Educación para la convivencia

Educación para la convivencia gy ccIsa76 A,2Ka5pR 03, 2010 12 pagcs ¿Que se entiende por educación para la convivencia? Educar para la convivencia es la forma esencial de la educación en valores y supone el reconocimiento de unos principios y valores básicos que deben ser asumidos por todas las personas: el respeto, la cooperación, la justicla, la solidaridad, el desarrollo de la autonomía personal… A su vez, hay que ser conscientes de que esta cultura de convivencia exige que se cuestione cualquier tipo de discriminación, intolerancia, indiferencia, conformismo e insolidaridad.

Pero esta educación para la convivencia requiere, ás que buenas teorías, mejores acciones y presupone una permanente invitación a la acción, comenzando por el comportamiento y las actitudes de todas las personas, tanto las que educan (profesorado familia como las que son educadas, pues sabemos que c PACE 1 12 decimos y hacemos, View Así, el Acuerdo por la nvive Castilla-La Mancha, a favor de la coeduca rancia entre lo que e realizamos. s escolares de impulsar «el trabajo lares, articulando los medios necesarios para superar aquellos conflictos que tienen su origen en las desigualdades de género». De esta forma, toda la sociedad castellano-manchega, reflejada en las 25 entidades irmantes del Acuerdo,

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
adquiere el compromiso colectivo de apoyar y desarrollar iniciativas que ayuden a fomentar y a reforzar las buenas relaciones de igualdad de g SWipe page género en los centros educativos de nuestra Comunidad Autónoma.

Con las acciones derivadas del Modelo para la promoción de la Convivencia Escolar pretendemos promover unos valores, actitudes y conductas positivas para la interacción social, basados en los principios de los derechos humanos y el rechazo de toda postura violenta o discriminatoria; proporcionar un buen instrumento para construir una cultura democrática, participativa, olerante y respetuosa con las diferencias; y fundamentar compromisos y prácticas responsables de toda la comunidad educativa.

El modelo educativo de Castilla-La Mancha pretende potenciar aquellos valores que tienen que ver directamente con la formación de ciudadanos y ciudadanas críticos que participen activamente en la construcción de un mundo más democrático, más solidario, más tolerante, más saludable, más respetuoso con el medio ambiente y más combativo contra todo tipo de discriminaciones. ¿ En que consiste la educación en valores?

Educar en Valores consiste en avanzar hacia una escuela ada vez más inclusiva, basada en la integración curricular del conocimiento sobre valores en las distintas áreas y materias; en la contribución del conjunto del profesorado -y no en unos u otros responsables-; en la enseñanza en contextos normalizados y heterogéneos -como son todos los grupos humanos-; en las prácticas educativas y las estrategias didácticas que promueven la reflexión critica y la implicación del alumnado; en la apertura de los centros y la participación social.

Podemos decir, con Antonio Bolívar, que ‘formar 2 OF V apertura de los centros y la participación social. formar cudadanos significa, entonces, no sólo enseñar un conjunto de valores propios de una comunidad democrática, sino estructurar el centro y la vida en el aula con procesos -de diálogo, debate y toma de decisiones- en los que la participación activa y la resolución positiva de los conflictos contribuyan a crear los hábitos y virtudes que se persiguen. Es la configuración del centro educativo como un grupo que comparte normas y objetivos la que provoca una genuina Educación en Valores. ¿ donde nace la idea de trasversalidad?

Esta idea de la transversalidad aunque parezca que nació en los años 90 del asado siglo derivaba, en realidad, de la mejor tradición educativa y moral de nuestro país: la de la Institución Libre de Enseñanza. Su fundador, Francisco Giner de los Ríos, tuvo siempre una idea de la educación vinculada a la ciudadan[a, a los valores morales y a la regeneración cultural, política y moral de los ciudadanos. ¿ que se entiende por educación moral? Así pues la educación moral se convierte en la referencia para resolver las diatribas en que se encuentre cada persona en base a los valores que establezca como prioritarios.

Por lo tanto la educación moral parte de que cada persona tiene una clasificación» de los valores que tienen importancia para ella lo que nos lleva a que se debe huir de enseñar un sistema de valores. En una sociedad plural son múltiples los valores que coexisten. Desde el punto de vista pedagógico esta concepc V son múltiples los valores que coexisten. Desde el punto de vista pedagógico esta concepción de los valores está en la idea de limltar el rol de la educación moral ya que no hay nada que se pueda enseñar a un individuo salvo la destreza de solventar cada conflicto de la mejor manera posible.

