El centralismo

El IMPERIO Muchos fueron los argumentos y las razones aducidas por los conservadores para descartar la republica como forma de gobierno y fundar un imperio: el congreso representativo no protegia contra e l despotismo; no garantizaba la ley ni la voluntad general. Pensaban que era un error considerar a la soberania como popular; que el instinto democratico no existia en los pueblos americanos de origen espanol; que la republica conllevaria los males, abusos y altanerias de la monarquia absoluta, y que el sistema republicano era una quimera en la America-espanola.

El Imperio se conformo segun los principios establecidos en e l Plan de Iguala y los Tratados de Cordoba, determinando como caracteristicas el gobierno representativo con preferencia al poder absoluto, la monarquia moderada y el sistema constitucional. Todo ello, se senalaba, dentro de las mas puras ideas liberales. La Junta Provisional Gubernativa de termino que fuera un a Regencia constituida por cinco individuos la que ejerciera el Poder Ejecutivo. El p residente de la Regencia, Agustin de Iturbide, estaria al mando del ejercito y la armada.

Las facultades de la Regencia se consignaron en el proyecto de decreto para el reglamento de la misma y los principios sustentados por el Ejercito de las

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
Tres Garantias, Religion, Independencia y Union, fueron incorporados a los documentos constitutivos que dieron forma al Imperio Mexicano. Union parecia ser la mayor preocupacion para el Imperio; con toda razon, dado que se temia la huida de los europeos residentes en Mexico, clases privilegiadas que manejaban los negocios y el capital. Se pretendia mantener la unidad de clases e intereses contrarios entre si para fundar una sola familia.

Era natural que, apenas concluidos los largos anos de lucha por la independencia, se buscara acallar todo movimiento que pudiera generar desorden, y asi es como los ataques que se lanzaban contra Iturbide se interpretaban como generadores del desorden: . la anarquia es el mayor de los males. Mientras la Regencia y la Junta Gubernativa dirigian los asuntos del pais, se discutia a quien se ofreceria la Corona de Mexico, pero dominaba y a la corriente que apoyaba la designacion de Iturbide, quien juro como Emperador el 21 de mayo de 1822.

En e l Reglamento para el uso de la Libertad de Imprenta, promulgado por la Junta Provision al Gubernativa en diciembre de 1821, se consignaba un atributo mas de esta forma de gobierno hereditario, es decir, quedaria constituido e l gobierno como monarquia hereditaria constitucion al moderada, con un gobierno representativo y con la division en t res poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. En busca del orden y con el fin de impedir la anarquia, se van delineando; dentro de los limites que la justicia y la razon prescribe a la libertad. un gobierno que no caiga en el despotismo, ni degenere hasta comprometer la seguridad publica. En la practica, el concepto de soberania sigue siendo un punto de discusion que aun no tiene una clara definicion: ? soberania de la nacion? La cuestion es que la soberania esencial que reside en la nacion es indivisible, aun cuando tenga que ser depositada en los tres poderes que constituyen al gobierno: el poder de hacer leyes, el de ejecutarlas y el de aplicarlas a casos particulares. El Congreso Soberano es solo una atribucion que deriva de su caracter de depositario de una soberania superior: la del pueblo.

Se consideraba que el Pode r Legislativo constituia una garantia contra el despotismo, contra la excesiva autoridad que los monarcas ejercian, y su existencia significaba la supremacia de la ley como expresion de la voluntad general. Sin embargo, la sorda lucha entablada para disminuir el poder de estos representantes populares dio lugar a pronunciamientos en contra de la legitimidad de sus nombramientos; se argumentaba que , si bien la soberania residia en el pueblo, esto no significaba que todos y cada uno de sus individuos pudiera y debiera ejercerla, ya que no todos estaban capacitados para ello y, por lo tanto, ran facilmente manipulables por intereses ajenos al bien del pais. Los representantes no habian sido elegidos para gobernar conforme a sus intereses personales, sino para dictar leyes que normaran la conducta de los poderes Ejecutivo y Judicial, pero por respetable que fuera el Congreso, no podria ser superior a la nacion, por lo que, faltando a sus deberes, el pueblo tenia el derecho de levantarse en masa, o el Poder Ejecutivo la facultad de disolverlo, tal como lo hiciera justamente Iturbide con los primeros intentos de Congreso.

