AUTISMO Y PARALISIS CEREBRAL

AUTISMO El autismo se define como un conjunto de trastornos complejos del desarrollo neurológico, caracterizado por dificultades en las relaciones sociales, alteraciones de la capacidad de comunicación, y patrones de conducta estereotipados, restringidos y repetitivos.

El autismo es el más conocido de los trastornos generalizados del desarrollo (TGD), que por este motivo también se denominan trastornos del espectro autista (TEA), y son considerados trastornos neuropsiquiátricos que presentan una gran variedad de manifestaciones clínicas y causas orgánicas, y afectan de orma diversa y con distinto grado de intensidad a cada individuo; esto significa que dos personas con el mismo diagnóstico pueden comportarse de diferente manera y tener aptitudes distintas. Etiología El autismo no se exp a co que no tiene una etio como un síndrome q 6 ad específica, ya sto, se considera ión neurológica manifestada por un trastorno profundo de la conducta. Debido a que existe una gran cantidad de síndromes relacionados con el autismo, el diagnóstico es estrictamente clínico.

La mayoría de estos trastornos precoces de las funciones cerebrales no son selectivos, lo que provoca la aparición de síntomas autistas, ombinados con otros signos de disfunción neurológica Causas del autismo Con frecuencia las causas del autismo son desconocidas; aunque en muchos

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
casos se sospecha que se debe a cambios o mutaciones en los genes, no todos los genes involucrados en el desarrollo de esta enfermedad han sido identificados.

Las investigaciones científicas han relacionado la ap aparición del autismo en el niño con las siguientes causas: Agentes genéticos como causa del autismo: se ha demostrado que en el trastorno autista existe una cierta carga genética. En estudios clínicos desarrollados con mellizos, se ha observado que uando se detecta el trastorno en uno de los hermanos, existe un alto porcentaje (en torno a un 90%) de probabilidades de que el otro hermano también lo desarrolle.

Si el estudio se ha llevado a cabo en el ámbito familiar, las estadísticas muestran que existe un 5% de probabilidades de aparición en el neonato en el caso de que tenga un hermano con el trastorno, que es una probabilidad bastante superior a la que tendría en el caso de que no existieran antecedentes documentados en su familia. Estos datos indican claramente una carga genética ligada al trastorno autista.

Las investigaciones tienen por objeto determinar los genes nvolucrados en la aparición del trastorno, y ya han establecido la relación directa entre la inhibición del gen de la neuroligina NLI y el desarrollo de autismo, aunque se sabe que hay más genes implicados. Agentes neurológicos como causa del autismo: se han constatado alteraciones neurológicas, principalmente en las áreas que coordinan el aprendizaje y la conducta, en aquellos pacientes diagnosticados de trastornos del espectro autista.

Agentes bioquímicos como causa del autismo: se han podido determinar alteraciones en los niveles de ciertos neurotransmisores, principalmente serotonina y triptófano. Agentes infecciosos y ambientales como causa del autismo: determinadas infecciones o exposición a ciertas sustancias durante el embarazo pueden provocar malformaciones y alteraciones del desarrollo neuronal del feto que, en el momento pueden provocar malformaciones y alteraciones del desarrollo neuronal del feto que, en el momento del nacimiento, pueden manifestarse con diversas alteraciones como, por ejemplo, trastornos del espectro autista.

Tipos de autismo Síntomas de autismo Aunque no es fácil identificar con exactitud a un niño con este trastorno, lo cierto es que existen algunos síntomas que hacen ospechar la presencia del autismo. Principales síntomas del autismo Su interacción social es deficiente: suele ser detectada inicialmente por las personas más cercanas al bebé, cuando observan que éste se muestra indiferente a su entorno o presenta periodos prolongados de enfoque de la atención en un objeto o persona en concreto, aislándose del resto.