Como cada decisión es personal las distintas motivaciones serán articulares y difíciles de comunicar y hacer partícipes al resto de la sociedad en multitud de ocasiones. La cuestión es que se debe tratar de concienciar a nuestros alumnos y nuestras alumnas mediante trabajo de introspección para que al autoanalizarse lleguen a construir su propio sistema de valores. Ahora bien, siguiendo este razonamiento se llega de modo ineludible a una aceptación acrítica, generalmente, de los valores que rigen nuestra sociedad a pesar de que se parta de una idea de autonomía personal.

Las personas deben formarse moralmente, pero esto no se logra recibiendo unos valores que se imponen como certezas bsolutas (moral heterónoma) ni tampoco incorporándose a las normas sociales de manera acrítica (socialización). La construcción de la personalidad moral es una tarea conjunta, que se hace junto a los Iguales y con la ayuda de los educadores. Se obtiene a medida que los individuos se enfrentan, mediante las capacidades morales que progresivamente van adquiriendo y con la colaboración de los demás, a los conflictos de valor que se les plantean.

Entre tales capacidades podemos encontrar la sensibilidad, la empatía, el diálogo, el razonamiento moral y la autorregulación Resumiendo, 40F Resumiendo, la educación moral como clarificación de los valores lo que busca es que cada sujeto haga una toma de conciencia de aquellos valores que se tienen ya previamente. Esta concienciación posibilita el comportamiento de las personas de una manera más adecuada a lo que cada individuo considera correcto, lo que es básico para la felicidad personal a través de cierta autonom[a personal.

Pero es necesario comprender que si bien los dilemas morales son personales, no así los problemas que tienen relevancia social y de este modo no existe relación entre personas sino que la formación en valores en este caso we para hacer elecciones puntuales. pero lo que la educación moral no puede resignarse a perder es su tarea de conseguir los elementos que nos conducen al diálogo y la empatía a la hora de resolver los conflictos morales Ámbitos de la educación en valores : Sabemos que es imposible trabajar un aspecto de la Educación en Valores sin estar incidiendo en todos los demás.

Muchos autores han hablado de los distintos ámbitos de trabajo de la Educación en Valores, aun entendiendo a esta como un todo holístico en el que el total es mayor que la suma de las partes que lo componen. Podemos comenzar por Pere Darder, quien realiza una división de los campos de trabajo de la Educación en Valores que serían los siguientes: Valoración y Relación con uno mismo: autoestima. Aquí también engloba la Educaclón para la Salud Valoración y Relación con los demás: convivencia s OF V también engloba la Educación para la Salud Valoración y Relación con la realidad: ecología y sostenibilidad.

Adela Cortina afirma que no es suficiente con el esclarecimiento de los valores pues se entraría en ese caso en un procedimentalismo, aunque esto no obsta para que los procedimientos no estén cargados de valores y se puedan tilizar. Para esta autora existen distintos tipos de valores: éticos, estéticos, de utilidad, religiosos. Los valores éticos o morales pueden ser aprendidos por todos y nos gustaría hacerlos universales. Sería deseable, según Adela Cortina, conseguir la difusión de algunos valores para que sean adquiridos por la ciudadanía.

Entre ellos estaría la Libertad (lo que incluye autonomía), la Igualdad, la Solidaridad, el respeto activo (la tolerancia se queda corta) o la resolución de conflictos por medio del dialogo. Otra idea importante de la autora es que no es lo mismo un derecho que un valor, por ejemplo, los derechos umanos no son valores. ¿AMBITOS DE LA EDUCACION EN VALORES? • E. INTERCULTURAL • E. PARA LA PAZ Y LOS DERECHOS HUMANOS. • E. PARA LA IGUALDAD ENTRE HOMBRE Y MUJERES. • E. VIAL. • E. PARA LA SALUD. E. PARA EL CONSUMO. • E.

AMBIENTAL Y DESARROLLO SOSTENIBLE. CRITERIOS METODOLOGICOS PARA LLEVAR A CABO UNA EDUCACIÓN EN VALORES. Suele afirmarse que la ed en valores» o no es educación; pero esto no si deba programarse, que no deba programarse, como cualquier otra actividad docente, lo que cabe hacer de dos maneras. La primera sería la del clásico enfoque de las áreas transversales, ue —aunque parezca que nació en los años go del pasado siglo- derivaba, en realidad, de la mejor tradición educativa y moral de nuestro país: la de la Institución Libre de Enseñanza.

Su fundador, Francisco Giner de los Ríos, tuvo siempre una idea de la educación vinculada a la ciudadanía, a los valores morales y a la regeneración cultural, política y moral de los ciudadanos. Pero este enfoque «transversal» se ha visto superado -más por insuficiencias prácticas que teóricas- por el nuevo discurso de las «competencias», que supondría una segunda manera para educar en valores y que pone el énfasis más en el «cómo» que en l «qué» enseñar.

