Costumbres y tradiciones: los dos grandes elementos dentro de la literatura china

Introducción: China, extenso país milenario al otro lado del mundo, pero solo a la izquierda del mapa. Una cercan(ay a la vez lejanía solo marcada por el océano Pacifico.

Me cautiva la idea que plasman en su literatura, sobre todo cuando se refieren a lo que hacen los personajes y en donde se desenvuelven -un gran ejemplo es «la Montaña del Alma» del famoso premio nobel Gao Xingjian donde desde el principio se va marcando el estilo particular de aquellas regiones- sus imágenes escritas dan vuelo a mi imaginación hacia los viejos territorios donde los campesinos trabajan la tierra y asta los lugares ma Palacios de las viejas China es la nacion m embargo, a diferenci miles de años de exi Ha sido conquistada, PACE 1 ori? r,t.. s Templos y los Gran Muralla. do Ivo Egipto; sin , en el curso de sus mperio extranjero. es e uego, pero os conquistadores siempre hicieron de ella su hogar y el centro de su gobierno, tratando más bien de convertirse en chinos que de esforzarse en que los naturales del país cambiaran. China no tiene monumentos tan antiguos como las pirámides de Egipto, pero la sabiduría de los chinos y su modo de

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
entender la vida han perdurado a través de los siglos.

No ha sido suya la sabiduría de la guerra -aunque ha tenido que luchar Swipe to View next page luchar mucho a lo largo de su historia- sino la de la paz. Ninguna otra nación tiene tantos héroes pacíficos a quienes se recuerda no por que ganaran batallas y mataran muchos enemigos, sin por que construyeron puentes, escrlbieron poemas o hicieron bien al pueblo. Por eso, en estos días, en que se hacen tantos esfuerzos por hallar una manera de convivir en paz, releer la historia de China antigua puede ser no solo un gran deleite, sino también una fuente de esperanza.

Pero lo que yo sé, es que esto ha sido algunas de las cosas que nos han querido mostrar a través de los libros y en parte por la televisión, dejándome con la curiosidad de indagar más sobre sus costumbres y tradiciones en la actualidad, cuales no han cambiado y cuales si, detalles smilares que me intrigan serán mostrados a continuación. Capitulo l: Algo de Historia. Quisiera contarles un poco de historia de China para que entiendan más profundamente sobre las costumbres y tradiciones que rodean esta Cultura.

Empezaré por comentarles sobre el primer «héroe» de la historia e china, el cual trabajó arduamente durante toda su vida y ayudó al pueblo hasta cuando murió. Se le conoce como P’an Ku, el Primer Hombre, quien trabajó durante 18,000 años para poner orden en el universo. Naturalmente, no se trataba de un hombre común, sino de un ser excepcional, un gigante semejante a un dios. Cuando murió, su cabeza se convirtió en una montaña, su respiración en vientos y nube respiración en vientos y nubes, y su voz en trueno; los Insectos que vivían sobre su cuerpo se trocaron en seres humanos.

Desde luego esto no pasa de ser una leyenda, como la que an forjado otros pueblos sobre los orígenes de las cosas. Las leyendas siguen narrando que, después de P’an Ku, vivieron los Reyes del Cielo, luego los de la Tierra y finalmente los Reyes del Hombre. Cada una de estas dinastías gobernó durante 18,000 años. En estos periodos los hombres aprendieron las artes de comer, beber y dormir. Los miembros de la tercera dinastía, la de los Reyes del Hombre, tenían la cara de humano pero cuerpo de dragón.

Este animal fabuloso ha sido siempre, como es sabido, el favorito de los chlnos, hasta el extremo de que su país se lo suele llamar la Tierra del Dragón. Los relatos chinos llaman a esa época «Periodos Augustos». Después de ellos hubo, según dicen, los Diez Períodos de Progreso». En esta Era se inventaron muchas artes útiles. Sui Jon, cuyo nombre significa «Productor del Fuego» descubrió la manera de hacer fuego observando cómo arrancaban chispas los pájaros al picotear un árbol. Yu Ch’an, el «Constructor de Nidos» inventó la primera casa.

Otros inventaron el arte de la danza y el de la cocina. Después de los Diez Períodos de Progreso, los relatos van perdiendo poco a poco su carácter legendario para entrar en los terrenos de la historia. Los chinos hasta dan su carácter legendario para entrar en los terrenos de la historia. Los chinos hasta dan fechas exactas de los héroes o emperadores de la época de los Cinco Gobernantes, aunque conviene advertir que todas aquéllas que son anteriores al año 800 a. C. carecen de autoridad, y sus héroes pertenecen todavía, más bien, al dominio de la leyenda.