Esta alteración puede aparecer desde el mismo momento del nacimiento o desarrollarse pasado un cierto tiempo. No suelen responder a la verbalización de su nombre y, en un gran número de ocasiones, evitan de forma manifiesta el contacto visual con as personas de su entorno. Carecen de empatía: los pacientes presentan dificultades para interpretar la situacion emocional de las personas de su entorno, así como de sus pensamientos, al ser incapaz de entender las pautas sociales, como pueden ser el tono de voz o las expresiones faciales.

A esta situación se añade que, por lo general, estas personas no centran su atencion en la cara de los demás y, por lo tanto, tampoco son capaces de ver y aprender las pautas de conducta adecuadas. Tienen dificultades para comunicarse (comunicación verbal y no-verbal). Algunos individuos no llegan a desarrollar ningún ipo de lenguaje, no hablan ni son capaces de comunicarse con expresiones o gestos; otros sí hablan, pero la forma y el contenido de s 30F de comunicarse con expresiones o gestos; otros si hablan, pero la forma y el contenido de su discurso no es adecuado, y tienden a repetir palabras o frases o a ignorar a su interlocutor.

Realizan movimientos estereotipados y repetitivos: tales como mecerse, dar vueltas de forma compulsiva, etc también puede ser un síntoma del autismo. En determinados casos los sujetos incluso desarrollan conductas autolesivas como morderse o golpearse la cabeza. Con frecuencia tienen problemas para similar cualquier cambio en su entorno, y salir de la rutina o del ambiente conocido les produce ansiedad. Incapacidad de autoreconocimiento: en ocasiones se autodenominan en tercera persona, por su nombre propio, en lugar de en primera persona con ‘Yo” o “mi”.

Capacidad de juego social alterado: son niños que no saben, o no son capaces, de desarrollar juegos que supongan interacción con otros niños. Además, su capacidad imaginativa es muy limitada por lo que no pueden participar en juegos de simulación. Otros síntomas asociados que pueden presentar los pacientes son ansiedad, trastornos del sueño, alteraciones astrointestinales, crisis violentas, retraso mental…

Los síntomas del autismo pueden variar significativamente, no sólo de una persona a otra, sino en el mismo paciente con el transcurso del tiempo. Diagnóstico del autismo Los trastornos del espectro autista pueden variar ampliamente en los síntomas manifestados y en la gravedad de estos, pudiendo pasar completamente desapercibido en el caso de que los síntomas sean muy leves, o se encuentren enmascarados por otras patologías más graves o con sintomatología más marcada.

Aunque el diagnóstico del autismo siempre debe ser realizado por n equipo multidisciplinar ( marcada. Aunque el diagnóstico del autismo siempre debe ser realizado por un equipo multidisciplinar (neurólogo, psicólogo, psiquiatra, terapeuta del lenguaje y, en ocasiones, otros profesionales especialistas en este tipo de trastornos), existen ciertos síntomas que pueden hacer sospechar de la presencia de este trastorno. Estos síntomas son: ETAPA OBSERVACIONES 0-3 meses El bebé no mira a la cara.

No sonríe cuando se le habla. La voz de la madre no le tranquiliza. No controla la cabeza: no la levanta estando boca abajo o se le cae cuando está vertical. No se mira las manos. Tiene las manos siempre cerradas con el pulgar dentro de los otros dedos. 3-6 meses No coge objetos. Está muy pasivo. No anticipa los brazos para que le cojan. Piernas siempre estiradas y tensas. No busca el origen de los sonidos. No emite sonidos. 6-9 meses No se sienta. No coge objetos ni los manipula.

Miembros inferiores rígidos. No llama con la voz. Llora mucho o no llora nunca. 9-12 meses No se pone de pie. No señala con el dedo. No se interesa por el entorno. Parece ensimismado sin jugar o r u otra vez el mismo SOF luego. por las cosas a su alrededor. Asimetría en los movimientos o en la postura. Tratamiento del autismo Ninguno de los trastornos del espectro autista tiene cura. Todas las terapias están enfocadas a la paliación de los síntomas y a la mejora de la calidad de vida del paciente.

