CABLES PARA AUTOMOVILES

Cables Operan en temperaturas equivalentes a las de cuatro desiertos juntos y resisten la fricción, el movimiento constante y el contacto con ácidos y químicos. Conectan las entrañas de los automóviles. Transmiten energía hacia los diferentes dispositivos y les dan vida. La batería es el corazón; ellos, las venas… Se trata de los cables automotrices, que transportan energía en un entorno de condiciones extremas.

Además de distribuir energía de la batería a los dispositivos localizados a lo largo y ancho del automóvil, los cables automotrices trasladan nformación, así como una variedad de señales digitales y análogas desde los in y sensores. El cable automotriz c de cobre y aislantes OF5 e de un conductor pueden ser de diferentes compuestos, como policloruro de vinilo (PVC), polietileno, hule, teflón, entre otros. La clase de compuesto determina la resistencia del cable al calor oa otros elementos, como lubricantes, ácidos y químicos.

Existen diversas normas que rigen la fabricación de cables; las más comunes son, en América, las SAE; en Europa, las normas DIN; y en Asia, las JISI. Además, cada armadora efine el tipo de cable de acuerdo a los requerimientos de sus autos; as(, por ejemplo, en la construcción de cables automotrices existen especificaciones General

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
Motors, Toyota, Renault, etc. cables cumplan su función dentro de un ambiente tan complicado como el interior de un automóvil, no sólo deben tolerar las condiciones extremas, sino que también deben garantizar la optimización de la energía eléctrica.

Los cables que transmiten señales provenientes de los interruptores o sensores portan poca corriente eléctrica, mientras que los que proveen energía a los motores eléctricos trasladan randes cantidades de corriente. Si un cable flexible, usado para trasladar señales, transportara demasiada corriente eléctrica, podr[a sobrecalentarse y esto dañaría su material. La cantidad de corriente que un cable puede soportar depende de su longitud, composición, espesor y la manera en que se acomoda en conjunto con otros cables.

El tamaño del cable determina su resistencia eléctrica: entre más largo sea, su resistencia a la corriente es mayor, por lo que la energía fluye en menores cantidades. Cuando la resistencia es demasiado alta, mucha de la energía que se raslada a través del alambre es desperdiciada, lo cual se manifiesta con un sobrecalentamiento del material. pero, en realidad, el incremento del calor en el cable limita su capacidad para trasladar energía, de tal manera que la temperatura no puede Incrementarse a tal punto de fundir el aislante.

Otro aspecto que influye en la resistencia del cable automotriz a la corriente es su composición. Normalment an de alambres de cobre, los cuales pueden traslada conforman de alambres de cobre, los cuales pueden trasladar más corriente entre más finos o delgados sean. El tipo de cobre mpleado también determina la resistencia. La forma en que un cable se une a otros define su capacidad para atenuar el calor.

Si un cable se encuentra en un manojo con otros 50 cables, puede cargar mucho menos corriente que si actuara solo. Condiciones extremas Imagina una conexión automotriz compuesta por un único alambre del grosor de un dedo. Además de tener una flexibilidad casi nula, ofrecería una gran resistencia eléctrica y trasladaría poca cantidad de corriente. Seguramente se rompería por la constante vibración y fricción a que se ven sometidos los componentes de un coche n movimiento.

Sería un conductor inútil. Por ello se necesitan cables especiales: múltiples alambres delgados, reunidos en un grupo grueso, sirven para conectar la batería. Otros, delgados como el centro de un lápiz, pasan por hendiduras y dan vueltas y curvas, ocultos dentro de la carrocería, para llevar las señales del equipo de sonido a las bocinas, o de la antena al sintonizador. Incluso, algunos sistemas a los que confiamos nuestra vida -como frenos ABS o bolsas de aire- dependen de diversos cables flexibles.

Los cables de autos no sólo deben proveer eficazmente energía a os diversos dispositivos del auto, también deben s funcionar en temperaturas descomunal -de 100 a 250 0C- y resistir tanto una vibración permanente como el roce con las piezas del automóvil. Aún más, los cables están diseñados para soportar el contacto con ácidos y químicos en caso de que, tras un accidente, éstos se dispersen en el interior del compartimiento del motor o la cabina del coche. El aislante de un cable es lo que recubre a los alambres de cobre y los protege de los elementos externos. Puede ser de diversos materiales.

