*Centenario de la revolución mexicana*

“LA TIERRA ES DE QUIEN LA TRABAJA” La revolucion mexicana de 1910, fue el resultado del hartazgo del pueblo, que habia vivido durante 3 decadas bajo el dominio de la dictadura del Gral. Porfirio Diaz. La sublevacion ordinal del 20 de noviembre de 1910, ya habia tenido algunos antecedentes, como el “conflicto de Cananea” y “Rio Frio” (1906), producto de las condiciones infrahumanas e insalubres; asi como largas jornadas laborales que vivia el sector obrero de aquella epoca.

Por su parte, el Gral. Porfirio Diaz abanderando la ideologia de la “No reeleccion” y en pro de suavizar el clima de ingobernabilidad que se vivia, convoca a elecciones al pueblo de Mexico, surge como contendiente a la Presidencia Francisco I. Madero, revolucionario de aquella epoca que congeniaba con las causas e intereses de la reforma agraria y el principio de “No Reeleccion”, quien mas tarde fuera la cabeza del movimiento revolucionario preponderante.

Para comprender un poco acerca de la condicion politica, economica y social que sostenia el Estado Mexicano en aquella epoca, tenemos que analizar que el 85% de las tierras mexicanas eran propiedad del 1% de la poblacion, un grupo muy pequeno conformado por caciques, latifundistas y hacendados de la epoca quienes aglutinaban

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
el mayor porcentaje de riqueza economica en el pais.

Las famosisimas “Tiendas de Raya”, mecanismo del porfiriato para satisfacer las necesidades de compra de los indigenas, mantenia al pueblo completo endeudado, situacion por la cual los trabajadores no percibian sus sueldos en moneda sino en especie. El advenimiento de la derrota de la mas importante de sus batallas, para el Gral. Porfirio Diaz, lo incita a la prevencion y priva de su libertad a Francisco I. Madero y, a traves de fraude electoral y represion abrupta, se adjudica el triunfo de las elecciones.

Como consecuencia, las reacciones de un pueblo que se sentia burlado no solo fisicamente, sino tambien en su ideologia insurrecta, que lucho con sangre para conseguir su independencia y con ello el movimiento de lucha mas sangriento que cobro un gran numero de vidas en la historia de Mexico. Finalmente, el derrocamiento del Gral. Porfirio Diaz, su exilio de Mexico y su acogimiento en la nacion francesa, para quien el habia generado tantos beneficios en el pais, a traves de diferentes inversiones originarias de la Ciudad de las Luces en Mexico.

No tan solo acaba el porfiriato, sino tambien el hombre, el general que anos antes habia luchado por las mismas causas de la revolucion; el hombre que embriagado de los lujos y buenas costumbres de la aristocracia, decide formar parte de ella y olvidar al pueblo que tanto decia haber amado, y el hambre y el dolor de los mismos, el hombre que decide borrar de su memoria sus raices indigenas para amar el encumbramiento y el arte barroco. Despues de esta gran batalla, a Mexico le costo una decada la organizacion de la administracion publica en el pais, diversas ideologias y caudillos peleaban arduamente por el poder, las eservas economicas en numeros rojos, la infraestructura destruida y una silla presidencial en espera de un gobernante, la proclamacion de la Constitucion de 1917, y un grumo de ingobernabilidad que ya prevalecia desde antes de la batalla. Hoy por hoy, a casi 100 anos de la revolucion mexicana, los compatriotas seguimos celebrando dicho suceso, haciendo alusion a la democracia e independencia, agradeciendo a los heroes que nos dieron patria y a los indigenas e intelectuales que acogieron dicho movimiento.

Nuestra nacion decide abandonar el slogan de “Nacion Pacifica”, por el de “Nacion Digna”, hoy no podemos hablar de revolucion con palos, machetes y fusiles, porque la historia de la sociedad no acepta retrocesos. Ahora entendemos una lucha ideologica, una lucha de palabras, una lucha donde los medios de comunicacion hacen su parte a favor o en contra, pero finalmente estan ahi. Los gobiernos globales convocan al “dialogo”, sin entender que el dialogo no es posible cuando la miseria y la desesperacion banan a un pueblo en su mas nata esencia.

A pocos anos de la conmemoracion del centenario de la revolucion mexicana, los mexicanos viven la revolucion actual producto de la necesidad y el destierro. Pero en la actualidad el panorama no es diferente sino analice lo siguiente: Hoy, el gran imperio azteca se encuentra sumido en la ingobernabilidad producto de la falta de interrelacion entre el Estado y su sociedad; por su parte, flagelos como la pobreza y la inseguridad social se han convertido n el condimento de nuestra cotidianidad; el descontrol y el caos que vive la estructura gubernamental se transmite en gran medida en el actuar “ciudadano”, la falta de acuerdo producto del desarrollo y promocion de la democracia en nuestro pais, viene obstaculizando la toma de decisiones preponderantes y definitivas para salvaguardar a nuestra nacion del subdesarrollo y poder probar las mieles del primer mundo.

Por todo lo anterior, es necesaria la reflexion y el analisis para discernir que el conflicto y el clima de desacuerdo dificilmente nos ayudara a avanzar en el terreno de la competitividad y el desarrollo, ante una inminente “Crisis Global” que amenaza con permanencia a futuro, es necesario renovar posturas, crear escenarios prospectivos que nos permita entender el pasado, aceptar los errores presentes y apuntar hacia el futuro.

Durante los ultimos anos la nacion ha enfrentado el resultado de la ingobernabilidad en algunos sucesos que de alguna manera han logrado marcar la historia del Mexico Moderno, asi podemos mencionar el conflicto de Acteal Chiapas (1995), el Conflicto de la APPO (2006), el Desastre Minero en Pasta de Conchos Coahuila (2006), e inclusive hasta actos de terrorismo o auto terrorismo que aun no han podido ser traslucidos por la justicia mexicana.

AYER FUE “TIERRA Y LIBERTAD”, HOY “LOS POBRES PRIMERO” Durante la revolucion mexicana, el 85% de las tierras pertenecian al 1% de la poblacion, y la lucha era por la distribucion de las mismas. Hoy la lucha se gesta en los grandes consorcios bursatiles que haciendo cuentas son menos del 1% de la poblacion aunque sus beneficios se extiendan a algunas esferas de poder y la aglutinacion de capital sea por demas entendida.

Uno de los iconos de la epoca revolucionaria fueron las “Tiendas de Raya”, ahora las hemos cambiado por las altas tasas de interes que el sistema financiero mexicano les permite a la entidades bancarias de capital extranjero establecer en nuestro pais, ahora las deudas no son mano a mano, porque se han cambiado por plasticos electronicos que igual satisfacen las necesidades de compra de la poblacion, con un costo de interes muy elevado capaz de convertir cualquier capital en deuda.

Como vera usted amigos lector, creo que las cosas no han cambiado mucho: La convergencia tecnologica y la cultivacion intelectual nos ha movido el escenario, pero no los hechos y sentimientos. Mexico no necesita repetir el suceso historico revolucionario de 1910. En pleno siglo XXI Mexico necesita convergencia, corresponsabilidad, desarrollo de trabajo para bienes comunes y sobre todo acuerdo ideologico desprendido de intereses personales e individualistas.

El imperio azteca nos exige una revolucion, pero aceptando que hablar de revolucion implica hablar de “Cambio”, “Transformacion”, dos actos que solo podemos conseguir a traves de la unificacion y el compromiso, dos actos que lejos estamos de conseguir si nos seguimos comportando como una “SOCIEDAD ATERRORIZADA” incapaz de opinar, decidir y actuar.