Conocimiento de embarque

Conocimiento de embarque gy pcpcpcpc21 nexa6pp 02, 2010 15 pagcs Universidad Nacional Autónoma de México Facultad de Estudios Superiores Campus Aragón. Licenciatura en Derecho. Derecho Mercantil. Conocimiento de Embarque Grupo: 1152 1 6/1 1/2010 índice. PACE 1 oris Introducción… . Sv. içx to View 2 Conocimiento de Em 1 . 1. Antecedentes………………. 1 . 2. Reglamentación egal del Conocimiento de Embarque.. 1. 3. Concepto…. 1. 4. Contenido del Conocimiento de Embarque… 5 1. 5.

Requisitos — rápida a la Ley de Navegación y Comercio Marítimo, pasando por el Capitulo IV del mismo, siendo este el que nos indica cuales son os contratos para el transporte marítimo de mercancías y en que se relaciona con el conocimiento de embarque. Después de revisar dicho capitulo daremos un concepto en forma del término «Conocimiento de Embarque» revisaremos al mismo tiempo que dicho contrato tiene una denominación anglosajona la cual da origen al mismo contrato y veremos que hay una figura semejante para el transporte de mercancías por vía terrestre y aéreo, todo lo antes mencionado de una manera somera pero concisa.

Por consiguiente veremos cuáles son los contenidos que debe llevar el conocimiento de embarque, cuales son los requisitos ínimos que se deben presentar para considerarlo

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
un conocimiento de embarque, cuales son los elementos esenciales de personalidad que debe contener el conocimiento de embarque, los elementos eventuales que presenta.

Por ultimo veremos que el conocimiento de embarque es un titulo de crédito y cuál es la razón para considerarlo de dicha manera, tomando en cuenta de que los títulos de crédito son los documentos necesarios para ejercitar los derechos literales en el contenidos, veremos que al contar con una descnpclón de lo embarcado y con el derecho de exigir la entrega de lo encionado en él, se coloca en la definición de titulo de crédito. Conocimiento de Embarque. 1 . 1. Antecedentes.

La evolución tecnológica que afecta aquellas prácticas, y en particular los distintos mecanismos de elaboración de los contratos de transporte, financiero y de compraventa de mercaderías a distancia, sumados a la transformación que se observa en el transporte y comerciali 2 OF de mercaderías a distancia, sumados a la transformación que se observa en el transporte y comercialización, motivan la aparición de nuevos documentos y de una mecánica innovadora en su emisión, a requerimiento de las partes, importadores y xportadores del comercio exterior.

Es así que la aparición de una nueva documentación para el transporte de mercaderías por agua y la difusión de los llamados «sea way bills», se inscribe en las llamadas ‘nuevas tendencias» del Derecho de la Navegación. En este caso, innovación en la forma de documentar el embarque y la propiedad de la carga transportada por vía marítima.

Si en apretada síntesis se repasa sobre la evolución de la documentación señalada, se adwerte que, culminando un proceso histórico en pos de lograr seguridad instrumental en la certificación de los embarques en los buques y en la del ontrato de transporte, aparece el «conocimiento de embarque», documento que, a poco andar, en el siglo pasado sobrepasa su primitiva y sencilla redacción, propia de un simple ‘recibo», para terminar siendo considerado como un verdadero «título valor», representativo de las mercaderías en él consignadas y, por lo tanto, útil y reconocido para su circulación jurídica y la comercialización de las mismas.

Esa historia conocida, fue consolidando y afirmando en sus funciones al «conocimiento de embarque», aportando la seguridad jurídica que las partes originarias (transportador- cargador) y otros sujetos al contrato de transporte de ercaderías por agua (consignatario, comprador de la mercadería, bancos, etc. ) requieren. El «conocimiento de embarque», bien definido como aquel documento mediante el cual y sin perjuicio de sus restantes funciones se acredita el como aquel documento mediante el cual y sin perjuicio de sus restantes funciones se acredita el contrato de transporte de mercaderías por agua, nació en efecto, históricamente, como un simple recibo de lo que se «embarcaba» a bordo y prueba de un depósito consiguiente, fue perfilando en los usos y leyes marítimas una gama de crecientes e importantes funciones.

Ya en nuestro siglo el ‘conocimiento» llega como recibo de la carga a bordo, documentación probatoria de los llamados contratos de «transporte a carga general’, sin perjuicio de su necesaria emisión también por los fletantes en ejecución de un contrato de «fletamento total o parcial’; formas del llamado «por viaje’, representativo de la mercadería embarcada a bordo y titulo valor circulatorio, a más de un tltulo ejecutivo’ para exigir la entrega de la mercadería por parte de su titular, de quien la tenga en su poder, sea el transportador marítimo o sus agentes, en fin, sus condiciones, efectos y términos usuales son reconocidamente irmes en el Derecho Marítimo.