La época de los Cinco Gobernantes puede ubicarse entre los años 3000 y 2000 a. C. , es decir más o menos en aquella donde los arios cruzaban como avalancha en la India, los babilonios construían su primer imperio y la mayoría de los hombres ran aún seres salvajes en las soledades de Europa. Los Cinco Gobernantes no eran, en realidad emperadores, sino más bien caciques o ancianos de la tribu; por que los chinos eran aún un pueblo sencillo que se había mudado tranquilamente a las ricas tierras del Huang Ho o «río Amarillo» radicándose allí para cultivar la tierra.

Nadie sabe con seguridad su lugar de origen. Aunque pertenecen a la gran rama amarilla o mongólica, no tienen muchos rasgos de similitud con los mongoles propiamente dichos. Su lenguaje es muy peculiar, sin lugar a dudas uno de los más antiguos del mundo; pertenece al grupo de los onosilábicos y no está emparentado con ningún otro. Los chinos construían casas con el barro del río, como han seguido haciéndolo los pueblos desde entonces; a veces, ellos mismos se dan el nombre de Hijos del Barro.

En esos tiempos, se reunían ya en familias: las esposas, mismos se dan el nombre de Hijos del Barro. En esos tiempos, se reun(an ya en familias: las esposas, hijos, hijas y nueras consideraban al hombre más anciano como jefe de la familia. No habían hallado en el pais pueblos nativos feroces con los que hubiesen tenido que luchar para arrebatarles la tierra, por lo anto vivían en paz, y los héroes a -quienes honraban eran jefes que les enseñaron a escribir, a hacer música y a evitar que el río Amarillo «El Dolor de China» se saliera de su cauce e inundara sus campos.

Capitulo II: Los Cinco Gobernantes Es por ello, que se puede apreciar en consecuencia, que los Cinco Gobernantes se les consideraba en realidad como «Héroes de la Cultura». Veremos esto con más detalle. El primero y más grande era Fu-Hi, quien vivió por 2852 hasta el 2738 a. C. , según cuenta la leyenda. Esta también dice que Fu- Hi tenía la cabeza de un hombre y cuerpo escamoso de dragón agrado, además contaba con seis dragones como consejeros. Por eso, hasta hace pocos años, los emperadores chinos fueron asesorados por seis consejos, semejantes a los ministerios occidentales.

Se supone que Fu-Hi creó el matrimonio, organizó la vida social, inventó el laúd y otros instrumentos musicales, domesticó anmales, cultivó la morera para almentar a los gusanos de seda e inventó la escritura mediante dibujos o ideogramas, que es el sistema usado en China hasta hoy. Antes, no existía allí la escritura, salvo un método de anotación a base d en China hasta hoy. Antes, no existía allí la escritura, salvo un método de anotación a base de cuerdas con nudos, análogo al antiguo pueblo arcaico.

A Fu-Hi lo sucedió Shong-Nung (Yen-Ti) al que llamaron «El Agricultor Divino», con esto se entiende que fue el creador de la agricultura. Construyó el primer arado y enseñó al pueblo todo lo relativo al cultivo de la tierra. Además hizo muchos descubrimientos en medicina y dio a conocer las propiedades de las plantas medicinales. Una leyenda dice que su cuerpo tenía la parte delantera de vidrio, para poder ver mejor cómo funcionaban sus órganos internos. Qué fascinante! El tercero de los Cinco Gobernantes fue el primer héroe guerrero. robablemente en esa época, alrededor del año 2500 a. C. , los chinos que habían vivido en una pequeña comarca a orillas del río Amarillo, se extendieron hacia el este con dirección a Shantung, y hubo guerras con los nativos. Huang-Ti, que así se llamaba este belicoso gobernante, era al mismo tiempo un gran inventor. Quizás fuese él quien descubriera la brújula por que la leyenda habla de una «aguja que apuntaba al sur», con la cual la real familia hallaba su camino de regreso en medio de la niebla.

La esposa de Huang-Ti, Si-Ling, fue una heroína de la cultura, por que introdujo la fabricación de la seda; desde entonces, las emperatrices chinas protegieron esa industria. El cuarto de los Cinco Gobernantes fue el primero de los «emperadores modelo», a quienes lo industria. «emperadores modelo», a quienes los escritores chinos nunca se cansan de elogiar. por que pronto se verá que, como ha dicho un historiador, los monarcas de aquel país se parecían a la niñita de la canción infantil que dice: «Cuando era buena, era muy buena, y cuando era mala, era- horrible».

A algunos gobernantes chinos e los suele considerar tan crueles y repulsivos que parecen más bien demonios que hombres; y de otros dicen que fueron tan nobles y altruistas como si fuesen ángeles. Lo probable es que esos personajes fueran inventados – o exageradas sus buenas o malas cualidades- como advertencia y ejemplo. Yan, el primer emperador modelo, era bondadoso y sabio. A estos emperadores se les representa, generalmente, consultando a los sabios o al pueblo, ya que las leyendas suelen escribirse para conseguir que otros sigan el buen ejemplo y hagan esas cosas.