En lo que respecta a su capacidad ara resistir temperaturas altas, en un extremo están los aislantes de PVC, que llegan a una temperatura de operación de aproximadamente 100 0C, mientras que los de teflón pueden soportar más de 250 0C. Entre ambos se encuentran diferentes compuestos, como polietilenos y hules. La composición de los cables debe garantizar su buen funcionamiento y su resistencia al entorno agresivo que representa el interior de un automóvil. Además del calor, los cables tienen que ser resistentes a otros elementos que podrían afectar su rendimiento.

Uno de esos elementos es la constante vibración. Un cable automotriz debe estar diseñado para resistir las miles de vibraciones a la que es sometido cada vez que empleamos el Los cables que sirven como enlace entre la batería y los demás componentes del sistema eléctrico, como los dínamos y motores de arranque, además de contar con amplia flexibilidad, deben ser resi ricantes, hidrocarburos, resistentes a lubricantes, hidrocarburos, químicos y ozono. Pueden componerse de un conductor de cobre suave reunido y aislamiento de PVC con resistencia de más de 100 0C.

El conductor de cobre suave reunido se conforma de una serie e delgados alambres de cobre torcidos, que garantizan amplia capacidad de transmisión de corriente y flexibilidad. Los cables para el sistema de ignición, conformado por dispositivos como la batería, la bobina o transformador, el distribuidor, el platino-condensador y las bujías, deben ser invulnerables a la humedad, lubricantes y ácido de batería; pueden constar de un núcleo de hilo grafitado, con aislamiento EPDM (etileno-propileno dieno monómero), y soportar una temperatura de operación de 1 50 cc, aproximadamente.

Por otro lado, los cables empleados en circuitos eléctricos utomotrices, como la conexión del radio, las luces y el tablero de instrumentos, deben ser resistentes al calor, aceite, hidrocarburos, gasolina, metanol, liquido de frenos, ácido de batería, lubricantes y ozono.

Los cables automotrices, es preciso señalarlo, están diseñados para no perecer en la batalla, lo cual significa que, aun cuando el coche deje de funcionar, vivirán más allá de su muerte. Trasladar energía al interior del automóvil es una labor riesgosa, pero un cable adecuadamente diseñado puede cumplirla al pie de la letra. Prácticamente hasta la eternidad. sap s

CABLES PARA AUTOMOVILES

Cables Operan en temperaturas equivalentes a las de cuatro desiertos juntos y resisten la fricción, el movimiento constante y el contacto con ácidos y químicos. Conectan las entrañas de los automóviles. Transmiten energía hacia los diferentes dispositivos y les dan vida. La batería es el corazón; ellos, las venas… Se trata de los cables automotrices, que transportan energía en un entorno de condiciones extremas.

Además de distribuir energía de la batería a los dispositivos localizados a lo largo y ancho del automóvil, los cables automotrices trasladan nformación, así como una variedad de señales digitales y análogas desde los in y sensores. El cable automotriz c de cobre y aislantes OF5 e de un conductor pueden ser de diferentes compuestos, como policloruro de vinilo (PVC), polietileno, hule, teflón, entre otros. La clase de compuesto determina la resistencia del cable al calor oa otros elementos, como lubricantes, ácidos y químicos.

Existen diversas normas que rigen la fabricación de cables; las más comunes son, en América, las SAE; en Europa, las normas DIN; y en Asia, las JISI. Además, cada armadora efine el tipo de cable de acuerdo a los requerimientos de sus autos; as(, por ejemplo, en la construcción de cables automotrices existen especificaciones General

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
Motors, Toyota, Renault, etc. cables cumplan su función dentro de un ambiente tan complicado como el interior de un automóvil, no sólo deben tolerar las condiciones extremas, sino que también deben garantizar la optimización de la energía eléctrica.

Los cables que transmiten señales provenientes de los interruptores o sensores portan poca corriente eléctrica, mientras que los que proveen energía a los motores eléctricos trasladan randes cantidades de corriente. Si un cable flexible, usado para trasladar señales, transportara demasiada corriente eléctrica, podr[a sobrecalentarse y esto dañaría su material. La cantidad de corriente que un cable puede soportar depende de su longitud, composición, espesor y la manera en que se acomoda en conjunto con otros cables.

El tamaño del cable determina su resistencia eléctrica: entre más largo sea, su resistencia a la corriente es mayor, por lo que la energía fluye en menores cantidades. Cuando la resistencia es demasiado alta, mucha de la energía que se raslada a través del alambre es desperdiciada, lo cual se manifiesta con un sobrecalentamiento del material. pero, en realidad, el incremento del calor en el cable limita su capacidad para trasladar energía, de tal manera que la temperatura no puede Incrementarse a tal punto de fundir el aislante.

