documento sector forestal

documento sector forestal gyGabryrggr cbenpanR 10, 2016 75 pagos SECTOR FORESTAL EN BOLIVIA Alfonso Malky Harb Índice de Contenido 1 . 1 Características de los Recursos Forestales…. 1 1. 2. – Antecedentes Históricos del Sector Forestal en BOIiVia.. 2. – Recursos Forestales en 4 2. 1. Stock y Uso de lo a Maderables.. b. No Maderables….. 8 PACE 1 oris to View nut*ge c. Plantaciones Forestales en 2. 2. Descripción del Sector Forestal en Bolivia…. a. partlcipación en el PIBy b. La Cadena…

Planificación del Manejo Forestal…. , Aprovechamiento forestal. Procesamiento primario…….. — … 12 Demográfica sobre los . 33 5. 5. Escasos Sistemas de Información y Educación.. 6. Perspectivas y Recomendaciones…. — . 35 7. Bibliografía. . „ ……… 37 Índice de Cuadros Cuadro No. 1 … 6 Superficie, abundancia y volumen aprovechable por ha y región productora Cuadro Volumen Total de Madera Extraída Según Especie, 2003 Cuadro No. . … 10 Volumen Total de Productos No Maderables Extraídos, 2003 …. 7 Superficie Bajo planes de Manejo Forestal Atribuciones Institucionales del Sector Forestal — — 31 Distribución de los Recursos Provenientes de la Patente Forestal Según Ley …. 32 Distribución de Recursos Provenientes de la Patente Forestal, Multas y Remates .

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
… 32 Recaudaciones Forestales … 24 Exportaciones de Productos Forestales Certificados de Bolivia Sector Forestal en Bolivia Introducción. Los bosques naturales en Bolivia constituyen una tradicional fuente de múltiples recursos complementarios a la subsistencia diaria de los pueblos rurales, originarios e indígenas.

También son la base de una creciente industria de bienes maderables y no maderables que generan fuentes de trabajo e importantes ingresos al sector privado y al Estado (Gobierno Nacional, Prefecturas y Gobiernos Locales). Gran parte e los bosques bolivianos conforman ecosistemas forestales tropicales que son internacionalmente reconocidos por las funciones y servicios ambientales que cumplen como mitigadores de cambios climáticos, ecoturismo, fuentes de biodiversidad y reguladores de regímenes hídricos.

La diversidad geográfica, étnica, cultural y socio económica de Bolivia produce en torno a los bosques un cuadro extraordinariamente complejo y dinámico de formas de acceso, normas de uso e interrelaciones entre usuarios, cuyas percepciones, actitudes, acciones y conflictos responden a su vez, a trayectorias históricas, realidades contemporáneas y isiones futuristas.

El principio básico de la sostenibilidad de los recursos forestales debe tomar en cuenta, los límit e protección y producción para compatibilizarlos son fuentes importantes de empleo e ingresos, especialmente en zonas rurales, donde las opciones laborales son generalmente limitadas Los componentes de valor de los recursos forestales están referidos a bienes maderables y a no maderables.

Los beneficios maderables corresponden a aquellos derivados del valor comercial de la madera de un bosque dado. Por otro lado, dentro de los beneficios no maderables se encuentran todos los derivados de bienes y ervicios, diferentes de la madera, que son proporcionados por el bosque, son esenciales para el consumo directo y el comercio local, así como también, para las industrias de elaboración de productos que son objeto de comercio externo.

Estos bienes y servicios, por sus componentes de valor, pueden dividirse en: (i) bienes y semicios con valor extractivo, (ii) productos forestales menores; (iii) bienes y servicios con valor no extractivo (funciones ecológicas de protecclón de cuencas respecto a sedimentación y erosión, absorción de carbono y recreación); y (iv) bienes y servicios con valor de preservación (valor de existencia torgado por la sociedad) (Lampietti, J. Dixon, J. 1995). En contraste a otros recursos naturales, el recurso forestal tiene un tiempo de maduración relativamente largo y, puede ser considerado como un bien de consumo, o como uno de capital, todo depende de la decisión que adopte el agente económico que lo administra.