Esta lucha por descalificar a los representantes populares tenia como trasfondo las primeras pugnas, ya en el Mexico independiente, entre conservadores y liberales y entre centralistas y federalistas, que serian resueltas con e l triunfo de republicanos federalistas al optarse por la Republica Federal en la Constitucion de 1824. D e rrocado Itu rb ide y an ulados lo s in ten tos de c o lo c ar a un em p e- rad o r ex t ran jero e n su lug ar, los lib e rale s se d ed icaron a la tare a de con form ar las b ases p ara un a n acion gob ern ad a con form e a los p rin – ip io s op u e stos sig u ie n do e l e jem p lo de Estado s U n id o s, lo que sig n i- f ic ab a e l t riun fo de las ide as rep ub lic an as so b re las ideas m on arq u i- c as y d el g o b ie rn o fede ralista so b re e l ce n t ralista. Si b ie n es c ierto que el sistem a fe de rat iv o n o e s e x c lusiv o d e las fo rm as re p u b lic an as, in c lu y e m u c h as p o sib ilid ad e s, p u d ie n d o ad ap – tarse a la m on arq u ia ab so lu ta, la d em o c racia o c u alq u ie r o t ro siste- m a. El A c t a C on st itut iv a de 1824, p rim e r p rin c ip io re g ular de n ue s- ro sistem a p olit ic o , que se m an tu v o v ig e n te duran te p rac t icam e n te on c e an o s, re tom o p ara la n acion m ex ican a el sistem a e stab lec ido p or Estado s U n id o s: rep ub lic a y fe de racion , in c lu y en do g aran t ias in – d iv iduale s de n t ro de la fo rm a de g o b ie rn o. L a asp irac ion e ra n iv elarse con n ue st ros v ec in os y rob ust e c e r la un ion m as in t im a en t re am bas n ac ion es. 22 Rep ub lic a ju stam en te p ara acab ar con e l sistem a h e reditario d e c arg o s, p on ien do en m an o s de l p u e b lo la e le cc ion de su s d irig e n tes, u ie n es e stab an ob lig ado s a t rasm it ir e l p oder p e riodic am en t e . F ed e- rac ion, op uesto al cen tralism o, p ara otorg ar a cada p arte de la nacion las fac u ltad es de au to g o b ie rn o sin de sv in c u larse d e la un idad. El C on g re so C on st ituy en t e adv e rt ia a los h ab it an t e s de la F edera- c ion que n o de b e rian dejarse ag itar con riv alid ade s, y a que los en em i- g o s de l sist em a t rat arian de at rib u irle m ale s q ue au n n o h ab ria p odid o p roducir y que, en ult im a in stan cia, serian el re su ltado d e toda re v o- uc ion; t ratarian de desacre d it ar a las autoridades estable c idas, ex ag erar los rie sg o s de la in d ep en de n cia o in v adir lo s p ode res de lo s e stados p ara im p edir la F ederacion. 23 E ST U D IO 25 22 D iscu rso 12. 23 Ib id . Se p re t en dia c re ar un g ob ie rn o f irm e y lib e ral sin q u e se a p e lig roso: h ac e r tom ar al p u e b lo m e x ic an o e l ran g o q ue le c o rre sp on d e e n t re las n ac ion e s c iv ili- z ad as, y e je rc e r la in f lu e n c ia q u e d e b e n d arle su situac ion , su n om bre su s riq u e zas: h ac e r re in ar la ig u aldad an te la le y , la lib e rtad sin d e so r- d e n , la p az sin o p re sio n , la ju st ic ia sin rig o r, la c lem e n c ia sin d e – b ilid ad : dem arc ar su s lim it e s a la au to ridad e s sup rem as d e la N ac ion , [p o rq u e ] sin ju st ic ia n o h ay lib e rtad, y la b ase d e la just ic ia n o p u e d e se r o t ra q u e e l e q u ilib rio e n t re lo s d e re c h o s d e lo s d em as c o n lo s n u e st ro s. 24 El e q u ilib rio e n t re el c en t ro y los e stado s e ra el p un to m ed u lar d e e sta n u v a fo rm a d e gob iern o . ?C om o g aran t iz ar la un ion de las p ar- tes con el todo, sin atentar contra la au tonom ia de cada estado? , ? com o asim ilar la so b e ran ia de la n ac io n c o n la so b e ran ia e st at al? Sen alab a G uadalup e V ic toria en oc tubre de 1824 que si los e st ados n o de jaban al C on g re so G en e ral eje rce r las fun c ion es que le h ab ia con fe rido la C o n st itu c io n , e l p ais cam in aria rap idam e n t e a la an arq u ia y a la co n – fusion . Se n e ce sitaba con f iar en e l Sup rem o Pode r p ara dirig ir y g o- ern ar los in t e re se s g en e rale s de la F ed e rac ion y deb ia con side rarse com o ac to s h ost ile s con t ra la lib e rtad e in d ep en de n cia toda m ed ida disolv en t e de la U n ion ,25 p orque la form a de g o b ie rn o fede ral seria so st e n ida co n to do e l p o d e r de las le y e s. 26 M uy fresc o s aun lo s rec u erd o s d e la t iran ia y la op re sion , e x ist ia ot ro foco de aten c ion : U n a d o lo ro sa y c o n stan te e x p e rie n c ia, h a h e c h o c o n o c e r a lo s p u e b lo s q ue la re u n ion de P o d e re s e n un a so la m an o dista p o c o o n ada de la rb it rarie d ad , y q u e sus lib e rtad e s n o d e jaran d e se r p re c