Otro aspecto que influye en la resistencia del cable automotriz a la corriente es su composición. Normalment an de alambres de cobre, los cuales pueden traslada conforman de alambres de cobre, los cuales pueden trasladar más corriente entre más finos o delgados sean. El tipo de cobre mpleado también determina la resistencia. La forma en que un cable se une a otros define su capacidad para atenuar el calor.

Si un cable se encuentra en un manojo con otros 50 cables, puede cargar mucho menos corriente que si actuara solo. Condiciones extremas Imagina una conexión automotriz compuesta por un único alambre del grosor de un dedo. Además de tener una flexibilidad casi nula, ofrecería una gran resistencia eléctrica y trasladaría poca cantidad de corriente. Seguramente se rompería por la constante vibración y fricción a que se ven sometidos los componentes de un coche n movimiento.

Sería un conductor inútil. Por ello se necesitan cables especiales: múltiples alambres delgados, reunidos en un grupo grueso, sirven para conectar la batería. Otros, delgados como el centro de un lápiz, pasan por hendiduras y dan vueltas y curvas, ocultos dentro de la carrocería, para llevar las señales del equipo de sonido a las bocinas, o de la antena al sintonizador. Incluso, algunos sistemas a los que confiamos nuestra vida -como frenos ABS o bolsas de aire- dependen de diversos cables flexibles.

Los cables de autos no sólo deben proveer eficazmente energía a os diversos dispositivos del auto, también deben s funcionar en temperaturas descomunal -de 100 a 250 0C- y resistir tanto una vibración permanente como el roce con las piezas del automóvil. Aún más, los cables están diseñados para soportar el contacto con ácidos y químicos en caso de que, tras un accidente, éstos se dispersen en el interior del compartimiento del motor o la cabina del coche. El aislante de un cable es lo que recubre a los alambres de cobre y los protege de los elementos externos. Puede ser de diversos materiales.

En lo que respecta a su capacidad ara resistir temperaturas altas, en un extremo están los aislantes de PVC, que llegan a una temperatura de operación de aproximadamente 100 0C, mientras que los de teflón pueden soportar más de 250 0C. Entre ambos se encuentran diferentes compuestos, como polietilenos y hules. La composición de los cables debe garantizar su buen funcionamiento y su resistencia al entorno agresivo que representa el interior de un automóvil. Además del calor, los cables tienen que ser resistentes a otros elementos que podrían afectar su rendimiento.

Uno de esos elementos es la constante vibración. Un cable automotriz debe estar diseñado para resistir las miles de vibraciones a la que es sometido cada vez que empleamos el Los cables que sirven como enlace entre la batería y los demás componentes del sistema eléctrico, como los dínamos y motores de arranque, además de contar con amplia flexibilidad, deben ser resi ricantes, hidrocarburos, resistentes a lubricantes, hidrocarburos, químicos y ozono. Pueden componerse de un conductor de cobre suave reunido y aislamiento de PVC con resistencia de más de 100 0C.

El conductor de cobre suave reunido se conforma de una serie e delgados alambres de cobre torcidos, que garantizan amplia capacidad de transmisión de corriente y flexibilidad. Los cables para el sistema de ignición, conformado por dispositivos como la batería, la bobina o transformador, el distribuidor, el platino-condensador y las bujías, deben ser invulnerables a la humedad, lubricantes y ácido de batería; pueden constar de un núcleo de hilo grafitado, con aislamiento EPDM (etileno-propileno dieno monómero), y soportar una temperatura de operación de 1 50 cc, aproximadamente.

Por otro lado, los cables empleados en circuitos eléctricos utomotrices, como la conexión del radio, las luces y el tablero de instrumentos, deben ser resistentes al calor, aceite, hidrocarburos, gasolina, metanol, liquido de frenos, ácido de batería, lubricantes y ozono.

Los cables automotrices, es preciso señalarlo, están diseñados para no perecer en la batalla, lo cual significa que, aun cuando el coche deje de funcionar, vivirán más allá de su muerte. Trasladar energía al interior del automóvil es una labor riesgosa, pero un cable adecuadamente diseñado puede cumplirla al pie de la letra. Prácticamente hasta la eternidad. sap s