La terapia suele ser individualizada y ajustada a las necesidades que precisa cubrir el sujeto, consiguiendo mejor pronóstico cuanto más precoz sea su inicio. El tratamiento del autismo en este sentido suele incluir: Intervenciones conductuales educativas: se realizan tanto en el sujeto diagnosticado de autismo, como en su ambiente familiar cercano. La terapia consiste en una serie de sesiones uyo objetivo es la obtención de capacidades intensivas y de alta estructuración, orientadas a que los sujetos desarrollen habilidades sociales y del lenguaje.

Se suele emplear el Análisis Conductual Aplicado. La terapia incluye también a las personas que conforman el entorno del sujeto (padres, hermanos, educadores, etcétera), a fin de prestar un apoyo a estos en el desarrollo de la vida diaria con una persona diagnosticada de trastorno autista y en la adquisición de habilidades para relacionarse con esta persona. Intervenciones emocionales y psíquicas: tienen como objetivo la dquisición y desarrollo de habilidades emocionales de expresión y reconocimiento de sentimientos, desarrollo de la empatía…

Al igual que las intervenciones sociales educativas, la terapia incluye el círculo social cercano, con los que se trabaja también la expresión de sus sentimientos, frustraciones, impresiones, etcétera, hacia el sujeto con trastorno autista. Medicamentos: no existen medicamentos específicos para el tratamiento del trastorno autista, por lo que se Medicamentos: no existen medicamentos específicos para el tratamiento del trastorno autista, por lo que se emplea iempre terapia paliativa de la sintomatología desarrollada por el sujeto.

Así, si existen convulsiones, se prescriben uno o varios anticonvulsivos específicos, y si existe impulsividad o hiperactividad, se recurre al empleo de medicamentos de uso habitual en pacientes con trastorno de déficit de atención. Los medicamentos más habituales administrados a estos pacientes son los ansiolíticos, antidepresivos y los empleados en el trastorno obsesivo-compulsivo. Prevención del autismo En la mayoría de los pacientes la sintomatología presenta una buena evolución con el diagnóstico y el tratamiento precoces. r lo general, cuanto antes se inicie la terapia, mejor es el pronóstico del paciente; no obstante, algunas variables presentan una evolución bastante negativa, al tratarse de alteraciones en las cuales el sujeto presentó una evolución correcta de las habilidades hasta determinada edad, en la que se produjo un retroceso progresivo no controlable. Existe un porcentaje de pacientes que son capaces de desarrollar una vida personal y laboral independiente o con un grado de apoyo bajo, aunque lo habitual es que los pacientes precisen apoyos y servicios externos a lo largo de toda la vida. PARALISIS CEREBRAL

Es un término amplio que se utiliza para describir un conjunto de trastornos neurológicos (cerebrales) complejos, que afectan de por vida la comunicación entre el cerebro y los músculos y provocan un estado permanente de falta de coordinación motora y postural. Tipos: Parálisis cerebral espástica: Las personas que tienen esta clase de Parálisis Cerebral encuentran mucha dificultad p 7 OF personas que tienen esta clase de Parálisis Cerebral encuentran mucha dificultad para controlar algunos o todos sus músculos, que tienden a estirarse y debilitarse, y que a menudo son los que sostienen sus brazos, sus piernas o su cabeza.

La Parálisis Cerebral espástica se produce normalmente cuando las células nerviosas de la capa externa del cerebro o corteza, no funcionan correctamente. Parálisis Cerebral Atetoide: Las personas que sufren este tipo de Parálisis Cerebral tienen unos músculos que cambian rápidamente de flojos a tensos. Sus brazos y sus piernas se mueven de una manera descontrolada, y puede ser difícil entenderles debido a que tienen dificultad para controlar su lengua, la respiración y las cuerdas vocales.

La Parálisis Cerebral atetoide, es el resultado de que la parte central del cerebro no funciona adecuadamente. Parálisis Cerebral Atáxica: Hace que las personas que la padecen tengan dificultades para controlar el equilibrio, y si aprender a caminar lo harán de una manera bastante inestable. En otras palabras es el sentido defectuoso de la marcha y descoordinación motora tanto fina como gruesa.