El Convenio Internacional de Bruselas de 1924 sobre «Unificación de ciertas reglas en materia de conocimientos, acuerda las señaladas funciones del conocimiento de embarque, las condiciones de concertación y las nulidades de cierto tipo de cláusulas abusivas y de estilo en los formularios que aportan las empresas navieras, destacándose la obligación del transportador o capitán, de hacer entrega de la mercadería, al poseedor legitimado del documento, en base a la presentación efectiva de uno de sus ejemplares originales. Por su parte, el Convenio de Naciones Unidas sobre Transporte Internacional de Mercadería por Mar («Reglas de Hamburgo de 1978»), resta seguridad jurídica al ne 40F Internacional de Mercadería por Mar («Reglas de Hamburgo de 1978″), resta seguridad jurídica al negocio que concierta el cargador, al contratar el transporte de su mercadería por mar, al no exigir indefectiblemente de la parte transportadora, la emisión de un ‘conocimiento» y la posibilidad de sustituirlo por la suscripción de otro tipo de documento.

En los últimos tiempos, sobre todo en tráficos de línea regular, aparecen impuestos por los «usos» de las empresas transportadoras los llamados «sea way bilis», instrumentos que si ien documentan el embarque de la mercadería y el subsiguiente deber de custodia y de transporte, por parte de su emisor, con la consiguiente obligación de la entrega de la mercadería en destino, son una suerte de remedo del tradicional conocimiento, pues los «sea way bills» a pesar de ser nominativos, no resultan «negociables». Vale decir, no aseguran acabadamente las tradicionales características del conocimiento, en una de sus más conocidas funciones, la de constituirse en ‘titulo valor’ circulatorio. Porque, justamente, no lo es, la circunstancia aportada, retrotrae la emisión del «bill oflading» a poco más que la de un mero ecibo, que además -y sólo eso instrumenta la contratación de un transporte marítimo, pero que ex profeso resulta «no negociable». 1 . 2. Reglamentación Legal del conocimiento de Embarque.

El conocimiento de embarque lo podemos encontrar regulado en la Ley de Navegación y Comercio Marítimo en su Capítulo IV, el cuan nos habla de los contratos para la transportación de mercancías, mencionando en su artículo 128 cual serán las obligaciones contenidas en este contrato el cual podemos leer: «En virtud del contrato de transporte marítimo s OF contenidas en este contrato el cual podemos leer: En virtud del contrato de transporte marítimo de mercancías, el naviero o el operador se obligan ante el embarcador o cargador medlante el pago de un flete, a trasladar la mercancía de un punto a otro y entregarla a su destinatario o consignatario. » Más adelante, en el mismo capítulo, dentro del articulo 129 podemos encontrar cual será el contrato que se efectuara para este efecto. Siendo que el contrato «constará en un conocimiento de embarque, mismo que deberá expedir el transportista o el operador a cada embarcador.

El conocimiento de embarque será además el título representativo de mercancías y constancia de ecibo de éstas a bordo de la embarcación. » Las tarifas de fletes para los servicios regulares en navegaclón de altura y los recargos serán libremente pactados por los transportistas y los usuarios de conformidad con lo dispuesto en la Convención sobre un Código de Conducta de las Conferencias Marítimas. Esto dispuesto en el artículo 130 de la LNCM El cargador proporcionará al naviero u operador en el momento de la carga, los datos exactos de identificacion de la misma que el propio cargador habrá de señalar. El cargador estará obligado a indemnizar al naviero o al operador de todas las pérdidas, daños gastos que provengan de inexactitudes de dichos datos.

De conformidad con el artículo 132 de la LNCM Las mercancías de naturaleza inflamable, explosiva o peligrosa no declaradas como tales, podrán ser desembarcadas, destruidas o transformadas en inofensivas por la empresa naviera, sin indemnización y el cargador de dichas mercancías será responsable de los daños y perjuicios causados. Al realizar sus funciones respectivas, e 6 OF funciones respectivas, el cargador, el transportista y los sujetos con ellos relacionados, deberán cumplir con sus obligaciones en materia de prevención de la contamnación marina, de onformidad con lo establecido en el Título Sexto de esta Ley. Todo esto de conformidad con el párrafo segundo del articulo 132 de la ley en mención.

También encontramos que según la ley mencionada y por lo dispuesto en el art[culo 135 de la misma «el naviero u operador al recibir la mercancía a ser transportada, expedirá a cada embarcado un documento provisional de recibido para embarque, que acredite la entrega de las mercancías y en cuanto éstas sean embarcadas, expedirá el conocimiento de embarque respectivo, mismo que será canjeado por el documento provlslonal. » Se considerará que las mercancías son entregadas cuando stén en poder del destinatario o a su disposición, de acuerdo con el contrato, esta Ley o los usos y costumbres marítimos internacionales; o bien, en poder de una autoridad o tercero a quienes según las disposiciones legales aplicables hayan de entregarse. Dispuesto en el segundo párrafo del artículo en mencion. 1. 3. Concepto. El Conocimiento de embarque es el recibo que prueba el embarque de la mercancía. Sin este título no se puede retirar la mercancía en el lugar de destino. De acuerdo al medio de transporte toma el nombre espec[fico (Conocimiento de embarque marítimo o «Bill of Lading» o conocimiento de mbarque aéreo «AiM’ail», guía aérea, si es por vía aérea)». El ‘conocimiento de embarque’ es el documento por medio del cual se instrumenta el contrato de transporte de mercaderías por agua. Es el equivalente a se instrumenta el contrato de transporte de mercaderías por agua. Es el equivalente a la ‘carta de porte’ en el transporte aéreo o terrestre.