arias h asta q ue in st ituc ion e s fun dadas en la sob e ran ia n ac ion al, f ijen su ate n c ion , senalen su s lim ites y dem arquen su naturaleza re sp e ct iv a. U n C ong re so d e e le g id o s d e l p u e b lo d e c id ira sob e ran am en te so b re su s in te re se s: e l Poder Eje cut iv o, re v e st ido de la f irm e za y energ ia nece sarias, hara cum – p lir un as le y e s dic tad as p o r e l b ie n d e los p u e b los m ism os; y e l P o d e r Ju d ic ial, ob ran do c o n total in d e p e n d e n c ia de lo s o t ros, fallara c o n la alan z a de A st re a en la m an o , so b re las ac c ion e s d e los c iu d ad an os. L a Constitucion y las leyes constituian el terreno firme de la autoridad, el fundamento de la sociedad, la garantia de la libertad de los ciudadanos; todo ataque a estas instituciones representaba un crimen q u e p o n ia e n p e lig ro la existencia politica de la nueva nacion . P o r sup u e sto, lo s p art idarios de la m on arq u ia n o se re sign ab an a la p e rdida de la h egem on ia. Y n o solo e llos, sin o o t ras facc ion es d i- v ersas luch aban p or hacerse con el p oder en d e fensa, ap arentem en t e , e un a m ism a C on st itucion y fo rm a de gob iern o . Se tem ia, frag il aun la con q u istada in de p en d en c ia, que e stas luch as com p rom et ie ran la sue rte de la R ep ub lic a. C on serv ar la in dep en den cia sig n if icab a con – se rv ar la lib ertad in te rn a de la F e de racion y sosten e r, p o r e n cim a d e los in t e re se s p art iculare s, e l in st rum en to de 1824. 29 Elim in ar e l rie sg o de un a n uev a luch a arm ada sig n if icab a sub ordi- n ar la fuerz a arm ada a la autoridad de la ley : . El v e rdade ro e je rc it o n ac ion al rep u b lican o y m in e n tem e n te m ex ican o, es el que p ro c la- m an do lo s p rin c ip io s de lib ertad h a ab an don ado las e sp eran z as que p o d ia ten e r el que asp ira a p riv ile g io s, fu e ro s y p rerrog at iv as con t ra- rias al sistem a dem o crat ic o y de ig u aldad que la n ac ion se h a p ro – p u e sto estab le ce r.. 30 Esto im p lic aba la su b o rd in acion d el eje rcito al Poder Ejec u t iv o . C uan do se adop t o e l sistem a fed e ral, se le at rib uy e ron t o das las v irtude s y p o sib ilidade s de en g ran de cim ie n to y fo rtalez a d el p ais, y a ue en don de las p arte s v iv en p ara e l todo y este se so st ie n e en la v ida d e las p artes, e s m as dif ic il la caid a de un a n acion , y se en con – t rara m as p ro t e g id a con t ra las eq u iv ocac ion es y faltas de lo s m an data- rio s. A si se e x p licab a que las lu ch as p o r e l p oder n o h u b ie ran p arali- z ad o la v id a p o lit ic a. 31 A un que d esde t iem p o at ras Estad o s U n id o s b usco am p liar su terri- t o rio, p uede de cirse que en t on c e s sus in ten t o s de in t e rv en ir y con – t ro lar A m e rica estab an en su ap o g e o . T am b ien se fo rtale ce ah o ra la efen sa de la so b e ran ia con t ra la in t e rv en cion . Estados U n id o s de sea- b a im p ed ir que Europ a v olv ie ra a dom in ar p arte de e ste con t in en te y e x ten de r su p rop io m ode lo de g o b ie rn o. 32 Sin em barg o, c rit ico la form a de g o b ie rn o d e Me x ic o : h ab ia adop tado su sistem a, p ero n o E ST U D IO 27 28 D iscu rso 19. 29 F olle t o 25. 30 Ib id . 31 F olle t o 24. 32 F olle t o 26. su s fo rm as e co n om ic as. Se v iv ia e n e l de sp ilfarro , se c o n se rv aro n y aum en taron los ab usos de l v irre in at o , e l p ode r e jec u t iv o alen taba lo s h o q u e s y lo s e stados se op on ian al g o b ie rn o fede ral. 33 N o era p ara m e n o s: en nom b re de la le y y de la C on st itu cion se d ab an las ason ad as y la u su rp acion , con t rav in ien do lo disp u e sto en e sos in st rum en tos. En su M an if ie sto de 1831, G om e z Pedraz a p arafra- se a y am p lia la d iv isa de lo s c o n se rv ado re s: . L a an arq u ia e s e l p rim e – ro , e l su p rem o m al d e las so c ie d ad e s; la p lag a m as p e lig ro sa d e la n u e st ra es la p rop en sion y fac ilid ad de sob rep on e rse cu alq u iera fu er- a arm ad a a las au to ridad e s y a las le y e s.. 34 D esp u e s d e todo, la C a- m ara de D ip ut ados le h ab ia im p ed ido asum ir la p re siden cia c re an do u n t riu n v irato p e se a t en e r la m ay o ria e n am b as le g islatu ras. A rg um en to s p ara d esc alif ic arse un o s a lo s o t ros n o les faltaban a q u ie n es b uscab an el p ode r y a las facc ion es en p ugn a. L as con v ulsio- n e s, com o e n to da la h isto ria de lo s h om b re s, e st ab an aso c iad as a las id e as, d isf raz an d o las am b ic io n e s. Esto sen alab a e l p re side n t e d e la

