El Hombre Y El Estado

p Página 2 Página 3 Página 5 El Estado como objeto de la Teoría general del Estado El Estado como parte sustancial de la Ciencia Política Página 7 Página 10 El objeto de la ciencia politica Función de la ciencia olítica. Página 12 Pá ina 13 La Teoría Del Estado Página 15 Conclusión Bibliografía eoría Política 1 encierra todas las demás, y a la cual se llama precisamente Estado y asociación política. [ Aristóteles• Política• libro primeros] EL HOMBRE Y EL ESTADO El ser humano como lo conocemos es el producto final de un proceso de selección evolutiva que ha venido realizando la aturaleza misma.

El ser humano a diferencia de otros animales es el único capaz de realizar procedimientos lógicos y poseer capacidad de abstracción. Por otro lado hay teorías que afirman que el ser humano fue creado por un ser superior. El ser humano se podría llamar el átomo de la sociedad y su vinculación con sus congenies da como resultado la familia y las relaciones de consanguinidad, la familia es la base fundamental de la sociedad, y toda sociedad necesita un ente que la gobierne, EL ESTADO es un conjunto de normas que regulen las relaciones que se sucedan

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
entre sus miembros —el derecho.

El Estado es una institución que impone la autoridad sobre la población, surge como consecuencia de una ideología. Se refiere a una forma de organización social soberana y coercitiva, formada por un conjunto de institu tarias, que tiene el poder 21 de regular la vida nacional io determinado. específicamente distinta de las antiguas formas de totalitarismo. Sus ideas políticas estaban impregnadas de sentido práctico y una visión realista de gobierno.

Nicolás Maquiavelo tiene una concepción totalmente diferente de la sociedad humana: para él el hombre es por naturaleza perversa y egoísta, sólo preocupada por su seguridad y por umentar su poder sobre los demás; sólo un estado fuerte, puede garantizar un orden social justo que frene la violencia humana. Maquiavelo concebía los factores morales, religiosos y economicos de la sociedad como fuerzas que un político puede utilizar inteligentemente en provecho del Estado. John Stuart Mill diría que no somos libres, que somos GRANDES MANIPULADOS POR EL ESTADO.

Dice Stuart Mili que Si no somos conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor, si no conocemos lo suficiente todas las cosas que nos rodean y forman nuestra sociedad, y mucho menos El Estado nunca seremos capaces de alcanzar la libertad. La libertad individual hay que entenderla siempre como un privilegio del que poder hacer uso siempre que queramos mientras no estemos limitando la libertad del resto de los ciudadanos. Es decir, podemos ser libres, hasta donde las leyes nos dejen.

Esta es una afirmación muy frecuente que, sin embargo, en cierto sentido es confusa porque muchas veces la ignorancia la supera y puede darse el caso de que no se sepa hasta dónde nuestra libertad puede llegar y hasta donde no. El modelo contractualita, vuelve a considerar la relación del hombre con el Estado, no partiendo del Estado como hecho onsumado, como institución establecida, sino del hombre como individualidad libre, el ho como hecho consumado, como institución establecida, sino del hombre como individualidad libre, el hombre en su estado natural.

El pensamiento de Hobbes plantea la dicotomía estado de naturaleza – sociedad civil. Para Rousseau se trata de la tercia estado de naturaleza – sociedad civil – república. Esta tercia puede ser considerada, de la misma manera que la tercia de Locke estado de naturaleza – estado de guerra — sociedad civil, como una complicación del esquema dicotómico básico del Hobbes y Locke arrancan desde el estado de naturaleza para xplicar al hombre. pero en Hobbes el estado de naturaleza es de guerra permanente.

Para Locke es de perfecta libertad y de igualdad. Señala Hobbes que «es manifiesto que durante el tiempo en que los hombres viven sin un poder común que los atemorice a todos, se hallan en la condición o estado que se denomina guerra; una guerra tal que es la de todos contra todos» Los contractualistas vuelven a considerar la relación del consumado, como institución establecida, sino del hombre como individualidad libre, el hombre en su estado natural. El pensamiento de Hobbes plantea la dicotomía estado de aturaleza – sociedad civil.

Para Rousseau se trata de la tercia estado de naturaleza – sociedad civil – república. Esta tercia puede ser considerada, de la misma manera que la tercia de Locke estado de naturaleza – estado de guerra – sociedad civil, como una complicación del esquema dicotómico básico del modelo contractualista. Hobbes y Locke arrancan desde el estado de naturaleza pa 4 21 básico del modelo contractualista. explicar al hombre. Pero en Hobbes el estado de naturaleza denomina guerra; una guerra tal que es la de todos contra todos’ .

