El mundo de las ideas de platón

El mundo de las ideas de platón gy gilash Acza6pR 02, 2010 8 pagos EL MUNDO DE LAS IDEAS DE PLATÓN Es común reconocer que La Teoría de las Ideas no fue creada en una sola de las obras de Platón, sino que durante su vida intelectual avanzó paulatinamente, apoyado en dos experiencias muy significativas: * La prmera, en el dlalogo y discusión sostenidos en la Academia. ‘k La segunda, el trabajo teórico personal que él mismo fue labrando en sus Diálogos.

Esto ayuda a reconocer que en cada diálogo se esbozaran apenas algunos elementos, y que, por tanto, se admita que los frecuentes esordenes, las ingratas y reiteradas repeticiones y jalones entre los personajes de sus diálogos obedecen, no a un plan premeditado o de inca acidad teorica sino al hecho de que Platón estaba consciente de org y atendiendo, ya qu sto para SI mismo y para Los diálogos, de su ju madurez, están lleno un da estaba investigando ida para aclararlo su primera sy repeticiones que, desde la barrera, podemos juzgar de irrelevantes; pero si se toman en cuenta varios hechos del momento, tal vez seamos menos exigentes, más comprensivos y, sobre todo, más aplicados a darle la atención

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
que merece un seguimiento amplio y profundo su pensamiento en los Diálogos.

Desarrollo del Pensamiento Platónico s SWipe page sobre las Ideas a través de los Diálogos Hippias Mayor: «si existe una joven hermosa, es que existe la belleza por la cual las cosas son bellas». Esta afirmación equivale a establecer una gradación de bellezas partlculares, aceptando que existe la belleza en sí (294). Menón: en este diálogo se presenta la «reminiscencia» como una prueba experimental de la preexistencia de las almas y de la realidad de otro mundo en el cual éstas han contemplado las entidades que constituyen el objeto de la ciencia (psicología de Pitágoras) Cratilo: Platón sugiere la existencia de realidades permanentes, inmutables y siempre idénticas por encima del fluir de las cosas particulares del mundo físico, y concluye que «no puede haber conocimiento si todo se transforma y nada permanece».

A partir de este diálogo se paralizan los dos extremos: en el Arriba se halla lo estático, lo inmutable, las ciencias, las formas y los modelos, y en el Abajo, el mundo físico, el movimiento, el cambio, la pluralidad, las imágenes, lo sensible. El Banquete: se refleja un avance muy significativo para la Teoría e las Ideas, aunque todavía no utiliza el término Idea. El amor conduce al filósofo hasta la única verdadera ciencia, que consiste en la contemplación de la Belleza en sí, que es una realidad subsistente, objetiva, trascendente, eterna, inmutable, que no nace ni parece simple, incorpórea, divina y que diviniza al hombre que la posee. Ad inmutable, que no nace ni parece simple, incorpórea, divina y que diviniza al hombre que la posee.

Además utiliza dos nociones importantísimas, la de imitación y la de participación. Fedón: Formula platón varios argumentos para demostrar la xistencia del mundo suprasensible. El principal es de tipo psicológico, invocando el hecho de la reminiscencia. El alma, antes de unirse al cuerpo, contempló en otra vida anterior las realidades del mundo ideal. Pero aunque al descender a este mundo olvida su conocimiento, no obstante queda con ella toda su ciencia anterior, que, despertada por las impresiones de los sentidos, puede volver a construirla mediante el raciocinio, superando las imágenes y desprendiéndose de la cárcel del cuerpo mediante la práctica ascética de la vlrtud.

La otra contribución importante que se hace en el Fedón, es el oncepto de ciencia, que reclama objetos fijos, estables, distintos, inmutables, incorruptibles, tal como los percibe la inteligencia. Se establece la existencia y naturaleza de las entidades del mundo ideal, distinto del ffsico; se admite la primacía de la idea de Bien sobre la de la Belleza del Banquete; las ideas permanecen como mónadas, pero todav(a no se precisa su coordinación con el mundo real. La República: es a partir del libro V cuando se da continuidad a las ideas del Fedón. Se delimita claramente la contraposición de los dos mundos: el ideal, que es el mundo d 31_1f8 Fedón.

Se delimita claramente la contraposición de los dos mundos: el ideal, que es el mundo del ser perfecto, y el mundo visible, real, intermedio entre el ser y no-ser, envuelto en tinieblas, semejante a una caverna. Aparece un esbozo de jerarquía de las ideas: de Justicia y de Belleza, por encima de ellas la del Bien. Ésta «es la idea de las Ideas, la causa, el fin y la razón última del ser, de la verdad y la fuente del conocimiento de todas las cosas. Es el más excelente de todos los seres, la cumbre del ser y de la inteligibilidad, el término ultimo de todo proceso intelectivo… s el objeto más sublime de conocimiento, y asociado a la Justicia y a las demás virtudes las hace útiles y beneficiosas. Es el sol del mundo de las ideas». Fedro: representa un nuevo esfuerzo para platón para superar el heraclisismo y el eleatismo.