C am ara d e D ip u t ado s, M ig u e l V alen t in al g e n e ral Bu stam an t e , e l 1o . de en e ro de 1831: . A cordaos que e l sist em a fede ral e s e l in v en to m as adm irab le de la ben ef ic en c ia hum an a, p orque sup on e y e x ig e g ran – d es v irtudes y costo so s sac rif icio s: la le y e x ig e p ara su e jec u cion m an os p u ras y ac t iv as, y la m o ralidad es e l alm a que v iv if ic a y e tern i- z a las re p u b licas.. 35 Y a p ara 1831 se g e st aba un g iro en la con c ep c ion de la form a de g o b ie rn o: si la so b e ran ia, au tonom ia e in de p en d en c ia de los e stado s ab a lug ar a la an arq u ia, ? n o se im p on ia con ferir un m ay o r p ode r al g o b ie rn o c en t ral en p ro de l orde n y la un ion ? D e sde en ton c es, e l Poder L eg islat iv o tuv o un a fu erte p re sion p ara subord inarse al Poder Ejecut iv o. U na rep resen tac ion federat iv a, sujet a al p oder ce n t ral, que alim e n tab a las am b icion e s de lo s g rup o s m ilita- re s y que ac u saba a los ag itad o res d e t ratar d e im p edir las elec cio – n es. 36 ? C om p lice s p or lo tan to d e los afan es ce n t ralistas, o defe n sores d el sistem a fe de ral?

