Bolivar en Bolivia

Bolivar en Bolivia gy Imolinuz q»cnpanR 13, 2016 | S pagos Bolívar en Bolivia 1 . Acciones diplomaticas de Sucre en Bolivia Después de Ayacucho, Sucre siguió hacia el sur; cruzó con sus tropas el rio Desaguadero y ocupó el territorio del Alto Perú cuyas provincias habían dependldo del Virreinato de Río de la Plata. Según el uti possidetis, las provincias del Alto Perú debían formar parte del gobierno de Buenos Aires.

Sin embargo, este punto de vista no era compartido por todos los sectores políticos del Alto Perú, entre los cuales había partidarios también de formar con sus provincias una nueva república. La aspiraci independiente tomó a raiz de la victoria d distancia y debilidad de los vinc Buenos Aires. ors pul vacuc Sti ública lada además, por la on el gobierno de Ante esta situación política, Sucre convocó por decreto del 9 de febrero de 1825, a las provincias del Alto Perú para que enviaran sus diputados a una asamblea nacional que decidiera la suerte del país.

Por su parte, el gobierno de Buenos Aires, resolvió dejar en libertad a las provincias para que adoptaran el régimen político que fuera de la voluntad popular. El Congreso del Alto Peru se instalo

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
en Chuquisaca, el 10 de julio de 1825, con diputados de las rovincias de La Paz, Chuquisaca, Cochabamha, Oruro y Santa Cruz, declaró la recibió el nombre de “República de Bolivar”. Por último, el Congreso pidió a El Libertador redactara el proyecto de constitución para el nuevo Estado. 2. Creación de Bolivia El 6 de agosto de 1825, una asamblea reunida en Chuquisaca, determina que el Alto Perú sea independiente y que se cree una República con el nombre de Bolivia, en homenaje al Libertador. Sucre fue el gran artífice de esta creación basándose en el principio de la autodeterminación de los pueblos. Bolivar escrlbió su Constitución y la llamó su hija predilecta. El Alto Perú es un territorio que pertenece a dos naciones: una parte a la Argentina y la otra al Perú.

Sucre propone que se realice una Asamblea en Chuquisaca a fin de que los pueblos decidan su propia suerte. A Bolívar no le gustó la idea y se la criticó al Gran Mariscal. Pero, al final de cuentas, la Asamblea se realizó sin problemas porque ni Lima ni Buenos Aires tenían objeciones que hacer. La Asamblea de Chuquisaca determinó que el Alto Perú fuera independiente y que de ese territorio se formara una nueva Nación con el nombre de Bolívar, en su honor. isí que era un honor, y muy grande!. Que una Nación ntera llevara su nombre, superaba todas las ambiciones de Bolívar.

Y Sucre, su mejor amigo, era nombrado Presidente de Bolivia para toda la vida; pero su carácter y su manera de p rmitian aceptar sino por RI_IFS el espacio de dos Arequipa gowar da una serie de leyes en beneficio de los pobres indigenas, así como en Chuquisaca se preocuparía por el establecimiento de escuelas públicas, colegios y, en fin, de la instrucción en general. A la llegada al Cuzco, la humilde gente riega de Flores las calles por donde pasa el caballo de Bolívar; “la emoción era tan gran que ya me parecía estar otra vez en el delirio”. “Yo vela remiados con creces los esfuerzos por libertar a los pueblos”.

Aquí le ofrecieron una corona de oro, diamantes y perlas, la cual obsequió a sucre; y las joyas que había recibido las regaló a sus edecanes. Lo que más le emocionó a Bolívar fue lo más sencillo. Nunca había oído Palabras tan bellas y espontáneas como las que dijera en el pequeño pueblo indígena de Pucará uno de sus moradores, José Domingo Choquehuanca. Cuando entró a este puebllto, el 2 de agosto de 1825, el orador le recibió así: “Quiso Dios de salvajes hacer un Imperio, y creó a Manco Capac; pecó su raza y mandó a Pizarro. Después de tres siglos de xpiación ha tenido piedad de la América, y os ha enviado a vos.

Sois, pues, hombre de un designio Providencial. Nada de lo hecho antes que vos se parece a lo que habéis hecho; y para que alguno pueda imitaros, será preciso que haya un mundo por libertar. Habéis fundado varias Repúblicas que, en el inmenso desarrollo a que están lla donde ninguno ha ‘n vuestra grandeza a 31_1fS ninguno ha llegado. Vuestra fama crecerá, así como aumenta el tiempo con el transcurso de los siglos, y así como crece la sombra cuando el sol declina”. Palabras tan hermosas no podían brotar sino del corazón de un hombre noble, sencillo. Dijo el Libertador Simón gollVar. 3.

Acciones de Gobierno de Bol[var En el proyecto de constitución presentado al Congreso de Bolivia, El Libertador propone la adopción de principios e instituciones de gobierno ya expuestos por él en su discurso de Angostura. En algunos casos modifica la estructura organizativa del poder público y le atribuye funciones diferentes del esquema tradicional. Pero mantiene sus puntos de vista de que el régimen que se establezca sea sencillo y fuerte y garantice la estabilidad de las instituciones. El Libertador insiste, además en la abolición de la esclavltud y el establecimiento de la libertad de cultos. Atentado a Sucre El 18 de abril de 1828 el Mariscal de Ayacucho resulta herido en el complot de Chuquisaca, dirigido a derrocar el Gobierno boliviano y a asesinar a Sucre, Presidente. El autor intelectual fue Casimiro Olañeta, pero el verdadero promotor era el general peruano Gamarra, quien, además de ordenar el asesinato de Sucre intentaba invadir a Bolivia con 4. 000 hombres que situó en Puno. Después del atentado, Sucre renuncia a la Presidencia de Bolivia. Al presentarse ante el Congreso dice: ” 41_1fS resultado de por resultado de instigaciones extrañas llevo roto este brazo que en Ayacucho terminó la guerra de la

Independencia americana y que destruyó las cadenas del Perú y dio ser a Bolivia, me conformo cuando en medio de difíciles circunstancias, tengo mi conciencia libre de todo crimen”. La herida que recibió Sucre en Chuquisaca sirvió para reconocer sus restos mortales perdidos. Terminada la guerra con la expulsión de los españoles de la tierra de los Incas, establecida la república en el Alto y Bajo-Perú; ocupados los poderes públicos respectivos en afianzar la libertad y hacer perdurable la independencia de las regiones del Pacífico, comenzaron a agitarse las ambiciones antipatrióticas y los intereses mezquinos de localidad.

Se puso en juego la seducción para corromper la dlsciplina y la moral del ejército auxiliar libertador, lo que no tardó en conseguirse conduciéndolo hasta el terreno fatal de la sublevación y el motín de cuarteles. A la perspicacia de Sucre no se escaparon aquellas tramas, ni el peligro. Se ocupó, para evitar los males, del envío a Colombia de las tropas auxiliares que estaban a su mando en Bolivia; pero se anticiparon aquellos. La fuerza de la intriga, redoblada en los momentos, puso en abierta rebelión al Batallón Volt(geros y otros cuerpos acuartelados en sus Jefes y ucho, que depusieron a SÜFS