conducta ética humana (como lealtad en los perros y su aparente arrepentimiento cuando son castigados), en realidad tales comportamientos están determinados por su constitución genética y su adiestramiento previo (es decir, se trata de respuestas condicionadas). Según Ayala, ninguna de las tres condiciones necesarias para el comportamiento ético se da en los animales no humanos. La capacidad ética es el resultado de un proceso evolutivo gradual, pero se trata en este caso de un atributo que solo existe cuando las características subyacentes (las capacidades intelectuales) han alcanzado un cierto grado avanzado de desarrollo. L necesarias para que se dé nto ético ético solo aparecen cuando se atraviesa un “umbral” evolutivo; la aproximación al umbral es gradual, pero tales condiciones aparecen solo y de manera relativamente repentina cuando se ha alcanzado el ivel intelectual que hace posible la anticipación del futuro y la abstracción.

Transiciones de umbral se dan también en la evolución, por ejemplo, en el origen de la Vida, de la condición multicelular, de la reproducción sexual y de la capacidad de autorreflexión. Transiciones de umbral ocurren también en el mundo inorgánico; por ejemplo el agua se calienta gradualmente pero cuando llega a los 1000, se da una transición de estado y comienza a hervir, pasando de líquido a gas” 11. Los sistemas éticos o códigos de ética A la segunda cuestión, sobre si los sistemas códigos de normas éticas concretas están determinados por la naturaleza biológica humana, el autor, F. . Ayala, responde en forma rotundamente negativa, puesto que, segun él, los códigos éticos, las normas éticas concretas tienen un origen histórico, social, cultural, convencional si se prefiere, como se prueba fácilmente por la simple y reiterada constatación de que tales códigos éticos varían, en los diversos grupos humanos, de una época a otra, de una sociedad a otra, etc. “, 24 creencias y preceptos religiosos, no en principios biológicos.

Si bien las consideraciones o elaboraciones conceptuales e la ética deben tener en cuenta las realidades biológicas, para decidir en concreto y en cada caso cuáles deben ser las normas morales de los seres humanos, la biología por sí sola es absolutamente insuficiente e ineficaz”. Frente a los intentos de “biologizar la ética” -a los que se aludirá a continuación- hay que recalcar que es la cultura -entendido este concepto en toda su amplitud- la que genera directamente las normas y los imperativos morales.

Los códigos éticos se originan y se fundamentan radicalmente en la realidad biológica, pero la emergencia y permanencia de los mismos están igadas a algo absolutamente distinto, que es precisamente la cultura humana. “La cultura es algo absolutamente original. Nada semejante había existido antes del advenimiento del hombre. Aunque sea verdad que la evolución biológica produjo al hombre, al hacerlo, ella se superó a sí misma especialmente por la cultura.

Es ahí donde deben situarse los códigos éticos y el funcionamiento de la moral: en la cultura, sabiendo que ésta va a traspasar continuamente los mecanismos biológicos’v”, Para completar parcialmente esta exposición cabría añadir algunas acotaciones. En concreto, ue la posición de Ayala difiere profundamente de la de otros autores que también han abordado esta temática -el origen de la ética- desde la biología. Quiero referirme particularmente a E.

O. Wilsonll. Este autor define a la soci “el estudio sistemático de ógicas de a la sociobiolog(a como “el estudio sistemático de las bases biológicas de todo comportamiento social”, incluido el humano. Según Wilson, no solamente la ética, sino también normas éticas concretas, como el tabú del incesto, la conducta altruista, el respeto por los derechos humanos, etc. tienen un origen biológico, genético. En concreto E. O.

Wilson justifica “biológicamente” las tres normas citadas de la siguiente manera: En primer lugar, al imponer el tabú del incesto, “los seres humanos se guían por un instinto basado en los gene s”, puesto que el apareamiento entre consanguíneos produce una notable pérdida de capacidad gen ética. Ahora bien, dado que solo muy recientemente se han poseído conocimientos gen éticos serios, debe deducirse la Índole instintiva de este antiqu[simo tabúl 2.

En segundo lugar, con respecto a la conducta altruista, ésta se ha venido entendiendo como una “cualidad trascendental” (no biológica) or la que el hombre se distinguiría de los animales. Ahora bien, según Wilson, también aquí cabe una explicación puramente genética: paradójicamente la explicación real de este fenómeno sería que, en el fondo, el llamado altruismo no sería sino una forma sofisticada de egoísmo genético.

El hombre que defiende con su vida el bienestar, el honor, el territorio de su etnia, de su familia o de su nación, “es un hombre que se defiende a sí mismo’ , esto es, a sus genes para los que se afana por lograr, con su sacrificio, condiciones optimas de supervivencia y expans’ lugar, el 0 DF 15 hombre respeta los derec porque es