Estos recursos pueden ser considerados renovables, ya que a diferencia de los minerales o los hidrocarburos, pued e y recuperarse a lo largo del tiempo y de preciso que su utilización no altere el proceso de fotosíntesis y los ciclos bioquímicos que se llevan a cabo, para lo cual, es necesario aplicar técnicas correctas e explotación y aprovechamiento, en un esquema de ordenamiento territorial debidamente planificado, para asegurar el uso alternativo en el largo plazo.

Otra característica importante a considerar en los recursos forestales, son las externalidades, generalmente positivas por la existencia del bosque, y negativas por su explotación. Particularidades que hacen del manejo eficiente de los recursos forestales un asunto complejo de ser tratado ya que los costos y beneficios privados, son generalmente muy distintos de los costos y beneficios sociales. La existencia de externalidades, hace que el libre juego de las uerzas del mercado no traiga consigo resultados positivos desde el punto de vista social.

Es posible que las personas que cortan o talan árboles, o extraen productos no maderables de los bosques, en general, no tengan ningún incentivo para tener en cuenta las consecuencias ambientales y sociales de sus acciones, las cuales, pueden llevar inexorablemente a la deforestación excesiva, la degradación de suelos y cuencas, el deterioro del medio ambiente, pérdida de biodiversidad, cambios climáticos y, pérdida de oportunidades productivas sostenibles pa s vulnerables. OF as En este sentido, el uso de restales en el mercado exigencias de una demanda internacional de productos forestales de disimiles cualidades. Estos factores, se conjugan con consideraciones económcas de beneficio inmedlato que resultan en muchos casos, en el uso predatorio de los recursos forestales. En cambio, en los países industrializados la explotación de recursos forestales esta orientada hacia la producción de bienes manufacturados.

Por tanto, el mayor impacto no se debe al agotamiento del recurso forestal y de las áreas que cubre, tal como lo es en pa(ses en desarrollo, sino a los deterioros del medio ambiente que resultan de las istintas fases del proceso productivo. 1. 2. – Antecedentes Históricos del Sector Forestal en Bolivia Hasta antes del año 1952, la explotación de recursos forestales en Bolivia se limitaba únicamente a la extracción de biomasa para leña o carbón.

A partir de la Revolución Nacional y de las reformas aplicadas en el país, se inició un proceso de fomento a la ocupación de tierras forestales por pequeños y grandes agricultores y, empresas forestales, con la finalidad de estimular un proceso de acumulación de capital con base en la producción agrícola destinada a la sustitución de importaciones, así como también, de romover la expansión de operaciones forestales para atender la demanda interna y externa de maderas tropicales. no de los principales estímulos para la ocupación de tierras forestales y su explotación fue la articulación caminera de las tierras bajas con los centros comerciales del p A partir de los años 60’s, s la presión sobre las zonas propuestas de desarrollo de la época no consideraban al sector forestal como componente importante de la diversificación económica.

Recién a partir del año 1985, el ajuste estructural y los cambios hacia la nueva política económica que eliminaron las políticas sectoriales, afectaron de manera más notoria el desarrollo de la agricultura de exportación y la explotación forestal en tierras bajas. Desde el año de ajuste estructurar (1985) hasta el año 1996, la poltica forestal incentivaba la extracción maderera en el corto plazo, a través de contratos de aprovechamiento por periodos de tiempo reducidos (alrededor de 5 años).

La industria desarrollada por las empresas extractivas, era primaria e incipiente, no agregaba mucho valor a sus productos y, tenia limitados incentivos hacia el aumento de la productividad. En aquella época, las instituciones encargadas de formular olíticas, clasificar los bosques, otorgar autorizaciones y contratos de aprovechamiento, reglamentar la industria forestal, promover la reforestación y la investigación, proteger la flora y la fauna silvestre y, fiscalizar y controlar las actividades de aprovechamiento forestal eran los Centros de Desarrollo Forestal (CDRs), dependientes de las Prefecturas.