Se dec ia que h ab ian p robado se r p art id ario s d e sup rim ir la fede racion y ce n t raliz ar la rep u b lica, sin te n er p oder alg u – no como no lo tenia ninguna autoridad para centralizar el sistema federal, pisoteando la soberania de los estados y la mayoria de sus votos constitucionales. En esta epoca por primera vez gobierna e l general Antonio Lopez de Santa Anna, quien se compromete a guardar y hace r guardar la Constitucion como garantia de su inviolabilidad, porque. La considero como el titulo autentico del mando supremo, como e l principio de organizacion, fundamento de estabilidad.

Nuevamente se anhelaba el equilibrio: orden sin despotismo, libertad sin anarquia, sin venganza pero tampoco sin impunidad, una posicion intermedia entre los excesos de la libertad y e l restablecimiento de la tirania. Pero una vez mas, las fuerzas contrarias al regimen federal habian ganado fuerza y se preparaban para asumir el mando, sin poder para anular la republica, pero si para cambiar sus formas de operacion. Y a p ara jun io de 1834, e l p rop io San t a A n n a, am p aran dose en la C on st it u c ion , just if ica la d isoluc ion del C on g re so arg um en t an do que ste h ab ia in v adido las fun c ion es del Pode r Ejec u t iv o al h ab erse o cu – p ad o d e las re fo rm as e c le siast ic a y m ilit ar y , p o r su p art e , am b as c a- m aras d e l C o n g re so e x p lic an lo s h e c h o s q u e h an v e n id o p re p aran d o e l an iq u ilam ie n to ab soluto de l sistem a e stablec ido p or la C on st it u – c ion F ed eral. 41 EL CENTRALISMO Acorde con las ideas conservadoras, el programa de quienes promovieron la sustitucion de la Constitucion de 1824 contenia fundamentalmente elementos centralistas y oligarquicos.

Una vez mas, se trataba de mantener los privilegios de algunas clases, descalificando de paso a las masas en su capacidad de gobernarse a si mismas. En 1835 el Congreso, compuesto en su mayoria por representantes de las fuerzas conservadoras, inicio sus trabajos con la recomendacion del presidente Barragan de estudiar la conveniencia de adoptar un regimen unitario, que habian planteado algunos pueblos, con el proposito de asentar a la sociedad sobre bases solidas y permanentes.

Era el momento de descalificar todo lo que representaba el sistema federal. Sus principios eran elementos necesarios y seguros de la anarquia, instrumentos funestos de una demagogia inquieta y bulliciosa, constituia una servil y mal entendida imitacion, y la dolorosa experiencia de mas de diez anos habia demostrado o que las leyes politicas no son adaptables a todas las naciones.

