Duración del año escolar

Duración del año escolar gy noexisti 110R6pR 16, 2011 2 pagcs El solo hecho de haber determinado que el año escolar será de 200 días significa ya añadir al menos 15 días al calendario ordinario teórico de trabajo escolar, que oscilaba, según los años, entre 182 y 185 días. Sin embargo, este calendario estaba lejos de cumplirse.

Las disposiciones que ahora se incorporan en la ley permiten que esta práctica se vea frenada en forma considerable, en el caso de la primaria, el horario diario efectivo en aula no debiera ser enos de cuatro horas y media, sin contar el recreo. La productividad del tiempo varía de acuerdo con el nivel de aprendizaje inicial de los niños.

El tiem o instruccional adicional S”ipeto es más importante p dificultades de apren a] por encima del prom de Instrucción resulta m para los grados más estran ciertas ora e encuentran en o era tiempo suficiente de rimeros grados que Los niños que proceden de familias de niveles socioeconómicos inferiores, se benefician más de los tiempos adicionales escolares Swlpe to vlew next page scolares destinados a la enseñanza, ya que estos niños suelen trabajar y por lo mismo destinan poco o nada de su tiempo fuera

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
de la escuela a actividades de aprendizaje escolar.

IV. Síntesis y reflexiones finales Señalamos como aspectos en los que la Ley General de Educación no avanza respecto a la ley anterior: la forma de entender la educación de adultos y la pobreza con la que se concibe el proceso educativo. Por último, resaltamos los siguientes aspectos en los que la ley adolece de claras deficiencias: ) La definición (o más bien la ausencia de definición) de la educación de tipo básico. ) La forma de incorporación del subtipo educativo denominado de formación para el trabajo. 3) La ausencia de definición del proceso educativo y de los elementos que lo constituyen, con lo cual se presenta una ley hasta cierto punto vacía de contenido y orientaciones pedagógicas. Se abandonó la poslbilldad de contar con una ley que permita, en lo fundamental, normar el proceso hacia un mejoramiento de la calidad de nuestros servicios de instrumentos.