El sistema de recaudacion forestal aplicado por el CDF, se basaba en los derechos de desmonte o tasas por vol ra aprovechada, las as cuales, estaban diferencia sistema y la debilidad institucional del CDF favorecieron la búsqueda de beneficios conomicos en base a recursos forestales de una manera insostenible ya que los puestos de control apenas registraban el 40% del volumen real aprovechado, convirtiéndose éstos en focos de corrupción en desmedro de las recaudaciones del Estado (MACA, 1991).

Por otro lado, la extracción selectiva (Mara, Cedro y Roble) y no planificada de especies de mayor valor y, la concentración del poder oligopólico en tan sólo 50 empresas extractivas, a cargo de 1 85 concesiones que abarcaban cerca del del territorio boliviano, demandó el aprovechamiento de extensas áreas boscosas y favoreció intereses de mpresas madereras particulares por sobre los intereses de grupos indígenas y campesinos asentados en las tierras forestales (Contreras Hermosilla, A. Vargas M. 2001). Ante esta situación, durante la primera mitad de los años 90 quedó clara la necesidad de establecer una nueva política que se reoriente hacia un manejo sostenible de los recursos forestales. Es así que en 1992 se promulgo la Ley del Medio Ambiente, con el fin de normar el manejo integral y el uso sostenible de los recursos del bosque, a través de una clasificación de bosques de acuerdo a su finalidad y, posteriormente, en julio de 1 996 se romulga la Nueva Ley Forestal (Ley No. 700) y su Reglamento, implantándose a través de la misma, normas que regulan los derechos de acceso al recurso forestal y, un mod de desarrollo forestal con ostenible, reconociéndose Climático. La Nueva Ley Forestal ha reafirmado el dominio originario del Estado sobre los recursos forestales, buscando la Incluslón activa de comunidades indígenas y originarias al manejo sostenible de los bosques, con la participación de Tierras Comunitarias de Origen (TCO’s) Agrupaciones Sociales de Lugar (ASL’s) y, Organizaciones Territoriales de Base (OTB’S).

Además, el nuevo régimen estableció incentivos hacia una mayor diversificación en el uso de maderas, la búsqueda de mayor eficiencia en la explotación y uso de los recursos, la instauración de nuevos sistemas de tenencia de tierra forestal (concesiones) y de patentes forestales (por superficie aprovechada) y, la clasificación de tierras para el aprovechamiento forestal, entre otros.

Actualmente, todo bosque que sea aprovechado de manera legal en Bolivia, debe efectuar un Plan de Manejo Forestal Integral que incluye un inventario Forestal, un censo comercial del total de ejemplares que se extraerá en cada ampaña y, un estudio de impacto ambiental. Por otro lado, la Nueva Ley instituyó una serie de arreglos institucionales y jurisdiccionales, siendo la creación de la Superintendencia Forestal (1996) el arreglo institucional más importante, al ser creada como una institución autárquica, encargada de vigilar el cumplimiento del nuevo régimen forestal.

Otros de los cambios intro el otorgamiento de concesiones de 40 años bosque, la incorporación de programas de abastecimiento y procesamiento de materias primas, la identificación y protección de servidumbres ecológicas y la introducción de mecanismos e control social. 2. – Recursos Forestales en Bolivia 2. 1. Stock y Uso de los Recursos Forestales Los bosques naturales que se encuentran en territorio boliviano, son en su totalidad propiedad del Estado, incluso si estos se encuentren en tierras privadas y aunque sean concedidos a privados o adjudicados por los mismos para su explotación y aprovechamiento.

La superficie boscosa abarca una extensión de 53 millones de ha, es decir, casi un 50% del territorio nacional está cubierto por algún tipo de bosquel , desde los bosques de queñuas en la región andina hasta los tropicales lluviosos en la mazonia. El 63% de estos bosques (33. 5 millones de ha) tienen vocación exclusivamente forestal.

El total de superficie boscosa boliviana, representa aproximadamente un 1 ,28% de la cobertura forestal mundial y, casi el 10% de los bosques tropicales de América del Sur, ocupando el país el sexto lugar por superficie de bosques tropicales a nivel mundial y, el tercer lugar en el Continente Americano después de Brasil y México (FAO PAFBOL, Descontando las áreas boscosas destinadas a parques nacionales y otras áreas protegidas, territorios indi e conservacion agropecuaria y otras, se e