Reconoce que las ideas son el ser realísimo, causa y fuente del ser de todas las demás cosas, están situadas fuera del cielo. Para él el ser no es uno, sino múltiple, y está representado principalmente por las ideas, que son entidades estables, inmóviles. Mencione entre las ideas principales la Justicia, la Templanza, la Ciencia, el Pensamiento y or encima de ellas la idea de Belleza (y de Bien). Manifiesta que debajo del mundo de las ideas, y dentro del mundo cósmico, existen las almas, las cuales son la fuente y el origen del movimiento. Admite que hay varios tipos de almas las cuales son la fuente y el origen del movimiento. Admite que hay varios tipos de almas: alma universal, alma de dioses y almas humanas. Platón describe de forma mítica la cabalgata celeste de las almas, en carros tirados por caballos alados, que avanzan vertiginosamente con movimiento circular por las once esferas e los cielos, precedidas por los dioses, a cuyo frente va Zeus. La procesión divina llega hasta el extremo del cielo, y desde allí contempla las esencias supremas, las Ideas, que están situadas fuera del cielo… la ciencia perfecta consiste en el conocimiento de las realidades del mundo superior. El alma, «no cuidando de aquellas cosas que llamamos seres, se elevó al que es realmente La relación entre el mundo de las Ideas y el de las cosas sensibles se expresa en términos de imitación. Teeteto: éste es el Diálogo donde Platón aborda expresamente el problema de la ciencia.

Da el caso que ni la sola sensación de Protágoras, ni la opinión verdadera de los retóricos, ni el discurso racional de los matemáticos bastan para Platón para constituir la ciencia, sino existen esencias reales trascendentes, que constituyan objetos estables de conocimiento. La conclusión principal: si no hay Ideas, no hay ciencia. El Teetetc representa una demostración indirecta, pues, aunque no se menciona exactamente las Ideas, sin embargo se tienen siempre presentes, y se hace ver su necesidad al poner de ma las Ideas, sin embargo se tienen siempre presentes, y se hace ver u necesidad al poner de manifiesto su conclusión de todos los demás procedimientos.

Parménides: En este documento platón hace una autocrítica implacable a su teoría de las Ideas, tal como aparece en los Diálogos hasta ahora desarrollados. Guillermo Fraile descarta que sea por la aportación de algunas contribuciones de Aristóteles, que recién había ingresado a la Academia. La discusión principal del Diálogo empieza sentando la teoría de la realidad dividida en dos mundos distintos: uno sensible, al que pertenecen los seres corpóreos y el otro, el mundo ideal, ompuesto por esencias inteligibles. Luego se cuestiona si el número de ideas debería ser igual al número de especies de cosas existentes en el mundo sensible.

Parménides dirige su ataque haciendo ver las dificultades que implican las relaciones entre ambos, tanto si se conciben como participación como si se entienden simplemente como imitación, y deja abiertas tres hipótesis por comprobar: * La participación es absurda, porque no puede ser ni total ni parcial. * El argumento del tercer hombre. La idea resulta de la reducclón de la pluralidad a la unidad. Esto es, la idea de grandeza esulta de muchos objetos de las cuales vemos el carácter común de la magnitud.. * Parménides insiste, aun supuesta la existencia del mundo Ideal, que las ideas serían incognoscibles para los insiste, aun supuesta la existencia del mundo Ideal, que las ideas serian incognoscibles para los hombres del mundo sensible. Por ello, el mundo ideal y el mundo sensible no pueden tener entre si ninguna relación, serian paralelos. or encima de la discusión con el maestro Parménides, Platón mantiene su convicción de la existencia de dos mundos y de la relacion, sea por participación o or imitación. Sofista: Cuatro hechos relevantes marcan la presencia de este diálogo. 1. Destaca la cumbre del pensamiento platónico en cuanto a la determinación de la naturaleza de las entidades del mundo ideal. 2. En relación con el «Parménides», emprende un verdadero esfuerzo para dar respuesta a las dudas que quedaron Sln respuesta. 3. para consegurlo se produce varias modificaciones en su concepto de ser. 4. En el Parménides había superado la influencia de Heráclito; ahora trata de dejar atrás el inmovilismo eléata, que le había acompañado por un largo tiempo de su formación.

Superar el eleatismo implicaba: a) salvar el grado correspondiente de realidad, aunque siempre imperfecta, de las entidades móviles particulares del mundo sensible; el cambio y lo que cambia son cosas reales; b) buscar un principio para justificar la pluralidad de los seres, no solo en el mundo fisico, sino en el mundo real; c) romper el estatismo y la inmovilidad de las entidades del mundo ideal, dándoles dinamismo, vida y pensamiento; d) hacer la inmovilidad de las entidades del mundo ideal, dándoles dinamismo, vida y pensamiento; d) hacer posible la comunicabilidad de las ideas entre sí y con el mundo fisico. Es decir, arriba, en el mundo ideal Invisible, el Ser, la unidad y la quietud (eleatismo), y abajo, en el mundo sensible, el hacerse, la multiplicidad y el movimiento (heraclitismo). Modificaciones a estas dos visiones presocráticas: «El movimiento y la quietud, son dos géneros distintos y contrarios, pero ambos tienen de común otro tercer género, que es el ser, con el cual se comunican, aunque permaneciendo incomunicables e irreductibles entre si.

Con esto tenemos ya tres géneros supremos, que entran en la constitución de todas las cosas: el ser, el movimiento y la quietud. El ser se comunica a todos los géneros del ser, sin multiplicarse ni dividirse en sí mismo y sin perder su unidad intrínseca ni su identidad. Es el principio de adhesión de todos los seres y el vínculo de su unidad. Pero él mismo se mantiene separado. » ‘Todas las cosas participan también del movimiento y la quietud, dos géneros supremos que introducen la vida, el dinamismo y la actividad en el seno mismo del ser. Movimiento y quietud son dos cosas contrarias y, por tanto, no pueden comunicarse entre sí. pero cada uno de ellos, independientemente, se comunican con el ser». 81_1f8