El ‘conocimiento’ debe ser entregado por el transportador, capitán o agente marítimo, al cargador, contra la devolución de los recibos provisionales. 1. 4. Contenido del Conocimiento de Embarque. El conocimiento de embarque debe contener los siguientes requisitos m[nimos: l. Nombre y domicilio del naviero u operador o del operador y del cargador; II. Nombre y domicilio del destinatario o la indicación de ser a la orden; III. Nombre y nacionalidad de la embarcación, viaje y número de conocimiento de embarque; IV. Especificación de los bienes que serán transportados, señalando los elementos que sirvan para su identificación; V. Valor del flete y de cualquier otro cobro derivado del transporte; VI.

Indicación si es flete pagado o por cobrar; VII. Mención de los puertos de carga y destino; VIII. Mención de la modalidad y tlpo de transporte; IX Señalamiento del sitio en el que las mercancías deberán ntregarse al destinatario; y X. Clausulado correspondiente a los términos y condiciones en que las partes se obliguen para el transporte marítimo de mercancías. 1. 5. Requisitos legales El Artículo 125 de la Ley de Navegación y Comercio Marítimos nos señala los elementos mínimos que debe de tener un contrato de fletamento, el cual a la letra dlce: «Los contratos de fletamento deberán constar por escrito en una póliza de fletamento.

Se regirá por la voluntad de las partes y en lo no pactado por éstas, se estará a lo dispuesto por esta Ley y sus disposiciones suplet tenidos mínimos de la póliza de fletamento serán isposiciones supletorias. Los contenidos mínimos de la póliza de fletamento serán los siguientes: l. Los elementos de individualización de la embarcación; II. Nombre y domlcilio del fletante y del fletador; III. En su caso, lugar y condiciones de entrega de la embarcación; IV. En su caso, lugar y condiciones de la restitución de la embarcación; V. En su caso, duración del fletamento; VI. Monto y forma de pago del flete; y VII. La facultad o no de subfletar o ceder determinados derechos. Y el artículo 126 de dicha ley no señala que: «Para los demás contratos de fletamento, se estará a lo onvenido por las partes y en su caso, a lo previsto en este capítulo» 1. 6. El Conocimiento «Recibidos para embarque» Concepto. – Es un documento que se emite cuando el cargador no entrega las mercancías al buque, sino en los almacenes que el naviero posee a estos efectos en el puerto. Es, pues, expedido y firmado por el representante del porteador y acredita que se han entregado y recibido las mercancías para su posterior embarque. No prueba la carga sino la entrega. Mas cuando en él se consigna la mención de tiende a convertirse en conocimiento de embarque.

La Ley de Navegación y Comercio Marítimos no señala que el ontrato de transporte marítimo de mercancías constara en un conocimiento de embarque, mismo que deberá expedir el transportista o el operador a cada embarcador. El conocimiento de embarque será además el título representativo de mercanc(as y constancia de recibo de éstas a bordo de la embarcación. (Articulo 129) El naviero u operador al recibir la mercancía a ser transportada, expediré a cada embarcado un documento provisional de recibido para embarque, que acredite la entrega de I embarcado un documento provisional de recibido para provisional (articulo 135 primer párrafo) Se consideraré que las mercancías son entregadas cuando entregarse (articulo 135 párrafo segundo).

El hecho de retirar las mercancías constituirá, salvo prueba en contrario, una presunción de que han sido entregadas por el naviero o el operador en la forma indicada en el conocimiento de embarque, a menos que antes o en el momento de retirar las mercancías y de ponerlas bajo custodia del destinatario con arreglo al contrato de transporte marítimo, se dé aviso por escrito al naviero u operador o al operador en el puerto de descarga de las pérdidas o daños sufridos y de la naturaleza general de éstos. Si tales pérdidas o daños no son aparentes, el aviso deberá darse en los tres días siguientes a la entrega. De no darse el aviso antenor, se tendrán por entregadas conforme a lo pactado en el conocimiento de embarque (artículo 136). Las acciones derivadas del transporte marítimo mediante conocimiento de embarque prescribirán en un año, contado a partir de que la mercancía fue puesta a disposición del destinatario o de que la embarcación llegó a su destino sin la mercancía de referencia (artículo 137). 1. 7. Elementos personales esenciales Como elementos personales esenciales (principales)