Es una forma rara en la que las personas afectadas caminan inestablemente, poniendo los pies muy separados uno del otro Paralisis cerebral Mixta: Es lo más frecuente, manifiestan diferentes características de los anteriores tipos. La combinación más frecuente es la de espasticidad y movimientos atetoides. Etiologia: Respecto a la etiología, algunos autores incorporan en la clasificación el momento de la causa: prenatal, en el parto, postnatal inmediata, neonatal y tardía (Veelken et al. 1993).

En ocasiones, la información etiológica supone la enumeración de tantas categorías como causas 80F En ocasiones, la información etiológica supone la enumeración de tantas categorías como causas conocidas existen. Así, por ejemplo, en los estudios de Williams y Alberman (1998a, 1998b) se consideran las categorías: alteración cromosómica, infección congénita, síndrome genético conocido, malformación cerebral, trofia cerebral/microcefalia, hidrocefalia/dilatación ventricular, cambios periventriculares, por encefália, otras anomalías cerebrales y causa desconocida.

Candy et al. (1993) proponen una clasificación en la que la etiología se considera de forma independiente a la afectación cerebral evidenciada mediante neuroimagen. Concretamente en la categoría de hallazgos de neuroimagen consideran las siguientes posibilidades: normal, leucomalacia periventricular, retraso en la mielinización, malformaciones cerebrales congénitas, encefalomalacia multiquística, atrofia global, alteración en la intensidad de la señal e la sustancia blanca y miscelánea.

Por otra parte, en el mismo estudio la categoria de etiología conocida incluye información del tipo de alteración y/o del momento en el que se produjo: escasa edad de gestación, hipoxia perinatal, hipoxia del tercer trimestre, infección congénita, infección postnatal y alteración cromosómica Muchos de los casos de CP tienen causas desconocidas.

El trastorno se produce ante un desarrollo anormal o un daño en las regiones cerebrales que controlan la función motora y se presenta en aproximadamente dos o tres de cada 1 ,000 nacidos vivos. Entre los factores de nesgo para la CP se pueden incluir los siguientes: prematurez muy bajo peso al nacer (especialmente en los bebés cuyo peso es menor que 1. 000 gramos, 0 2,2 libras. ) wrus drogadicción y abuso de sustancia los bebés cuyo peso es menor que 1 ,000 gramos, 0 2,2 libras. drogadicción y abuso de sustancias químicas durante el embarazo infecciones hemorragias cerebrales traumatismos complicaciones durante el trabajo de parto y el parto Otras corrientes apuntan a que La parálisis cerebral tiene su origen en diversos factores durante la parte más importante del esarrollo cerebral en el embarazo o en los primeros años de vida La falta de niveles adecuados de oxígeno en el cerebro se ha determinado como la principal causa del origen de la parálisis cerebral, así como algunas malformaciones congénitas del sistema newioso central que ocasionan el riesgo de padecer asfixia durante el periodo prenatal (antes del nacimiento), perinatal (al momento del nacimiento) o postnatal (después del nacimiento).

Sin embargo se han identificado algunas otras causas que pueden incidir en el desarrollo de este trastorno psicomotor antes, durante y después del nacimiento. Los factores de riesgo antes del nacimiento pueden ser: Falta de oxigenación cerebral en el bebé, causada por problemas en el cordón umbilical o en la placenta. Incompatibilidad sanguínea entre la madre y el bebé cuando alguno tiene factor Rh negativo. Cuando la madre padece hipertiroidismo, retraso mental o epilepsia. por malformaciones del sistema nervioso central. Por hemorragia cerebral antes del nacimiento. Por alguna infección por virus durante el embarazo. Por exposición a radiaciones durante el embarazo. por consumo o uso de drogas o medicamentos contraindicados o no controlados durante el 0 DF 16 Por anemia V desnutrición