Es la actividad escolar misma la que se convierte en un vehículo privilegiado para la Educación en Valores, tanto en lo que respecta a las áreas y materias -que pueden contribuir a la integración curricular de los valores desde enfoques interdisciplinares-, como en lo que respecta a la organización y el funcionamiento de los centros y las aulas, la participación del alumnado, las normas de convivencia, el uso de determinadas metodologías didácticas y la planificación de las actividades complementarias y extracurriculares.

Así pues, la Educación en Valores trasciende la mera adquisición e conocimientos para centrarse en las prácticas educativas que estimulan el pensamiento crítico y la participación. Las estrategias metodológicas de enseñanza y aprendizaje el pensamiento crítico y la participación. Las estrategias metodológicas de enseñanza y aprendizaje se convierten, así, en las verdaderas claves para asegurar la asimilación de los valores y la adquisiclón de hábitos y comportamientos.

Sólo de esta manera podremos formar futuros ciudadanos responsables, participativos, tolerantes, solidarios, respetuosos con las diferencias, comprometidos con el desarrollo sostenible Por todo ello, y como asesoramiento, podemos establecer una serie de criterios generales para trabajar la Educación en Valores en los centros docentes de Castilla-La Mancha. 1 .

Todos los programas que se realizan en el ámbito escolar tienen un marco común, tanto en sus objetivos (pues coinciden en desarrollar acciones encaminadas a la favorecer la educación integral del alumnado como ciudadanos y ciudadanas de una sociedad democrática) como, muchas veces, en sus contenidos mismos (puesto que muchos programas comparten módulos o actividades similares). 2. La integración transversal de la educación en valores en el urrículo ofrece la posibilidad de que esta pueda actuar de mediadora entre el conocimiento académico y el cotidiano. 3.

Es importante continuar analizando y profundizando en estos aspectos comunes, pero además de estos elementos cada programa tendrá una serie de aspectos específicos que han de ser trabajados igualmente en los centros educativos con unos contenidos más explícitos 4. Las actividades que se materialicen deben sistematizarse, realizarse como proceso que se extiende en el tiempo y que pasa a formar parte de la f sistematizarse, realizarse como proceso que se extiende en l tiempo y que pasa a formar parte de la filosofía de trabajo, intentando evitar en la medida de lo posible que aparezcan como suceso ocasional, puntual o anecdótico.

De esta manera conseguiremos integrar la Educación en Valores en la vida del centro; dentro de la planificación y seguimiento, las actividades normales de dicho centro deben ser el elemento dinamizador de integración, adaptación y revisión de los valores a integrar. 5. Todo el trabajo que se lleve a cabo de Educación en Valores tiene que estar planificado de antemano para que pueda tener su coordinación y su coherencia con el resto de actividades ducativas del centro docente.

Aparece, por tanto, clara la necesidad de incorporar estas actuaclones a la programación General Anual y al Proyecto Educativo ya que son estos los documentos que nos permitirán dar el encaje global y generalizador que se pretende, al cual se puede recurrir, en caso de concreción de valores o confección de normas generales para el centro. 6. Es adecuada la colaboración de otras Administración o entidades externas a la escuela.

Sin embargo, cualquier actividad de este tipo destinada a los centros educativos tendrá en cuenta que debe respetarse la vida propia del centro y sus ritmos de rabajo interfiriendo en ellos lo menos posible. Para lo cual es importante conocer los mismos y realizar una planificación en reuniones previas con los responsables de que dicha actividad se realice en el centro (equipo directivo o profesores organizadores) 7. La meto actividad se realice en el centro (equipo directivo o profesores organizadores) 7.

La metodología de trabajo más adecuada en estos casos es siempre la realización de actividades de modo activo y cooperativo por parte del alumnado siendo también fundamental aquí que exista un compromiso para promover la participación de la población diana. . Aunque la información es necesaria, para que los programas sean más eficaces no deben limitarse a la mera transmisión de la misma, sino que deben incorporar otros aspectos indudablemente primordiales como son el desarrollo de capacidades y habilidades y el entrenamiento para la toma de decisiones. . Todas las actuaciones deberán tener un carácter principalmente preventivo e incidir en los procesos de entrenamiento en habilidades sociales y en el fomento del respeto al otro, tanto en la diferencia como en la identidad consigo mismo. 10. Al ser la familia el mejor lugar de convivencia para la ntegración de valores, resulta muy conveniente solicitar la colaboración de la entidad familiar para influir en los valores que se deseen integrar en el centro escolar.

El soporte conductual debe incluir actividades de aplicación de valores a diferentes niveles de compromiso favoreciendo conductas alternativas contrarias al rechazo de los valores: las actividades deportivas, teatrales, excursiones, entre otras. Estas actividades hay que seleccionarlas según los valores que se deseen implantar y es importante poder establecer una colaboración con los padres, informándoles del trabajo que se realiza con sus hijos y or 2