En su dictamen, la Comision del Senado concluia sobre la necesidad de dar una nueva Constitucion, conocidas las mas notorias infracciones de la existente, la ilegitimidad que se habia introducido hasta en los poderes supremos de la nacion y en las Legislaturas de los estados, ante lo cual el pueblo reasumio su soberania. En el mismo dictamen, ademas de aprobar las facultades para variar la forma de gobierno, se propuso la reunion de ambas camaras para este objeto.

Con las bases para la nueva Constitucion aprobadas el 23 de octubre de 1835 termino, de hecho, la vigencia de la Constitucion de 1824, aun cuando la nueva Constitucion fue conformandose poco despues a partir de diciembre del mismo ano y se le identificaba como la Constitucion de las Siete Leyes de 1836. Se decia del nuevo pacto que encerraba las bases mas liberales que se conocen en las asociaciones politicas, y se habia establecido un nivel prudente entre los derechos y las obligaciones de los mexicanos.

Derivada de esta nueva Constitucion, en 1837 se emitio el decreto para el arreglo interior de los departamentos, que resultaba muy revelador de la forma de ejercer el gobierno y la atribucion que se concede al presidente de la Republica para nombrar a los gobernadores de los departamentos. Era evidente que esta forma de gobierno no contaba con el apoyo de las entidades federativas y que habia sido determinada por un grupo deseoso de mantener el control sobre la voluntad popular. La inestabilidad y la imposibilidad de sostenerla sin esta base requirieron promover nuevas reformas.

Muy pocos anos despues de estar vigente la Constitucion de las Siete Leyes, en 1839, el general Santa Anna, a cargo de la presidencia, pedia al Congreso meditar si habria llegado al momento de reformar las instituciones de 1836, ya que la nacion adopto el sistema representativo, para ahogar en su cuna las revoluciones, los levantamientos y tumultos, para que sus legitimos apoderados decidiesen libremente en las cuestiones vitales lo mejor y mas conveniente sin el riesgo de entregarse a una demagogia turbulenta y desatinada.

Los movimientos reformistas concluyeron finalmente con la firma de las Bases de Tacubaya en 1841, por lo que se desconocian los poderes supremos; se nombraba una junta presidida por Santa Anna, y se convocaba a un nuevo Congreso Constituyente. Asi termino practicamente la vigencia de la Constitucion de las Siete Leyes. Muchas corrientes en pugna y gobiernos inestables llevaban a considerar la necesidad de cambiar nuevamente su forma. En aras de mantener el control se reclamaban reformas, no modificaciones sustanciales.

Se pedia que se restringiera el numero de ciudadanos elegibles para los cargos de representacion, con el objeto de que el poder de fijar la Constitucion recayera solo en hombres sabios. La radicalizacion de posiciones llevo otra vez a la adopcion del federalismo. Tambien se dejaban escuchar voces que proponian la instauracion nuevamente de una monarquia hereditaria con un principe extranjero, a lo que se oponian los liberales moderados y radicales. Y se pugnaba la necesidad de que hubiera autoridades locales facultadas para adaptar a las circunstancias peculiares de cada lugar las leyes generales.

Para alcanzar tales reformas se convoco al Congreso Constituyente de 1842, encargado de crear un nuevo instrumento que sustituyera a la Constitucion de 1836, una vez mas con la intencion de armonizar los intereses de centralistas y federalistas, de liberales y conservadores. La tendencia del Congreso era netamente federalista y demasiado liberal para el gusto de los conservadores. Se promovio entonces la disolucion del Congreso en 1842, desconocido por el presidente Bravo y fue sustituido por una junta legislativa que emitio las Bases Organicas de la Republica Mexicana en 1843.

Aun cuando las Bases Organicas fueron proclamadas por todos los departamentos, estos clamaban por su reforma en lo relativo a su gobierno interior, pues la autoridad conferida a los poderes departamentales era apenas suficiente para mantener los lazos de union de la Republica. Nuevamente en el poder de los liberales, en 1846 se convoca un Congreso y se restablece la Constitucion de 1824, desconociendo todos los instrumentos emitidos despues de ella.