Agrega Hobbes que en el estado de naturaleza «la condición del ombre es una condición de guerra de todos contra todos, en la cual cada uno está gobernado por su propia razón, no existiendo nada, de lo que pueda hacer uso, que no le sirva de instrumento para proteger su vida contra sus enemigos’ . Considera Locke, por su parte, que el estado de naturaleza es «un estado de perfecta libertad para que cada uno ordene sus acciones y disponga de posesiones y personas como juzgue oportuno, dentro de los limites de la ley de naturaleza, sin pedir permiso ni depender de la voluntad de ningún otro hombre.

Es también un estado de igualdad, en el que todo poder y jurisdicción son ecíprocos, y donde nadie los disfruta en mayor medida que los demás». Rousseau distingue entre dos tipos de desigualdad: una natural o física establecida por la naturaleza, «y otra que puede denominarse desigualdad moral o política, pues depende de una especie de convención y está establecida, o cuando menos autorizaba, por el consentimiento de los hombres.

Esta última consiste en los diferentes privilegios de los que gozan unos en detrimento de los otros, como el ser más rico, más honrados, más pod s 1 privilegios de los que gozan unos en detrimento de los otros, como el ser más rico, más honrados, más poderosos que ellos , incluso, hacerse obedecer». Añade Locke que «la libertad natural del hombre consiste en estar libre del cualquier poder superior sobre la tierra, y no hallarse sometido a la voluntad o la autoridad legislativa de hombre alguno, sino adoptar como norma, exclusivamente, la ley de naturaleza. Hobbes no habla de ausencia de un poder superior en su concepto de libertad pero si de la ausencia de impedimentos externos. En todo caso el hombre libre es el que no está sometido o limitado en su poder. Para Hobbes la libertad es «la ausencia de impedimentos externos, impedimentos que con frecuencia reducen parte del oder que un hombre tiene de hacer lo que quiere, pero no pueden impedirle que use el poder que le resta, de acuerdo con lo que su juicio y razón le dicten».

Por su parte Rousseau critica a Hobbes al precisar que «al ser el estado de naturaleza aquel en el cual el cuidado de nuestra conservación es el menos perjudicial para la del otro, este estado era en consecuencia el más adecuado para la paz y el más conveniente para el género humano. Por eso Rousseau se pronuncia también en desacuerdo con el supuesto carácter violento del hombre en estado de naturaleza. Señala Rousseau que «Hobbes pretende que el ombre es naturalmente intrépido y no busca otra cosa que atacar y combatir. Un filósofo ilustre piensa, por el contrario (… que nada hay más tímido que el hombre en estado de naturaleza y está siempre templando y dispuesto a huir al menor ruido que oiga, el menor movimiento que perciba». Co y dispuesto a huir al menor ruido que Olga, el menor movimiento que perciba». Continúa Rousseau expresando en tal sentido que «parece, así, que los hombres en tal estado, al no existir entre ellos ninguna clase de relación moral ni deberes comunes, no pudieron ser ni buenos ni malos, no tuvieron ni vicios ni virtudes». Coinciden Hobbes y Locke en que en el estado de naturaleza priva el derecho o la ley de naturaleza que se fundamenta en la razón.

Hobbes estima que el derecho de naturaleza «es la libertad que cada hombre tiene de usar su propio poder como quiera, para la conservación de su propia naturaleza, es decir, de su propia vida; y por consiguiente, para hacer todo aquello que su propio juicio y razón considere como los medios más aptos para lograr ese fin». Hobbes distingue entre la ley de naturaleza «como un precepto o norma general, establecida por la razón, en virtud de la cual se prohíbe a un hombre hacer lo que puede destruir u vida o privarle de los medios de conservarla; o bien, omitir aquello mediante lo cual piensa que pueda quedar su vida mejor preservada.

Aunque quienes se ocupan de estas cuestiones acostumbran confundir jus y lex, derecho y ley, precisa distinguir esos términos, porque el DERECHO consiste en la libertad de hacer o de omitir, mientras que la LEY determina y obliga a una de esas dos cosas. Así, la ley y el derecho difieren tanto como la obligación y la libertad, que son incompatibles cuando se refieren a una misma materia’. Precisa Locke, por su lado, que la ley de naturaleza no sólo obliga sino que también enseña a los hombres vivir sin hace daño.