En el reinado de Van, el río Amarillo se desbordó y llevó a todas artes hambre y desolación. El emperador, acongojado, preguntó al pueblo a quién elegiría para que lo ayudara en su infortunio. Los chinos designaron a «un hombre del pueblo, llamado Shun» y el emperador casó inmediatamente a éste con una de sus hijas, dándole facultades para que hiciera todo lo que creyera conveniente para contener la inundación. Shun era ingeniero hábil y logró su propósito, ayudado por el joven Mu.

El bondadoso Yan abdicó la coro hábil y logró su propósito, ayudado por el joven Yu. El bondadoso Yan abdicó la corona a favor de Shun, quien reinó después de él , por sus grandes cualidades y su amor al pueblo, fue también considerado «emperador modelo». Tuvo el acierto de designar para sucederlo al noble joven Yu, que lo había ayudado a contener la crecida del rio. El último de los Cinco Gobernantes, Yu el Grande, fue el fundador de la primera dinastía histórica; se le llamó dinastía Hia (1999-1558 a. C. ).

Lo mismo que Shun, Yu fue considerado mas tarde como un constructor de genio maravilloso, ya que ejecutó obras que habrían enorgullecido a cualquier arquitecto moderno. Perforó montañas, construyó caminos, hizo lagos artificiales reguló el fluir de los ríos. «De no haber sido por Yu, todos habríamos sido peces» dicen los chinos. Trabajó con tanto afán por el bien de su pueblo que apenas pensaba en comer y dormir. Durante ese reinado, china extendió su territorio hacia el oeste, hasta el desierto de Gobi, y dentro de sus límites se formaron las nueve provincias que hasta ahora se le conocen.

Capitulo III: Las Tres Enseñanzas. No podemos hablar de las costumbres y tradiciones de China sin considerar los grandes exponentes dentro de sus creencias religiosas. Toda nación civilizada tiene una o más religiones, ediante las cuales su pueblo explica los misterios del mundo que los rodea y su concepto de Dios. En China los hombres hablan de las Tres Enseñanzas, refi hablan de las Tres Enseñanzas, refiriéndose a las de Buda, Lao- Tsé y Confucio.

Como la historia de estos tres personajes es bastante larga trataré de resumirla en lo más esencial. Un dato curioso al respecto es que estos tres maestros vivieron aproximadamente en la misma época, el siglo VI a. C. , el primero al sur de los Himalaya en la India y los otros dos en China. A pesar de que las tres enseñanzas -el budismo, el taoísmo y el onfusionismo- se han difundido por todo el país repartiéndose la población creyente entre ellas, la de Confucio es, sin duda, la más auténticamente china de las tres. ara vanar, Confucio (llamado realmente Kung-fu-tsé) más que maestro de religión, se le podría denominar como maestro de la moral y un hombre con sentido practico. Enseño que la vida más noble es la que se vive obrando con rectitud, incluso su famosa frase «No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti» encierra una sabiduría y la esencia de convivencia humana sana que, cinco siglos mas tarde, se predicaría por el fundador del

Cristianismo allá en las lejanas tierras de Israel, justo en Jerusalén, religión que también alcanzaría a los chinos pero muchísimo después, pero en fin hablaremos de eso más adelante. Prosiguiendo con el siguiente maestro, estamos ante Lao-Tsé, e fundador del «Taoismo» nombre que quiere decir «El Camino», sus enseñanzas son mucho mas vagas que las de «Taoismo» nombre que quiere decir «El Camino», sus enseñanzas son mucho mas vagas que las de Confucio pero todas ellas fueron escritas dentro del famoso «Tao-te-king» teniendo como fundamento tres virtudes: la dulzura, la piedad y la humildad. Yo evuelvo bien por bien y bien por mal por que la virtud es buena. Y correspondo a la confianza con la confianza y a la sospecha con la confianza, por que la virtud merece que se confíe en ella, al pagar el mal con bien: tal es la regla del Camino». Lao-Tsé quer[a que el hombre regresara a la simplicidad primitiva, que se transformara otra vez en «niño».

Deseaba que sus acciones fueran exentas de todo egoísmo y espontáneas, sin motivación interesada. por ello se sabe que Lao-Tsé y Confucio son opuestos en sus enseñanzas, el primero es pasivo mientras que el otro es apasionado, ya que, por ejemplo, el primero aplica su doctrina a a no acción al príncipe, que no tiene que actuar ni ocuparse de negocios, ni tener ambiciones, sino dejar al pueblo desarrollarse solo y que encuentre el buen camino.

Confucio por el contrario, pensaba que la felicidad del pueblo depende del gobernante, y toda su vida fue absorbida por la preocupación del «arte de gobernad’. Lao-Tsé como muchos otros maestros, ha sido malinterpretado. Siglos después de su muerte, surgió en China una religión que tomó el nombre de su gran libro: el Taoismo o religión del Camino. pero nunca ha sido muy apegada a la enseñanza de Lao-Tsé, y lo