Expresa Locke que «el estado de natural sino que también enseña a los hombres a vivir sin hace daño. Expresa Locke que «el estado de naturaleza tiene una ley de naturaleza que lo gobierna y que obliga a todos; y la razón, que es esa ley, enseña a toda la humanidad que quiera consultarla, que siendo todos los hombres iguales e independientes, ninguno debe dañar a otro en lo que atañe a su vida, salud, libertad o posesiones».

En este sentido, Rousseau señala que «todo lo que nosotros podemos ver con gran claridad respecto a esta ley es que, no sólo para que sea ley es preciso que la voluntad de aquel quien obliga pueda someterse con conocimiento de ella, sino que es preciso también, para que sea natural, que hable de modo inmediato de la voz de la naturaleza». Para Hobbes la razón que fundamenta la ley de naturaleza conduce de una vez a la guerra, mientras que esa razón para Locke permite a los hombres vivir juntos en el estado de naturaleza.

Considera Hobbes que la regla primera de la ley de naturaleza es buscar la paz pero la segunda es «defendernos a nosotros mismos por todos los medios posibles». Se corresponde esta distinción con la que pone, de un lado el estado de naturaleza de Hobbes descrito como de guerra, y del otro el stado de naturaleza de Locke como de perfecta libertad y de igualdad. Guerra y poder relacionar Hobbes. Libertad y razón une Locke. Para Hobbes existe una «inclinación general de la humanidad entera, un perpetuo e incesante afán de poder, que cesa solamente con la muerte. … ) «La pugna de riquezas, placeres, honores u otras formas de poder, inclina a la lucha, a la enemistad y a la guerra. Porque el medio que un competidor utiliza p poder, inclina a la lucha, a la enemistad y a la guerra. Porque el medio que un competidor utiliza para la consecución de sus deseos es matar y sojuzgar, suplantar o repeler a otro». Hobbes considera que los hombres comparten una sed insaciable de ambición de poder y de las riquezas que, al ser escasas, les enfrentan en un conflicto que conduce a la muerte.

Advierte que los hombres tienden inevitablemente a la agresividad y a la destrucción. En esa guerra no puede existir la propiedad. La ciencia Política surgió como una forma de pensamiento filosófico que estuvo dentro de otras ciencias y que al transcurrir de las investigaciones le tomaron más importancia y a lo largo del tiempo pasó por diversas etapas y periodos que la fueron fortaleciendo y dando consistencia hasta legar a ser conocida como una verdadera ciencia autónoma a fines del siglo XIX relacionándose con otras ciencias sociales para una mejor explicación de los fenómenos que estudia.

Nos encontramos con que la Ciencia Política se rige por objetos de estudios como el poder, estado y concepciones intermedias y que cada autor tiene una posición nueva, por lo cual su objeto no es algo enteramente definido, por tanto, su concepto también es variable, pero todos coinciden en que estudia fundamente el ejercicio, distribución y organización del poder en una sociedad.

Por ende, la acción del politólogo en la sociedad es fundamental a que encamina a nuestra sociedad en el proceso de toma de decisiones referente a su desarrollo integral, acentuando el espíritu humanista, progresista y democrático en nuestras a su desarrollo integral, acentuando el espiritu humanista, progresista y democrático en nuestras acciones. Dos clases de criterios muy diferentes han surgido en el último siglo para diferenciar la política de todos los demás aspectos de la sociedad y, por tanto, para aislar el objeto de la ciencia política. De un lado, han tratado de definir la vida poltica en función de Instituciones.

Del otro lado, se ha centrado la atención en la ctividad o comportamiento que plasma en las instituciones en cuanto formas históricas particulares. Desde el primer punto de vista, la ciencia política ha sido definida, como el estudio de las instituciones gubernamentales, o como el estudio del Estado. Desde el segundo punto de vista, se ha definido como el estudio del poder o proceso de adopción de las decisiones. en la idea de soberanía. En una noción oscura que no es fácil de formular con precisión. Se distingue, además, la soberanía en el Estado de la soberanía del Estado, sirviendo sólo esta última para definirlo.

La soberana del Estado es el hecho de que éste se encuentre la cumbre de la jerarquía de los grupos sociales, que no haya ningún por encima de él. Definir el Estado por la soberanía es afirmar que la sociedad internacional está formada por Estados absolutamente independientes los unos de los otros, que no están limitados más que por su propia voluntad. La ciencia política moderna estaría dividida para Gabriel Almond en cuatro mesas separadas: la izquierda blanda, la izquierda dura, la derecha blanda y la derecha dura. Y el problema principal se encontraría en los extremos de estas mesas: «Las mesas exteriores de este 0 DF 21